NO NOS EXTRAÑE QUE…

Ángel Bea

haya tantas sectas religiosas. La religiosa no es la única esfera. En el campo político proliferan tanto o más que en aquella. Pero  no es tanto el hecho de que cada cual tiene derecho a pensar de una forma determinada, sino la actitud que adopta en su relación con los demás. ¿Será que unos nos creemos mejores que los otros? ¿Será que queremos, además, estar por encima  de los demás?. Tal vez. El orgullo, la soberbia y el egoísmo  buscan siempre formas por medio de las cuales expresarse e imponerse sobre los demás; y la política y la religión proporcionan a los seres humanos cauces muy adecuados para ello.

Por todo ello, en cuanto al creyente, un deseo expresado en la oración del Padre-nuestro, “venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo…” Y: “buscad primeramente  el reino de Dios y su justicia…” (Mt.6.9-13, 33) podría aclarar nuestro entendimiento para ver el contraste entre las intenciones y las tendencias tan claras, así como los modos de este mundo -expresadas por sus principales protagonistas- y los principios universales e imperecederos del reino de Dios. Dichos principios los encontramos en la Palabra de Dios, mientras que ella nos muestra la forma en la cual podemos limpiar nuestro corazón de todo sectarismo. Es decir de todo orgullo, soberbia y egoísmo.

Cuando eso ocurre, habremos dado un gran paso para desarraigar todo sectarismo de nuestro corazón. Solo así, podríamos mirar a los demás con el debido respeto, sin que eso signifique estar de acuerdo con ellos en todo. Solo así se podría “guardad la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” y hacerlo con toda “humildad” y “solicitud” (Ef.4.1-5) sin que tengamos que ser de la misma denominación “evangélica”. Con unos tendremos más afinidad, con otros, menos; y con otros… menos todavía. En este último caso los motivos pueden ser varios y, en muchas ocasiones con fundamento. No creo que tengamos  que angustiarnos por ello. Dios conoce nuestro corazón y sabe de nuestra honestidad. Hablamos del espíritu sectario, no de otra cosa. Por otra parte, digo esto sabiendo que hay “mucha tela que cortar” en todo este asunto de “la unidad”. Pero eso no debería ser impedimento para trabajar en favor de ella, mientras desarraigamos de nuestro corazón todo espíritu y actitud sectaria.

(Ángel Bea)

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Ángel Bea, Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .