PERDONAR

“El perdón no es inicialmente un sentimiento. Es una elección que va más allá de los sentimientos” Tim LaHaye

         Constantemente oímos de  la necesidad de perdonar, sin embargo nada ni nadie nos obliga a ello,  los seres humanos gozamos de libre albedrío y de la libertad de escoger si perdonar o no al que nos daña,  nos roba,  nos ofende, o a las personas que siempre nos defraudan,  es nuestra decisión, como también perdonarnos a nosotros mismos.

Sin embargo, se ha asociado erróneamente el perdonar a quienes nos ofenden, con quedarnos a soportar indefinidamente sus malos tratos y diversas formas de manipulación y humillaciones, que van en detrimento de nuestra humanidad;  perdonar debe permitirnos cerrar los ciclos,  dejar atrás relaciones que no sirven, soltar lo que nos ata,  y empezar de nuevo, dando el tiempo necesario que requieren los sentimientos y autoestima para alcanzar la sanidad.      

Hay quienes dicen que perdonaron pero en sus corazones, y en sus mentes, están los recuerdos de las ofensas recibidas,   los sentimientos verdaderos se hallan opacados por la apariencia de un falso perdón,  la pasividad  y falta de expresión de las emociones heridas pueden tornarse en un volcán, por hacer erupción y arrasar todo a su paso.  Esa falta de sinceridad con nosotros mismos se va reflejar en nuestras acciones y respuestas inesperadas de enojo, ante cualquier circunstancia relacionada con la persona y  el hecho que nos causó el agravio,  muchas veces oímos:   -!No hago tal cosa porque no se me olvida lo que me hizo!-, pero afirman haber perdonado y están en permanente negación del hecho. Leamos lo siguiente:

“Los sentimientos de ira pueden ocultarse bajo la superficie. A menudo no adoptan formas activas que se manifiesten en golpes, pellizcos, portazos o en tirarles objetos a los demás. Toman formas más sutiles, como el silencio, la irritación, el resentimiento, la amargura y el odio” (Tim La Haye con Bob Phillips, Usted se enoja porque quiere)

La falta de perdón y la ira son las raíces de muchos males, las cárceles están llenas de gente que se negó a perdonar,  y por el contrario alimentó sentimientos de odio y deseos de venganza, también de personas que no tomaron decisiones firmes a tiempo, para cortar con  relaciones perjudiciales e insanas,  y  sorpresivamente en un instante de ira  perdieron el control de la situación, y el odio se convirtió en el detonante, que meditaba cada noche la venganza, como dicen con certeza las escrituras, en el salmo 37  “Que no se ponga el sol sobre nuestro enojo”.  Los cementerios cuentan grandes tragedias que se hubiesen evitado con el perdón.  Veamos lo que relata el siguiente texto:

“Las guerras son iniciadas por personas airadas y cuando la gente se cansa de las injusticias, es su ira la que las termina. Cuando usted piensa en ira, ¿Qué cosas le suelen venir a la mente?  ¿Asesinatos, violaciones, asaltos a mano armada…” (Tim Lahaye con Bob Philips, Usted se enoja porque quiere)

Según lo que podemos apreciar de la cita antes descrita los más beneficiados con el perdón, son quienes están heridos por el odio, el resentimiento y el deseo de venganza; porque al perdonar su vida se libera de una carga dejando ir todo aquello que le destruye internamente y empezar a escribir una nueva historia.  A veces es necesario buscar ayuda especializada, para enfrentar el problema y descubrir las raíces que nos mantienen en conflicto con nosotros mismos y con los demás.

…sino realinearse y crear una cultura que sustituya los ciclos de batalla y retirada. Cada vez que usamos la fuerza para resolver nuestras disputas, creamos de forma instantánea una contrafuerza; y esta es en gran parte responsable de los ciclos inacabables de guerra que han caracterizado la historia humana. Fuerza, contrafuerza, más fuerza, y las batallas continúan, generación tras generación. Lo mismo ocurre en su interior: un pensamiento de odio crea un pensamiento de venganza,…  (Dr. Wayne Dyer, En busca del equilibrio)

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Perdón. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PERDONAR

  1. Blanca solis dijo:

    Excelente articulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .