CRISTIANOS FRUSTRADO

Mario E. Fumero

Caminaba por uno de los supermercados de la capital, cuando me encontré a un viejo amigo cristiano y le salude. Después de conversar sobre diversos temas, le pregunte a que iglesia iba, y me contesto “A ninguna, porque a todas las que he ido solo saben hablar se semilla, pacto, prosperidad y terminan pidiendo dinero y más dinero, y yo no creo en el evangelio mercantilizado“. Me supe triste y le aconseje que no debe dejar de congregarse como enseña la Palabra de Dios (Hebreos 10:25), pero él me dijo que no encuentra ahora una iglesia con sana doctrina, pues casi todas se han hecho empresas. Después de despedirme, y cuando salía del supermercado, otro hermano se me acerco y me felicito por los artículos que escribo en el diario La Tribuna, y me dijo “yo iba a la iglesia…. pero deje de ir cuando el pastor desde el púlpito comenzó a predicar mensajes con sustancia política, alejado de la Palabra de Dios”.

Estos dos relatos en un mismo día, más los cientos de correos que recibo a diario en mi situó web, revelan que la falta un mensaje bíblico y cristocentrico está alejando a muchas vidas de las iglesias, y algunos no solo se frustran, sino que terminan rechazando el evangelio. Hoy son miles los cristianos sinceros que por la ambición de los llamados “apóstoles” y pastores de la prosperidad desertan de sus iglesias, pues estos ministros, sin importar los principios de la Palabra de Dios se involucran en los negocios de este siglo, desobedeciendo la orden del Apóstol San Pablo cuando dijo “Ninguno que milita ( en el ministerio), se enreda en los negocios de la vida…” 2 Timoteo 2:4. Es un hecho que muchos púlpitos se han convertido en escenario político, teatro lucrativo o de inversión económica. Muchas iglesias han perdido la visión de servir al necesitado, de transformar vida forjando un reino dentro de otro reino (Juan 18:36), de llevar a cabo la gran comisión, y en su lugar usan la superchería, falsas promesas, politiquería barata, mensajes psicológicos, motivacionales, que promueven la ambición y el deseo de grandeza, con la sutileza de la llamada “confesión positiva”.

No cabe duda, la falta de un evangelio integral, puro y confortativo con el pecado ha dado lugar a la apostasía (1 Timoteo 4:1). Vemos como el amor se enfría (Mateo 24:11), dando lugar a que las iglesias y sus pastores pierdan credibilidad, y muchos caigan en descrédito y lazos del diablo(1 Timoteo 3:7). Los escándalos hacen escarnio a la dignidad de la Palabra de Dios, dando lugar a burladores (2 Pedro 3:3), y tristemente, todos somos metidos en el mismo saco cuando dicen; “los evangélicos se han mercantilizado y politizado“. Pero es necesario identificar a los corruptos dentro de los púlpitos. ¿Y cómo reconocerlos? Sencillo, “por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:20). Fíjese como visten, como viven, si son accesibles, si lo que predican encaja en la doctrina bíblica, analizando el texto, el contexto y el concepto. Observe si se autoproclaman “apóstoles”, si acentúan sus títulos pidiendo sometimiento a sus seguidores, y si sin absolutos. Mire si coquetean con los políticos, y sobre todo, si ayudan al pobre (Mateo 25:34-36), observe si hacen labor social, si tienen su familia en orden como enseña la Biblia  (1 Timoteo 3:4), si son humildes y si proclaman toda la verdad bíblica (Mateo 23:11).

Si en su iglesia los líderes no reúnen estos requisitos, salga lo más pronto posible de allí, y busque una congregación en donde los ministros del evangelio reúnan estas cualidades, porque de lo contrario, será explotado y frustrado con un falso evangelio, que pervierte la conciencia y contamina la verdad de Jesucristo.

mariofumero@hotmail.com

Web;  http://www.contralaapostasia.com

 

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Frustación, Mario Fumero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .