LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS (PARTE 3)

¿Qué Está Diciendo Dios?

Por Dr. David R. Reagan

De Vuelta al Ejemplo de Judá.

La paciencia del Señor se ilustra por el hecho de que, incluso después del horrible reinado del rey de Judá, Manasés, Dios se apaciguó y no destruyó la nación. Piense en eso por un momento. Manasés reinó durante 55 años, más que cualquier otro rey en la historia de la nación. Su reinado fue sin duda un juicio correctivo que Dios puso sobre la nación rebelde. Les dio el tipo de líder que se merecían.

El rey Manasés se entregó a la burda idolatría, erigiendo altares por toda la tierra a dioses falsos como Baal. Se involucró con la astrología y adoró a la estrellas del cielo. Practicó la brujería, la adivinación y la hechicería. Sacrificó a los niños, quemándolos vivos, y colocó un ídolo falso en el Templo de Jerusalén (2 Crónicas 33:1-7).

Pero Dios, en Sus insondables paciencia y misericordia, contuvo Su ira e incluso le dio al pueblo de Judá una ventana de gracia, al levantar a un rey justo llamado Josías (2 Crónicas 34). Josías dirigió un avivamiento espiritual nacional, pero fue impuesto de arriba hacia abajo y no impactó los corazones de las personas. Por lo tanto, cuando Josías fue asesinado en batalla después de un reinado de 31 años, la nación de Judá inmediatamente se volvió a hundir en sus caminos impíos. La maldad de los años de Manasés se había entrelazado en el tejido del alma de la nación. Y Dios finalmente derramó Su ira.

EL PARALELO ESTADOUNIDENSE

De la misma manera, nuestra nación le ha dado la espalda al que nos ha bendecido más allá que a cualquier nación que alguna vez haya existido. Algunos argumentan que sólo estamos atravesando un período de frialdad espiritual, como lo que nos ha sucedido en tiempos pasados. Y argumentan que experimentaremos un gran avivamiento espiritual — de nuevo, tal como ha sucedido en el pasado.

No estoy de acuerdo con esta actitud. No somos una nación que se ha enfriado espiritualmente. Hemos ido mucho más allá de ese punto. Ahora somos una nación en rebelión abierta y hostil contra Dios y Su Palabra.

Hemos echado a Dios de nuestras escuelas y de la arena pública. Estamos en el proceso de confinar la libertad religiosa al hogar y a los templos. Seguimos asesinando bebés en el útero. Hemos dado aprobación legal al Movimiento de la Perversión Sexual. Estamos en el proceso de prohibir el discurso de odio, que pronto incluirá citar ciertos versículos de la Biblia  hablar sobre pecados específicos. Y lo peor de todo, tenemos iglesias en todo nuestro país, que se están acostando con el mundo, porque están más interesadas en buscar la aprobación de las personas que de Dios.

Como he señalado, Dios nos ha respondido pacientemente con voces proféticas y juicios correctivos, incluso dándonos el tipo de líderes que merecemos. Clinton y Obama eran ese tipo de líderes.

El poeta cristiano, Kay Hedger, describió al presidente Bill Clinton en estas poderosas palabras escritas en 1993, que publicamos en un libro en 1994 titulado: La Reseca Alma de Estados Unidos:

ESTADO DEL CORAZÓN

Un evasor del ejército, “exhalador” de drogas, protector de la sodomía, negociador turbio, subidor de impuestos, explotador de niños, asesino de bebés, consentidor de feministas, robador de la religión, traidor de las fronteras, confiscador de armas, reductor del ejército, mujeriego se convierte en Comandante en Jefe y la nación obtiene un líder que refleja la verdadera condición de su corazón.

Creo que es muy interesante que, en ese mismo libro, en la sección dedicada a los pagos probables por nuestros pecados, había este poema sobre la enfermedad:

RESISTENCIA FATAL

Bacteria que desafía todo tratamiento conocido crean un desastre médico de proporción mundial y abre paso a una era post-antibiótico .Principales autoridades científicas son incapaces de ayudar a un pueblo que tercamente se niega a temer a Dios.

El presidente Barack Obama fue incluso peor que Bill Clinton. Resultó ser el líder más pro-aborto, pro-homosexual, anti-capitalista, anti-Israel en toda la historia de nuestra nación.

El hombre que nos prometió esperanza, procedió a destruir esa esperanza con su miríada de programas y acciones impíos. Quizás lo más escandaloso fue cuando iluminó la Casa Blanca con los colores del Movimiento de la Perversión Sexual, para celebrar la decisión de la Corte Suprema de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Obama fue el Manasés de los Estados Unidos.

UNA VENTANA DE GRACIA

Afortunadamente, los cristianos que creen en la Biblia oraron por nuestra nación. Franklin Graham viajó a todas las capitales estatales durante la campaña presidencial 2016, y dirigió mítines de oración, para que Dios tuviera misericordia de nuestra nación. Comenzaba cada uno de esos mítines con estas palabras perspicaces:

No tengo esperanza en el Partido Demócrata, y no tengo esperanza en el Partido Republicano. Ninguna esperanza. Nuestra única esperanza es Dios.

Dios escuchó esas oraciones, y respondió con una ventana de gracia con la milagrosa elección de Donald Trump.

Creo que es muy interesante que en 1980, cuando Ronald Reagan fue electo, Francis Shaeffer, una de las voces proféticas de Dios para los Estados Unidos, se refirió a la elección de Reagan como una “ventana de gracia” por parte de Dios, y así fue.

Pero, tan pronto como su mandato terminó en 1989, nuestra sociedad retomó donde se había quedado en su rechazo de los valores judeo-cristianos, y continuó su espiral descendente hacia el hoyo secular y pagano del Humanismo.

El presidente Trump está haciendo muchas cosas bien, mientras continúa proclamando que va a “Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande”. Pero no cuente con eso. Nadie puede hacer que nuestra nación sea grande de nuevo, mientras continuemos en nuestra rebelión descarada contra Dios y Su Palabra.

CRUZANDO LA LÍNEA DE NO RETORNO

Nuestra nación, como Judá, ha ido demasiado en su rechazo a Dios. Creo que nuestra herida es incurable. La elección de Trump no es un presagio de nuestro futuro. Y puedo probar eso con cuatro hechos brutales. Después de ocho años de la administración en la historia de los Estados Unidos:

El presidente Obama dejó el cargo con un índice de aprobación del 60%.

Su heredera designada, Hillary Clinton, recibió tres millones de votos más que Trump.

El futuro de nuestra nación — los Mileniales (de 18 de a 29 años) — apoyaron a un completo socialista y, cuando no logró obtener la nominación, votaron abrumadoramente por Clinton.

Considere también, la ignorancia de la Palabra de Dios que ha llegado a caracterizar tanto a nuestra nación como a los cristianos profesantes.

Esta ignorancia se refleja en las últimas encuestas realizadas por la Asociación Barna, ¡que muestran que sólo el 9% de los estadounidenses son cristianos creyentes en la Biblia! Y aún más impactante, ¡sólo el 17% de los cristianos profesantes son verdaderamente cristianos creyentes en la Biblia!

¿Y qué determina a un cristiano creyente en la Biblia? Las respuestas a las siguientes seis preguntas:

¿Existe la verdad moral absoluta?

  • ¿Es la Biblia totalmente precisa en todos los principios que enseña?
  • ¿Es Satanás un ser real y no simplemente una fuerza simbólica?
  • ¿Pueden las personas ganarse su camino al cielo haciendo buenas obras?
  • ¿Vivió Jesús una vida sin pecado?
  • ¿Es Dios el creador omnisciente y omnipotente del mundo que todavía gobierna el universo hoy?

De nuevo, ¡sólo el 9% de los estadounidenses puede responder estas preguntas bíblicamente, y sólo el 17% de los cristianos profesantes puede hacerlo! ¿Es de extrañar que una reciente encuesta nacional realizada por el Instituto Americano de Cultura y Fe de George Barna revelara que:

  • 77% de los estadounidenses cree que el divorcio es aceptable.
  • 71% cree que las relaciones sexuales entre adultos solteros son aceptables.
  • 69% cree que tener un bebé fuera del matrimonio es aceptable.
  • 58% cree que ver pornografía es aceptable.

O, considere lo que muestran las encuestas de opinión pública con respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo. La aceptación de esta abominación ha aumentado rápidamente, del 37% en 2007 al 62% en 2018. La aceptación entre los evangélicos blancos ha aumentado del 14% en 2007 al 35% en 2018. La última encuesta de 2018 mostró que sólo queda un estado en el país donde la mayoría de las personas se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo: ¡Alabama!

Nuestra nación necesita darse cuenta de que legalizar una abominación no la hace moral. Así es como lo expresó una organización:

  • La legalidad no es igual a la moralidad.
  • La esclavitud estaba mal, cuando era legal.
  • El aborto está mal, aunque sea legal.
  • El “matrimonio” gay está mal, aunque sea legal.

(Una valla publicitaria patrocinada por los Humanistas de Nueva York Central. Dice: “¿No crees en Dios? ¡No estás solo!” (unitedcor.org).)

EL TRIUNFO DEL HUMANISMO

Amigos míos, tenemos que enfrentar el hecho de que hemos perdido la guerra cultural. El humanismo ha triunfado. Ahora somos una nación que le está rogando a Dios que nos lleve del juicio a la destrucción.

Si el presidente Trump es sucedido por otra persona con una ideología radical liberal como Obama o Bernie Sanders, apoyado por un Congreso radical liberal, el cambio será rápido e impresionante.

Todas las órdenes ejecutivas de Trump se revertirán de la noche a la mañana.

  • La Segunda Enmienda estará bajo un ataque concertado.
  • El aborto será promovido y expandido al infanticidio.
  • La legislación sobre el discurso de odio se ampliará para evitar que la gente hable contra el Movimiento de la Perversión Sexual.
  • Israel será abandonado.
  • Las expresiones del cristianismo se limitarán a los edificios de la iglesia.

La gente dice: “Pero la Corte Suprema se mantendrá como un muro contra la corriente de paganismo y secularismo”. Mi respuesta es: “No cuente con ello”.

Un presidente radical con un Congreso que lo apoye puede socavar a la Corte al aprobar leyes que incrementen los miembros de nueve a once, y permitir nombramientos adicionales para cada juez que permanezca en la corte más allá de la edad de 70 años.

Sí, Franklin Roosevelt intentó esto en 1037, cuando estaba en la cima de su popularidad, y fracasó. Pero, lo que lo mayoría de la gente olvida o no sabe es que seis veces en la historia de Estados Unidos, el Congreso ha cambiado el tamaño de la Corte Suprema al aumentar o disminuir el número de los jueces — cada vez por razones políticas.

Nuestra Constitución no especifica el número de jueces. La Corte comenzó con 6 jueces. Se redujo en 1801 a 5, se restauró a 6 el mismo año, se incrementó a 7 en 1807 y a 9 en 1837. Se aumentó aún más a 10 miembros en 1863 y luego se redujo a 7 en 1866, para evitar que el presidente Andrew Johnson hiciera algún nombramiento. El tamaño actual de 9 se estableció en 1869.

Traducido por Donald Dolmus: En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en David R. Reagan, Pandemia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS (PARTE 3)

  1. Samuel dijo:

    Excelente artículo Dios bendiga

  2. Adolfo Antonio Paz dijo:

    Interesante y muy centrado artículo, dentro de los parámetros bíblicos que el Señor nos dejó. Gracias por expresar informes de un panorama en función de Su Verdad. Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .