AUTOCUIDADO PASTORAL EN LA PANDEMIA

9 cosas que puedes hacer para mantenerte emocionalmente saludable

La pandemia del coronavirus está haciendo cambios radicales, aunque temporales, en la forma en que los estadounidenses viven, trabajan y adoran. El distanciamiento social  es un término que todos estamos aprendiendo, y los gobiernos estatales y locales han tomado medidas de emergencia para limitar el tamaño de las reuniones sociales con el fin de proteger la salud pública. En muchos lugares, esto significa que las iglesias están temporalmente cerradas para la adoración en persona, aunque no en línea.

A la luz de estas acciones de emergencia, permítanme decir lo muy agradecido que estoy con todos ustedes por responder rápidamente y con un liderazgo espiritual tan maduro en las últimas semanas de incertidumbre y cambio. Sin embargo, también soy consciente del efecto negativo que estas circunstancias inciertas, que cambian rápidamente, pueden tener en usted y sus seres queridos.

Hace unos días, miembros del Comité de Atención de Salud Mental se reunieron a través de Zoom. Les pedí que consideraran la siguiente pregunta, e identificaran posibles respuestas:

¿Qué consejos de salud mental tienen para nuestros ministros, no para los miembros de nuestras iglesias, durante esta pandemia?

Identificaron los siguientes nueve puntos, que me gustaría elaborar para ayudarles a cuidarse, bien sea sí mismos y a su familia, ya que también ustedes ayudan a otros a caminar a través de esta tormenta.

  1. Sea consciente de sus límites. Incluso si sus reuniones se han movido de su edificio a una presencia en línea, se puede sentir como si hubiera ralentizado mucho. Pero en realidad, usted puede estar intercambiando deberes y actividades anteriores por otros nuevos. Una vez que proporciones un vídeo de actualización o instrucción, te pregunto, ¿dónde está la línea sobre la frecuencia con que lo haces? Mientras intentamos registrarnos con los feligreses, nuestro tiempo en los sistemas electrónicos podría duplicarse o triplicarse. Hazte un horario. Decide cuándo te estás quitando el sombrero de trabajo y poniéndote el sombrero personal, aún si no sales de tu casa.

“Para que podamos decir con confianza: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.” (hebreos 13:6 RVR60).

  1. Encuentra un amigo de confianza con el que procesar. Algunos de ustedes están en cuarentena en su casa. Algunos están cuidando a los miembros enfermos de la familia. La socialización que hizo anteriormente en la oficina o mientras disfrutaba de un almuerzo con un amigo puede haberse detenido. Estar “encendido y disponible” para aquellos a quienes sirves, incluso cuando sea electrónicamente y por teléfono en lugar de en persona, puede ser gravoso. Estar solo no tiene que ser igual a estar incomunicado. Sea intencional para recoger el teléfono y procesar sus experiencias con un colega de confianza, una persona a las que ir, para compartir cómo realmente estás y ser emocionalmente honesto. Manténgase en contacto con los líderes de su distrito que están trabajando duro para comunicarse con sus compañeros ministros. Los ministros siempre deben protegerse contra el aislamiento. Se ve un poco diferente durante esta crisis.
  2. Gestione intencionalmente su entrada cognitiva. Tome descansos de las actualizaciones de noticias y las redes sociales. Recoge la Biblia y lee las promesas de Dios, no en preparación para tu próxima actualización de Facebook Live, sino para alimentar tu propia alma y animarte en el Señor.
  3. Cuídate. Con el gimnasio cerrado, eventos deportivos cancelados y muchos trabajando desde casa, ocupas encontrar algunas maneras creativas de hacer ejercicio físico. Ve a dar un paseo o corre.  Descarga un vídeo de entrenamiento. Desempolvar las pesas. ¿Estás durmiendo lo suficiente, manteniéndote hidratado, orando y entrando en la Palabra de Dios, teniendo en cuenta los hábitos alimenticios y tomando los medicamentos necesarios? Cuando la vida se interrumpe, estas son las primeras cosas que se interrumpen también. Es importante que te mantengas saludable.
  4. El humor realmente ayuda. Mucho es muy serio en este momento. Está te atento a las oportunidades de tirar hacia atrás la cabeza y reír en voz alta. Proverbios 17:22 dice: “Un corazón alegre es una buena medicina, pero un espíritu aplastado seca los huesos”.
  5. Mantenga expectativas realistas. La tentación de trabajar días largos y duros durante una emergencia es real. Pero esto podría durar más de lo que sabemos, y quieres ser realista. Podría ser un maratón en lugar de un sprint. Prepárense para el largo plazo. Estar en las redes sociales más de lo normal da lugar a esa trampa de comparaciones injustas.  ¿Estoy publicando actualizaciones en mi rebaño tan a menudo como mis colegas? ¿Nuestro servicio en línea es tan nítido como el de otro? ¿He seguido a los cientos de personas que “visitaron” nuestro servicio el domingo pasado? ¿Nuestras finanzas sostendrán esta crisis? y cosas así sin fin. Relajarse. Confía en el Señor, y no esperes tanto de ti mismo.
  6. Adorar en privado. Pídele a Dios un canto que puedes entonar a través de esta temporada. La adoración es nuestra arma contra las preocupaciones. No puedes preocuparte y adorar al mismo tiempo. Mark  Batterson compartió recientemente esta útil cita en la Conferencia del CMN: La adoración le recuerda a Dios quién es, y la misma adoración le recuerda a Satanás quién era. La adoración nos recuerda a quién nos estamos convirtiendo
  7. Controle lo que pueda. Con tantas incógnitas y tantas áreas que no podemos controlar, te estabilizará, especialmente como líder, controlar lo que puedas. Mantenga su rutina matutina de devociones, vestirse, hacer su cama, etc. Limita tu tiempo en las redes sociales y con las noticias. Si está en cuarentena, tome un curso universitario en línea o póngase al día con la lectura. Controla lo que puedas.
  8. Inculcar la esperanza. La idea de esperanza del mundo puede ser un resultado deseado. La definición bíblica de esperanza es “confianza en lo que es cierto”. Fuera de Dios y Su Palabra, no hay mucho seguro en este momento. Cuando estalló la pandemia del coronavirus, compartí la siguiente Escritura con nuestros 67 superintendentes de distrito a través de Facebook Live: “Para que podamos decir con confianza: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.” (hebreos 13:6 RVR60).

¡Que sea tu consigna en esta temporada actual!

Este artículo aparecerá en el próximo número de Called to Serve.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en CORONAVIRUS. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a AUTOCUIDADO PASTORAL EN LA PANDEMIA

  1. alberto munnier dijo:

    Muy agradesido Dios les bendiga

  2. Frank Latimer dijo:

    lo primero es saber que está pasando realmente
    …Entrevista a Pedro Baños, Coronel del Ejército de Tierra especialista en geoestrategia, defensa, seguridad e inteligencia…
    ni dercha… ni izquierda… NI GLOBALISTA , UN SERVIDOR DE SU PAÍS , LO HICIERON DE LADO PARA MINISTRO DE DEFENSA POR SER MUY SABIO EN GEOPOLÍTICA … Y NO SER NI GLOBALISTA …NI CUENTISTA ,
    . BUENA GENTE….. Y MUY… MUY CULTO ; ESCRITOR …….Y QUE SABE DE QUE HABLA

    RECOMIENDO LOS LIBROS…SON MUY ACCESIBLES A TODO GRADO DE CULTURA, LOS TIENE INCLUSO A NIVEL DE EDUCACIÓN .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .