EL HUERTO DE GETSEMANÍ: SÍMBOLO DE HUMILDAD Y PODER

SAMUEL PAGÁN

Aquel huerto milenario y silente, es símbolo de poder y autoridad, es signo de esperanza y futuro, es emblema de integridad y gracia, es afirmación de valores y virtudes.

La ciudad de Jerusalén desde una colina cercana / Foto: Javier Bolaños

Caminar por la antigua ciudad de Jerusalén es una experiencia extraordinaria. Sus calles adoquinadas y estrechas están llenas de carácter, vitalidad e historia; y sus sinagogas, mezquitas e iglesias, evocan un aluvión maravilloso de recuerdos significativos y memorias gratas… Las murallas que la protegen, además, son testigos de las muchas batallas que se han librado “en nombre de Dios”.

La ciudad puede verse con claridad desde el monte de los Olivos. ¡Y la vista es espectacular! La referencia a los olivos se debe a que en la antigüedad el lugar estaba lleno de esos árboles, cuyos frutos contribuían positivamente a la economía de la región, además de simbolizar fortaleza, seguridad, prosperidad, esperanza…

Al pie del monte se encuentra el huerto o jardín de Getsemaní, nombre que alude a las prensas de olivas que se utilizaban para sacar y procesar el aceite. Y en este lugar, se ubica una da las narraciones más significativas, importantes e intensas de las Sagradas Escrituras.

De acuerdo con los evangelios, el Señor llegó al Getsemaní con sus discípulos para dedicar algún tiempo a la oración. Pero, como el ambiente en Jerusalén era de inseguridad y alta tensión, por la celebración de la fiesta de la Pascua judía en un contexto de ocupación política y militar del imperio romano, Jesús, muy entristecido, comenzó a angustiarse…

El lugar no sólo era físicamente importante para la vida diaria de la comunidad, sino que se había convertido en espacio vital para las meditaciones y reflexiones del Señor. En el Getsemaní se concentraron todas las fuerzas físicas, emocionales y espirituales de Jesús, que con valor enfrentó en aquella hora la complejidad del momento: Se percató una vez más de las dificultades diarias que producía la ocupación indescriptible de la fuerza militar romana, que con sólo marchar por las calles de la ciudad demostraba su poder absoluto. A la vez, el Señor escuchaba el clamor de la gente, los dolores del pueblo, las angustias de la comunidad, para atender sus aspiraciones, sueños y esperanzas.

Desde el Getsemaní se divisan algunos lugares significativos de la ciudad. Se pueden ver con claridad el día de hoy la explanada del Templo y el muro Occidental (símbolos eternos de la presencia divina para la comunidad judía), la Cúpula de la Roca (tercer lugar sagrado para la religión musulmana), y las iglesias del Santo Sepulcro y del Redentor (signos de esperanza y vida para la cristiandad). El espectáculo visual pone en evidencia la importancia del lugar: ¡Se encuentran cara a cara las tres religiones monoteístas del mundo! ¡Se divisan sin dificultad los representantes de las tradiciones de Moisés, Jesús y Mahoma! ¡Se acercan los fieles de la Torá, los Evangelios y el Corán!

Jesús entendió la importancia de separar tiempo de calidad, en medio de las realidades y adversidades de la vida, para meditar en el Getsemaní. Y aunque dolido y preocupado, luego de orar, retomó sus fuerzas y valentía para enfrentar la vida, con sus sinsabores y traiciones, con valor, dignidad y esperanza.

Aquel huerto milenario y silente, es símbolo de poder y autoridad, es signo de esperanza y futuro, es emblema de integridad y gracia, es afirmación de valores y virtudes que acompañan a las personas que no se detienen ante las dificultades ni se amilanan ante los problemas. Ese jardín de plegarias y meditaciones, preparó al Señor para la conquista del porvenir, para alcanzar el mañana, para llegar al futuro, para aproximarse a lo eterno…

En el huerto de Getsemaní, el Señor le dijo a sus seguidores, con dignidad, autoridad y seguridad: ¡Levántense! ¡Vámonos! ¡Ahí viene el que me traiciona! (Mt 26.46, NVI) Pues las grandes dificultades de la vida se enfrentan de pie y con valentía, humildad y poder…

Publicado en: EVANGÉLICO DIGITAL – Desde un rincón en la Tierra Santa – El huerto de Getsemaní: símbolo de humildad y poder

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en huerto. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL HUERTO DE GETSEMANÍ: SÍMBOLO DE HUMILDAD Y PODER

  1. Juan Edgardo Arita Leon dijo:

    Error
    No es Pascua Judia
    La Pascua es parte de una de las 7 fiestas ordenadas por el Eterno al pueblo de Israel en Levitico 23
    No entiende Samuel que no es lo mismo pueblo de Israel que los Judios
    Los Judios es parte del pueblo de Israel
    Por eso existe esa idea antisemitica
    Aprendan a leer las escrituras, vale mas que se atreven a escribir sobre ellas
    No cometan esos errores doctrinales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.