EL PECADO ORIGINAL

Mario E. Fumero

A través de la Biblia encontramos muchos pecados que separan al hombre de Dios, pero el principal y primero de todos fue la desobediencia, que originó la rebelión, la cual es el primero y más destructor de todos los pecados conocidos. La rebelión destruye la obediencia, base del trato de Dios con el hombre, pues a ella apeló el creador con sus mandamientos. La obediencia es una actitud de humillación ante el Creador, es el sello de los hijos de Dios y nos concede la mansedumbre y templanza en las situaciones difíciles de la vida. Sólo se pueden sujetar los que saben obedecer, aunque algunos se sujetan no por obediencia, sino por miedo, pero su rebelión late por dentro y buscará el tiempo y momento oportuno para exteriorizase.

Queremos analizar la rebelión, ésta consiste en la actitud humana de rechazo a lo establecido, dando lugar al capricho, deseo personal, orgullo o soberbia. Podemos definir, para comenzar, que la rebelión es la exaltación de la pasión y el capricho, que se opone, sobre todo, haciendo del hombre “un dios” de sí mismo, por lo cual rechaza la autoridad y no puede ni quiere sujetarse a ella.

I- EL PRIMER PECADO: NUESTRA HERENCIA.

a) Se puede analizar la caída de nuestros primeros padres desde diferentes ángulos teológicos, pero, ¿cuál fue el pecado que ocasionó tan tremenda tragedia?. Algunos han opinado que se debió a los deseos de los ojos, otros a la vanagloria de la vida, a la soberbia,etc, pero estos pecados no son lo suficientemente grandes para arrastrar a toda la raza a una tragedia tan terrible como fue el juicio divino. Lo que hizo grave la caída fue la DESOBEDIENCIA al mandato divino dado en Génesis 2:15 (Ver Romanos 5:19) lo cual produjo el pecado original que fue rebelión al mandato. Es por ello que encontramos a través de todas las escrituras la peor condena y juicio a este pecado, por el cual muchos descendieron vivos al Seol.

b) ¿Nace el hombre bueno?. Algunos afirman que el ser humano nace bueno y que el medio ambiente lo corrompe, y se apoyan en el texto de Eclesiastés 7:29. Por mucho tiempo pensé que el mal está sólo en el medio ambiente, pero observando la realidad y revisando las escrituras encontré que en el texto de Eclesiastés se afirma que Dios hizo al hombre bueno, partiendo del hecho de la creación, pero que, al pecar, esta naturaleza de bondad y justicia quedó acompañada por la rebelión, por lo que es cierta la afirmación de David (Salmo 51:5) “En pecado me engendró mi madre”. San Pablo reafirma esto al decir “Y hago lo que no quiero, ya no soy yo el que lo hago, sino el pecado que mora en mí” (Romanos 7:20).Si estudiamos a fondo la exposición de Pablo en Romanos 7:14-22 encontraremos la realidad que traemos en nuestra naturaleza carnal (o física) “la ley del pecado”, el cual se revela contra el espíritu y es lo que se produce la lucha continua entre el cuerpo y el espíritu. Podemos afirmar, por lo tanto, hasta aquí que la naturaleza pecaminosa se manifiesta en nosotros en la tendencia natural y física de la rebelión.

c) Factores internos y externos. Traemos de nuestra naturaleza la rebelión como herencia pecaminosa. Algunos teólogos de la época medieval o renacentista afirmaron que “el pecado original era la tendencia sexual, pero esto es falso, el sexo es parte del plan divino y fue creado antes de la caída y no existe inmoralidad en un instinto dado por el Creador, con tal de que el mismo se use dentro de sus leyes naturales. No podemos ni tenemos base bíblica para relacionar el pecado original con el sexo, más bien, la Biblia afirma categóricamente que la caída fue causa de DESOBEDIENCIA y éste vive en nosotros desde el momento que nacemos.

La rebelión se manifiesta en dos niveles: el interno, que es la tendencia natural a la rebelión y el externo, que es dado por los factores del marco al exaltar el egoísmo y capricho humano a un nivel de “cosa común”. La rebelión natural que traemos puede ser controlada mediante la disciplina y educación en el medio que vivimos, el predominio de éste depende mucho del medio en el cual la vida física del individuo se forme.La rebeldía se manifiesta desde que nacemos, como un instinto de la naturaleza pecaminosa y la vemos manifiesta en la etapa más temprana de la vida, en el bebé de seis meses, al niño de dos años. Es por ello que tenemos que estudiar estos factores para poder entender bien la herencia pecaminosa.

 II- OPERANDO COMO INSTINTO.

a) Analizaremos la tendencia humana a la rebelión manifiesta en la vida como un rechazo a la autoridad desde la temprana edad de la inocencia infantil. ¿Quién gobierna la vida de un bebé?. ¿Actúa por conciencia o instinto? Se ha comprobado psicológicamente, que la vida del tierno se vuelve más instintiva que consciente en casi todas sus manifestaciones naturales como ser: alimento, sexo, enojo, rechazos, etc. Es por ello que descubrimos con asombro que, entre los instintos del bebé está acentuado el del rechazo inconsciente a la autoridad y la imposición de lo que llamaremos capricho infantil.

b) Los tiernos se enojan y tratan de imponer sus deseos. ¿No han observado el caso del niño acostumbrado a que lo carguen?, y cuando sus padres no lo toman grita hasta más no poder. Y, cuando les gusta algo, ¿no lo rechazan groseramente?. Cuando se les quita algo se ponen enojadísimos. El niño, desde la edad temprana trata de imponer sus deseos, inconscientemente, desde que todavía está en la cuna, ¿quién lo enseñó?, ¿dónde lo aprendió? Según el niño va creciendo y alcanza el primer año de vida, su instinto o espíritu de rebeldía se hace más notorio, ya el enojo es capricho, se puede tirar al suelo a gritar desesperadamente hasta obtener lo que quiere. Es por esta etapa que se inicia el aprendizaje para controlar la rebelión y someter al tierno a la autoridad. La disciplina y la enseñanza deben estar dirigidas hacia el control de la rebelión infantil. Quien prevalezca en esta etapa de la vida será el que dominará en el futuro, si gana el niño con sus caprichos o el padre con su autoridad.

c) Después de uno o dos años, la rebelión se vuelve terquedad. El niño es constante en sus caprichos y desafía la autoridad contradiciéndola abiertamente. Basta que le digan al niño ¡NO! para que lo haga más rápido, ¿por qué?. Le dice un padre a su hijo, por favor, no tomes esto que puse aquí, y, al darse vuelta lo toma, ¿qué fuerza lo mueve?. ¿Es consciente de ello?. Vemos en acción la herencia pecaminosa. ¿No fue este el pecado de Adán y Eva?. Vemos aquí que el niño sin razonar todavía y sin conciencia de hecho es movida por la fuerza instintiva del capricho que lo conduce a la desobediencia. Aquí es donde se aprende la primera lección de la vida que los padres tienen que impartir y la cual es LA OBEDIENCIA LA AUTORIDAD IMPUESTA. Si fracasaremos en ello habremos cometido el error más grande de la educación y formación infantil. El niño rebelde y que triunfa irá desarrollando con el crecimiento actitudes más agresivas en su proceso de rebeldía que los frustrarán en el hogar, la escuela, la sociedad y la iglesia. Los padres tienen que renunciar a su sentimentalismo e imponer en este período, más que en ninguno, el concepto de autoridad y disciplina en su hijo. Si los factores externos no frenan la rebeldía interna, se conducirá a esa vida al peor pecado existente en la creación.

III- LOS DAÑOS TERRIBLES DE LA REBELION.

a) La rebelión sumerge en desgracia, tanto al rebelde, como los que vivan en su medio. De ella se desprende una serie de pecados, los cuales son engendrados y encubados sólo en los hijos de desobediencia. Enumeremos los mismos.

1. MURMURACION: El rebelde se opone a todo lo que esté sobre él a aquellos que quieran ser más que él. Esto refleja en la persona un espíritu de egoísmo, por lo que damos el primer paso hacia la rebelión que empieza a exteriorizase en murmuración. La murmuración, aunque consiste en hablar mal de otro se desarrolla más que nada en la oposición de las personas ante aquel que está por arriba, mediante una actitud de difamación con palabra. ¿Qué busca el murmurador?, socavarlas bases de la autoridad y justificar su egoísmo, sacando ala luz los defectos del líder. Recordemos que donde quiera se esté encubando la rebelión aparece su hija llamada murmuración.

2. DESOBEDIENCIA: La rebelión lleva al individuo, no sólo al rechazo de la autoridad, en lo que respecta palabra (murmurar) , sino también a desobedecer las órdenes dadas. Desobediencia es cualquier acto por el cual no acatamos un sano y recto mandato dado por un superior. Adán y Eva desobedecieron a Dios y se constituyeron en rebeldes. El desobediente nunca hace lo que se le dice, sino lo que a él mismo le da la gana, no tienen más ley que la de su propio capricho.

3. VIOLENCIA Y PLEITOS: En su evolución degenerativa, la rebelión alcanza matices más altos cuando se concentra en odio y maldad que arrastra al hombre hacia la violencia y pleito como forma de exteriorización. Por lo general, todo rebelde es ambicioso, se cree el centro de todos. Cuando su pasión lo envuelve y se encuentra en peligro, herido o molesto con alguien, explota, dando rienda suelta a su violencia, con la que trata de salvar su posición y lo que él cree sus derechos, anonadando a otros. La codicia u las pasiones hacen de la rebelión un hecho agresivo y violento que afecta toda la esfera de la creación según enseña Santiago 4:1-7.

4. ORGULLO: Es el querer ser más que los demás o mejor que ellos se aliente con la competencia, la vanidad y la soberbia. Es hijo directo de la rebelión, la cual lo engendra. Sólo puede existir orgullo y altivez en los rebeldes y desobedientes. El nivel de orgullo fluctúa, ya que sus variantes dependen de varios factores, el primordial es el nivel de rebelión en que vive la persona. Siempre el orgulloso quiere ser superior a los demás, pues Eva quiso ser Dios y saber más que éste, por ello entró el pecado. El orgullo es la manifestación más visible de una rebelión engendrada desde hace mucho tiempo en el corazón del hombre.

b) Existen diferentes niveles de rebelión y en la misma encontramos diferentes tipos de rebeldías. En un tipo se revela la persona a la autoridad inmediata, otros la autoridad delegada y, algunos a la autoridad directa.

AUTORIDAD INMEDIATA: Aquel que, por edad o posición, está más cerca de mí y debe respetar. El maestro, el hermano mayor, , el líder inmediato, etc.

AUTORIDAD DELEGADA: Aquel que recibió autoridad por posición y relación sobre mí en forma reconocida. Mi maestro de discipulado, la tía, la abuela, los ancianos de la iglesia.

AUTORIDAD DIRECTA: Aquella que es parte de mi existencia y tienen dominio pleno en mi vida: mis padres, Dios.

AUTORIDAD INDIRECTA: Los magistrados y aquellos que dentro del sistema social mantienen el orden y la ley social, política, jueces, gobernantes.

Podemos revelarnos contra la autoridad desde el mismo momento que la faltamos el respeto o rehusamos su consejo o sus órdenes. Tenemos por ejemplo el caso de AARON Y MARIA, atentaron contra la autoridad delegada por Dios a Moisés con un simple juicio, comentar el hecho de que Moisés tomó para sí mujer Cusita. Sin embargo, el castigo fue leve en comparación con el que recibió Coré y su séquito. La razón estriba en que éstos desecharon la autoridad de Moisés poniendo la misma en tela de juicio (Num. 12) (Num. 16). Cada caso de rebelión reviste diferentes tipos de gravedad y, por ello, diferente tipo de castigos inmediatos. Podemos clasificar los niveles de rebelión de menor a mayor grado.

Primer nivel: La rebelión por naturaleza: aquella por la cual el individuo inconscientemente, rechaza la autoridad sin mala intención o muestras de complacencia.

Segundo nivel: Rebelión de pensamiento: es la de aquel que, aparentemente, se somete a la autoridad y obedece, pero en su corazón y mente está el deseo de rebelión reprimido, quizás por miedo o respeto o temor a las consecuencias, o debilidad. Rechaza intelectualmente con justificación aquello que acepta, porque no queda más remedio.

Tercer nivel: Rebelión de Palabras: Es aquel que, sometiéndose, parcialmente a la autoridad intrínsecamente, la rechaza al exteriorizar palabras que menoscaban la misma. Murmura, se queja de las órdenes, contradice, pero, sin embargo, se somete circunstancialmente a la mis a, ya sea por miedo, temor o imposición.

Cuarto nivel: Rebelión de acción: Es la actitud abierta de rechazo a la autoridad contradiciendo ésta, no sólo de palabras, sino en acción, sea por medio de la violencia, insubordinación a las órdenes, contradicción, oposición abierta a la autoridad, etc. Este tipo de rebelión hace al ser un dios, capaz de cualquier cosa para obtener y hacer su capricho. Estos personajes están perfectamente bien representados en la persona de Coré y llegan a la agresión y violencia mediante la subversión de los que en el medio padecen de esta enfermedad de rebelión en menor grado.

 IV- EL ANTIDOTO PARA LA REBELION —–O B E D I E N C I A.

a) Tenemos que comenzar a combatir la rebelión desde que ésta aparecen su forma “Natural o instintiva” imponiendo mediante la enseñanza y autoridad la disciplina que lleve a la obediencia. Después tenemos que terminar la obra yendo ante la presencia de Dios por medio de Cristo para recibir esa obediencia emanada del amor y no del temor.

Así que aprendemos a obedecer mediante estas dos formas: Primera: sometiéndonos a la obediencia impuesta por nuestros padres desde que nacemos, la cual se administra por la enseñanza, disciplina y corrección que produce aceptación y respeto de la autoridad humana… Segunda: sometimiento de nuestra propia voluntad, ya consciente, a la persona de Cristo, para practicar una obediencia más amplia y perfecta, no nacida del miedo ni del temor, sino del amor y Espíritu de Dios.

b) El sometimiento a la obediencia por “ley” es el primer método de aprendizaje que se debe usar. Dios quiso instruir a su pueblo a una vida de obediencia apelando a la ley impuesta como norma voluntaria de conducta. Así es que los padres tenían el deber de enseñar desde la cuna a sus hijos estas leyes. Sin embargo, no siempre dio resultado, pues a veces el ser humano violenta la ley y no se sujeta a lo establecido porque “la ley de la carne” lo domina y terminan atentando la autoridad y el    orden y ésta es la continua historia de Israel (Rom. 7:16-23, Is. 30:9, Rom. 10:21) por lo que Dios los reprocha continuamente y los sumerge en situaciones difíciles para hacerles entender la necesidad de obedecer. El sometimiento a una ley impuesta desde que uno nace puede ayudar a frenar la rebelión en un por ciento dado, pues siempre vivirá en nosotros esa tendencia que es fruto de una herencia. La obediencia impuesta también rige los sistemas sociales, y toda comunidad en donde seres humanos se juntan para lograr algún fin común. Si no se logra frenar la rebelión por los medios legales llegaremos lentamente a el proceso anárquico que destruirá la civilización.

c) La obediencia como fruto del “Nuevo nacimiento” es la que se asemeja a la forma perfecta de obediencia. Es por ello que Cristo se convierte en la anti-tesis de Adán. Adán trajo la desobediencia y la muerte, Cristo, sin embargo, trae la obediencia “hasta la muerte y muerte de cruz”. Es por ello que resumimos la obra de Cristo como:

1. El hombre no podía ser obediente por sí mismo, necesitaba la restauración de la naturaleza perdida.

2. Cristo acepta el reto, vino a enseñarnos la obediencia a Dios en su propia carne (Fil. 2:7-11) y una vez consumada su obra nos ofrece su poder para que “obedeciendo a su palabra” obtengamos su semejanza, por lo cual podremos ser obedientes según la justicia y misericordia de Dios (Rom. 7:19) y siguiendo su ejemplo obedezcamos la verdad, siendo hecho por ello hijos de Dios revestidos de amor y poder. La obediencia como don de fe dado por Cristo en la nueva vida opera por amor y convicción y no por temor o compromiso.

3. La Iglesia como reino de Dios fue constituida para obedecerán el Espíritu al Señor del Reino que es Jesús. El evangelio apela al llamamiento de OBEDIENCIA como base básica, pues el que no se negase a sí mismo y tomara su cruz no podría ser su discípulo. Negarse es una forma de deponer la rebeldía edénica y tomar la humildad de Cristo.

d) No se puede crecer y vivir una vida verdaderamente cristiana, sino aprendemos a obedecerán todos los niveles. Esto equivale a la sujeción que es la unidad de los miembros formando un cuerpo para vivir en comunión y ayuda mutua. El cristiano que no se sujete no ha pasado por el llamamiento ala obediencia y vive en sus propios caprichos y rebeliones. No ha depuesto el viejo hombre viciado. Es por ello que la lección más importante que tenemos que aprender consiste en humillarnos para ser obedientes y así podemos sujetar a todo lo establecido por Dios: a nuestros padres, al anciano, al maestro y a las autoridades, sea cual sea. El que acata la autoridad y la respeta, asían hijo de Dios y demuestra con el hecho de su amor y su imitación a Cristo Jesús.

Pidamos a Dios esta cualidad, que es el sello característico de un verdadero hijo de Dios. SEAMOS OBEDIENTES, AMEN.

(Heb. 13:17—Col. 3:20—Tito 3:1—Rom. 16:19).

Escrito en Halden, Noruega en agosto 14/1979.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Doctrina, Estudios Bíblicos, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL PECADO ORIGINAL

  1. jorge bonerge dijo:

    el mal lo traemos desde que nacemos,ponga unos 4 o 6 niños de una edad de un año a dos años juntos y luego coloque 10 pollitos tiernos en medio de ellos y vera como cada uno de los niños reaccionan de difrentes formas , uno los toman y los acarician otros los quieren pisotear otros los quieren ahogar y hasta darles con lo que tengan en la mano.y a esa edad algo los mueve a pensar asi.

  2. Guadalupe dijo:

    tienen una MAYOR RESPONSABILIDAD ANTE DIOS DE LAS ALMAS QUE ESTAN INFORMANDO PARCIALMENTE O DESINFORMANDO.

    1.- Dios no creo el error de habernos hecho: almas inmortales dentro de cuerpos mortales. La muerte del cuerpo entro al mundo por la desobediencia del primer hombre. 1 Rom 5, 12-19. El libro de la sabiduría dice en 2,23 “Pero Dios creó al hombre a imagen de su propia naturaleza, y para que fuera inmortal”. La primer pareja fue creada por Dios Padre a su imagen y semejanza: con capacidades de hijos de Dios que ninguno de la humanidad actual tenemos; con ADN libre de código de muerte. Las diversas razas en el mundo con sus características provienen también del pecado original.

    2.- El pecado original fue el primer acto de bestialismo en el mundo cometido por Adán, manipulando y corrompiendo nuestro árbol genealógico, nuestro ADN; por lo cual ya no fuimos HIJOS LEGITIMO LEGITIMOS DE DIOS. Adán soberbio fue creador sí, pero con la hembra de un árbol genealógico animal prohibido llamada “Eva”, de ésta unión nace Caín. Después con la verdadera mujer quien Adán llama Varona gen 2,23, Adán dice: “Esta vez ella si es carne de mi carne y hueso de mi hueso” esto quiere decir que antes se había unido sexualmente con alguien no semejante a él. De la unión de Adán con la mujer nacen los llamados Hijos de Dios; Abel y posteriormente Set, hijos con pureza en su ADN, con las capacidades como sus padres. El pecado original nos hizo incursionar en el ciclo biológico de los animales, los cuales habían sido diseñados por Dios Padre para nacer, crecer, reproducirse, envejecer y morir, tal cual vemos. El humano por el contrario fue creado inmortal, sin enfermedad, envejecimiento, muerte y para reproducirse solamente con verdadero amor, no por placer carnal. Adán fue advertido “No comerás del árbol del bien y del mal” gen 2,17, El día que comas de el ten la seguridad de que morirás.

    3.- Eva es efectivamente la madre de todo ser viviente gen 3,20, porque ella da a luz a; Adán, a la primer mujer, a Caín y a los hijos de Caín. Dios Padre había diseñado a Eva con la finalidad de vientre donde por obra del Espíritu Santo incubar a la primera pareja perfecta (hombre y mujer), es decir darle un cuerpo material a la primer pareja perfecta, pero no de materia corruptible como la de Eva, ya que libres de la genética de ésta por la intervención del Espíritu Santo. Eva tiene una cantidad cromosómica compatible con la cantidad cromosómica de Adán, he aquí porque era la única hembra prohibida para éste.

    4.- Caín es el primer homínido pensante heredero de todos los instintos de animal-bestia por parte de la madre, con una madurez sexual desde los 8 años de edad, herencia de la madre. Y es el primer homosexual, pedófilo, pederasta y homicida del mundo. Los instintos derivados de la genética de animal han hecho del hombre un títere de la carnalidad y estos instintos no tienen reparos en mezclarse sexualmente en todas direcciones, por eso los hijos de los hombres, es decir el experimento genético de Adán con la hembra animal prevalecieron en cantidad sobre los hijos de Dios y con ello prevaleció el pecado y la muerte gen 4,23 dominando la historia de la humanidad. En gen 6,5 encontramos descendientes de Caín jactanciosos de darle curso al instinto homicida. La contaminación de la genética pura de los hijos de Dios marca la entrada al mundo de todos los instintos animales ejem: instinto al latrocinio, masturbación, homosexualismo, homicidio, violencia, perversión, glotonería; el cuerpo que poseemos le huye al sacrificio, nos pide el aplauso, la gloria terrena efímera, nos pide placer y comodidad, no importa si miente, roba, aborta, asesina, viola, etc…

    5.-El Génesis tiene dos relatos respecto a la creación y quienes tradujeron la Toráh que Moisés escribió en jeroglífico egipcio hicieron errores deliberados, desde ahí satanás los trabajó para que; quedando el origen revuelto, no se entendiera la Redención, ni la Salvación alcanzadas con tanto dolor por Madre e Hijo nacidos sin la corrupción del pecado original; María y Jesús. Los Yahavistas, Elohístas, Sacerdotales y Deuteronomistas no realizaron una traducción fiel de lo que Moisés escribió en los primeros cinco libros de la biblia.

    6.- Hijos de los hombres son toda la descendencia de Caín con Eva, y posteriormente con toda la parentela de hembras. De ésta descendencia algunas hijas heredaron las características físicas de Adán quien era bello, por esto ellas resultaron exteriormente bellas, pero con genética corrompida y son las llamadas “hijas de los hombres”. gen. 6.2. Mucha gente se ha preguntado ¿Con quien se casó Caín?, en la biblia dice que se casó y tuvo descendencia gen 4,17: El sacerdote Guido Bortoluzzi de manera sencilla lo resume así: “el humano con figura de bestia se une a la bestia con figura de humana” esto quiere decir Caín se une con Eva; ambos echados fuera del paraíso por el “señor de la tierra”.

    7.-Hoy día no existen ya hijos legítimos de Dios, Noé fue el último de ellos, su esposa era “hija de los hombres”, por tanto sus tres hijos también, y las esposas de sus hijos eran también hijas de los hombres. De este modo cuando Dios obra el Diluvio universal como primer tamiz para reconstituir y redimir a la raza humana, selecciona a la familia menos corrompida gen 6,8, espiritualmente, psíquicamente y físicamente, aunque ya transmisores de la genética corrompida. De estas 4 familias provenimos toda la humanidad y como herederos y transmisores del pecado original Rom 5,12, necesitamos ser bautizados y bautizar a nuestros hijos en cuanto nacen, se nos ha adoctrinado correctamente; “para que dejen de ser simplemente creaturas y pasen a ser hijos de Dios”, creaturas son; plantas, animales etc. Poseemos un ADN impuro, no somos hijos legítimos de Dios. Pero Dios ha querido darnos los medios para regresar a ser sus Hijos, para eso los sacramentos que nos enseñó y ordeno Jesús, con ellos podemos ser hijos de Dios de forma adoptiva y por cooperación, (cuando dejamos de cooperar estamos prefiriendo a satanás como padre) de ahí la gran importancia de llevar una vida sacramental, como el sarmiento que conectado a la Vid sigue vivo Jn 15, 5-6. Para llevar una vida sacramental es necesario hacer la Voluntad del Padre Mc 3,35.

    8.- Cuando Dios dice que: “Su Espíritu no estará más en el hombre, porque es solo carne” gen 6,3. Significa que prevalecieron en cantidad los ”hijos de los hombres” aquellos cuya lujuria exasperada por satanas, los mantenía ocupados relacionándose sexualmente a modo furtivo, no existian los términos; depravación, homosexualismo, bestialismo, pederastia, pedofilia, violación, incesto etc., pero todo eso estaba a la orden del día. Comprendiendo el desorden en que vivía la humanidad de aquellos tiempos y sabiendo que el pecado de la carne es por lo cual satanás nos reclama como suyos; podemos comprender el porqué Dios Padre se entristece tanto a tal grado de arrepentirse de habernos creado gen 6,6 y envía una purificación con el Diluvio Universal, y otras también como en Sodoma y Gomorra gen 19, o el pasar a cuchillo a pueblos enteros incluyendo mujeres y niños! como el caso del Crimen de Guibea Jueces 19 donde el homosexualismo era práctica habitual exigida.

    9.- Darwin describe erróneamente que somos animales racionales por evolución, y en realidad somos animales racionales por involución; por la desobediencia de Adán. De otro modo seriamos divinidades racionales. Hoy somos la reconstitución que Dios ha obrado a través de la selección de los menos corrompidos guiados a la sobrevivencia y la destrucción de los corrompidos, pero una reconstitución lejana todavía a su obra original.

    10.- La cruza de estas dos especies divina y animal ha generado una humanidad corruptible, heredera y heredadora del pecado original; taras, síndromes, mal formaciones congénitas, dolores de parto, vulnerable a un sin número de enfermedades y portadora de todos los instintos animales y bestiales en potencia. Ejem: dentro de los animales no se ve mal que uno le robe a otro el alimento, tampoco que cometan relaciones incestuosas u homosexuales, al fin que son animales. En el hombre es tremendamente aberrante, es ir contra la santidad por ende ir contra Dios. Y nos lo pidió Jesús “sed santos como Vuestro Padre es santo” Mt 5,18, Lev 19,2. La santidad es el polo opuesto a darle cumplimiento a todos los instintos animales y bestiales. La promesa de la Vida Eterna Jn 12,25, Jn 6,54 y Jn 12,50 es para quienes se esfuerzan en el camino de la santidad.

    11.-La genética de bestia continua en nuestra sangre Rom 7,24, Rom 8,22, así las secuelas de las posteriores manipulaciones genéticas que Adán continuó permitiendo (gigantes), la genética de bestia continuará en nuestra sangre hasta que Dios envíe la ultima purificación y perezcamos los millones de habitantes de este mundo, menos los que Dios elija para reiniciar la vida de nueva cuenta, entonces: “la trompeta del fin anunciará el cambio” 1 Corintios 15, 51 “aunque no todos moriremos pero todos seremos transformados” muertos y vivos que hicieron la Voluntad de Dios alcanzaran la REDENCION TOTAL Rom 8,22 donde Dios concederá la recuperación de las capacidades de hijos de Dios perdidas por la desobediencia de Adán. Para habitar la verdadera tierra prometida que son los cielos nuevos y tierra nueva que se habla en Apoc. 21
    (Redimir del latín Re- émere: volver a adquirir lo que se había perdido).

    12.- Nuestro Señor Jesucristo se quedó con nosotros en las dos Especies Consagradas Lc 22,19; Su cuerpo y Su sangre con Alma Divina ambos, precisamente para dar inicio a nuestra redención, para sacarnos del estado caído animal e ir divinizando nuestro cuerpo, sangre y alma afectados por el pecado original y los pecados propios. Por eso también se nos ha pedido de invocar constantemente al Santo Espíritu para que habite en nosotros Ez 36,27, de lo contrario la carnalidad y los instintos animales prevalecen y podemos llegar a hacer peores aberraciones que los hombres en tiempos de Noé y no alcanzar esa Redención total prometida, ni la salvación.

    La aclaración del pecado original, Dios Padre la había dado a un botánico, matemático y naturalista francés Louis Leclerc, quien fue desacreditado por la Iglesia en el siglo XVll, posteriormente a sacerdote Don Guido Bortoluzzi en el año 1970, quien además de desacreditado y saboteado, sufrió 26 atentados de muerte. Por último, en los albores del GRAN CASTIGO, la misma aclaración la hace a Conchiglia mujer italiana con extenso material para aclaración, corrección y profundización de la doctrina Católica. Pero, pese a que intuimos que Dios Padre como todo buen padre que ama a sus hijos hace la corrección una primera vez y no es acatado, comprende si sus hijos todavía no tienen la capacidad para asimilar la corrección y da otra oportunidad y tiempo, después hace un segundo intento de corregir ésta cuestión tan primordial para comprender nuestro, origen, finalidad, y sacrificio doloroso de los Dos Sagrados Corazones, pero si Su voz viene desacreditada, minimizada, ocultada y obstaculizada; en una tercera vez….ahora en el inicio del siglo XXI viene de nuevo la corrección pero junto con el gran castigo por desobedientes, apóstatas y soberbios.

    Bien, me despido de usted agradeciéndole el tiempo prestado a ésta carta y recomendándole las lecturas de donde puede usted extraer ésta sabiduría Divina: Génesis Bíblica del Padre Guido Bortoluzzi, La génesis dada a Conchiglia, y la Biblia por supuesto. Mucho le agradecería la pronta difusión de ésta información porque existen doctrinas oficiales dentro de la Iglesia negando la existencia de Adán y Eva, de Moisés, y sacerdotes enseñando que las 12 tribus de Israel no existieron, existen también “lumbreras en teología” con propuestas a Benedicto pretendiendo anular el pecado original y como usted sabe mejor que yo, la masonería eclesiástica luciferina tiene todo preparado ya para tergiversar la Consagración, la enseñanza de la Misericordia de Dios, para que se haga abuso de ella, reformar y liberar el sacramento para las parejas homosexuales, el matrimonio para los sacerdotes y la ordenación de mujeres como sacerdotisas; y entonces sí, nos estaríamos enrumbando al castigo más severo que el de Sodoma y Gomorra y el diluvio universal juntos.
    Un cordial saludo y una hermosa Navidad.
    Atte: Guadalupe M. R.
    129 Maravillosas son tus enseñanzas;
    Por eso mi alma las custodia.
    130 La revelación de tus palabras ilumina,
    Da inteligencia a los sencillos

    • Pedro dijo:

      ¿De dónde sacas semejantes razonamientos erroneos? Qué mezcla de mentiras, errores, verdades a medias, y desastres teológicos Guadalupe!

Responder a Guadalupe Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .