LA TORMENTA PERFECTA (PARTE 4 DE 4)

Nuestra Sociedad en Caos

Por Dr. David R. Reagan

LA NATURALEZA DE NUESTRO GOBIERNO CONSTITUCIONAL

Pero volvamos a la “tormenta perfecta” de la violencia sin sentido que vemos a nuestro alrededor. Me recuerda el hecho de que nuestros Padres Fundadores intencionalmente no crearon una democracia porque creían que la democracia pura resultaría en un gobierno mafioso. Esa creencia se basaba en la Palabra de Dios y su enseñanza sobre la naturaleza caída del hombre y su corazón corrupto (Jeremías 17:9; Mateo 15:18-19).

En cambio, crearon una forma representativa de gobierno con controles y equilibrios. Era una en la que los únicos funcionarios elegidos a nivel nacional eran los miembros de la Cámara de Representantes del Congreso. Los senadores eran seleccionados por las legislaturas estatales, y el presidente por un Colegio Electoral.

La 17ª Enmienda, ratificada en 1913, preveía la elección directa de los senadores. Y ahora, las fuerzas “progresivas” del mal en nuestra nación están determinadas a abolir el Colegio Electoral. El resultado será el gobierno de la mafia y la desaparición de nuestro sistema representativo de gobierno.

Nuestros Padres Fundadores enfatizaron una y otra vez que, nuestra forma constitucional de gobierno podría prevalecer sólo si había un fundamento de religión y moralidad. Considere las siguientes declaraciones:

Samuel Adams (1722-1803) — Gobernador de Massachusetts, firmante de la Declaración de Independencia, y organizador del Motín del Té (Boston Tea Party):

Una disolución general de principios y modales muy seguramente derrocará las libertades de Estados Unidos que toda la fuerza del enemigo común. Mientras que las personas sean virtuosas, no pueden ser sometidas; pero cuando pierden su virtud, estarán dispuestas a entregar sus libertades al primer invasor externo o interno. 

Añadió además: La religión y las buenas costumbres son los únicos fundamentos sólidos de la libertad pública y la felicidad.

Benjamín Rush (1745-1813) — Firmante de la Declaración de Independencia, asistente al Congreso Continental, médico y primer Cirujano General: 

El único fundamento para…una república debe establecerse en la Religión. Sin ésta, no puede haber virtud, y sin virtud no puede haber libertad, y la libertad es el objeto y la vida de todos los gobiernos republicanos. 

PATRICK HENRY (1736-1799) PRIMER GOBERNADOR DE VIRGINIA Y MIEMBRO DEL CONGRESO CONTINENTAL: 

Los grandes pilares de todo gobierno y de la vida social [son] la virtud, la moralidad, y la religión. Ésta es la armadura, y sólo esto, lo que nos hace invencibles. 

John Adams (1735-1826) Miembro del Congreso Continental, uno de los redactores de la Declaración de Independencia, y segundo presidente de los Estados Unidos:

No tenemos un gobierno armado en el poder capaz de lidiar con las pasiones humanas desenfrenadas por la moral y la religión…Nuestra Constitución fue hecha sólo para un pueblo moral y religioso. Es totalmente inadecuado para el gobierno de cualquier otro [énfasis añadido].

Thomas Jefferson (1743-1826) Gobernador de Virginia, primer secretario de estado, autor principal de la Declaración de Independencia, y tercer presidente de los Estados Unidos: 

Ninguna nación ha existido ni ha sido gobernada sin la religión. Ni tampoco puede. La religión cristiana es la mejor religión que se le haya dado al hombre, y yo, como magistrado principal de esta nación, estoy obligado a darle la sanción de mi ejemplo. 

James Madison (1751-1836) — Filósofo político, considerado el “Padre de la Constitución”, y el “Padre de la Declaración de Derechos”, miembro de la Cámara de Representantes, y cuarto presidente de los Estados Unidos:

Hemos apostado todo el futuro de la civilización estadounidense, no al poder del gobierno, ni mucho menos. Hemos apostado el futuro de todas nuestras instituciones políticas a la capacidad de la humanidad para el autogobierno; a la capacidad de todos y cada uno de nosotros para gobernarnos a nosotros mismos, para controlarnos a nosotros mismos, para sostenernos de acuerdo con los Diez Mandamientos de Dios.

Lo que estos hombres están diciendo es que la forma de gobierno creada por nuestra Constitución depende, para su éxito, en un fundamento de religión y moralidad. Sin este fundamento, tendremos un gobierno mafioso que conducirá a la ley marcial y, en última instancia, a una dictadura. 

La Destrucción del Fundamento de Nuestra Nación

Este fundamento necesario para nuestra Constitución ha sido erosionado más allá del reconocimiento. Nosotros, como nación, hemos rechazado a Dios en la arena pública, y nuestras iglesias han pervertido el cristianismo más allá del reconocimiento. 

La gran mayoría de nuestros hijos hoy están siendo criados en hogares donde Dios es ignorado o negado. Aquellos que están asistiendo a la iglesia están escuchando un falso evangelio diluido de psicología popular, sin ninguna enseñanza sobre los fundamentos de la Fe. Además, en las escuelas públicas, están siendo alimentados con la mentira de la evolución, que les enseña que son sólo animales evolucionados de los monos. ¿Es de extrañar que ahora estén en nuestras calles actuando como bestias? Como he dicho muchas veces antes, estamos criando a toda una generación de pigmeos morales que están dispuestos a matarse unos a otros por unos tenis caros. 

Y la respuesta no es la elección de más Republicanos, como muchos evangélicos creen. Primero que nada, no es probable que esto suceda. Nuestra nación se ha deteriorado hasta el punto de que sólo el 23% asiste a la iglesia todos los domingos, y sólo el 9% tiene una cosmovisión bíblica. La mayoría de los cristianos profesantes en Estados Unidos hoy en día son personas carnales que profesan ser cristianos, pero que no tienen una relación personal con Jesús. 

E incluso si pudiéramos elegir más Republicanos, tenemos que tener en cuenta que son tan débiles y corrompibles como los Demócratas. Ésa es la razón por la que tanto nuestros gobiernos nacionales como estatales tienen tantos RHINOs en posiciones de poder — siendo un RHINO un Republicano sólo de nombre. El presidente Trump descubrió esta verdad muy rápidamente cuando trató de “drenar el pantano” en Washington. Muchos Republicanos eran parte de ese pantano. 

Me acuerdo de mi colega y sucesor designado, el Coronel Tim Moore. Sirvió en la Cámara de Representantes de Kentucky durante 13 años, antes de renunciar en preparación para asumir el liderazgo de este ministerio. La primera vez que se postuló para un cargo, se postuló en una plataforma pro-vida muy fuerte. Rápidamente se convirtió en el líder de las fuerzas pro-vida en la Cámara de Kentucky. Cuando se produjo la primera votación de un proyecto de ley a favor del aborto, promovido por el Gobernador Demócrata, uno de los miembros de la coalición pro-vida de Tim — un hombre que se había postulado para un cargo oponiéndose al aborto — ¡votó a favor del proyecto de ley del Gobernador!

Cuando Tim lo confrontó y le preguntó por qué le había dado su voto al Gobernador, dijo: “El Gobernador me dijo que si votaba a favor de su proyecto de ley, se encargaría de que yo obtuviera una oficina con una ventana”. Así que cambió una ventana por la vida de los bebés. 

El ejemplo clásico de confianza fuera de lugar en la política es el registro de los jueces de la Corte Suprema. Una y otra vez, los presidentes conservadores han nombrado jueces conservadores, sólo para verlos migrar hacia la izquierda con el tiempo, y dar sus votos para defender cosas abominables como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, y el transgenderismo. Nuestro actual presidente de la Corte Suprema, John Roberts, fue nombrado miembro de la Corte Suprema por el Presidente George W. Bush, porque afirmaba ser un fuerte conservador y constitucionalista. Ahora, está votando con los liberales. 

Participación Cristiana en la Política

¿Significa esto que aquellos de nosotros que somos creyentes bíblicos y partidarios de nuestra Constitución, debemos retirarnos de la política? ¡No! Pero sí significa que no debemos buscar soluciones políticas a los problemas de nuestra nación, cuando nuestros problemas están arraigados en el rechazo de Dios y Su Palabra. 

No tengo idea de lo que nos espera en las próximas elecciones. ¿Orquestará Dios, en Su misericordia, la reelección de Trump, y permitirá que nuestra actual ventana de gracia se extienda? O, ¿se encargará de que tanto Trump como nuestra nación obtengan lo que se merecen? 

Cualquiera que sea el resultado de las elecciones, conozco con certeza el destino final de nuestra nación — y no porque Dios me haya dado alguna revelación sobrenatural. Conozco nuestro destino porque la Palabra de Dios revela que, cuando una nación que Dios ha bendecido decide darle la espalda a la fuente de sus bendiciones, Dios derramará Su ira, y la nación será destruida.  Ahí es precisamente hacia donde nos dirigimos.  

¿Hay Esperanza para Nuestra Nación?

¿Tenemos alguna esperanza? No como nación. Hemos pasado el punto de no retorno. El porcentaje de estadounidenses que profesan ser cristianos se ha desplomado del 85% en 1990 al 65% en la actualidad, y probablemente más de la mitad de éstos son “cristianos culturales”, que nunca han nacido de nuevo. Sólo el 9% de los estadounidenses tienen una cosmovisión bíblica, según el Pew Research Center. Y sólo 17% de los que profesan ser cristianos pueden clasificarse como “creyentes bíblicos”. 

Tattered American flag flapping in ominous sky

Tenga en cuenta, también, que a pesar de ser el presidente más antibíblico en la historia estadounidense, Obama dejó el cargo con un índice de aprobación del 60%. Y su heredera designada, Hillary Clinton, recibió tres millones de votos más que Trump. Lo más importante es que aquellos que tienen 20 años — los millennials que son el futuro de nuestra nación — favorecieron a un socialista en 2016, y cuando no obtuvo la nominación, votaron abrumadoramente por Hillary. Repitieron esa conducta de nuevo este año, cuando favorecieron a Berny Sanders para la nominación Demócrata. Nuestros millennials son la generación más secular en nuestra historia. Pocos van a la iglesia, y están enamorados del socialismo.

No, no creo que haya esperanza para nuestra nación. Pero hay una esperanza increíble para los individuos que ponen su fe en Jesús como su Señor y Salvador. Tienen la esperanza de la morada del Espíritu Santo, la esperanza del Rapto, la esperanza de Cuerpos Glorificados, la esperanza de reinar con Jesús durante Su Reinado Milenial sobre toda la Tierra, y la esperanza de la vida eterna con Dios en una Nueva Jerusalén en una Tierra Nueva.

¡Maranata!

Traducido por Donald Dolmus. Ministerio En Defensa de la Fe

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, David R. Reagan. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .