¿QUÉ “GAFAS” USAMOS?

Ángel Bea
Algunos se sienten mucho más seguros dentro de un sistema teológico cerrado que en una dependencia directa, clara y libre de las S. Escrituras. Su sistema (a veces, sin darse cuenta) es el filtro teológico por el cual se acercan a la Biblia, en vez de ser al revés. No nos extrañaría que algunas de sus conclusiones sean más acordes al sistema teológico que sustentan y defienden, que aquellas que podrían sacarse de las mismas Escrituras. (Aquí, desde luego, ya podría comenzar un “tremendo” debate).

Hace más de treinta años estaba hablando con un ex-testigo de Jehová, que había llegado a ser un significativo líder de la organización en nuestra ciudad. Yo trataba de exponerle el evangelio sencillo de la gracia de Dios, usando textos claros del evangelio de san Juan. Uno de ellos, era éste:

“El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, sino que tiene vida eterna” (S.J.5.24)

Sencillamente, empleé el mismo método que otro hermano, hacía años empleó conmigo. Entonces, le dije: “Estas palabras también son para ti; si crees al Señor, has de saber que ‘tienes’ lo que él promete. El Señor no es mentiroso”. Entonces, su respuesta fue: “Sí, eso es lo que dice el texto. Lo entiendo. Pero me parece tan sencillo que no puedo creerlo. Ángel, cuando entré en la organización de los T. J. me pusieron unas ‘gafas’ y por mucho que me esfuerzo, no es fácil deshacerme de ellas. ¡No me es posible leer la Biblia sin dichas ‘gafas’!”.

Así era. Ya sabemos que no es fácil deshacerse de las influencias tempranas que uno recibe en su vida. Sea ésta la natural o la religiosa. Luego, le perdí la pista a aquel amigo y no he vuelto a saber más de él. Parece que se cambió de ciudad.

Pero al hilo de esto recuerdo cuando, después de mi profesión de fe tuve que luchar con algunos de los presupuestos aprendidos dentro del catolicismo. Como dije, no es fácil echar a un lado lo que uno ha aprendido desde la cuna; ¡y mucho más, asociado con la religión!. En mi caso mucho más con la religión que con la Biblia. ¡¿Quién se atrevía a contradecir a Dios y a sus representantes?!. Y ahí entraba el mediatizado acercamiento a la Biblia; el concepto sobre el “Magisterio de la Iglesia”; la doctrina sobre el papado; la virgen María, el purgatorio, la confesión auricular hecha a los pies de un sacerdote, el concepto de la “misa” y la eucaristía, etc. Todo eso configura el pensamiento, el “sentimiento” y conforma la identidad y la fe de cualquiera hasta límites insospechados. No se puede acabar más preso de una religión (o de una ideología política) y la cultura creada por ella. Se podrá oír la verdad de un asunto miles de veces, pero “lo aprendido” desde pequeño condicionará su análisis de los asuntos que contradigan aquello que aprendió.

Pero eso que nos pasó a muchos dentro de la religión en la cual fuimos criados, no me cabe duda de que, en cierta medida pasa también dentro de las culturas “protestantes” formadas a lo largo de algunos siglos. Y no digamos dentro de ciertos sistemas teológicos donde todo se considera “atado y bien atado” desde el punto de vista bíblico, con precisión “milimétrica”; y donde poner en duda o ir en contra de algunos de los presupuestos teológicos recogidos en los tales es como ir en contra de Dios mismo.

Igual podríamos decir de las denominaciones o iglesias particulares. Las “gafas” con las cuales uno se acerca a las Sagradas Escrituras son aquellas que nos han ido poniendo desde que éramos pequeños en la fe. (Eso, independientemente del grado de verdad que tengan dichos sistemas o iglesias); y, como decía mi amigo ex/testigo de Jehová: “Es que no puedo quitarme esas gafas”.

Las cosas podrían ser de otra manera, pero no. Parece que en vez de depender de la gracia de Dios, todos necesitamos depender del sistema teológico/religioso que nos haya tocado “en suerte” a cada uno. Pero aunque eso puede darse durante un tiempo, no creo que esa sea la intención y el propósito de Dios, para sus hijos.

Pero al final, una vez que te encuentras de cara con Jesús y te resplandece la gloria de Dios (2ªCo.3.18; 4.4-6) es mi impresión de que uno se libera de todo aquello que considera imprescindible, cuando no lo es; y aunque seguramente no llegaremos a ser del todo objetivos a la hora de considerar las Escrituras, sí se han quitado ciertos escollos para entender lo que antes nos costaba trabajo comprender; mientras que otras cuestiones que creímos-saber-sin-ninguna-duda- y que nos configuraban como creyentes, iglesia y/o denominación, ya no les damos tanta importancia, en vista de que no eran esenciales.

Además, quitados los condicionamientos que nos limitaban, estamos en condiciones de recibir una perspectiva más amplia del pueblo de Dios, una disposición para aprender de otros a los cuales antes no considerábamos de nuestra línea teológica, denominacional y/o eclesial; y además, estamos abiertos a trabajar y colaborar con otros hermanos de otras sensibilidades teológicas. Estoy hablando en términos generales; por tanto, esto debería ser el ejercicio personal, de cada uno.

Luego, te sorprendes de lo bueno que es el Señor por rescatarte de esa especie de “ceguera” a causa de las “gafas mal graduadas” de la tradición teológica, denominacional y/o eclesial que usábamos. Ahora mientras estamos en el camino vamos aprendiendo (¡nunca dejamos de hacerlo!) pero teniendo las Sagradas Escrituras y a nuestro Señor Jesucristo como el punto de referencia máximo en nuestro peregrinar. Todo lo demás es accesorio y por tanto, de segundo orden.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Ángel Bea, Gafas o lentes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿QUÉ “GAFAS” USAMOS?

  1. Cristian dijo:

    Muy buen estudio, que gran verdad, pero que pocos se han sacado las gafas de la religion.
    Dios nos libre de seguir los falsos argumentos de la religion y poder caminar junto a Jesucristo.

  2. Frank Latimer dijo:

    Es cierto y es muy difícil andar sin gafas porque después de ser libre de lo religioso…quedan mis intereses anímicos y mis fobias personales …así que or eso es bueno ser criticado por hermanos que se esfuercen en afinar en esa libertad de religión ,así unos a otros podemos lavarnos los pies .

  3. Juan Edgardo Arita Leon dijo:

    Que me dice del cristianismo evangelico que carga con las gafas del dispendacionalismo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.