SORPRENDENTES LAS PALABRAS DE JESÚS…

Ángel Bea

Cuando al final del Sermón del Monte, y como una especie de advertencia, dijo: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos”. Pero lo sorprendente es que, a esos mismos que parece han tenido el nombre del Señor en la boca continuamente, presumiendo sobre la base de sus propias “interesantes” y “llamativas” obras, Jesús les llamará “hacedores de maldad.” (Mt.7.21-23). Esto será, seguramente porque la religión para ellos habrá servido como una especie de cobertura de la maldad que esconden. Advertencia fuerte para todos los que, habiendo oído sus limpias palabras del Sermón del Monte, pensarían que podrían cumplirlas fácilmente. Algo en lo cual también podemos incurrir nosotros. Así que, tales palabras son también una advertencia para nosotros mismos.

En el Antiguo Testamento, también tenemos unas palabras parecidas a las de Jesús, que bien haríamos en tenerlas en consideración:

“Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes, que tomar mi pacto en tu boca?. Pues tú aborreces la corrección y echas a tus espaldas mis palabras…” (Sal.50.16-21)

Cuando leemos estas palabras, con facilidad podemos pensar que “el malo” debe referirse a otro; “los que no le conocen, los que no creen en él, los que… los que…”. Pero la evidencia bíblica y la experiencia, nos enseña que “el malo” con mucha frecuencia, está visible o escondido de forma hipócrita en las filas de los conocidos como religiosos, ¡incluso de aquellos que conocen muy bien la Escritura!. ¡O incluso de los que tienen un ministerio relevante en el pueblo de Dios!. Bastaría leer, entre otros, el capítulo 23 del Evangelio de S. Mateo, para ver que eso es así y que eso se ha repetido a lo largo y ancho de la Historia…

El Señor Jesús “no se cortaba un pelo”, que se dice. Por eso, sirva esta breve reflexión como toque de atención para nosotros que, mañana, domingo, nos acercaremos para celebrar el recordatorio de la Santa Cena, (según la costumbre de cada uno) donde el pan y el vino tanto significan a efectos de recordarnos la muerte, la resurrección y la segunda venida del Señor Jesucristo:

“Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo y coma del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente, sin distinguir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.” (1ªCo.11.27-34)
Y en tanto nos probamos y examinamos, reconocemos y confiamos que a través de los símbolos del pan y del vino, recordamos la misericordia que Dios ha tenido de nosotros al perdonar todos nuestros pecados y recibirnos por hijos suyos.
 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Ángel Bea. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a SORPRENDENTES LAS PALABRAS DE JESÚS…

  1. Vuviana dijo:

    Hola . Qué quoere decir Jesús no se deja cortar el pelo”?

  2. Cici dijo:

    No entiendo nada . Este señor está un poco perdido ….

  3. Angel Bea Espinosa dijo:

    Hola Vuiviana. Por falta de tiempo no suelo entrar a ver los comentarios, pero mira por dónde he visto que has hecho una pregunta sobre el dicho acerca de Jesús, que “no se cortaba un pelo”. Me ha hecho sonreír, porque cuando escribo en España, no pienso que algunas frases sólo tienen sentido aquí. Creo que lo mismo me pasaría a mí con ciertas expresiones que se dicen en algunos países de Sudamérica. Así que diré que eso de que “Jesús no se cortaba un pelo”, quiere decir que no se cortaba o no dejaba de decir lo que tenía que decir, a quien lo tenía que decir y cuando lo tenía que decir y de forma bien clara. Nada más y nada menos. Es lo mismo que cuando solemos decir (por aquí), “fulanito no tiene pelos en la lengua para decir lo que debe…”.
    Así que, aprovecho para decirle a “Cici” que escribió más abajo, que yo no estoy “perdido”; no en eso. Espero haber aclarado el mal entendido por no haber caído en la cuenta de lo ya dicho más arriba. Y pido disculpas por ello. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.