UNA HISTORIA DE AMOR PROFUNDO

En el país de Armenia, en 1988, Samuel y Danielle enviaron a su hijo pequeño, Armand, a la escuela. Samuel se agachó ante su hijo y lo miró a los ojos. “Tenga un buen día en la escuela, y recuerde, sin importar qué, siempre estaré allí para ayudarlo”. Se abrazaron y el niño corrió a la escuela.
Horas más tarde, un poderoso terremoto sacudió el área. En medio del pandemónium, Samuel y Danielle intentaron descubrir qué le sucedió a su hijo, pero no pudieron obtener ninguna información. La radio anunció que hubo miles de víctimas. Samuel entonces agarró su abrigo y se dirigió al patio de la escuela. Cuando llegó a la zona, lo que vio le hizo llorar. La escuela de Armand era una pila de escombros. Otros padres estaban de pie llorando.
Samuel encontró el lugar donde solía estar el aula de Armand y comenzó a sacar una viga rota de la pila de escombros. Luego agarró una roca y la puso a un lado, y luego agarró otra.
Uno de los padres que miraba preguntó: “¿Qué estás haciendo?” “Cavando para mi hijo”, respondió Samuel. Luego el hombre dijo: “¡Sólo vas a empeorar las cosas! El edificio es inestable” y trató de alejar a Samuel de su trabajo.
Samuel seguía trabajando. A medida que pasaba el tiempo, uno por uno, los otros padres se fueron. Entonces un trabajador trató de sacar a Samuel de los escombros. Samuel lo miró y dijo: “¿No me ayudarás?” El trabajador se fue y Samuel siguió cavando.
Durante toda la noche y hasta el día siguiente, Samuel continuó cavando. Los padres colocaron flores y fotos de sus hijos en las ruinas. Pero, Samuel seguía trabajando. Cogió una viga y la apartó cuando escuchó un débil grito. “¡Ayuda ayuda!” Samuel escuchó pero no escuchó nada de nuevo. Entonces oyó una voz apagada, “¿Papá?”
Samuel comenzó a cavar furiosamente. Finalmente pudo ver a su hijo. “¡Vamos, hijo!” dijo con alivio.
“No”, dijo Armand. “Deja que salgan los otros niños primero porque sé que me atraparás”. Niño tras niño emergió hasta que, finalmente, apareció el pequeño Armand. Samuel lo tomó en sus brazos y Armand dijo: “Les dije a los otros niños que no se preocuparan porque me dijiste que siempre estarías ahí para mí”.
Catorce niños se salvaron ese día porque un padre fue fiel.
¡Cuánto más fiel es nuestro Dios Todopoderoso! Ya sea atrapados por escombros caídos o atrapados por las dificultades y luchas de la vida, nunca estamos aislados de la fidelidad de Dios. Él es fiel a su carácter. Es confiable y confiable y siempre se puede contar con él.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Amor, Ilustración. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.