Dios quiere que tu seas próspero

Escrito por Andrés G.Panasiuk

La prosperidad integral y bíblica no es solamente prosperidad
material. También puede ser emocional, física o espiritual. Es una afrenta a la
memoria de los misioneros que lo dejaron todo para traernos el evangelio el
decir que si una persona no es materialmente rica no está bendecida por Dios. Yo creo que el avaro y mezquino cada vez tendrá menos y que a menos que seamos< generosos y dadivosos, Dios abrirá las ventanas de los cielos para bendecirnos.
Sin embargo, el dar a Dios debe ser nuestra expresión de adoración a Él.
Proverbios 3:9 dice que debemos honrar a Dios con nuestras posesiones y las
primicias de todos nuestros frutos. La razón principal por la que cada uno de
nosotros le damos de nuestros bienes a Dios no debe ser para multiplicar
nuestras propias posesiones, sino debe ser para darle honor y gloria a El. Esa
es la enseñanza a través de toda la Escritura. Debemos dejar de pensar en dar
para tener buena suerte, bienestar económico, progreso o fortuna, y también
debemos dejar de definir a las palabras “bendición” y “prosperidad” en términos
materiales. Esa es una clara influencia de una filosofía mundana y diabólica –el
materialismo– filtrándose en el seno de la iglesia latinoamericana. La bendición
de Dios puede ser material y positiva, como en el caso de Abraham, Job y José; o
puede no serlo, como en el caso de los apóstoles, la iglesia primitiva y muchos
misioneros. La Biblia nos dice que Dios es soberano, y Él puede decidir a quién
le da y cuánto le da a cada uno. Dios quiere prosperarnos, pero a unos nos
prospera en un área y a otros en otra. A algunos los prospera en el área
económica, a otros en el área espiritual y a otros los prospera en el área
familiar o en el área ministerial.

Hay diferentes razones por las que Dios da y por las que Dios no da
cosas materiales. San Pablo, en Romanos 11 refiriéndose a la prosperidad dice:
“Porque ¿quién entendió la mente de Dios? ¿O quién fue su consejero? ¿Quién le
dio a Él primero para que le fuese recompensado?” ¿Quién le va dar a Dios para
que eso lo obligue a Dios a recompensarnos? La respuesta a esa pregunta retórica
es: “nadie”. Dios promete prosperarnos, pero esa promesa no es con referencia
exclusiva a cuestiones materiales.

Cuando mis suegros volvieron a Estados Unidos después de haberse
pasado 15 a 20 años en el Africa, su situación económica estaba bastante más
pobre de lo que estaba el día que salieron rumbo a Zimbabwe a comienzos de los
años 60. Sin embargo, mi suegro traía bajo el poncho una buena cantidad de
iglesias plantadas en lugares inóspitos del continente africano, cientos de
convertidos a Cristo y decenas de líderes entrenados para hacer la Obra del
Señor. Yo me rehúso a creer que ellos hayan sido “maldecidos” por Dios,
simplemente porque su situación económica no era la más brillante. La “Teología
de la Prosperidad” es como un catarro. La iglesia se la pega de tiempo en tiempo
y, cuando el pueblo se dá cuenta de lo incoherente que es, eventualmente
desaparece… hasta la próxima generación de creyentes. Ahórrese el dolor de
cabeza y acepte el concepto bíblico y balanceado de la prosperidad en la Palabra
de Dios.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Teologia Prosperidad. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Dios quiere que tu seas próspero

  1. jorge bonerge dijo:

    estoy completamente de acuerdo con usted,porque esta escrito que el amor al dinero es el pincipio de muchos males.que yo sepa mi SEÑOR JESUS no poseia ni un tan solo burro ni camellos,mas bien saco uno prestado para poder cumplir la profecia de entrar por esa puerta a la la gran ciudad de jerusalem,porque afanarse por el dinero,xsi usted hace buenas obras la gente lo recompensara con algo aunque solo sea la comida diaria,DIOS le al que el quiere , por eso es SOBERANO,lo que se necesita es salvar nuestra vida de la muerte eterna.

  2. juanfer dijo:

    Muy interesante y provechoso articulo, ya que la iglesia de hoy tiene una perspectiva muy terrenal y material de las bendiciones de Dios. Es importante que cada creyente tenga un concepto teologico- biblico y sano acerca de la prosperidad del creyente. Es menester que los pastores y maestros no enseñen caprichosamente lo que no es y tampoco ignoremos de manera ingenua lo que realmente es. En este tiempo en que vivimos temas como la prosperidad, el dinero, las posesiones y las posiciones se han vuelto preponderantes en la vida y rumbo de la iglesia. Siendo en verdad situaciones menos importantes que lo que Dios establecio como las prioridades de la vida cristiana. Dios siendo rico en misericordia, benignidad, en oro y plata nunca ofrecio en todo el contexto mediato de la Biblia riquezas materiales a quienes decidieran servirle y amarle. Lo que si nos ha ofredido son las riquezas de su gloria, su gracia, su conocimiento y las inescrutables riquezas del evangelio. Dios te ofrece lo que tu necesitas para ser feliz en tu temporal peregrinaje en la tierra. La Biblia nos habla del contentamiento con lo que ahora tenemos, teniendo la confianza que el suplira todo lo que nos falta. Es preciso para la iglesia buscar no las poseciones materiales y los tesoros terrenales, sino mas bien los tesores eternos que Dios tiene preparado para cada creyente que le ama y le sirve con amor.

    Dios les bendiga.

    • yolibeatriz@hotmail.es dijo:

      Amén!!Asi es.Por eso hay que tener el Discernimiento de Espíritu.Y Saber escuchar con Atención Las Prédicas o Enseñanzas en las Iglesias.Estamos en los últimos tiempos.

  3. Tony Bravo dijo:

    Buenisima enseñanza, debemos aprender darle a Dios con la actitud correcta. No esperando nada a cambio.

  4. alejandrobello dijo:

    ¿Qué sucede cuando Dios se opone a tu prosperidad? ¿Qué fruto vas a diezmar?

  5. sicariatus dijo:

    Creo que no es malo hacer dinero, el problema es querer quedarse con ellos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .