HAGA AMIGOS CON SU DINERO

Por William MacDonald

“Dijo también a sus discípulos: Había un hombre rico que tenía un mayordomo, y éste fue acusado ante él como disipador de sus bienes.Entonces le llamó, y le dijo: ¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás más ser mayordomo.

Entonces el mayordomo dijo para sí: ¿Qué haré? Porque mi amo me quita la mayordomía. Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.Ya sé lo que haré para que cuando se me quite de la mayordomía, me reciban en sus casas.

Y llamando a cada uno de los deudores de su amo, dijo al primero: ¿Cuánto debes a mi amo?

Él dijo: Cien barriles de aceite. Y le dijo: Toma tu cuenta, siéntate pronto, y escribe cincuenta.

Después dijo a otro: Y tú, ¿cuánto debes? Y él dijo: Cien medidas de trigo. Él le dijo: Toma tu cuenta, y escribe ochenta.Y alabó el amo al mayordomo malo por haber hecho sagazmente; porque los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz.Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas.El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.

Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?

Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.Y oían también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él.Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.

— Lucas 16: 1-15 —

A primer golpe de vista parecería que esta historia no pertenece a la Biblia. El problema es que parecería estimular la deshonestidad. Indudablemente muchos creyentes se sienten avergonzados por su inclusión en las Sagradas Escrituras. Quizá algunos quieran creer que si no la leen, entonces saldrá de la Biblia.

Pero no hay nada que temer. Cuando esta historia se interpreta correctamente tiene un rico significado. No promueve la maldad, sino que enseña que existe una forma positiva en la cual deberíamos imitar a este mayordomo. Vayamos a la historia. El amo recibe la noticia que el administrador ha estado robando de sus fondos. Su reacción es predecible: despide al embustero pero le exige que dé cuentas antes de irse. El amo naturalmente quiere saber la magnitud de su pérdida.

Esto hace que el ladrón caiga cuesta abajo. A partir de ahora no tiene medios visibles de sustento ni seguridad para el futuro. Es demasiado viejo para hacer tareas físicas y siente mucha vergüenza como para mendigar. ¿Qué hacer?

Repentinamente tiene una idea fantástica. Dará los pasos necesarios para asegurarse que siempre tendrá amigos. Las puertas siempre estarán abiertas para él, y siempre será bienvenido a entrar y disfrutar de una comida.

Llama a los clientes de su amo uno por uno.

“¿Cuánto debes?”, le dice al primero.

“Debo aproximadamente 800 galones de aceite de oliva”.

“Bueno, te diré lo que debes hacer. Paga 400 galones y saldamos la cuenta”.

El segundo cliente: “¿Y cuánto debes tú?”.

“Mi cuenta es por 100 medidas de trigo”.

“Haré un trato contigo. Paga 80 medidas y haré que tu factura diga COMPLETAMENTE PAGADO”.

El amo supo de sus malvadas artimañas. El mayordomo no tenía derecho de regatear de esa forma. El dinero le pertenecía al amo, no al mayordomo. Por eso el versículo 8 nos sorprende tanto “Y alabó el amo al mayordomo malo”. Esta actitud no sólo parece ser condescendiente con la deshonestidad, sino que además parece recomendarla.

Existen dos soluciones para resolver esta dificultad.

Solución No. 1. El estímulo no es a favor de la deshonestidad sino a favor de una planificación sabia. “Y alabó el amo al mayordomo malo por haber hecho sagazmente”. La forma particular en la cual obró sagazmente le aseguró que tendría amigos en el futuro.

Solución No. 2. El futuro del cristiano no está en este mundo sino en el cielo, “los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz”. En otras palabras, los incrédulos a menudo son más previsores que los creyentes. Así como el hombre de la parábola, los incrédulos dan pasos para asegurarse que tendrán amigos en su futuro, es decir su futuro aquí en la tierra. Los cristianos no parecen ser tan precavidos como para hacer amigos en su futuro en el cielo.

El Señor Jesús está ahora dispuesto a aplicar la parábola a sus oyentes. “Y Yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas” (v. 9). Al referirse a las riquezas injustas se refiere al dinero. Pese a que el dinero en sí mismo no es ni bueno ni malo, Jesús lo llama injusto porque a menudo se obtiene en forma deshonesta y a menudo se usa con propósitos injustos. Él mismo sería traicionado poco después por 30 piezas de plata. Incluso hoy día hablamos del dinero como del vil metal. Pablo nos recuerda que “el amor al dinero es raíz de todos los males” (1 Timoteo 6:10a).

Sin embargo, podemos hacernos amigos con el dinero. ¿Cómo podemos lograrlo? Usándolo para propagar el evangelio. Al invertir dinero en Biblias, Nuevos Testamentos, y porciones de la Escritura. Sustentando la obra misionera. Contribuyendo a las emisiones radiales del evangelio en el mundo entero. En resumen, invirtiendo en la obra del Señor. Aquellos que se salvan a través de estos medios serán nuestros amigos para toda la eternidad.

“Para que cuando éstas fallen os reciban en las moradas eternas”.

Diferentes versiones de la Biblia difieren aquí. Algunas dicen, “cuando éstas falten”, otras “cuando ustedes falten”. Pero la diferencia carece de importancia, porque cuando el discípulo falte o muera, su dinero faltará también. Ya no tendrá valor para él. Debe usarlo mientras vive ya que después no podrá. Cuando muera ya no le pertenecerá a él.

“Os reciban en las moradas eternas”. “Os reciban” se refiere a las personas que se han convertido a través de la inversión de nuestros recursos en la obra del Señor. Las moradas eternas son las muchas mansiones en la casa de nuestro Padre (Juan 14:2). Los amigos que hacemos con las riquezas injustas serán como un comité de bienvenida cuando alcancemos las puertas de gloria. Será el cumplimiento del deseo de este poeta anónimo:

Cuando en las mansiones celestiales,

Me rodeen por doquier los salvos,

Quiero escuchar que alguien diga,

“Fuiste tú que me invitaste a venir aquí”.

Permítame darle una ilustración sobre cómo funciona esto. Cuando un determinado creyente devoto estaba por cumplir 80 años, sus hijos y su hija quisieron sorprenderlo con una fiesta y algún regalo que en realidad apreciara. Pero no podían decidirse sobre algún regalo que fuera verdaderamente significativo. Después de todo, ¿qué necesitaba un hombre de 80 años? Finalmente fueron a él y le preguntaron qué le gustaría recibir en su cumpleaños. Pensó unos minutos y luego dijo “Me gustaría ver una porción de la Escritura impresa en algún idioma que jamás haya sido impresa”. Esto no era exactamente lo que la familia tenía en mente, pero decidieron satisfacer su deseo. Por lo cual fueron a la Sociedad Bíblica y le contaron sobre el inusual pedido de su padre.

“Qué interesante”, dijo el director, “precisamente estamos preparando la impresión del evangelio de Juan en un dialecto africano por primera vez”. Cuando la familia preguntó sobre el costo, al principio quedaron impactados, pero no se volvieron atrás. Con gran entusiasmo juntaron el dinero y se lo presentaron a la Sociedad Bíblica el día que su padre cumplió 80 años. Aquel anciano quedó sumamente entusiasmado.

Le invito a que nos proyectemos cien años hacia el futuro. Un día, este fervoroso cristiano (que ya no será anciano) estará caminando por las calles de oro, y se encontrará con un hermano en Cristo (ya que no hay extraños en el cielo). La conversación que tienen es más o menos así:

“¿Cómo llegaste a la ciudad celestial?”.

“Bueno, permíteme decirte. Yo vivía en África inmerso en la idolatría pagana. Pero alguien se preocupó lo suficiente por mí y por mi pueblo como para darnos el evangelio de Juan traducido e impreso en nuestro propio idioma. Nunca olvidaré el día que aquellos evangelios llegaron a nuestro pueblo. Cuando leí la maravillosa historia del amor del Salvador destruí mis ídolos, me arrepentí de mis pecados y recibí a Jesús como mi única esperanza celestial”.

¿Quién podría describir el gozo de aquel hombre al encontrarse con este trofeo de gracia que fue ganado para el Señor a través del regalo que le hicieron cuando cumplió 80 años? Al escribir este libro veo una carta de la Misión Wycliffe de Traducción de la Biblia que en parte dice: “Recientemente recibí un cheque por 83,000 dólares de un empresario de 89 años para que el Nuevo Testamento se imprimiera en tres diferentes dialectos de Ghana. Según su sobrino, este hombre no posee acciones, ni bonos, ni ninguna otra cosa significativa, pero quiere dar lo que el Señor le ha confiado mientras lo tenga disponible. Siente la urgencia de compartir la palabra de Dios en todo el mundo”.

¡Piense en la bienvenida que tendrá este hombre cuando llegue a su hogar!

En el versículo 10, nuestro Señor indica que la forma de administrar el dinero es una radiografía de nuestra fidelidad en otras áreas. Él habla del dinero como de “lo que es poco”. Esto, por supuesto, está en oposición a lo que el hombre moderno piensa; él cataloga al dinero como “lo más”. Si somos fieles en nuestra administración de algo que carece importancia, tal como el dinero, seremos contados como fíeles en los asuntos que tienen una importancia espiritual y eterna. Aquel que no sea de fiar con mamón no será de fiar con las verdaderas riquezas (v. 11). Al contrastar el dinero con las verdaderas riquezas, el Salvador destruye el mito que la afluencia material hace a una persona rica. Las verdaderas riquezas son las bendiciones que tenemos en Cristo Jesús: la comunión mundial de la familia de Dios; el privilegio de servir al Señor; las grandes verdades de la Biblia.

“Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro” (v. 12, NASB).

Las palabras “lo ajeno” quieren recordarnos que nuestro dinero en realidad no es nuestro. Pertenece a Dios, y somos mayordomos cuya función es administrar lo que es de Él. Si Él no puede confiarnos el uso sabio de su dinero, ¿cómo podría darnos lo que es nuestro? En otras palabras, ¿cómo puede darnos amigos en nuestro futuro, obtenidos a través de nuestra mayordomía? ¿Cómo puede concedernos verdades espirituales profundas de la Palabra? ¿Cómo puede recompensarnos en el juicio del Tribunal de Cristo?

 

Por segunda vez en los Evangelios, Jesús dice que es absolutamente imposible vivir para Dios y para el dinero al mismo tiempo. Existe un conflicto de intereses y una división de rentabilidad. A pesar de la claridad con que Él lo dijo, los creyentes aún tratan de hacerlo. ¡Qué extraño! Cuando los fariseos escucharon la poca estima que Jesús tenía del dinero se mofaron. Ellos creían que sabían más que Él. Probablemente miraban sus riquezas y las consideraban una prueba del favor divino. Ellos amaban el dinero y querían tanto como pudieran tener. Desde el punto de vista mundano ellos eran sabios. Pero Jesús los expuso como fraudes de la piedad. Ellos procuraban tener una apariencia justa delante de otros hombres, pero por dentro eran corruptos. Las riquezas que ellos valoraban eran detestables para Dios. Eran religiosos codiciosos y fraudes espirituales. Ellos podían ponerse del lado del mayordomo infiel, el cual fue infiel en lo poco, y no se le podía confiar lo ajeno, por lo cual no era digno de recibir las verdaderas riquezas.

 

Lea también:

El Pecado que Nadie Confiesa

Acerca del autor: William MacDonald, por más de cincuenta años, abordó los temas cruciales del cristianismo, en términos claros y sencillos. Sus más de ochenta libros se caracterizan por una presentación enérgica y valiente de la verdad.
Tomado de: Haga clic sobre la imagen para adquirir este libro, el cual es distribuido por el Ministerio Llamada de Medianoche

Publicado por Donald Dolmus en 16:17

Etiquetas: DevocionalesFinanzasLibro: El Manual del DiscípuloMayordomíaVida Cristiana,William McDonald

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Amigos, Dinero. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a HAGA AMIGOS CON SU DINERO

  1. ileana dijo:

    Muy interesante…nunca lo habia visto de esa manea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.