UN COMENTARIO QUE NOS PONE A PENSAR

JUAN C. Delvalle

Juan C Delvalle

Como creyente en Jesucristo, creo firmemente que los creyentes estamos llamados a actuar con amor e integridad en todo lo que hacemos y el defender nuestras convicciones no es ajeno a ello.
Para el cristiano genuino no aplica el dicho “el fin justifica los medios”, es decir, no vale la mentira, el engaño, la burla y la descalificación de otros.
Este breve artículo busca dar una respuesta sencilla, desde mi punto de vista como creyente quien llegó al conocimiento del evangelio en una iglesia de corte pentecostal pero que por la providencia de Dios hoy soy perteneciente a la membresía de una iglesia bautista reformada y con base en lo que he aprendido en las Escrituras, así como en enseñanzas de teología en mi iglesia local y la lectura de algunos libros referentes al tema.
Tal vez la respuesta no satisfaga a todos y tal vez no sea de la profundidad que esperan, pero será lo más honesta posible.

Antes de comenzar, debemos considerar la siguiente pregunta que realizó un pastor alguna vez y que me ayudó a entender mejor la obra redentora de Cristo:
¿Qué fue lo que el Señor intentó lograr con Su muerte en la cruz del calvario, hacer posible que cualquiera pudiera salvarse, pero sin asegurar la salvación de nadie en particular, o salvar eficazmente a muchos?
Comencemos con el primer encabezado:
¿Tenemos Realmente un Evangelio Para Todos los Hombres?
El Sr. Zeller comienza citando uno de los textos bíblicos más hermosos y más importantes de la fe cristiana, porque resume el mensaje del evangelio y considero que para tratar este tema es bueno recordarlo para tener todo el panorama:
“Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.
3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”;

La clave del asunto que trata de desarrollar el autor se encuentra en el versículo 2 y no en el 3, el centro del asunto, es el Sí condicional que menciona el Apóstol Pablo, ya que solo puede ser salvo quien cree y retiene en su corazón el mensaje del evangelio.
De ahí podemos inferir dos cosas:
1. Si el oyente cumple con el sí condicional, es un creyente y le aplica todo el versículo 4, si no es creyente no podemos aplicar sobre su vida el texto.
Es sencillo, si cristo murió por los pecados del incrédulo, su deuda seria paga, crea o no y al no tener deuda pendiente no podría ser condenado. Eso es una aberración y menospreciar a Cristo y su obra redentora.
2. El sí condicional da por hecho de que se ha predicado el evangelio, pero puede que crean el mensaje, pero también puede que no lo crean.
Muchos creen que la doctrina de la elección es algo así como, que alguien quisiera llegar al cielo y al llegar a las puertas del cielo, Dios les cerrara la puerta en las narices, es decir, la persona quiere salvarse pero Dios no lo quiere salvar.
Pero pensar de esa manera es desconocer nuestra naturaleza y las mismas Escrituras, desconocer la naturaleza humana, el Señor dio el siguiente diagnostico en salmos 14:1-3:
Dice el necio en su corazón:
No hay Dios. Se han corrompido, hacen obras abominables; No hay quien haga el bien. 2 Jehová miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, Para ver si había algún entendido, Que buscara a Dios.3 Todos se desviaron, a una se han corrompido;No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

El hombre debido a su naturaleza caída rechaza al Dios verdadero y lo que El representa, es por eso que cuando evangelizamos, exponiendo de una manera clara las Escrituras, unos creen y otros no, a pesar de escuchar el mismo mensaje y de que ese mensaje para nosotros los creyentes es lógico y coherente, pero para el incrédulo es locura, es por eso que quien convence de pecado, justicia y juicio, es el Espíritu Santo y no el predicador.
El Dr. Zeller cita algunos textos para demostrar la elección universal afirmando “La Biblia usa toda clase de términos universales para dejar en claro que el Salvador murió por los pecados de toda la raza de Adán”.
Bueno antes de mirar los textos, cabe un interrogante, cuando el autor dice que Cristo murió por los pecados de TODA la raza de Adán, entonces ¿Toda es toda?, es decir, incluye también a Judas Iscariote, Faraón, Coré, etc, etc?
Isaias 53:6 el autor menciona este texto para sustentar la redención universal, sin embargo, cuando leemos todo el contexto del capítulo vemos que cuando se refiere a “nosotros” se refiere a creyentes, y esto es confirmado en las Escrituras cuando sella el versículo 12 con esta declaración, donde se refiere a muchos pecadores: “Por tanto, yo le daré parte con los grandes y con los fuertes repartirá despojos, porque derramó su alma hasta la muerte y con los transgresores fue contado, llevando El el pecado de MUCHOS, e intercediendo por los transgresores”.
Juan 3:16 en este texto el término “mundo” es la Palabra KOSMOS, el cual se aplica a la tierra, el cosmos o la raza humana, en este sentido, a diferencia de los ángeles, Dios nos amó y derramo su gracia para con la raza humana, en que después de que nos rebelamos y caímos, Dios proveyó a Jesucristo como redentor, sin embargo, los versículos colindantes de este texto se demuestra que unos creerían y otros no.
Juan 6:51: Este versículo no demuestra la redención universal, solo demuestra que el que cree en El tiene vida eterna.
Hebreos 2:9-10 este texto si somos honestos, entendemos que Cristo murió por la raza humana, dentro de la cual El llevó MUCHOS hijos a la gloria.
1Timoteo 2: 4-6, 1Juan 2:2 estos textos, son los más difícil de sustentar para todos los reformados y conviene analizarlos con el contexto de toda la Escritura.
Y si bien el autor expone varios textos dentro de los cuales algunos parecen apoyar la redención universal, también hay otros textos donde se habla de Muchos, dando a entender que la obra redentora aplica solo a sus hijos:
Isaías 2: 3-4, Isaías 53:11-12, Mateo 22:14, Mateo 26:28, Marcos 10:45, Marcos 14:24, romanos 5:1519, Hebreos 2:10.
Prosiguiendo con el texto, el Dr. Zeller cita unas supuestas palabras del pastor y maestro presbiteriano Jay Adams del libro “capacitado para orientar” donde dice que el autor afirma no tener un evangelio para todos los hombres: “Como cristiano reformado, el escritor cree que los consejeros no deben decir a un consultante inconverso que Cristo murió por él, porque no puede decir eso. Nadie sabe, excepto Cristo, mismo quiénes son sus elegidos por quienes Él murió”; sin embargo al acudir al texto citado por el Dr. Zeller, y buscar dentro del contenido (el libro lo puede descargar aquí https://drive.google.com/file/d/0B0ekGzgnB-1xME5TU0gteW5WLXc/view , no encontré la supuesta cita, posiblemente fue traducida de manera libre al español y por lo tanto no coincidiría literalmente con la versión de texto consultada, sin embargo, tampoco encontré ninguna cita referente al tema que afirmara tal apreciación.
Por el contrario, lo que si encontré al leer la página 95 en el capítulo 5, en el subtítulo “evangelismo y orientación”, en lo referente a la orientación a los inconversos afirma lo siguiente:
“Hasta ahora, nuestras consideraciones se han limitado a la orientación pastoral de cristianos profesantes.
Pero, ¿qué se puede decir acerca de la orientación dirigida a no creyentes? Cualquier orientación así que pretenda ser cristiana debe ser ciertamente evangelista. La orientación es redentora. Lo que Dios ha hecho por el pecador en Cristo condiciona lo que hace el consejero.
Por ejemplo, la manera en que Pablo procede en el libro de romanos nos facilita una dirección clara. Muestra allí que todos, judíos y gentiles, han pecado. A continuación, refuta falsas ideas de redención mediante la observación de la ley, y establece la verdad de la justificación por la fe sola; finalmente, exhorta a la santidad personal.
Lo que Pablo hacía es lo que deben hacer los consejeros. La confrontación noutética demanda el compromiso más profundo; lo suficientemente profundo como para tomarse en serio a las personas cuando éstas mencionan sus pecados, incluso cuando deja de identificarlos como pecado. El pecado no puede ser ni minimizado ni pasado por alto; Dios se tomó el pecado tan en serio que envió a Su Hijo a morir por los pecadores. El gran compromiso de Dios con Su pueblo se hace evidente en la muerte de Cristo. Asuntos tales como ley y amor, irresponsabilidad y responsabilidad, relación y alienación, culpabilidad y perdón, infierno y cielo constituyen el contenido de la orientación. Los consejeros deben guardarse de representar a Cristo como si fuera un miembro de un pelotón de primeros auxilios que ofrece tiritas a los clientes. La orientación redentora es cirugía radical. Por lo radical de la naturaleza del problema del hombre, se precisan medidas radicales. El diagnóstico que lleva a la cirugía radical tiene que ser abierto, franco, honrado, y al grano: el hombre ha pecado y precisa de un Salvador. Nada menos que la muerte al pasado y la resurrección a una vida totalmente nueva puede verdaderamente darla solución a los problemas de uno (cp. Ro. 6). En consecuencia, un concepto adecuado de la orientación noutética tiene que hallarse profundamente arraigado en la premisa de que el hombre no puede ser ayudado de ninguna forma fundamental, aparte del evangelio de Jesucristo”.
Como podemos ver esa supuesta afirmación atribuida al Dr. Jay Adams a pesar de parecer exponer la teología reformada, solo muestra de una manera disfrazada los prejuicios de personas no calvinistas hacia la doctrina reformada, como lo demuestra la cita bibliográfica por mi mencionada.
Preguntas emocionales que hace el Dr. Zeller como resultado a las palabras falsamente atribuidas al Dr Adams, tales como : “¿Cómo podemos decirle a una persona, “Toma este remedio y serás sano” si no hay medicina para tomar y no se ha provisto curación?” son respondidas en el párrafo anteriormente expuesto, donde los problemas cotidianos de la vida de un inconverso, se relegan a un segundo plano y se enfatiza en su verdadera necesidad: La salvación.
Es más si los reformados creyéramos lo que afirman sobre el Señor Adams de una manera torcida y fatalista, sucedería una de 2 posibilidades igualmente erróneas:
• Los reformados no evangelizaríamos y nuestra denominación habría desaparecido hace mucho tiempo a falta de nuevos miembros, como dice romanos 10:14: “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de1 quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?”
• Los reformados recibimos del cielo una revelación con el listado de todos y cada uno de los escogidos y solo les predicamos a ellos.
Ahora bien, lo cierto es que ni los reformados ni nadie sabe a ciencia cierta quien ha sido elegido por Dios para salvación, por lo cual estamos llamados a predicar el evangelio a todos, a fin de que el Espíritu Santo actúe en el corazón y los llame al arrepentimiento y la fe salvadora.
El asunto principal es un problema de ego: ¿cómo contribuyo a mi salvación?, es decir, el hombre siempre quiere atribuirse en la redención un papel mayor al que el que el Señor le ha dado.
¿Tenemos que ser Salvos Antes de Poder Creer?
Esta pregunta es engañosa, una correcta formulación sería:
“¿Es la regeneración antes que la fe?”
Y para responder a esta pregunta debemos tener claro que es regeneración y conversión:
Regeneración:
Regeneración significa que uno ha nacido de nuevo o nacido de arriba (Juan 33,5-8)
Este nuevo nacimiento es la obra de Dios, por lo tanto, todos aquellos nacidos de nuevo son, “nacidos del Espíritu” (Jn 3:8). O como dice, 1ª Pedro 1:3: “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos”. El medio que Dios usa para otorgar esta nueva vida es el evangelio:
1ª Pedro 1:23: “siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre”.
Santiago 1:18: “El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”.
La regeneración o ser nacido de nuevo, es un nacimiento sobrenatural. De la forma como nacimos físicamente, sin hacer nada, sólo sucedió, de igual forma, no podemos hacer nada para hacer que nazcamos de nuevo espiritualmente.
Conversión:
La conversión ocurre cuando los pecadores se vuelven a Dios en arrepentimiento para salvación. Pablo describe la conversión de los tesalonicenses: “porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero” (1 Ts 1:9). Cuando los pecadores se arrepienten de sus pecados, son convertidos, dándoles Dios la fe que necesitan para creer en Jesucristo; creyendo en Él para perdón de sus pecados, los cuales ya no serán tenidos en cuenta en el Día del Juicio.
• Pablo argumenta acerca de los no creyentes:
Efesios 2:1: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados” [Comparar con Efesios 2:5: “aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)”.]
• Los pecadores están bajo el dominio del mundo, la carne y el maligno: Efesios 2:2-3:
• Cada uno es nacido naturalmente en el mundo como hijo/hija de Adán: Romanos 5:12-19
• Por lo tanto, todas las personas entran en este mundo como esclavos del pecado: Romanos 6:6, 17, 20
• Sus voluntades están atadas a la maldad, y por lo tanto, no tienen inclinación o deseo a hacer lo que es correcto o volverse a Jesucristo. Sin embargo Dios, debido a Su maravillosa gracia Dios nos dio vida juntamente con Cristo (Ef 2:5). Esta es la forma como Pablo dice que Dios ha regenerado a Su pueblo:
Tito 3:5: “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”.
Él nos ha dado aliento de vida donde antes no había vida, y el resultado de esta nueva vida, es fe, porque también la fe, es un don de Dios:
Efesios 2:8: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”.
Muchos versículos de 1ª Juan, demuestran que la regeneración, antecede a la fe:
2:29: “Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él”.
3:9: “Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios”.
4:7: “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios”.
5:1: “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él”.
De estos textos, podemos hacer dos comentarios:
Primero: En cada caso, el verbo “gennáo” (engendrar, nacer, dar a luz, nacimiento, concebir) está en el presente, lo que denota una acción que antecede las acciones humanas de practicar la justicia, evitar el pecado, amar o creer.
Segundo: Ningún evangélico dirá que antes de nacer de nuevo podemos practicar la justicia, ya que ese punto de vista enseñaría obras por nuestra propia justicia. Tampoco diríamos que al evitar pecar, nacemos de Dios, porque tal punto de vista, sugiere que las obras humanas nos hacen nacer de Dios. Tampoco diríamos que mostramos primero el gran amor a Dios y Él hace que nazcamos de nuevo. No, es claro que el practicar justicia, evitar pecar y amar, son consecuencias o resultados del nuevo nacimiento. Pero si este es el caso, entonces, debemos interpretar 1ª Juan 5:1 de la misma forma, por la estructura del versículo es la misma que encontramos en los textos acerca de practicar justicia (1 Jn 2:29), evitar el pecado (3:9) y amar a Dios (4:7). De esto se desprende entonces que 1ª Juan 5:1 enseña que Dios primero nos concede nueva vida y después creemos que Jesús es el Cristo.
De igual forma, nadie puede venir a Jesús en fe, a menos que Dios haya trabajado primeramente en su corazón para traer a esa persona a la fe en Cristo: “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero” (Jn 6:44). A todos aquellos que el Padre ha llevado o dado a Su Hijo ciertamente colocarán su fe en Jesús: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera” (Jn 6:37).
Dios entonces nos regenera y después creemos. Por lo tanto, la regeneración precede/antecede nuestra conversión. Le damos entonces toda gloria a Dios por nuestra conversión, la de volvernos a Él, ya que es totalmente Su obra de gracia.
Nuestro Entendimiento de la Soberanía de Dios, ¿es un Obstáculo o un Aliciente para el Evangelismo Personal?
En este párrafo estoy de acuerdo con el autor, solo un calvinista extremo o hipercalvinista, tiene una visión distorsionada de la soberanía de Dios y un pobre concepto del evangelismo.
Al creencia del reformado acerca de la elección esta basada en textos como romanos 9:
Porque esta es una palabra de promesa: POR ESTE TIEMPO VOLVERE, Y SARA TENDRA UN HIJO. Y no sólo esto, sino que también Rebeca, cuando concibió mellizos de uno, nuestro padre Isaac (porque aún cuando los mellizos no habían nacido, y no habían hecho nada, ni bueno ni malo, para que el propósito de Dios conforme a su elección permaneciera, no por las obras, sino por aquel que llama), se le dijo a ella: EL MAYOR SERVIRA AL MENOR. Tal como está escrito: A JACOB AME, PERO A ESAU ABORRECI. ¶ ¿Qué diremos entonces? ¿Que hay injusticia en Dios? ¡De ningún modo! Porque El dice a Moisés: TENDRE MISERICORDIA DEL QUE YO TENGA MISERICORDIA, Y TENDRE COMPASION DEL QUE YO TENGA COMPASION. Así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Porque la Escritura dice a Faraón: PARA ESTO MISMO TE HE LEVANTADO, PARA DEMOSTRAR MI PODER EN TI, Y PARA QUE MI NOMBRE SEA PROCLAMADO POR1 TODA LA TIERRA. Así que del que quiere tiene misericordia, y al que quiere endurece. Me dirás entonces: ¿Por qué, pues, todavía reprocha1 Dios? Porque ¿quién resiste a su voluntad? Al contrario, ¿quién eres tú, oh hombre, que le contestas a Dios? ¿Dirá acaso el objeto modelado al que lo modela: Por qué me hiciste así? ¿O no tiene el alfarero derecho sobre el barro de hacer de la misma masa un vaso para uso honroso1 y otro para uso deshonroso2? ¿Y qué, si Dios, aunque dispuesto a demostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira preparados para destrucción? Lo hizo para dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia, que de antemano El preparó para gloria, es decir, nosotros, a quienes también llamó, no sólo de entre los judíos, sino también de entre los gentiles. Como también dice en Oseas: A LOS QUE NO ERAN MI PUEBLO, LLAMARE: “PUEBLO MIO”, Y A LA QUE NO ERA AMADA: “AMADA mía.”
(Romanos 9:9-25)
El problema con el evangelismo o más bien falta de actividad evangelizadora, no está solo en las iglesias reformadas, sino que me atrevería a decir que en muchas de las iglesias de distintas corrientes teológicas debido a un factor: es el remanente de pecado de sus miembros, ya que si somos honestos en muchas de las iglesias el número de aquellos que participan en el evangelismo es inferior a la totalidad de miembros oficiales.
Digo que es a causa del remanente de pecado ya que no compartir el evangelio es un acto pecaminoso generado de pecados tales como: egoísmo, pereza, temor, etc.
¿La Clave Para la Vida Cristiana se Encuentra en el Monte Sinaí o en el Monte Calvario?
En este punto el Dr. Zeller, nos dice que la clave para la vida cristiana, es seguir a Cristo y eso nos lleva a la pregunta cómo vivió Cristo?
En Su Sermón de la Montaña en Mateo capítulo 5, el Señor Jesucristo expone su doctrina y lo que El demanda de sus hijos. Jesús no dejó ninguna duda acerca de la relación entre su ministerio y la ley de Dios. Él le dice a su pueblo de no pensar siquiera que Él vino a acabar con la ley (Mateo 5:17). En el versículo 18, el Señor enseña que el más mínimo detalle de la ley se mantendrá en efecto hasta que el cielo y la tierra pasarán. Jesús nos advierte en el versículo 19 que cualquier persona que anula el menor de los mandamientos, y enseñe a otros a hacerlo será pequeño en el reino.
Y seguidamente pone unos ejemplos:
Habéis oído que se dijo a los antepasados: “NO MATARAS” y: “Cualquiera que cometa homicidio será culpable1 ante la corte.” Pero yo os digo que todo aquel que esté enojado con su hermano1 será culpable ante la corte; y cualquiera que diga: “Raca” a su hermano, será culpable delante de la corte suprema; y cualquiera que diga: “Idiota”, será reo del infierno de fuego. Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda1 allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Reconcíliate pronto con tu adversario mientras vas1 con él por el camino, no sea que tu adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. En verdad te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo. Habéis oído que se dijo: “NO COMETERAS ADULTERIO.” Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón. Y si tu ojo derecho te es ocasión de pecar1, arráncalo y échalo de ti; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de pecar, córtala y échala de ti; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo vaya al infierno. (Mateo 5:21-30)
En Juan 14: 15,21 y 23 Jesús define el amor en términos de obediencia a la ley de Dios.
15 Si me amáis, guardaréis mis mandamientos.
21 El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él. … 23 Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.
Es verdad, nuestro ejemplo es Cristo y lo que nos identifica como cristianos es tener un carácter conforme al suyo y el carácter santo y amoroso de Cristo se refleja en su ley moral.
La confesión de fe bautista de 1689 lo expone de la siguiente manera en su capítulo 19 referente a la ley:
6. “Aunque los verdaderos creyentes no están bajo la ley como pacto de obras para ser por ella justificados o condenados, sin embargo ésta es de gran utilidad tanto para ellos como para otros, en que como regla de vida les informa de la voluntad de Dios y de sus deberes, les dirige y obliga a andar en conformidad con ella, les revela también la pecaminosa contaminación de sus naturalezas, corazones y vidas; de manera que, al examinarse a la luz de ella, puedan llegar a una convicción más profunda de su pecado, a sentir humillación por él y odio contra él; junto con una visión más clara de la necesidad que tienen de Cristo, y de la perfección de su obediencia.
También la ley moral es útil para los regenerados a fin de restringir su corrupción, en cuanto que prohíbe el pecado; y sus amenazas sirven para mostrar lo que sus pecados todavía merecen, y qué aflicciones pueden esperar por ellos en esta vida, aun cuando estén libres de la maldición y el puro rigor de la ley. Asimismo sus promesas manifiestan a los regenerados que Dios aprueba la obediencia y cuáles son las bendiciones que pueden esperar por el cumplimiento de la misma, aunque no como si se les deba por la ley como pacto de obras; de manera que si alguien hace lo bueno y se abstiene de hacer lo malo porque la ley le manda lo uno y le prohíbe lo otro, no por ello demuestra que se encuentre bajo la ley y no bajo la gracia.
7. Los usos de la ley ya mencionados tampoco son contrarios a la gracia del evangelio, sino que concuerdan armoniosamente con él; pues el Espíritu de Cristo subyuga y capacita la voluntad del hombre para que haga libre y alegremente lo que requiere la voluntad de Dios, revelada en la ley”.
En resumen, la ley de Dios, refleja el carácter de Dios, no muestra lo que el ama, lo que el aborrece y lo que espera de nuestra relación con nuestro prójimo.
Es a través de la ley plasmada en la Biblia que el creyente sabe que una determinada acción es pecado, mas hoy día donde la naturaleza caída exalta conductas pecaminosas y que agreden el carácter del Dios Santo.
No es gratuito que el capítulo más largo de la biblia, el salmo 119, este dedicado a exaltar a la ley de Dios.
¿Es la Rendición al Señorío de Cristo un Requisito para la Salvación?
Acá el asunto de fondo es comprender que se entiende por “creer”, ya que muchos dicen creer en Dios, pero esa creencia no implica que sean hijos de Dios.
Como lo dice Santiago en su carta capítulo 2:
Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los demonios creen, y tiemblan. (Santiago 2:19)
Cuando uno cree verdaderamente en Dios toma sus palabras como ciertas y recibe su amor como verdadero.
Es Dios por medio de su Santo Espíritu, mediante la predicación del evangelio, el que convence al pecador de su condición y le concede la fe para rendir su vida a Jesucristo.
Como lo dijo el Apóstol Pablo: Por tanto, os hago saber que nadie hablando por el Espíritu de Dios, dice: Jesús es anatema2; y nadie puede decir: Jesús es el Señor, excepto por el Espíritu Santo. (1 Corintios 12:3)
¿Podemos Realmente Entender Literalmente las Profecías de Dios?
En este punto son ciertas las apreciaciones del autor y comparto su malestar acerca de la interpretación de las profecías de las Escrituras.
Solo me limitare a decir que por medio de las Escrituras he entendido que no es correcta la posición acerca del “remplazo” ya que el pueblo de Dios siempre ha sido aquel que es descendiente de Abraham mediante la fe, mayormente judíos en el Antiguo testamento (aunque no exclusivamente) y en el nuevo testamento judíos y gentiles de todas las razas, todos somos ramas del mismo olivo: “Pero no es que la palabra de Dios haya fallado. Porque no todos los descendientes de Israel son Israel; ni son todos hijos por ser descendientes1 de Abraham, sino que POR ISAAC SERA LLAMADA TU DESCENDENCIA. Esto es, no son los hijos de la carne los que son hijos de Dios, sino que los hijos de la promesa son considerados como descendientes”. (Romanos 9:6-8).
Respecto a las demás profecías como el rapto y otros temas hay muchas posiciones aun en los dispensacionalistas, por lo cual no me referiré a este tema.
BIBLIOGRAFÍA

http://www.miapic.com/es-la-regeneracion-antes-que-la-fe
http://caesararevalo.blogspot.com.co/2014/08/la-herejia-del-antinomianismo.html
http://fereformada.org/confesion-bautista-de-fe-de-1689/

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Reforma. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a UN COMENTARIO QUE NOS PONE A PENSAR

  1. Dionisio MV. dijo:

    El texto debería ser editado por el coordinador del Blog (moderador), en párrafos pequeños para mejor lectura y fácil de recordar y buscar, en caso de profundización del tema.

    Aunque el articulo ya se ha publicado no quiere decir que ya no se puede editar. (todo ello es posible en wordpress plataforma)

  2. Dionisio MV. dijo:

    También es otra táctica calvinista, el escribir un montón de ideas juntas (de principio a fin) para enrollar a los lectores?

    • Buenos Días:
      Primero que todo le doy gracias al Pr. Mario Fumero por haber considerado mis observaciones al articulo #Un Breve Examen de Algunos de los Problemas de la Teología Reformada” https://contralaapostasia.com/2017/12/23/un-breve-examen-de-algunos-de-los-problemas-de-la-teologia-reformada/ del Dr. George Zeller y darme la oportunidad de aclarar un poco el malentendimiento de algunos puntos de la doctrina calvinista.
      Respecto del comentario del Sr. Dionisio, solo me limitaré a decirle que lo único que hice fue responder en orden los puntos que planteó el Dr. Zeller y no corresponde a ninguna “táctica” o estrategia, al menos por mi parte y si así lo hiciera estaría contradiciendo mi encabezado en este documento, cuando creo firmemente que para un cristiano genuino el fin NO justifica los medios, ya que esa practica deshonra al Señor.
      Ahora bien si el grueso del articulo se le ha hecho difícil de entender, entre otras cosas por la deficiencia en la redacción por mi parte, le ruego me disculpe,pero si considera que el tema es de su interés le agradezco que se tome su tiempo de leerlo y confrontarlo con las Escrituras.

  3. Dionisio MV. dijo:

    El articulo está totalmente herrado (Efesios 2: 8-9) No está hablando de “la fe” como el don de Dios, sino del medio (vehículo) para recibir “el don” que sin dudas Pablo se refiere a “la gracia” como el don de LA SALVACION.

    (por supuesto que siempre habrá alguien con intenciones particulares, usando el texto mencionado de (Efesios 2: 8-9) para que este se ajuste a cierto sistema de teología de invención humana)

    Para entender afondo este asunto les recomiendo que SE VEAN los siguientes enlaces:

    ¿CUÁL ES EL “DON DE DIOS”? (articulo)
    http://www.middletownbiblechurch.org/spanish/reformed/eph289.htm

    ¿LA REGENERACIÓN PRECEDE A LA FE? (articulo)
    http://www.middletownbiblechurch.org/spanish/reformed/regenera.htm

    De estas cosas hablamos, no con palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. (1 Corintios 2:13)

  4. Desuexclusivaposesion dijo:

    … qué bueno que haya hecho esto Hno. Juan C. del valle, que DIOS Nuestro SEÑOR EN CRISTO JESUS Le Permita ser de Bendición a muchas personas que buscan respuestas y opiniones de cuestionamientos qué se quedan en el aire o sin profundizar, cuando dan a conocer cosas de la Historia, la Doctrina, la apostasia o posturas de la Iglesia, que EL SEÑOR Le Conceda más Sabiduría y el doble de porción de humildad y nobleza para con la gente que sabe y la que no, pues realmente la oscuridad que hay hoy en día es profunda y la necesidad apremiante, que DIOS Lo Guarde y Lo Proteja en CRISTO JESUS
    Bendiciones 🌺

  5. Frank Latimer dijo:

    PROFUNDIDAD INTELECTUAL, NO ES PROFUNDIDAD ESPIRITUAL .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.