¿OBEDECER LA VOZ DE LA MUJER?

Ángel  Bea

  • Un texto bíblico tergiversado con mucha frecuencia:
  • Génesis 3:17.Y al hombre dijo Dios: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer,
  • y comiste del árbol de que te mandé diciendo: no comerás de él…
  •  ¿Qué implica que Adán obedeciera a la voz de su mujer, según Génesis 3:17?

A veces vemos en algún texto de la Biblia, más de lo que éste dice y otras, por desgracia, nos quedamos en la superficie y dejamos de ver lo que ella dice por falta de información o incluso, tanto en un caso como en otro, por el interés particular de que un texto concuerde con mi posición teológica tradicional. Esto último se hace sin mala intención; sencillamente, no nos damos cuenta del gran peso que tiene el ver la Biblia con las “gafas” de una posición tradicional determinada.

Podría ser ver la Biblia con las “gafas” del calvinismo o del dispensacionalismo o cualquier otra escuela teológica determinada. Tendencias todas ellas muy respetables, pero que ponen de manifiesto nuestras propias limitaciones, por las que somos condicionados  para ver la verdad divina de forma completa en todas su partes.

Pongo por caso, el texto aludido, en el cual Dios le dice a Adán que no debió obedecer a su mujer: “Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer y comiste del árbol de que te mandé...” Algunos han llegado a la conclusión peregrina y por asociación de ideas con pasajes donde aparentemente se le prohíbe a la mujer “enseñar  y ejercer dominio sobre el hombre”, (1ªTi.2.11-13) que en estas palabras de Génesis, Dios pone de manifiesto que la mujer no debe tomar la iniciativa para “enseñar” al hombre; que es éste, en todo caso el que lleva el liderazgo y tiene la autoridad sobre la  mujer para enseñarle a ella y que por tanto ella no debe enseñarle a él.

Sin embargo, la lectura de esas palabras, teniendo en cuenta el contexto, no parece que el texto diga tanto como eso, ni que ese sea el sentido del mismo.

Al respecto del versículo leído, nos preguntamos:

¿Implican las palabras del Señor a Adán que éste no debió obedecer a su mujer porque Eva era  mujer y él era el hombre, el marido, o más bien él no debió obedecer  a su mujer porque lo que le dijo su esposa, era algo contrario a lo que Dios le había mandando a él? La respuesta es obvia. ¿O no? Es evidente que esta última interpretación se ajusta más al sentido de todo el pasaje. Es interesante notar que mientras Dios dice a Adán: “Por cuanto obedeciste la voz de tu mujer…” y le recrimina, en otro caso que aparece en Génesis, Dios  le dice a  Abraham, un varón:”En todo lo que te dijere Sara, oye su voz.” (Gén. 21.12)

El sentido, entonces, es claro: Lo que se dice, no importa quién es el que lo diga, sino que lo que diga esté de acuerdo con lo que Dios ha dicho y eso, da igual que sea hombre (Adán, o Abrahán o Ángel Bea); o que sea mujer (Eva, Sara o Lola).

En el caso que estamos considerando,  fue Adán quien recibió el mandato de Dios y él lo transmitió a Eva. Pero es que si hubiera sido al revés, una vez que Eva había conocido el mandato divino, si Adán le hubiera instado a desobedecer, ¿qué tenía que hacer ella, obedecerle por cuanto era su marido? Absurdo, ¿verdad?  ¿O ahora vamos a caer en lo que muchos líderes de la subcultura “evangélica” dicen: “Tú obedéceme en todo, aunque yo me equivoque; porque tú serás bendecido con tu obediencia y yo tendré que dar cuentas a Dios por ti”? Pues no; el pecado es siempre pecado, da igual quien lo promueva o lo cometa; sea hombre o sea mujer.

Por tanto, sea  en el matrimonio, en la Iglesia o en la sociedad, lo que debe importar a los seres humanos, creyentes en este caso, no es quién es el que nos insta a hacer algo, sino que el que lo hace, que sea conforme a la verdad divina, la Palabra de Dios.

Ahora, siguiendo este razonamiento, que en nada pretende tergiversar el texto de Génesis -bastante tergiversado ya por introducir en el mismo una idea que allí no está- vemos que si es verdad que cuando una mujer trata de llevar a su marido por un camino que no es correcto y sabiendo éste que no lo es, no debe obedecerla/seguirla.

Pero también es verdad que cuanto una mujer tiene palabra de Dios y abunda en eso más que aquel, el marido debe obedecer a su esposa. Y esto no porque lleve implícito -ni ella pretenda- “ejercer domino sobre él” sino porque lo que dice, en humildad, (como correspondería hacer también al marido) es lo que mana de un corazón temeroso de Dios: palabras de sabiduría y buen consejo.

Pero eso no es una cuestión de “autoridad”, sino de conocimiento y experiencia de la Palabra de vida, que trae ayuda, consuelo, aliento y mutua edificación. Y en la iglesia no debería ser diferente, puesto que la iglesia es la proyección de la vida familiar en un contexto más amplio. Por eso el apóstol Pedro dirá:

“Si alguno (¿alguna?) habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno (¿alguna?) ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén”(1ªP.4.10-11)

Es de suponer que cuando el Apóstol Pedro está escribiendo a sus destinatarios lo está haciendo a hombres y mujeres que eran los componentes de la gran compañía que, previamente llamó: “Linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios…” (1ªP.2.9-10)

Pero la forma en la cual se han llevado a cabo estas declaraciones generales en el pueblo de Dios a lo largo de la historia de la iglesia, en mucho han tenido que ver con el contexto cultural de ese mismo pueblo de Dios. ¡Sin lugar a dudas! Y esa/s cultura/s, querámoslo o no, ha condicionado la universalidad de la aplicación de dichas declaraciones, limitando al 50% de los miembros de dicho pueblo; es decir a las mujeres.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mujer, Obediencia. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿OBEDECER LA VOZ DE LA MUJER?

  1. raulfierro dijo:

    No entran mis comentarios.

  2. raulfierro dijo:

    A VER SI EL COMENTARIO ENTRA:

    Cuando Dios llama la atención a Adán, por haber obedecido a la voz de la mujer, en contra de lo que él ha ordenado, NO lo hace por el hecho de que Eva sea menor, sino porque Dios ha asignado diferentes roles, los cuales no hacen ni menores, ni mayores al hombre o a la mujer.

    No es el hombre el que da a luz, ni amamanta a los hijos … es el rol de la mujer, así como también la crianza, como lo dice la Escritura. En esto, el conocimiento del contexto es de extrema importancia, ya que hay muchos con un nombre de reputación, que enseñan el error.

    Cuando Dios dice a Abraham que escuche en todo a Sara en lo que respecta de Jacob e Ismael, de la sierva Agar, es porque la mujer es la ayuda idonea del hombre …

    De lo contrario tendríampos que elinar de la Escritura el siguiente pasaje, que hace alusión ESPECÍFICA sobre la desobediencia en el Edén:

    1 TIMOTEO 2

    11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. 12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. 13 Porque Adán fue formado primero, después Eva; 14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. 15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.

    Luego, eso de que Dios le diga a Abraham que escuche en todo a Sara, en nada respecta a la obediencia y sujeción de la mujer al hombre, leamos:

    1 PEDRO 3 

    1 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, 2 considerando vuestra conducta casta y respetuosa. 3 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, 4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. 5 Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios,estando sujetas a sus maridos; 6 como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza.

    EL CONTEXTO Y EL ESPÍRITU DE DIOS SEA NUESTRA GUIA !!

    Dios les aumente

  3. Luis dijo:

    Oír o considerar la voz de la mujer es el orden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .