EL FRUTO DE LA AMBICIÓN

Mario E. Fumero

Vivimos en una generación de confrontación, polarización y enfrentamientos, que nos lleva a una terrible división dentro de la misma familia hondureña, y la pregunta que me hago es; ¿Porque vivimos con tanto odio, violencia y enfrentamientos entre unos y otros? Entonces encuentro una obvia respuesta, todo se debe a la ambición de los políticos en sus deseos de poder.

Desconozco el placer que se siente cuando se alcanza un determinado poder político, pero en realidad he visto como los presidentes se desgastan, pierden su libertad, viven esclavos del sistema, y envejecen más rápido, y todo ello se debe a su deseo de tener poder o dinero, algo que lo único que deja es un mal recuerdo, y una división entre la misma familia, y cuando se mueren ¿Qué se llevan? Solo quedará el recuerdo de lo que fue, hizo y obtuvo.

La ambición es un hijo de la codicia, el cual es el decimo mandamiento de la ley de Dios, en  donde ordena que “no codiciaras”, y en el mismo se encierra los otros nueves mandamientos, los cuales nacen como fruto de la codicia. La codicia pare un hijo que se llama ambición, porque donde reina la ambición, indudablemente existen hombres llenos de codicia. La mayoría de los que buscan ser políticos hoy día, ambicionan el poder para enriquecerse.  Es por ello que la corrupción alcanza dimensiones endémica dentro de las sociedades modernas. Podríamos describir una larga la lista de presidentes que han sucumbido a este flagelo.

Pero no siempre los que tienen el poder caen víctimas directa de la ambición, muchas veces estos hombres, siendo honestos, son arrastrados por los que le rodean, o por el sistema, que tratan de inducirles a acciones indecorosas, o se ven imbuido en un sistema podrido, donde  todo funciona de forma incorrecta. Son víctimas de una corrupto endémica, de la cual, una vez que ingresan en el engranaje, no es fácil salir, y como fruto de la debilidad humana, son persuadidos para adaptase al sistema. El mismo Jesús tuvo entre sus discípulos a uno con ambición de poder, el cual al sentirse defraudado por su maestro, lo vendió, se llamaba Judas Iscariote. Otro, llamado Pedro, trató de persuadirlo de que no se entregase para morir, y después de proclamar que jamás lo negaría, terminó haciéndolo.

La ambición al poder y las riquezas, son debilidades humanas presentes en todos los humanos. Es por ello que incluso, los que deberían ser ejemplo de humildad y sencillez, como son los religiosos, caen también en esta trampa, y convierten su ministerio religioso en una falsa teología de poder y arrogancia, adaptándose al sistema, plagado de ambiciones humanas. Es entonces cuando fabrican falsas enseñanzas bíblicas, como es la  “teología de la prosperidad”, que mas bien es una “teología de la ambición”, o la “teología del reino ahora, o dominionismo” para intervenir en política, creyendo que por medio de la ley o la fuerza pueden cambiar lo podrido, olvidando que el reino que proclaman Jesús   no es de este mundo (Juan 18:36), y sin un cambio interior, será imposible un cambio exterior, y se alinean con las filosofías políticas corruptas de este siglo cuyo príncipe es Satanás (Juan 12:31, 16:11).

Mientras reine el pecado de la codicia, y no estemos dispuesto a ser “manso y humilde de corazón” (Mateo 11:29) como enseño Jesucristo, viviremos enfrentados por la ambición humana, que lo único que deja a su paso es división, odio y muerte, y esto ocurre siempre en donde reinen estos hombres amadores de sí mismo, más que de Dios (2 Timoteo 3:2), los cuales en su afán de poder, no repararan en nada, ni en nadie, para logra sus deseos carnales. De Estos hombree, líderes o religiosos el Señor todopoderoso nos guarde.

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Codicia, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL FRUTO DE LA AMBICIÓN

  1. salbador balderas cervantes dijo:

    Alabo el Nombre de nuestro Maravilloso Dios en la persona del Pastor Mario E Fumero. que el Señor nuestro Dios lo siga llenando de bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.