LA RIQUEZA DE LA POBREZA, SEGÚN PABLO

2 Corintios 6:10: “Como entristecidos, más siempre gozosos; como pobres, más enriqueciendo a muchos; Como no teniendo nada, más poseyéndolo todo”.
En su segunda carta a la iglesia en Corinto, el apóstol Pablo dice de sí y de sus compañeros de ministerio, *que ellos eran percibidos como pobres, pero, en realidad, vivían enriqueciendo a muchos*. Ello da por sentado otra de las paradojas de la vida cristiana.
*Los ricos no son los que más tienen, sino los que menos necesitan.* Además, hay ricos tan pobres que lo único que tienen es dinero.
Para Dios, ser ricos no está definido por cuanto tesoro material hay guardado en la tierra, *sino cuánto tesoro se ha acumulado en el cielo*.
Esto es cierto, porque el lenguaje de los verdaderos ricos es el del salmista Asaf.
*Él dijo exponiendo sus riquezas*: A quien tengo yo en los cielos sino a ti, y fuera de ti, nada deseo en la tierra(Sal 73:25)..
*¡Qué pobre era aquel joven rico que vino a Jesús, el cual tenía muchas posesiones!* Pero Cristo le habló del camino de la perfección en términos que involucraban vender todo lo que tenía y darlo a los pobres. Al oírlo, el joven se fue de espaldas a Cristo y se llevó consigo todas sus riquezas, pero no se llevó los tesoros eternos (Mt 19:21,22). ¡Qué rico, por el contrario, era Job. Cuando su millonaria hacienda fue vulnerable al ataque feroz del enemigo, después de perder todas sus riquezas materiales, se postró y adoró así: … Jehová dio y Jehová quitó, sea el nombre de Jehová bendito(Job 1:21)
Este contexto sirve para retomar las palabras de Pablo al decir que él y sus colaboradores *se conducían como pobres, pero a la vez, enriquecían a muchos*. Sus cuentas bancarias tenían este enunciado:   *como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo.*
Si tuviésemos que hacer una lista de las grandes riquezas que Pablo compartió con muchos, el espacio sería insuficiente ..
Él vivió su vida brindando el evangelio a millares de personas.
Escribió más de la mitad del Nuevo Testamento.
Cuando el tesoro del evangelio le fue revelado, Pablo quedó asombrado y dijo: *¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios*! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!(Ro 11:33).
En verdad, hemos conocido la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a nosotros se hizo pobre siendo rico, para que nosotros, con su pobreza, fuésemos enriquecidos (2 Co 8:9).  ¡Qué enriquecidos hemos sido a través de Cristo y de su obra expiatoria en la cruz! ¡Qué tesoro incomparable es haber sido perdonados de todos los pecados!
Les recuerdo que, desde cualquier posición humana, nuestra meta suprema débe ser la misma del apóstol Pablo, *vivir enriqueciendo a muchos con el tesoro de Cristo.*

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Pobreza, Riquezas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.