¿SABE USTED QUÉ HACEN CON SU DINERO EN SU IGLESIA LOCAL?

Escrito por Abrahan Salazar

Los cristianos hemos aprendido a ofrecer al Señor de lo recibido de sus manos (1 Cro. 29:14) y conforme a lo que enseñan las Sagradas Escrituras, ofrendamos al Señor por tres motivos principales:

(1) Muestra lo que hay en nuestro corazón (1 Ti. 6:6-10, Mt. 6:21) Muchos creyentes no han aprendido el secreto de dar al Señor, porque aún están aferrados al dinero como supremo bien de su vida. El ofrendar al Señor es una prueba fiel que el dinero no ocupa el primer lugar en nuestra vidas.

(2) Hay promesas de bendición (Sal. 37:25, Fil. 4:19) Un creyente que sabe ofrendar, sabe también que nada le falta en la vida cotidiana pues Dios, quién es poderoso en todas las cosas, sabe suplir a aquellos que le honran.

(3) Nos enseña a vivir en contentamiento con lo necesario (2 Co. 9:8-9) El apóstol Pablo nos enseñó enfáticamente que teniendo sólo lo necesario vivamos contentos. Dios quiere que aprendamos el valor de vivir cada día sabiendo que la provisión sólo viene de Él.

Nuestra ofrenda al Señor es también una forma de adoración al divino Señor quién nos prodiga de todas sus bondades cada día (Pro. 3:9-10).

La pregunta en esta hora es ¿Sabe usted qué hacen con su dinero en su iglesia local? ¿Es sólo cuestión de dar a Dios sin importar qué se hace con nuestro dinero? ¿Debemos simplemente ser cristianos pasivos en cuánto a la administración de nuestro dinero o tenemos que estar pendientes de la administración de los fondos de la Iglesia? ¿Qué dice la Biblia al respecto?

En primer lugar tenemos que ver cómo en las primeras iglesias cristianas se recolectaban algunos fondos económicos y tenemos que analizar cómo y quiénes lo administraban.

Cuando la iglesia de Jerusalén pidió ayuda económica a las iglesias gentiles, los creyentes gentiles estuvieron dispuestos a enviar ofrendas a los hermanos pobres de Jerusalén (Hch. 11:28-30, Gal. 2:10); sin embargo, los creyentes no enviaban a ciegas el donativo, ellos pedían un informe, establecían sus propios administradores y estaban pendientes de que todo el dinero llegara al destino y se distribuyera correctamente.

En 2 Co. 8:16-24 Pablo nos dice cómo las iglesias cristianas del primer siglo supervisaban el manejo honesto del dinero de los creyentes:
1. En primer lugar, Pablo envía a Tito para recoger el donativo económico de la Iglesia de Corinto (v. 16-17) “¡Gracias sean dadas a Dios, que pone en el corazón de Tito el mismo interés por vosotros!, pues aceptó mi ruego y, más solícito que nunca, por propia iniciativa fue donde vosotros.” (Biblia de Jerusalén 1976)

  1. En segundo lugar, Pablo envía con Tito a un segundo hermano a quién no conocemos ya que no es mencionado por nombre; sin embargo, muchos de los comentaristas creen que es Lucas, el fiel compañero y colaborador de Pablo. Quiero que note algunas cosas:

– Este hermano tenía buena reputación (v. 18) Nadie podía cuestionarlo en su informe económico sobre el manejo del dinero donado.

– Este hermano fue designado por las Iglesias, no por el Apóstol (v. 19) El término griego “designado” es χειροτονέω que significa propiamente “elegido por votación”. En otras palabras, las iglesias votaron para designar a un hermano a quienes ellos consideraban honesto, y que tenía buena reputación entre ellos para que fuera junto a Tito a llevar el dinero de ellos a Jerusalén y que supervisara el buen manejo del donativo. Esto quiere decir que la Iglesia participaba activamente en el manejo del dinero, establecía sus propios líderes de buen testimonio para la administración del dinero y pedían informe de la forma en que se administró el dinero. Si Pablo hubiera designado él solo a los hermanos que debían recoger el dinero y llevarlo a Jerusalén, esto hubiera causado que muchos creyeran que Pablo estaba confabulado con los tales para robar de las ofrendas o dar un mal manejo al dinero. Sin embargo, Pablo permite aquí que las iglesias mismas designen a un hermano escogido por ellos mismo a través de la decisión congregacional y así pudiera él acompañar a Tito a Jerusalén para supervisar el manejo del dinero y luego se rindan cuentas ante ellos. Hermanos, esto hacía la iglesia primitiva ¿por qué hoy en día muchos pastores o tesoreros se enojan cuando se les pide informe del manejo del dinero de la Iglesia?¿Por qué hoy en día, algunos pastores hasta disciplinan a los miembros de sus iglesias por “atreverse” a cuestionar el manejo del dinero o simplemente por desear saber en qué se usan los recursos de la Iglesia?

“Junto con él les enviamos al hermano que se ha ganado el reconocimiento de todas las iglesias por los servicios prestados al evangelio.  Además, las iglesias lo escogieron para que nos acompañe cuando llevemos la ofrenda, la cual administramos para honrar al Señor y demostrar nuestro ardiente deseo de servir.” (NVI)

  1. En tercer lugar, Pablo evitó de todas las formas posibles ser censurado en la adminsitración del donativo económico de la Iglesia en Corinto, procuró siempre ser honesto delante de Dios  y delante de los hombres, siempre buscó que todo se haga con transparencia y con honestidad (v. 20-21) Si esto es verdad ¿cómo hay muchos pastores y líderes religiosos que no informan a los creyentes de sus iglesias los ingresos y las salidas en la Iglesia Local?¿Acaso no tienen derecho los miembros de la Iglesia de saber cómo y en qué se administra el dinero de ellos mismos?¿Por qué muchos pastores sólo buscan administrar el dinero de forma oculta y reprenden a los que preguntan por el manejo del dinero? Acaso ¿hay algo que ocultar? Pastor, líder, tesorero: el que no debe no teme, presente a su iglesia el informe económico de las entradas y de las salidas de la iglesia, sea honesto delante de Dios y delante de los MIEMBROS DE SU IGLESIA.

“Queremos evitar cualquier crítica sobre la forma en que administramos este generoso donativo; porque procuramos hacer lo correcto, no sólo delante del Señor sino también delante de los demás.” (Biblia al Día)

  1. En cuarto lugar, Pablo envía un tercer hermano con buen testimonio para que todo manejo se haga de manera clara, sin censura ni crítica para que no haya duda de que el manejo y la administración del dinero era honesto delante de la congregación (v. 22)

Amados hermanos, no podemos regalar el dinero que Dios nos da a un grupo de personas que buscan su propio beneficio económico. Si entrega ofrendas y es miembro de una iglesia, pida ser informado del manejo del dinero y establezca por votación junto con la congregación hermanos honestos y de buen testimonio para que sean los administradores, quienes les den cuenta a ustedes del ingreso y egreso económico de la congregación. Si este tema no tiene interés para usted es porque le gusta regalar el dinero a aprovechadores de los santos.

Recuerde este: “Una iglesia sana SIEMPRE será transparente en el informe económico a sus fieles”.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Dinero, Iglesia. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿SABE USTED QUÉ HACEN CON SU DINERO EN SU IGLESIA LOCAL?

  1. raulfierro dijo:

    Recuerde esto: “Una iglesia sana SIEMPRE será transparente en el informe económico a sus fieles”.

    … iglesia SANA … queda alguna por ahí ??

    … En primer lugar tenemos que ver cómo en las primeras iglesias cristianas se recolectaban algunos fondos económicos y tenemos que analizar cómo y quiénes lo administraban.

    … las primeras iglesias ??? …eran otros tiempos. AHORA estamos en un tiempo de excepción, del cual el Señor dijo:

    “Y si aquellos días no fueran acortados, NADIE sería salvo” … eso debería hablar a algunos, y digo a algunos, pues la mayoría están muertos en sus delitos y pecados.

    Ha llegado el momento de no alimentar mas esa sed incansable de dinero que tienen los líderes de hoy. Que trabajen, y si usted quiere dar, DE LE A LOS POBRES, a los hermanos necesitados.

    Dios les aumente!

  2. Cristian dijo:

    Estoy de acuerdo en muchas de las cosas que dice el usted Raul, encontrar una iglesia local que no busque dinero es casi una utopia, y no hablo de pedir como es biblicamente correcto la ofrenda, sino que hoy piden el diezmo que no corresponde pagar a la iglesia, con el miedo de la maldicion que Dios dara sin no lo entregan. Tambien piden pactos y siembras, algo completamente antibiblico.
    Aca tenemos tambien falsos apostoles que lo unico que buscan es el dinero, sin importar si predican o no el evangelio.
    Pero creo que aun hay pastores y lideres verdaderos, ese remanente que Dios tiene y que ha abierto los ojos a las herejias actuales.

  3. e dijo:

    Sólo al ver la posición generalizada en cuanto a el diezmo de la mayoría de las iglesias llamadas cristianas en la actualidad,savemos que la Iglesia ha sido invadida por esta falsa doctrina durante décadas .
    Y es que la imposición de el diezmo a la Iglesia está ligado a la propagación de la falsedad de que la Iglesia remplazo a Israel. El Error de llamar a la iglesia el Israel espiritual ha causado mucho daño a la Iglesia, introduciendo a la fuerza elementos contrarios a la verdadera enseñansa cristiana, más ha sido un instrumento para judaisar el cristianismo.
    De este error surgen las cargas y posiciones que los pastores le imponen a la Iglesia judaisándola tales como: diezmo, fiesta de las primicias, levitas espirituales y demás.
    El error de llamar a la Iglesia el Isrrael espiritual proviene de antes de la segunda gerra mundial, cuando a los líderes religiosos de esa época que conocían las profesías les faltó la fe y creyeron que Dios no hiba a poder traer a los judíos de regreso a su tierra y comensaron a espiritualizar las profesías sobre Israel y a aplicárselas a la Iglesia la que comensaron a llamar la Israel espiritual.
    En aquella época nadie creía posible que Dios cumpliera con las promesas hechas a Israel, de regresar a su tierra después de tantos siglos de destierro, para formar en un día una nación, (Isa.66:8). .
    Humanamente se veía como imposible el que se pudiera cumplir con Israel todas las profecías que el Señor había anunciado, pero Dios lo había dicho en su Palabra:Isa.11:11-12,Isa.66:8, Jer.32:37.
    Pero a los estudiantes de la Biblia de entonces les faltó fe y visión, por lo que comensaron a llamar a la Iglesia la Israel espiritual.
    Israel, sobre toda predicción humana, el 14 de Mayo de 1948 sorprendió al mundo y a los escépticos constituyéndose en una nación, luego de un destierro de casi dos mil años, tal como lo había anunciado Dios en Su Palabra.
    Apesar de este gran cumplimiento profético, muchos ignorando las Escrituras, no han querido reconocer este hecho y se mantienen judaisando la Iglesia con esa definición equivocada y antibíblica de llamar a la iglesia, la Israel espiritual.
    Los judaisantes de la actualidad y los que comercian con la fe insisten en torser las Escrituras
    ,intentando apoyar la falsedad de que la Iglesia es la Israel espiritual. Y lo hacen mostrando no tener ningún respeto por las reglas de la interpretación bíblica, y peor aún, están destruyendo el verdadero significado de los símbolos expresados en el Antiguo Testamento.
    Estando ya presente Cristo, todo aquello que fue figura, símbolo, sombra de lo que habría de venir, habiendo cumplido el propósito con que Dios los entregó; todo aquello fue puesto de lado.

    “Queda, pues, abrogado (anulado, abolido, revocado, cancelado, derogado, invalidado, suprimido) el mandamiento anterior (la ley y sus preceptos
    ceremoniales; los símbolos y figuras, porque eran solamente sombras de lo que habría de venir) a causa de su debilidad e ineficacia”. (Heb.7: 18)
    “Anulando el acta de los decretos (la ley y sus símbolos) que había contra nosotros, que nos era contraria (porque la ley solamente nos condenaba,
    nos mostraba las exigencias de la santidad de Dios y nuestro pecado, pero no nos salvaba; únicamente nos mostraba la distancia que nos separaba de Su Santidad),
    quitándola de en medio y clavándola en la cruz”. (Col.2: 14 )

    Cuando la ley del antiguo pacto y todos los símbolos y figuras fueron puestos de lado, se hizo necesario que Dios entregara nuevas y más precisas instrucciones
    para la iglesia:
    “para que sepamos como debemos conducirnos en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad”. (1Tim.3: 15)
    “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen
    continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.
    ” (Heb.10: 1 )
    “Al decir: Nuevo pacto,
    ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer”. (Heb.8: 13 )
    Así que el Nuevo Testamento no anula el Antiguo, sino que ambos revelan al mismo Dios, pero se está tratando con dos pueblos diferentes. En el Antiguo Testamento
    Dios se dirige a su pueblo terrenal Israel, porque la iglesia era el misterio escondido durante ese tiempo (Ef.3: 9).
    Y en el Nuevo Testamento encontramos las instrucciones claras y precisas para la iglesia, su pueblo espiritual, por lo tanto, cuando requerimos saber sobre
    alguna ordenanza para la iglesia, necesariamente debemos acudir al Nuevo Testamento.
    Toda la Biblia es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia (2Tm.3: 16), porque toda la Biblia habla del mismo Dios. Pero
    si queremos conocer alguna ordenanza específica para la iglesia, lógicamente consultaremos el Nuevo Testamento, por ejemplo sobre el bautismo, la cena
    del Señor, el orden de las reuniones, las ofrendas, etc.

    De iggual manera, si deseamos conocer alguna disposición puntual para Israel, sobre la circuncisión, el día Sábado, el diezmo, el tabernáculo, los coros,
    los instrumentos musicales, etc.; necesariamente debemos buscar en el Antiguo Testamento.

    Israel es un pueblo terrenal, con promesas y bendiciones terrenales. La iglesia es un pueblo espiritual con promesas espirituales y recompensas en el cielo.
    El judaísmo y el cristianismo se excluyen mutuamente, por lo que no se mexclan.
    Unirlos es la pérdida completa del significado de cada uno de ellos.
    Porconsiquiente, es antibíblico llamar a la iglesia “la Israel espiritual”, y enzima poner bajo la maldición de la ley a el pueblo al imponerle el diezmo, el cual es una obra de la ley.
    “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las
    cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.
    Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá;
    y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas.
    Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero”. (Gal. 3: 10-13)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.