AGUARDANDO EL REINADO DE JESUCRISTO – (2)

Expectativas Premileniales

LAS PROMESAS AL PUEBLO JUDÍO

Al pueblo judío se le promete que, en el reino milenial, la suya será la nación líder en la tierra. Después de siglos de abatimiento entre las naciones, alcanzarán la primacía (Zacarías 8:13).

Un antiguo chiste judío tiene a Dios explicando a un antiguo judío que su pueblo será elegido como un conducto de grandes bendiciones para todo el mundo, pero primero, deben sufrir el exilio y la persecución durante miles de años. El judío responde, “¿No puedes elegir a alguien más?”. Esta respuesta se remonta a la protesta de Moisés cuando Dios lo llamó para sacar a su pueblo de la esclavitud. 

Los judíos han sido el conducto de Dios de bendiciones increíbles para el mundo. A través de ellos, comunicó Su Santa Palabra. En ellos, demostró la abundante bendición que se derrama sobre aquellos que lo aman y lo obedecen — y el juicio correctivo que sobreviene a los que se descarrían. Y a través de los judíos, Dios envió a Su Hijo al mundo.

Pero la mayoría de los judíos testificarían que no se sienten particularmente bendecidos. El mundo gentil — particularmente cristianos y musulmanes — los ha perseguido y rechazado a lo largo de milenios. Experimentarán una persecución durante la Tribulación a manos del Anticristo — mucho mayor que incluso el Holocausto. El Milenio ofrece esperanza a aquellos judíos que soporten la Tribulación.

Durante la Tribulación, un remanente llegará al final de sí mismo y abrazará a Jesús (Yeshúa) como su Mesías. Un total de 144,000 de ellos serán sellados como evangelistas, incluso mientras el Anticristo y el Falso Profeta se enfurecen. Y, cuando Jesús regrese, lo mirarán y llorarán, exclamando: “Baruch haba b’Shem Adonai” — “Bendito el que viene en el nombre del Señor” (Mateo 23:39, citando Salmos 118:26). 

La profecía bíblica habla de una época en la que los judíos serán universalmente reconocidos como bendecidos por Dios. Su nación será la primera entre todas las naciones de la tierra. Zacarías registró esta promesa: “Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros” (Zacarías 8:23).

Esta promesa aún no se ha cumplido. Pero lo será cuando los hombres mortales aún pueblen las naciones de la tierra — cuando Jesús more en Jerusalén, en el corazón de Israel.

Podemos celebrar con el pueblo judío ahora mismo que Dios es fiel a Sus promesas. Al bendecir a la descendencia escogida de Abraham, podemos participar del desbordamiento de la bendición prometida en Génesis 12:3. Afortunadamente, a la Iglesia también se le promete una gran cantidad de bendiciones. 

Las Promesas a la Iglesia

Nunca ha existido la necesidad de que la Iglesia se apropie de las promesas dadas a los judíos. A los santos de la Iglesia se les dan muchas promesas maravillosas.

El Rapto en sí es una promesas para la Iglesia, porque sólo los santos de la Era de la Iglesia serán resucitados y arrebatados antes de la Tribulación (1 Tesalonicenses 4:13-18). El Rapto no es una promesa para los santos del Antiguo Testamento. 

En el momento del Rapto, los cristianos — tanto los vivos como los muertos — recibirán cuerpos glorificados como el cuerpo que Jesús tenía después de Su resurrección (Filipenses 3:21). Nuestros nuevos cuerpos serán perfeccionados e hechos inmortales. 

Apocalipsis 2 y 3 están llenos de promesas para los creyentes cristianos que venzan. De hecho, hay 14 promesas que van desde el acceso al Árbol de la Vida, hasta recibir un nuevo nombre y compartir el trono de Jesús.  

En relación con el Milenio, los santos de la Iglesia experimentarán la emoción de acompañar el glorioso regreso de Jesús a la tierra (Apocalipsis 19:11-14). Luego, compartiremos Su dominio y autoridad mientras ministra y reina sobre la tierra (Daniel 7:18, 27; Lucas 19:11-17). 

Apocalipsis 20:4 dice: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”. ¿Sobre quiénes reinaremos? Será sobre los salvos durante la Tribulación que sobrevivan hasta la Segunda Venida del Señor y vivan hasta el final (Apocalipsis 5:10). Entrarán al Milenio en sus cuerpos físicos y repoblarán rápidamente la tierra. Reinaremos sobre esos creyentes aún mortales y su descendencia.

Lejos de minimizar la importancia del reinado terrenal de Jesús o de apropiarse de las promesas a los judíos, los cristianos deberían regocijarse de que hemos sido injertados en la familia de Dios y declarados coherederos con Cristo. Y debemos esperar ansiosamente nuestra reunión con “nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo” (Tito 2:11-14), teniendo en cuenta que aquellos que viven con esa expectativa en sus corazones, recibirán una “corona de justicia” especial (2 Timoteo 4:8).

RESUMEN PREMILENIAL

La determinación de interpretar la Biblia literalmente, por su significado de sentido llano, es un sello distintivo del punto de vista premilenialista. De hecho, la mayoría de los amilenialistas y postmilenialistas admitirían que una interpretación literal de las Escrituras conduce inevitablemente a la posición premilenial. Pero no están dispuestos a aceptar esa conclusión.

Podría haber ampliado esta sección para abordar las promesas proféticas que Dios ha hecho a la Creación, las naciones del mundo, y Satanás (su derrota total). En cambio, tocará cada una de ellas a medida que contraste el punto de vista premilenial con los puntos de vista amilenial y postmilenial, señalando las falacias de estos dos últimos.

Para leer la parte 1, haga clic aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Segunda Venida de Jesús. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .