YA NO SOMOS ESCLAVOS DEL TEMOR

(Ángel Bea)

Una de las cosas que más agobian al ser humano es el temor. Temor a muchas cosas como circunstancias, amenazas, peligros, situaciones difíciles y de todo tipo. Incluso el temor a ser castigado por Dios a causa de las malas obras cometidas. La lista de las diferentes clases de temores sería interminable. Pero el mayor temor seguramente es el temor a la muerte. Sin embargo, Dios ha hecho todo lo posible para desterrar al temor para siempre, por medio de la obra de Jesús en la cruz del Calvario. Así está escrito:

“Así que por cuanto los hijos participaron de carne y de sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo y librar a todos los que por el temor a la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.” (He.2.14-15).

Pero si la cosa hubiera quedado solo en la muerte de Jesús en la cruz, no hubiera sido suficiente. Era necesario que resucitase de los muertos, ascendiese a los cielos y enviase al Espíritu Santo para que su obra surtiese los efectos perseguidos por Dios en todos los creyentes. De ahí que también está escrito lo siguiente:

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!. (¡Papá, papá!) –consecuentemente- el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios” (Ro.8.14-16)

Ahora, el “espíritu de adopción” se nos da por el hecho de haber sido hechos hijos de Dios y, entre otras cosas para ser liberados del mayor temor que es el temor a la muerte, y poder mantener una relación con Dios. No como un Dios lejano, ajeno a nosotros y a nuestras peores situaciones, sino como Padre. Por eso, esa hermosa expresión que es el balbuceo de un niño pequeño: “¡Abba, Padre!” (¡Papá!, ¡papá!).

No es que no vamos a tener ningún temor a lo largo de nuestra vida y las diferentes experiencias que pasamos. Por ejemplo, en esta crisis que estamos atravesando de confinamiento y de otras cosas peores. Pero en medio del temor al recordar las promesas de Dios, recordamos que Dios es nuestro Padre. “Un Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos” (Ef.4.6). Y como tal, ha extendido su paternidad, su soberanía, su favor y su presencia en “todos”. Él tiene cuidado de nosotros; el temor es superado y desaparece, dando lugar a sentimientos positivos de gozo, de paz, de esperanza y de amor. (Ro.15.13)

Así pues, en ocasiones quizás podemos tener temor, pero ya no somos esclavos del temor. Sabemos que la última palabra no la tiene el coronavirus, ni nada que pudiera amenazarnos, ni en el cielo ni en la tierra. El Señor es el Alfa y la Omega, el principio y el fin de todo. Nuestro Padre es mayor que todos y “juntamente con Cristo nos dará todas las cosas”. Incluido el ser liberados de todo temor.

Ánimo, hermanos y hermanas. Que el Señor os bendiga y en medio de todo, que tengáis un bendecido fin de semana.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Ángel Bea, Esclavo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .