DIFERENCIA ENTRE COBERTURA Y AUTORIDAD. (TERCERA PARTE)

Mario E. Fumero

EL PELIGRO DEL MOVIMIENTO APOSTÓLICO

Con el surgimiento del movimiento neopentecostal apostólico, nacido como fruto de la división, proselitismo y competitiva entre las iglesias independientes, surge un nuevo esquema moderno de gobierno, que aparentemente adoptar el sistema jerárquico católico, pero el cual tiende a convertirse en un  gobierno absolutista o “caciquista”, porque aunque es cierto que la iglesia católica se rige por un papado, el Papa cuenta con un consejo cardenalicio que regula la doctrina, pero en el modelo del gobierno apostólico, todo el control de la Iglesia está en manos del apóstol o iluminado, que concentra en sí, todos los poderes para gobernar la congregación. El mandó en la “estructura apostólica moderna” radica en que el pastor, el cual se autoproclama apóstol, se convierte en iluminado o profeta, comenzando a emitir decretos, por lo que da una nueva revelación, manejar las finanzas, nombrar los líderes a dedos, y se proclama intocable (Salmo 105:15)[1]. Aunque este movimiento no acepta la doctrina de la “infabilidad papal”, en algunas de sus acciones se vuelve infalibles, pues si alguien le contradice en sus enseñanzas erróneas, o le pide cuenta de sus acciones incorrecta, los sataniza, tomando el texto de que “no toques al ungido de jehová”, humillándolos y despreciándolos, por lo cual ataca a sus detractores. Sus poder absoluto lo lleva a manipular la Biblia, para imponer enseñanzas contrarias al espíritu de la Palabra, y como ocurría en Corintios (1 Corintios 1:12), al sujetarse solo a Cristo, se apacientan a sí mismo (Judas 1:12), y no dan cuenta a nadie, volviéndose incontrolables[2].

Estoy convencido que dentro de cualquier sistema de gobierno, el poder absoluto corrompe, y los que ejercen autoridad, deben gobernarse bajo ciertos principios básicos. El principio más fundamental de todos radica en sujetarse a las normas establecidas legalmente, como son; constitución, leyes, pautas, doctrina y acuerdos colegiados. En la iglesia del libro de los Hechos, todos los asuntos era tratados bajo el principio del” consejo de ancianos” o ministerios (Hechos 15:22). Noten como frente a la disputa por la imposición a los gentiles de ciertas normas judías respecto a las leyes mosaica, (Hechos 15:24) se tuvo que convocar un concilio, para dilucidar los problemas, llegando a una conclusión final que está en Hechos 15:28-29. Después vemos como San Pablo al establecer iglesias, jamás colocó a un “pastor absoluto o apóstol”, sino que establecía “ancianos” (plural), para el gobierno local (Hechos 14:23, 20:17) y cuando supervisaban las obras, o habían problemas en la iglesia, llamaban no al apóstol de la iglesia, ni a un pastor, sino a los ancianos (Hechos 20:17). Es evidente que Jesús siempre pensó en el peligro del poder absoluto, el cual se evidenció durante el gobierno de los Reyes de Israel, que  terminaron en corrupción y fracaso, por lo que fueron llevados a cautiverio. Fue por ello que al enviar a sus discípulos en misión, los mando de dos en dos (Lucas 10:1, 24:13, Marcos 11:1 14:13). Nunca Jesús delegó una misión a un solo discípulo, sino que los envío siempre en pareja, como hacia Juan el Bautista con sus discípulos (Mateo 11:2, Lucas 7:18).

En el envío de misioneros, vemos en el libro de los Hechos como el Espíritu Santo, siguiendo la línea de Jesús, y algunos profetas, envío obreros de dos en dos (Hechos 13:2-3). Vemos como al separarse Pablo de Bernabé, estos tomaron diversos discípulos que le acompañaban en su trabajo para formar iglesias.

CONTINUARA…

————————————————————

[1] – Este texto se refiere al hecho de que no debemos atentar contra los que ejercen autoridad físicamente, haciendo referencia al caso de David cuando era perseguido por el Rey Saúl, pues teniendo la oportunidad de matarlo, no lo hizo, dejándole la justicia a Dios (1 Crónica. 16:21-22) . Pero nada tiene que ver con defender la fe y enfrentar el engaño, porque una cosa es el respeto a los ancianos, pero con derecho a reprenderlo cuando no anden en la verdad (1 Tim. 5: 19-20).

[2] -En Corintio había una división, pues unos eran discípulos de Pablo, otro a Pedro, y otros de Apolo, pero un grupo solo se sujetaban a Cristo. Los que estaban sujeto apolo Pablo y Pedro podían ser controlado por estos, pero los que se sujetaban a Cristo o ¿quién les podía pedir cuenta?

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Autoridad, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DIFERENCIA ENTRE COBERTURA Y AUTORIDAD. (TERCERA PARTE)

  1. Edgardo Arita dijo:

    Hay formas de hablar y de referirse a dicipulos o evangelios que han sido propias de la religión católica, como nombrarlos con el título, de San (San Pablo), muy notorio en la versión Reyna Valera que es utilizada por la iglesia evangélica, con esto se denota q aunque los evangelicos lo nieguen , siempre estaran supeditados a Roma ( vean las referencias de los evangelios: San Mateo, San Marcos, San Lucas, San Juan )

  2. Edgardo Arita dijo:

    Nicolaitas que se mencionan en el apocalipsis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.