SOBRE EL USO Y ABUSO DE AUTORIDAD

Ángel Bea

Si hay una cosa que ha causado un gran daño a las iglesias esa ha sido y es el abuso de autoridad. El deseo de mando y el control de otros pareciera que es consustancial a muchos que, en busca de identidad (“ser algo/alguien”) o de un puesto del cual vivir, no les importa empequeñecer y/o aprovecharse de otros con tal de escalar ellos a puestos de “autoridad”. (Mrc. 9.33-37; 10.35-45)

Si el abuso de autoridad se pudiera denunciar como delito (que en muchos casos lo es, de forma evidente) las cárceles estarían llenas de personas que, creyendo que hacen la voluntad de Dios, solo hacen la suya propia. El asunto es que, el campo conocido como “evangélico” es propicio para que se den dichos abusos. Y lo más peligroso es el hecho de que, a menudo se tiene un concepto equivocado de lo que es la autoridad espiritual y el ejercicio de ella. Razón por lo cual dicho error “calza” perfectamente con aquel (o aquella) que tiene pretensiones de “ser algo” o “alguien” a quien apetece mandar y ordenar a otros.

Por esa razón, allí donde los fieles escuchen tal cosa como esta: “Tú me tienes que obedecer a mí como si obedecieras a Dios”. No le escuchéis; no le hagáis caso. El verdadero pastor de Dios enseña con claridad, con amor, con mansedumbre y si hiciera falta, con ruegos y lágrimas; pero nunca exige obediencia como si de un mando militar se tratara. Porque de esa manera, una vez que las personas se convencen de que es así como funciona la vida cristiana, estarán dispuestas a hacer cosas de las cuales no están convencidos, pero las hacen porque creen que es Dios es que se lo demanda a través de “su siervo ungido”. Pero después es posible que tengan que lamentarlo el resto de sus vidas. O que permanezcan bajo ese régimen de esclavitud pseudocristiano. Porque, otras de las cosas que cierran el círculo de ese falso ejercicio de autoridad es el clásico: “Al ungido no lo toquéis”. O sea, nadie podrá protestar ni decir nada en contra. La trampa es mortal.

Esta realidad de apetencia por el ministerio pastoral, no se da solamente en personas poco preparadas y en contextos de gente poco preparada. No. También se da en personas con cierta preparación pero con escaso discernimiento de lo que es el llamado divino, la autoridad espiritual y el ejercicio del ministerio cristiano. Así, si tienen el campo abierto, el grupo que se forma viene a ser como una secta en pequeño. El daño que se hace producirá heridas, a veces muy difíciles de sanar.

El verdadero siervo de Dios no lo es más en autoridad y espiritualidad por estar hablando siempre de “autoridad espiritual” “el Espíritu Santo” “la Biblia dice”, etc., etc. Mi querido hermano y amigo, Pedro Gelabert Garrido, me dijo hace unos 50 años: “Cuando veas a un pastor que habla mucho de su autoridad espiritual, es que no tiene ninguna”. Nunca lo olvidé.

Al respecto, parece que al Espíritu de Dios no se le olvidó dejarnos un ejemplo de lo que no debe ser y las advertencias sobre dichos malos ejemplos. (3ªJ.9-10; Hech.20.27-31) También nos dejó de forma clara las señas de identidad de aquellos que ejercen una verdadera autoridad y ejemplos verdaderamente cristianos (1ªTes.2.4-7; 1ªTi.3.1-7; 1ªP.5.1-4)
(NOTA: Aunque lo que menciono no está generalizado en nuestro contexto evangélico, lo digo pensando en aquel donde pudiera darse. Y desde luego, dado el daño que se hace a las almas, no lamentaría para nada si a alguno le rompo “sus esquemas” y hace que tiemble “su chiringuito”)

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Abuso de autoridad, Ángel Bea. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a SOBRE EL USO Y ABUSO DE AUTORIDAD

  1. LUIS CHAVARRIA dijo:

    Es muy dificil luchar contra la “superstición” evangélica impuesta y enseñada por algunos pastores para perpetuarse en el poder y beneficiarse de la obra de manera carnal, la creencia de que al “siervo” o al “ungido” no se le puede cuestionar ninguna acción (por más evidente que sea el abuso) porque se estaría “cuestionando la autoridad de Dios” le ha hecho un grave daño a la causa del Reino, el ejemplo clásico utilizado por los mercaderes del Evangelio son los pasajes de la murmuración contra Moisés o el texto donde David respeta la vida de Saúl. Triste realidad que en algunos casos solo toca ver y aceptar.

    • Javier dijo:

      También se les olvida el ejemplo del sacerdote Elí cuyo mal liderazgo sacerdotal y familiar fué cortado por Dios mismo. El problema con los pastores y líderes no es que se equivocan porque es de humanos, sino que no están dispuestos a reconocer sus fallas y enmendar por ego ú obstinación principalmente

  2. peregrinoensureino dijo:

    Saludos Hnos. Solo les digo que mis mejores años como joven adulto los perdi por estar bajo un liderzgo dentro de “un” movimiento neopentecostal en NJ, quienes lideres y ancianos se apoderaron de los creyentes y se imponian sobre todo llamado de docenas de jovenes que deseabamaos servir a Dios en algun tipo de ministerio biblico como descrito en su palabra. Pero el Ungido de Dios {el pastor} se oponia a toda persona que le creara una sombra de competencia ministerial. Asi han sido arruinadas miles de vidas de hombres . jovenes dentro de las iglesias {se llamen como se llamen}. La ignorancia de educacion y discipulado biblico no fueron ejercidos nunca, solo el servir al Ungido cuando te lo pedian. Horribles experiencias. La gran ignorancia de saber interpretar las Escrituras me siguieron por 40 años hasta que entendi que tenia que dejar a atras al Cristianismo y buscar una nueva plataforma biblica y soy feliz hoy dia. Aprecio la libertad que me dan para poner mis experiencias aqui. DLB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .