LA IGLESIA FRENTE A LOS CORRUPTOS

Mario E. Fumero

Hoy se nos plantea la pregunta ¿qué debe de hacer la Iglesia frente a tantos corruptos? Y es que en el tiempo en que vivimos, debemos planteamos al dilema de cómo actuar frente a un sistema corrupto por todos los lados, como el existente, y cómo remediarlo.

En la biblia Jesucristo tuvo que enfrentarse a esta terrible realidad de corrupción, existente en todo el sistema, desde el religioso, hasta el político y jurídico, y es bueno analizar su comportamiento, y el de la iglesia primitiva, para saber ¿qué debemos de hacer nosotros?

La primera dimensión de corrupción a la cual se enfrento Jesús fue la que estaba dentro de los mismos religiosos de su época. Los fariseos y los saduceo eran los encargados de enseñar la ley de Moisés y conservar la doctrina judía, junto al sumo sacerdotes del templo que era Caifás, el cual presidio el juicio religioso del Señor Jesús. Estos se habían corrompido y habían adaptado la religión a su propia conveniencia, aliándose con el sistema político dominante, el Imperio Romano. En el capítulo 23 de Mateo, encontramos la confrontación directa de Jesucristo con los religiosos corruptos de su época llamándoles víboras, hipócritas, sepulcros blanqueados etc. Les dijo la verdad, pero no se metió dentro del sistema para tratarlos de cambiar, porque él sabía que, si no había un cambio interior, o nuevo nacimiento, todo lo que él hiciera por sanear la religión iba ser inútil.

El otro aspecto en donde encontró corrupción fue en la imposición de un imperio extranjero que sojuzgaba al pueblo judío, Roma. Eran reprimidos y sojuzgados brutalmente, a tal grado, que habían comprometido a algunos judíos para que le sirvieran como cobradores de impuestos a favor del Imperio, les llamaban publicanos. Tenemos entre ellos a Zaqueo, que era el jefe de los publicanos en Jericó (Lc. 19:1, 2) y a Mateo (Leví), ambos judíos al servicio de Roma, que era una potencia extranjera esclavisante. La justicia del sistema romano en sus colonias estaba corrupta, Jesucristo sólo se limitó a proclamar un cambio en el individuo, pero no trato de cambiar el sistema, ni denunció los abusos del imperio, porque su propósito era establecer un reino dentro de otro reino.

En el aspecto judicial existía injusticia y abusos de autoridad, siendo él mismo víctima de falsas acusaciones, y tuvo un juicio completamente fuera del concepto establecido en el Derecho Romana en cuanto a los procedimientos judiciales. ¿Cómo reaccionó Jesús frente a tales injusticias? Fue llevado preso con falsas acusaciones, y su expresión a la hora de defenderse frente al gobernador Romano Poncio Plato fue que él vino a dar testimonio de la verdad (Juan 18:38, 19:35), y esa verdad era que era rey, de otro reino que no era terrenal (Juan 18:36), por lo tanto, él no venía cambiar el sistema, sino a los hombres, porque los males que tenemos no son producto del sistema, sino de la conducta de los hombres, que viven y ejercen la autoridad dentro de esos sistemas.

Hoy la Iglesia se enfrenta algo parecido. Nos enfrentamos a un sistema religioso corrupto, con un sistema judicial también corruptos y un sistema gubernamental compuesto por individuos llenos de corrupción y la codicia, y pregunto ¿Qué puede hacer la iglesia para cambiar todo el sistema, si no empieza a regenerar al hombre por dentro?

Los males externos son el producto de la realidad interna. Mientras no erradiquemos la ambición, codicia, mentira, y engaño, no podremos limpiar la sociedad ni la iglesia de la podredumbre existente. La regeneración del comportamiento humano no puede ser producida por un sistema jurídico. No Podemos evitar el adulterio, la prostitución, el robo, porque la injusticia que está ligado al corazón del hombre, y no es por medio de una ley que podremos transformar al individuo. No puede haber un cambio sin arrepentimiento, y no hay arrepentimiento sino asumimos la culpabilidad de los errores cometidos. No se puede la plataforma la política corrupta de un sistema, sin confrontar al hombre como individuos frente a su pecado. Es utópico e ilusorio el creer que un hombre llamado por Dios puede transformar un sistema podrido, sin primero trabajar individualmente con las personas que forman este sistema.

El apóstol San Pablo se enfrentó a un gobernante corrupto al servicio de un imperio extranjero llamad el rey Agripa. Pablo fue llevado delante de él para su defensa (Hch. 25:26) y con respeto Pablo le declaró la verdad, ya que era experto en todas las costumbres y cuestiones que se daban entre los judíos. Él le explico las cosas concernientes a Cristo, las cuales no habían sido hechas en un rincón, y el rey las conocía. Pablo sabía que Agripa creía en los profetas. Agripa lo reconoció y dijo: «Por poco me persuades a ser cristiano.» Pablo, como verdadero evangelista, deseaba que Agripa y todos los que estaban con él llegaran a ser como él era, y se  arrepintieran, porque sólo así podría cambiarse el sistema, sin embargo, su mensaje no fue aceptado.

En ningún momento la iglesia trató de imponer un cambio, sino proclamar y señalar el pecado, porque el resto lo tenía que hacer el Señor. Promover la violencia, el odio y la división en el combate a la corrupción es envolverse en la misma corrupción, y actuar de forma corrupta. ¿Y porque afirmó esto?, porque sin un cambio interior, por más revolución que hagamos, no podremos cambiar el sistema, porque los males existentes son producto de las actitudes originada por el pecado en el corazón del ser humano, y el mismo no puede radicarse con fuerza, ni con ejércitos, sino con el poder del Espíritu Santo.

 

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralapostasia.com

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA IGLESIA FRENTE A LOS CORRUPTOS

  1. Cici dijo:

    Que iglesia . Si son las más corruptas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.