ABUNDANCIA PARA UNOS Y  MISERIA PARA OTROS

Mario E. Fumero

Cuando rompemos el equilibrio económico de la sociedad empobrecida creamos convulsiones y crisis que nos pueden hundir más en el subdesarrollo, y esto es lo que esta ocurriendo en nuestra nación.

Hemos visto a los empleados de la salud y a los maestros enfrascados en una lucha social para reivindicar sus aspiraciones saláriales, muchos de ellos viviendo una realidad económica por debajo de sus posibilidades de subsistencia. Hemos visto como se ha reducido el poder adquisitivo de las clases populares debido a los factores inflacionarios y devaluativos que desde hace una dos década azota a toda América Latina. ¿Qué reclaman los trabajadores? Un aumento relativamente pequeño en comparación con los suntuosos sueldos de los altos funcionarios, el cual sobrepasa a veces el 40% de lo que estos empleados ganar, y algunos hasta de un 100%. LO mas triste es que los llamados “padres de la Patria” se recetaron un aumento de casi un 100%, mientras la mayoría de los empleados apenas reciben un aumento que no cubre la realidad inflacionaria.

El gobierno no puede complacer a todas las demandas saláriales, porque las arcas públicas están casi agotadas, sin embargo, ocurre una incongruencia que exacerba los ánimos y destruye la credibilidad del poder ejecutivo y legislativo a la hora de decirle a los miles de empleados que; “no hay fondos para más aumentos”.

La pregunta que uno se hace es: ¿Por qué para unos tiene que haber sacrificio en aras de la crisis social y otros, se dan el lujo de no sacrificarse?  ¿Porqué es que los que más ganan se aumenta más, y se le niega este derecho a los que ganan menos? Cuando se habla de sacrificio se tiene que ser parejo, y deben dar ejemplo los que más ganan. De la moral de arriba nace el ejemplo hacia abajo, y de ahí, se desprende la autoridad. Cuando llamó a alguien al sacrificio, debo dar ejemplo de ello, para que el mensaje penetre, de lo contrario genero rebeldía.

Si vivimos tiempos de austeridad, las medidas restrictivas del estado deben ser parejas. No importa que sea un alto funcionario o un simple empleado que limpia el piso. Si los de arriba se recetan sustanciosos aumentos ¿cómo podemos evitar que los de abajo no se sienta indignado, al negársele un pequeño aumento, cuando en realidad es el que más sufre la pobreza? Es cuestión de conciencia, solidaridad y justicia el ver que unos no recibir lo justo, mientras otros reciben muchos, y quedarnos callados. Sobre este principio hay una clara enseñanza en la Palabra de Dios, y cuando somos incongruentes entre el dicho y el hecho, generamos revueltas y crisis social.

Es bueno repasar los principios cristianos de la justicia social. Hay que tener una conducta justa frente a tanta desigualdad. Dice la Palabra de Dios en 2 Corintios 8:13-15: “Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez, sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad, como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos”. ¿Entiende esto?  Unos ganan muchos y todavía quieren más, mientras que a los que ganan pocos, se les niega menos. Cuando esta desigualdad reina, la violencia se incuba en el sistema. ¿No deberían más bien los que ganan mucho, renunciar un poco a lo que tienen, para ayudar a suplir las necesidades de aquellos que ganan menos? Este es el principio de la justicia social cristiana. Algunos llamaron erroneamente a esto “comunismo”, pero ¡NO!, Esto es solidaridad y amor cristiano. Es cierto que el incremento de los diputados repercute tanto en los empleados públicos como trabajadores porque4 es un mal ejemplo, pero al menos. Si en vez de recetarse éste aumento tan alto, lo hubieran hecho progresivamente, equiparándolo con los aumento a los demás empleado, el resentimiento seria menos. No es sabio que mientras que a unos se les niega un aumento legal, otros sí se lo dan, sin el menor temor a desencadenar una protesta social.

¿Hay crisis? ¿Tenemos que ajustarnos el cinturón? Pues ¡AMEN!, Hagámoslo todos juntos, lo de arriba y los de abajo. ¿Qué hay que ser austeros? Seámoslo todos. No demos lugar a que unos tengan mucho, mientras que otros cada vez tienen menos. Recordemos que el Apóstol nos enseña que la abundancia de uno, debe suplir la escasez de otros. Lastima que esto no se lleva a la práctica, ni siquiera entre los líderes religiosos. Si hay igualdad, hay paz, de lo contrario, sé esta fermentando una violencia social de dimensiones insospechable. Dios tenga misericordia de Honduras.

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

[1]

 

[1]Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Pobreza, Riquezas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ABUNDANCIA PARA UNOS Y  MISERIA PARA OTROS

  1. Cici dijo:

    Pienso que ese mensaje debe ser dirigido a ciertos Pastores que sea han enriquecido a costa de la manipulación de la palabra De Dios, trayendo mss miseria , sobre aquellos que por temor a Dios dan lo poco que tienen
    Así cierto Pastores tienen grandes lujos , hijos estudiados , las esposas se dedican a la vida social, supuestamente trabajando para Dios , de hoteles y hoteles tomando el té . Jaja que Forma de trabajar ….

  2. Eduardo dijo:

    Es triste ver cómo la iglesia invierte millones de dólares en templos, salones de diversiones, aviones, flota de vehículos, etc. Hay hermanos que sufren persecuciones y no tienen techo, comida, ni abrigo para sus familias. Mientras los apóstoles modernos tienen inodoros de oro, hay hermanos que no tienen una biblia, pues el dinero que se recolecta en los canales de radio y televisión son para jets privados.

    Sinceramente he decidido dar mis diezmos y ofrendas a ministerios que ayudan a los hermanos perseguidos y que les llevan el pan de vida repartiendo biblias.

    Más de 105,000 cristianos son asesinados al año (1 cada cinco minutos), nosotros nos peleamos por doctrinas insulsas que nada aportan a la salvación nuestra ni a rescatar a los que parten de este mundo sin Cristo.

    Hemos sustituido a Cristo por el concilio, los líderes, y el ministerio propio. Jesús, Pedro, Juan, Santiago, Pablo, por mencionar a algunos, nos recuerdan de que no debemos olvidar a los pobres. Pero hoy es al revés, parece que el mensaje es “no te olvides de los diezmos y ofrendas para los apóstoles y profetas millonarios”.

    Amo el Cuerpo de Cristo, pero mientras veo esta incensatez, no puedo sentirme feliz con el modus operandi de los lobos vestidos de ovejas.

    Cuando reflexiono y veo la debacle que ha ido aumentando solo puedo exclamar:
    Ven n Señor Jesús!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.