“¿QUIÉN, PUES, PODRÁ SER SALVO?”

Ángel Bea

“¿Quién, pues, podrá ser salvo? Él –Jesús- les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios” (Luc. 18.26-27)

A veces leemos la Biblia sin darnos cuenta de ciertas declaraciones tajantes respecto de algunos temas que, a veces hasta los mismos creyentes tomamos con cierta ligereza. En este caso, en relación con el tema de la salvación. Con frecuencia se oyen declaraciones que no condicen ni siquiera con las palabras del Jesús. Y es que, cuando algo no nos gusta de las Escrituras, nuestra tendencia es amoldarlo a nuestra conveniencia.

Los discípulos preguntaron a Jesús sobre quién podría ser salvo. Jesús no responde sobre los que serían salvos, sino sobre la imposibilidad de que alguno pudiera ser salvo por sí mismo: “Lo que es imposible para los hombres…”. Pero a continuación la pregunta recibió la respuesta correcta: “Lo que es imposible… es posible para Dios”.

O sea, la salvación nadie puede conseguirla por sí mismo; ni por sus esfuerzos personales, ni por méritos propios que pudiera acumular a lo largo de mil vidas que viviera. La Biblia es clara al respecto:

“No hay justo ni aún uno… porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Ro.3.9-10,22-25).

Esto también tenemos que enfatizarlo, ya que esta doctrina clara de las Escrituras pudiera no ser bien entendida y, es posible que algunos crean que nosotros podemos alcanzar la salvación por nuestros propios esfuerzos y méritos ¡o que, incluso Dios nos deba algo a nosotros!. Al fin y al cabo, en este tiempo lo que se “respira” con respecto al ser humano es que “somos unos fenómenos”; “estupendos”; “maravillosos como criaturas de Dios y merecedores de su amor”. En fin, somos, como se suele decir, “unos campeones”; “¿Cómo no nos va a salvar Dios a nosotros?”.

“Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”. Así de claro respondió el Señor. La salvación siendo imposible para el ser humano “es posible para Dios”. Sin embargo Jesús no se quedó solamente en el hecho de que para Dios era posible la salvación. El mensaje del Evangelio nos enseña que Dios ha hecho todo lo que era “imposible” para el ser humano para hacerlo posible. Dios fue el que tomó la iniciativa; ¡y además fue motivado por su amor hacia nosotros!:

“De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (J.3.16).

Así, dependiendo de Dios y no de nosotros, es necesario que cuando nos acerquemos a Dios, lo hagamos sabiendo de nuestra impotencia e insuficiencia a causa de nuestro estado caído; y con una actitud de humildad aceptemos el regalo de la salvación que él nos ha propuesto, en la persona de su Hijo Jesucristo. Al fin y al cabo, si el texto bíblico dice que “de tal manera amó Dios al mundo…”, yo también estoy y formo parte del “mundo”; ¡Y tú también!.

Por tanto Dios también nos amó a ti y a mí. Su salvación es por gracia y por tanto, gratuita; no hemos de pagar nada por ella para adquirirla:

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús…” (Ro.3.24-25)
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se jacte en su presencia” (Ef.2.8-10)
“Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Hch.2.21; Ro.10.8-10).

Luego, habiendo recibido esta salvación por gracia, por medio de la fe en la persona de Jesucristo, nuestro corazón rebosa de agradecimiento a Dios por tan precioso y gran regalo que nos ha dado y el resto de nuestra vida lo viviremos por él y para él, sin perder de vista nuestra responsabilidad de anunciar esas “Buenas Noticias”, también a otros.
¡A él sea la gloria!

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Ángel Bea, Salvación. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “¿QUIÉN, PUES, PODRÁ SER SALVO?”

  1. Renan Aguilar dijo:

    Estimado Angel, en síntesis tu tesis es correcta. Sin embargo hay que tomar en cuenta el elemento cultural y pensamiento teológico sobre la salvación en el pensamiento judio del primer siglo. El contexto es el de un joven rico, que pretende justificarse delante de Dios. Jesus ataca de manera amorosa pero directa el ego entronizado en la vida de ese joven.

    La creencia en el pueblo judío era que quien era rico, tenìa el favor de DIos, y por consecuencia la salvación. De allí la pregunta de los discípulos, Quien podrá ser salvo? Es difícil que un rico sea salvo, pero no imposible para Dios.

    Tristemente estamos encontrado hoy en algunas dinámicas de iglesias apostólicas o de super fe, que aquellos que son salvos o por lo menos que aquellos que disfrutan de la salvaciòn son los que tienen el éxito financiero o material. Lo cual atenta contra la doctrina evangélica basada en la palabra de Dios, como bien tu lo explicas.

    Renan Aguilar
    Pastor

  2. Angel Bea Espinosa dijo:

    Gracias Renán, por tu rica aportación. Así es, como dices. En realidad, salvo esa contextualización que tú haces y que aclara un poco más el contexto circunstancial de las palabras de Jesús, su declaración respecto de “cómo ser salvo” se aplica a todo ser humano, como bien explica el apóstol Pablo en su teología soteriológica; sobre todo en Romanos 1-5. La reflexión no pretendía tampoco ser una minuciosa exposición del texto, sino hacer un enfoque más general. Pero tu aportación viene muy bien al caso. Y te lo agradezco mucho. Saludos en el Señor. ¡Ah! y por supuesto, lo errores y herejías antiguas, tienen la “virtud” de surgir cada cierto tiempo; ¡aún en nuestros días!. Como decimos por aquí: “Son los mismo perros, pero con distintos collares”. OK.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s