LOS FUNDAMENTOS DE LA PROFECÍA BÍBLICA – LECCIÓN 11 (CONCLUSIÓN)

La Profecía en el Nuevo Testamento

La Revelación de Jesús

Las profecías de Jesús no terminan con los Evangelios. Tenga en cuenta que el libro de Apocalipsis es una revelación de Jesús a Juan. Las cartas a las siete iglesias de Asia, registradas en Apocalipsis 2 y 3, son cartas de Jesús. Contienen muchas declaraciones proféticas, particularmente sobre las gloriosas recompensas que esperan a los que “vencieren”.

El Nuevo Testamento termina con un pronunciamiento profético de Jesús. Contiene Sus últimas palabras registradas: “Ciertamente vengo en breve” (Apocalipsis 22:20).

Las Epístolas

Pedro, Pablo y Juan a menudo hablan proféticamente en las Epístolas. Pablo dedica tres capítulos completos en Romanos (9-11) a la discusión de la salvación futura de un remanente judío. En Romanos 1:18-32, él nos da una visión detallada de la naturaleza pervertida de la sociedad del tiempo del fin. En Romanos 8:18-25 provee una imagen inspiradora de la redención futura del universo.

Dos de las epístolas de Pablo, 1 y 2 de Tesalonicenses, están casi enteramente dedicadas a la profecía acerca del regreso de Cristo. En estas letras encontramos la descripción más detallada del Rapto que está contenida en la Biblia (1 Tesalonicenses 4:13-18). Pablo también da mucha información detallada acerca del “día del Señor” en 1 Tesalonicenses 5 y 2 Tesalonicenses 2.

La mayoría de lo que sabemos acerca de los cuerpos glorificados de los redimidos proviene de la descripción que Pablo da en 1 Corintios 15 y 2 Corintios 5. En sus cartas a Timoteo, Pablo explica las señales del regreso del Señor, particularmente las señales de la sociedad (2 Timoteo 3:1-5). Pablo también pasa un tiempo considerable en sus escritos exhortando a sus lectores a vivir vidas piadosas mientras aguardan la Segunda Venida (Romanos 13; 1 Timoteo 6; Tito 2).

Las declaraciones proféticas de Juan en sus epístolas se relacionan casi exclusivamente con el espíritu del anticristo que prevalecerá en los tiempos del fin (1 Juan 2:18-29). Pedro escribe mucho más extensamente acerca de los tiempos del fin en sus epístolas. En 2 Pedro 3, él profetiza el desarrollo de la teoría científica del Uniformismo, uno de los pilares de la Evolución. En ese mismo pasaje, provee una imagen dramática de la reformación de los cielos y la tierra mediante el fuego.

El escritor de Hebreos dirige sus comentarios proféticos hacia la lucha cósmica por el dominio sobre la tierra. Él señala que, aunque Jesús recuperó de Satanás ese dominio por Su obra en la cruz, Jesús aún no está ejerciendo ese dominio, y no lo hará hasta que regrese para reinar sobre el mundo (Hebreos 2:5-8).

La profecía de la Segunda Venida más antigua en la Biblia está contenida en el libro de Judas, en los versículos 14-15. En estos versículos, Judas cita una visión atribuida a Enoc en la séptima generación desde Adán. En la visión, Enoc vio al Señor volviendo para derramar la ira de Dios sobre los impíos.

El Libro de Apocalipsis

El último libro en el Nuevo Testamento se centra en el período de la Tribulación y la ira de Dios que se derramará sobre todos los hombres para motivarlos al arrepentimiento. Presenta la historia del aplastamiento final de Satanás y el triunfo glorioso de Jesús. Provee una mirada breve al reinado milenial del Señor y luego concluye con un intrigante vistazo de la increíble nueva Jerusalén, que servirá como el hogar eterno de los santos en la tierra nueva.

Un mito común es la idea de que Apocalipsis 20 provee toda la información que la Biblia contiene acerca del Milenio. La verdad es que Apocalipsis 20 revela muy poca información acerca del reinado milenial. Nos dice que el reinado durará 1,000 años, pero los rabinos judíos habían deducido eso mucho antes de que Apocalipsis fuera escrito. Dice que Satanás será atado al comienzo del Milenio, algo que puede deducirse fácilmente de las profecías del Antiguo Testamento acerca de la paz y la justicia que prevalecerán durante ese tiempo. Declara que los santos reinarán con Jesús, pero eso ya había sido específicamente profetizado en muchos pasajes del Antiguo Testamento (vea, por ejemplo, Daniel 7:14, 18, 27). La rebelión de Satanás al final del Milenio es información nueva, pero no el hecho de que su destino final será la derrota total (Daniel 11:45).

La gran mayoría de la información que tenemos sobre la naturaleza del Milenio es provista por la profecía del Antiguo Testamento, particularmente las profecías de Isaías. El Milenio no es un concepto del Nuevo Testamento limitado a un capítulo en Apocalipsis.

Apocalipsis nos provee la información más detallada acerca del Estado Eterno. Aun así, lo que revela simplemente abre el apetito y estimula la imaginación. El hecho del asunto es que la Biblia nos dice muy poco acerca del Estado Eterno, excepto que los redimidos tendrán cuerpos glorificados e inmortales y vivirán en la presencia de Dios en una nueva Jerusalén en una tierra nueva. ¡Pero qué perspectiva tan emocionante es ésta! Romanos 8:18 dice “que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”.

Las muchas promesas gloriosas concernientes al futuro que están contenidas en la profecía del Nuevo Testamento deberían provocarnos a gritar: “¡Maranatha!” (1 Corintios 16:22).

Preguntas:

1) Lea Mateo 24:4-14. ¿Cuántas categorías de las señales de la Segunda Venida puede encontrar en este pasaje. Nómbrelas.

____________________________________________________________

____________________________________________________________

2) Lea 1 Tesalonicenses 4:13-18. ¿De qué cree que este pasaje está hablando?

___________________________________________________________

3) Lea 2 Timoteo 3:1-5. ¿Ve alguna de estas señales del tiempo del fin en nuestra sociedad hoy?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

4) Lea 2 Timoteo 4:1-4. ¿Ve que esta profecía se esté cumpliendo en la Iglesia hoy?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

5) Lea Romanos 1:18-28. ¿Cree que alguno de estos versículos se aplica a nuestra nación hoy?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

6) Lea Apocalipsis 2 y 3 y note todas las recompensas que Jesús promete dar a los “vencedores”.

____________________________________________________________

____________________________________________________________

Traducido por Donald Dolmus. En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en David R. Reagan, Profecias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.