EL PELIGRO DEL “DOMINIONISMO”

Mario E. Fumero

Los evangélicos han olvidado los errores que cometió la Iglesia de Roma en el pasado, cuando en la Edad Media se alió con los poderes dominantes, llegando a controlar no solo a los reyes, sino también la ciencia, la política y la libertad de conciencia.

En la actualidad podemos ver como pastores y líderes evangélicos coquetean con los gobiernos de turno, prestándose para ser usados por los políticos  para consolidar sus ambiciones de poder, y al corromperse, dejando en descrédito el testimonio de la Iglesia. En varios países, la nueva onda del movimiento apostólico está tratando de resucitar el fracasado concepto de “EL REINO AHORA” con una nueva versión alineada a las ideas de la Nueva Era y del capitalismo materialista. Estas corrientes arrastras a pastores a jugar con los políticos desarrollando una teologías denominada “DOMINIONISMO”.

En un pasado, la teología de la liberación  arrastro a pas-tores y sacerdotes hacia la politización de la Iglesia,  bajo los principios del marxismo, en un sincero deseo de establecer una justicia social en un continente dominado por gobiernos déspotas, frutos de dictaduras que dejaron miseria extrema. Esta teología fracasó con la caída de los regímenes comunistas, y aunque aparentemente tenía un trasfondo teológico basado en la liberación del pueblo hebreo de la opresión de Egipto, los hechos evidenciaron que los cambios profundos no se imponen desde afuera, sino desde adentro, porque no puede haber una nueva sociedad, sino formamos a un nuevo hombre mediante el nacimiento espiritual.

EL DOMINIONISMO,

HIJO DE LA DOCTRINA DE LA PROSPERIDAD

En la actualidad otra corriente parecida, pero de índole capitalista, está dominando los pulpitos y los seminarios,  principalmente  de tendencia neo-pentecostales, y que abrazan la mal llamada “teología de la prosperidad”, y es la llamada <TEOLOGÍA DEL DOMINIONISMO O “EL REINO AHORA”> la cual promueve una justicia social equitativa  desde una plataforma eclesial y por medio del control del poder político de la iglesia, desde donde utópicamente proponen establecer un milenio sin Jesucristo, basado en la intervención de los apóstoles y ministros en la política nacional.

En su afán de lograr este objetivo, se alinean al lado de partidos políticos y hombres carismáticos, promoviendo desde los púlpitos sus ideologías en donde exponen que debemos cambiar la sociedad para detener la corrupción ignorando la advertencia de Jesús sobre la situación del mundo en los últimos tiempos (Mateo 24:37 y Génesis 6:11).

Este fenómeno involucra a la Iglesia en la problemática política nacional, como ha ocurrido en Venezuela, Perú, Nicaragua, Guatemala, Honduras y otras naciones del hemisferio Sur Americano lo cual tristemente está dividiendo al pueblo de Dios y desviando la atención del mensaje bíblico escatológico. Estas corrientes politizantes en la Iglesia es apoyada, promovida y dirigida por los que forman la “Red Apostólica” [1] , creada por Peter Wagner, que es uno de su máximo exponente, así como de otros prominentes líderes de la corriente de la prosperidad de los Estados Unidos[2].

Este fenómeno me llevó en un pasado a confrontar a cierto llamado “apóstol” hondureño, que promovía la intervención de los ministros evangélicos en  política, y llegó a colocar rótulos de cierto partido político en su iglesia. Ésta actitud me hizo confrontarlo, y publicar un libro que está en mí página web, en el cual presento una posición oficial de los ministros e iglesias frente a los movimientos políticos  según las Escrituras.

El mensaje de la teología del dominionismo ha calado en  grupos evangélicos proclive a la prosperidad, éxito y poder. No es nada nuevo que la iglesia, dirigida por hombres ambiciosos, haya entrado a formar parte de la política, pues la historia está plagada de este hecho, ignorando lo dañino que fue para la fe cristiana tal excursión. Es utópico e ilusorio el pensar que podemos sanear el sistema, sin transformar al hombre. Es imposible transformar al hombre si este no experimenta un nuevo nacimiento en Cristo Jesús (Juan 3:7). Y si este cambio espiritual ocurre, entonces, el converso sabrá que “la amistad con el mundo es enemistad para con Dios” (Santiago 4:4).

Estamos ante un falso movimiento apostólico que arrastra a las Iglesia al erróneo concepto del “el reino es ahora”, y se alistan para permitir las influencias de la Nueva Era, invitando a estos candidatos a sus cultos para que puedan “ganar puntos y prestigio” aunque después, ya en el poder, traicionen sus propuestas, porque la política desarrolla a perfección el arte de mentir.

Es por ello que defiendo abiertamente la separación del Reino de Dios y del Reino de este mundo, proclamando un estado laico y una Iglesia no alineada, apolítica.

EL CONCEPTO  UTÓPICO DE DETENER EL PECADO

El punto de apoyo de los promotores del dominionismo para promover la intervención política de la iglesia radica en el hecho de tratar de frenar la corrupción social que vive la humanidad y la posibilidad de que el Evangelio de Jesucristo pueda producir un cambio social. Sin embargo, no es posible un cambio social si primero no se origina un cambio espiritual y esto no depende de una legislación, ni de una imposición emanada por decreto o por leyes del  congreso, sino por una transformación del hombre al nacer de nuevo y convertirse en Nueva Criatura (1 Corintios 5:17) tristemente los cambios profundos no se pueden producir con legislaciones humanas, sino con un encuentro personal con Jesucristo.

Es un tópico que desde una plataforma política podamos cambiar al mundo corrupto. Intervenir en la política siendo cristianos de sana doctrina es semejante a tratar de caminar con vestiduras blancas en medio de un pantano lodoso, sin mancharnos al transitar por el mismo.  Algunas asociaciones de pastores están siendo arrastradas al juego electoral, invitando a hombres con aspiraciones políticas a presentar una imagen de las “falsa solución” a la realidad nacional. Mucho de ellos tienen antecedentes de ser hombres corruptos,  adúlteros e inmorales. Incluso hay pastores que se lanzan a la arena política, traicionando el mandato de San Pablo, cuando ordena que “ninguno que milita (en la iglesia como obrero) se enreda en los negocios de este siglo, a fin de agradar a aquel que lo tomó como soldado” (2 Timoteo 2:4).

Es bueno aclarar que las denominaciones históricas, y con conciencia teológica, no permiten a sus ministros involucrarse en eventos políticos, a menos que dejen el ministerio, aunque reconocemos que los miembros de la iglesia tienen el derecho de hacerlo, siempre y cuando mantengan la conducta ética y cristiana en su transitar por este escabroso mundo de la política, separando lo terrenal, de lo espiritual, porque Jesús determinó que no podemos servir a dos Señores (Lucas 16:13).

——————————————————————

[1] – Es interesante leer el libro “Él nos Dio Apóstoles” de Edgar R. Lee el cual dice en la pagina134 “reconocer el ministerio apostólico es una cosa; pero el reconocer [apóstoles] o el cargo de apóstol de forma institucional, es otra cosa muy distinta”!

[2] – Movimientos vinculados a los principios del “reino Ahora” bajo la bandera del Dominionismo (teología del Dominio o Reino Ahora, Latter Rain Movement, Manifest Sons of God; etc.) tenemos: A los Reconstruccionistas; A los nuevos apóstoles y profetas; A los Reformistas Apostólicos (New Apostolic Reformation); A los Restauracionistas (Restoration Movement); A los seguidores de la teología del Reemplazo; Al  G12 (Gobierno de doce); etc.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Dominionismo (El reino ahora), Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.