EL INMINENTE CAOS MUNDIAL -1-

LA CRISIS DE FE Y LA DECADENCIA MORAL

Mario E. Fumero

 Al analizar el panorama mundial y llevar mis ojos a las profecías bíblicas, me encuentro frente a un terrible panorama mundial, en donde personalmente presagio que se avecinan grandes calamidades y convulsiones, elementos necesarios para que se establezca el tan trillado “NUEVO ORDEN MUNDIAL” que es el preámbulo de lo que conocemos como el reinado del anticristo.

Pero antes de que estos catastróficos acontecimientos aparezcan, el mundo entrará en un proceso de degradación moral, y la iglesia sufrirá el escarnio y la persecución anunciada por los apóstoles, por lo cual, el cristianismo entrara en una crisis de valores y desvirtuaciones como nunca antes en la historia de la humanidad. Esta etapa se denomina proféticamente como “tiempos de apostasía”, o “tiempos de iniquidad” en donde aparecerán escándalos religiosos, y una nueva elite de falsos apóstoles y profetas que traerán nuevas revelaciones (2 Corintios 11:13), bajo la influencia de espíritus engañadores (Timoteo 4:1), que introducirán sutilmente “doctrinas de demonios” (2 Tesalonicenses 2:3), inundándose  en los pulpitos el aparecimiento del espíritu del “hijo de perdición”, lo cual originara la “persecución de los últimos tiempos”.

TIEMPOS DE APOSTASIA

La apostasía es la introducción de enseñanzas contrarias a la de los apóstoles y el mismo Jesús. Uno de los factores más llamativos es la negación de Jesús y la exaltación del hombre como centro del culto (2 Pedro 2:1). También se vincula a la negación de la realidad del pecado y la santidad, para dar paso a una vida lujuriosa, aparentando piedad (2 Timoteo 3:5), y actuando hipócritamente, como los fariseos de la época de Jesús.

Una de las verdades más profundas en la época de apostasía, es que todo será contrario a las enseñanzas de las sagradas escritura y fabricarán fábulas ficticias, por lo cual, teniendo comezón de oír (2 Timoteo 4:3), rechazarán la verdad revelada, para dar paso a nuevas revelaciones con las cuales mercantilizarán el evangelio, exaltando más el tener, que el “ser”. Es por ello la última parte de 2 Tesalonicenses 2:3 se expresa que se manifestaría “el hijo de perdición” y pregunto: ¿a qué se refiere este término? Pues nada menos que aquel que en el nuevo testamento se describe como el hijo de perdición, este es judas Iscariote.

EL HIJO DE PERDICIÓN

Entre los doce discípulos de Jesús había uno cuya inclinación era  la ambición. Cuando se refiere a él, el  maestro dice lo siguiente: “Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliera” Juan 17:12. ¿Por qué se refiere a Judas como el hijo de perdición? Veamos el contexto de esta afirmación.

Judas Iscariote era un hombre ambicioso, que seguía a Jesús buscando el bienestar, posición y riqueza. Era el discípulo que llevaba la bolsa, o sea, las finanzas del maestro, y era crítico cuando el Maestro ayudaba a los pobres, y reclamó, porqué el Maestro permitió que una mujer le ungiera sus pies con un perfume costoso. En realidad, no le importaban las necesidades de los demás, ni de los pobres, porque la codicia lo envolvía. Este relato lo encontramos en Juan 12:3-6 que dice: “Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar: ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? Pero dijo esto, no porque se cuidará de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella”. Noten que en el verso 6 que se afirma que Judas tenía la bolsa del dinero, y tomaba de ella sin permiso, por lo que era un ladrón, y no le interesaba ayudar a los pobres, porque buscaba su propio bienestar. Esta es era la razón por qué se le llamó con el calificativo de “hijo de perdición”.

Cuando Judas descubrió que su maestro no conquistaría el poder político, sino que proclamaba otro reino, sus deseos de grandeza se desvanecieron, y tomó la decisión de entregarlo a los sacerdotes, los cuales desde mucho antes procuraban su muerte. Dicen las escrituras en Mateo 26:14-16 “Uno de los doce, el que se llamaba Judas Iscariote, fue a ver a los jefes de los sacerdotes. ¿Cuánto me dan, y yo les entrego a Jesús? -les propuso.  Decidieron pagarle treinta monedas de plata. Y desde entonces Judas buscaba una oportunidad para entregarlo”. ¿porqué le pagaron treinta piezas de plata? Simple porque en esa época esté era el precio común de un esclavo. De manera que Judas traicionó a su maestro, porque no pudo consolidar su deseo de riqueza y poder.

Jesús desde un principio conocía las ambiciones del Iscariote y en la cena de despedida anuncio que uno lo iba a traicionar (Juan 13:21-28).

Es por ello que el apóstol Pablo cuando se refiere a los últimos tiempos en relación a la iglesia, habla del aparecimiento del espíritu del “hijo de perdición”, representado actualmente por la llamada “teología de la prosperidad”, una enseñanza que promueve la ambición de los ministros en el resurgimiento del deseo de tener poder y riqueza, lo cual se denomina proféticamente como el aparecimiento del espíritu del hijo la codicia.

Pero no solamente fue el apóstol San Pablo quien expresa estar realidad profética, sino que también el apóstol Pedro lo ratifica cuando escribe: “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.  Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme”. 2 Pedro 2:1-3. En el libro de Apocalipsis Juan describe esta iglesia apostata al definirla como la Iglesia de Laodicea, la cual no es ni fría ni caliente (3:16) indicando que es indefinida, sin conceptos claros, adaptada al sistema dominante. Es por ello que Dios la vomita de su boca, y la describe como una iglesia que según 3:17 se jacta de ser rica y poderosa, pero es desventurada, miserable, pobre y desnuda.

Hoy nos enfrentamos a dos crudas realidades. Mientras la iglesia católica está azotada por los escándalos sexuales de sus líderes en relación a la pederastia y homosexualidad, originada por la negación a vivir una vida matrimonial, el imponer un celibato impositivo anti bíblico, las iglesias protestantes se enfrentan a los escándalos por el enriquecimiento ilícito de sus pastores, los cuales mercantilizarán el evangelio, proclamando una doctrina de codicia y la ambición humana, añadiendo a ello su alianza a la política vernácula y una vida lujuriosa de vanidad y presunción..

Esto convierte a las iglesias en una especie de empresa mercantil, en donde se imitan  todos los esquemas del mundo en una versión “cristianizada”. Todas estas realidades causan  escándalo y escarnio al evangelio, por lo cual, el cristianismo sufre actualmente un ataque frontal de los grupos escépticos, ateos y satánicos, perdiendo credibilidad y testimonio, por lo cual, los que se mantienen en la doctrina y la verdad, no negociando con el mundo, sufrirán el rechazo de los que viven en tiniebla, y habrá persecución de parte de los que tristemente han tomado el camino del “hijo de perdición.

TIEMPOS DE INIQUIDAD

Volviendo al texto de 2 Tesalonicenses 2:3, notemos que se menciona el aparecimiento del hombre de pecado, haciendo alusión a una descomposición social donde la vida pecaminosa se convertiría en una conducta legal, manera tal que la iniquidad sería la característica de estos tiempos. Es por eso que Jesús presenta el panorama final comparándolo con los días de Noé, al afirmar que: “como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre”. Mateo 24:37. ¿Y qué dice Génesis 6:5 de la condición de aquel tiempo? Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal”. 

La Iglesia verdadera se enfrenta a un mundo donde lo inmoral se vuelve moral, y el pecado se convierte en norma de conducta. En esta época se establecen leyes que promueven el aborto, el matrimonio gay, la legalización de las drogas, los beneficios financieros con el amor libre, el negocio de la pornografía, la legalización de la prostitución y leyes que restringen la libre expresión contra el pecado, bajo el supuesto delito de discriminar o promover el odio al pecador. Hemos visto como en la mayoría de países se le ha quitado la autoridad a los padres, o el poder para corregir a sus hijos, usando como excusa el abuso ejecutado por algunos padres al actuar incoherentemente. Además, el Estado trata de educar a los niños mediante la imposición de la nueva ideología del género, atacando abiertamente la castidad, y todo lo que tiene que ver con los valores cristianos, y anulando la Biblia y la oración en público.

Es indiscutible que viviemos los tiempos señalados por el apóstol Pablo en 2 de Timoteo capítulo 3:7, donde describe la condición imperante en la moral social de los últimos tiempos, e incluso, señalar en el verso 8 que aparecerían hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe, haciendo alusión a la crisis de fe que aparecería en los últimos tiempos, pues el mismo Jesús pregunto: “cuando el ‘hijo del hombre venga, ¿ hallará fe en la tierna? (Lucas 8:8).

 TIEMPO DE PERSECUCIÓN

Después de todo lo anteriormente expuesto, por lógica, deducimos que cuando se acerque el tiempo del reinado del anticristo, los verdaderos seguidores de Cristo tendremos que mantenemos firmes en medio de una sociedad en todos los valores  serán trastocados, llamándole a lo bueno malo y viceversa (Isaías 5:20) y dominada por una apostasía eclesiástica que apartara a muchos creyentes de la sana doctrina, para llevarlos a la religión del anticristo, elaborados con fabulas y engaño (2 Pedro 1:16, 2 Timoteo 4:4). Esto traerá graves consecuencias para aquellos que no se contaminen con la corrupción prevaleciente, y los errores proclamado, por lo cual, habrá una persecución y hostigamiento a la iglesia fiel y verdadera. Cuando la inmoralidad se institucionalice, muchos cristianos fieles a la Palabra serán perseguidos y encarcelados por los sistemas judiciales, los cuales impondrán la obligación de respaldar todas las leyes inmorales aprobadas por los congresos corruptos, que formaran las bases del Nuevo Orden Mundial. Cuando un cristiano que sea medico se niegue a practicar un aborto, será sancionado, de igual forma, cuando un pastor predique contra la homosexualidad y el pecado, y defienda el matrimonio bíblico, será acusado de promover el odio, y  atentar a las leyes establecidas, que aunque van contra la naturaleza biológica, se convertirán en el parámetro que regirá la moral del Nuevo Orden Mundial.

El apóstol Pedro advierte que antes de que venga el juicio sobre mundo, Dios sacudirá la iglesia, y la hará pasar por un juicio, para saber quién es quién, como afirma  1 Pedro 4:17 que dice: Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?“. Además, la obra de cada uno será probada por fuego (que significa prueba)  según relata Pablo en 1 Corintios 3:13.

Existe una base bíblica solida para establecer que los que pasaran la prueba de los últimos tiempos, será un “remanente” (Romano 11:5). ¿Qué significa el término “remanente”? Procede del prefijo latino “re-“ y conjugado con el verbo “manere”, que puede traducirse como “permanecer o quedarse”. Es una minoría escogida o selecta dentro de una gran mayoría. Un ejemplo es el caso de los 10 leprosos que sano Jesús (Lucas 17:12:17) ¿Cuantos volvieron a dar gracia? De los 10 sanados solo regreso 1, esto representa el diezmo, o remanente. El mismo maestro dijo “muchos son los llamados, y poco los escogidos” Mateo 22:14. En el caso del profeta Elías (1 Reyes capitulo 18 y 19), cuando vio la crisis de su pueblo frente a la corrupta Jezabel, Dios le manifestó al profeta que quedaba en Israel un remanente de 7,000 que no doblaron rodillas ante el ídolo de Baal (1 Reyes 19:18), y preguntó:  ¿Cuantos Hebreos formaban en aquel entonces el pueblo de Israel? Posiblemente eran más de 500,000 habitantes. Entonces ¿que representa los 7,000 en relación a la totalidad de habitantes?, claramente es un remanente, o sea una minoría.

 

 De igual forma el apóstol Pablo establece que en los últimos tiempos, previa a la venida de Cristo, y antes de los acontecimientos del reinado del  anticristo, habrán dos tribulaciones. La primera en relación a la iglesia, la cual sufrirá los estragos de un mundo decadente y depravado, dominado por las fuerzas del mal, pero después, Dios liberada a su iglesia en medio de esa tribulación, y enviara  una gran tribulación para castigar a aquellos que atribularon a la iglesia, como dice el 2 Tesalonicense 1:6-7  Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder“.

En el libro de apocalipsis se define a las dos iglesias de los últimos tiempos de forma explícita, al exponer primero la Iglesia de Filadelfia (la fiel y verdadera), la cual es descrita como que tiene poca fuerza (Apocalipsis 3:8),  pero no niega el nombre de Jesús y sus verdades, y es sometida a persecución y castigo, siendo liberada en medio de las mismas (3:10). Después describe iglesia apostata, llamada Laodicea, la cual es indefinida, busca el poder y Dios la vomita de su boca (3:14-22).

Este panorama nos lleva a enfrentarnos a una realidad inmediata. Los verdaderos cristianos deberán aceptar el llamado bíblico de apartarse de iniquidad (2 Timoteo 2:19) y vivir santa y piadosamente (Tito 2:12), dispuesto a aceptar la crisis de fe de los últimos tiempos.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Crisis, Mario Fumero, Moral. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL INMINENTE CAOS MUNDIAL -1-

  1. nicurito dijo:

    Sin lugar a dudas estamos viviendo esos tiempos. Dios guarde a su iglesia

  2. Javier dijo:

    Excelente estudio Pastor Fumero. Gracias por su genuino servicio al cuerpo de Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .