*YO SE A QUIEN HE CREÍDO*

Al escribir su segunda carta a Timoteo, Pablo le habló de las dificultades que estaba pasando como prisionero. “Porque yo sé a quién he creído”.

Es prioridad en la vida cristiana, ¡saber que es en el Señor donde está anclada nuestra fe, confianza y seguridad completa! Cuando estemos enfrentando situaciones difíciles en nuestra vida, debemos recordar que, en CRISTO, todas las promesas de Dios son sí y amén, por medio de nosotros, y cooperan para la gloria de Dios 2 Cor 1:20.

Cuando Pablo dijo: “yo sé a quién he creído, estaba hablando como alguien que se había graduado en “la carrera de la fe”. Había pasado los “cursos” correspondientes del creer, los cuales están entrelazados entre el conocimiento de la Palabra y las vivencias cotidianas con Dios. Estos son algunos de los escalones de su trayectoria como creyente.

 Pablo sabía a quien había creído, porque había tenido un encuentro personal con Cristo, Hch 9:1-6. En el camino de Damasco, Cristo lo encontró para salvarlo, lo derribó, y lo visitó con su gloria. En ese encuentro con Jesús, Pablo le hizo al Señor las dos preguntas más importantes que debemos realizar: ¿Quién eres, Señor, ¿y para qué me has llamado?

Es imprescindible estar seguros de que hemos conocido a Cristo, que hemos nacido de nuevo, que el Espíritu Santo vive en nosotros. Recordar todo el tiempo el día cuando Cristo nos salvó, es vital para afianzar nuestra fe, así como los milagros, prodigios y beneficios que ha hecho en el pasado, por la humanidad, y por nosotros, para refrescar el hecho de que Él es todo poderoso y capaz de hacer lo inimaginable. Pablo sabía a quien había creído, porque tenía un historial de experiencias difíciles. 

Por eso pudo decir a Timoteo: tribulaciones que he sufrido y de todas me ha librado el Señor, 2 Ti 3:11.

 Por ejemplo, el fue apedreado por una multitud en Listra, luego arrastrado hasta fuera de la ciudad y dejado como muerto, pero los discípulos le rodearon y revivió. Al día siguiente tuvo fuerzas para caminar hasta Derbe y continuar allí predicando el evangelio Hch 14:19,20. También, cuando iba a Roma para comparecer ante César, y la tormenta fue terrible en alta mar, él pudo decir a los hombres en el barco: Esta noche ha estado conmigo el ángel de Dios, de quien soy y a quien sirvo. El Señor le dijo… entonces: Pablo, no temas, es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo Hch 27:23,24.

Para fortalecer nuestra fe, es muy importante tener un registro de testimonios y hechos que nos recuerden la fidelidad, poder y magnificencia del Señor en todo nuestro peregrinaje. David quería tener ese registro.  Por eso le dijo a su alma:  bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios, Sal 103:1,2. 

Pablo sabía a quien había creído, porque había experimentado como el Señor suplió una y otra vez para sus necesidades. Al cursar este aspecto en la carrera de la FÉ, pudo testificar: He aprendido a contentarme cualquiera sea mi situación. Se vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Aún en los aspectos financieros, podemos decir con Pablo, todo lo puedo en Cristo que me fortalece Fil 4:11-13.  Él ha dicho que no nos desamparará, ni nos dejará He 13:5.

Pablo sabía a quien había creído, porque Dios siempre estuvo a su lado, aun cuando todos le abandonaron. Su testimonio al joven Timoteo contiene esta cita: En mi primera defensa, ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon… Pero el Señor estuvo a mi lado y me dio fuerzas … Así fui librado de la boca del león 2 Timoteo 4:16,17.

Cuando nos sintamos lejos de todos los Amigos, acusados y criticados por todos, alentémonos en la fe, al recordar que el Señor está de nuestro lado. El término a mi lado se entiende por el contexto, como que el Señor fue el abogado de Pablo, quien lo defendió y libró de los malvados que lo acusaban. ¡¡Nosotros también contamos con ese mismo Abogado inigualable, el Rey de Justicia!!

Queridos hermanos… todos nosotros estamos en la carrera de la Fe, donde de una u otra forma seremos probados. Sigamos el ejemplo que el mismo Pablo, nos contó sobre Abraham, quien, cuando todo parecía adverso al cumplimiento de las promesas divinas en su vida, se fortaleció en fe, dando Gloria a Dios, plenamente convencido que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido Romanos 4:20.

 *Yo sé a quién he creído, y Tú ya lo sabes.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Cree. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .