LA COMPRENSIÓN DEL APOCALIPSIS

Por Dr. David R. Reagan

Del Libro: Ira y Gloria (3ra edición) – Capítulo 1 (parte 3)

Claves para la Comprensión

El avance psicológico que logré es la primera de varias claves para entender el Apocalipsis. Existen algunas otras claves que debe tener en cuenta. Les voy a dar diez en total. Podría darles más, pero sólo me voy a concentrar en las diez claves más importantes para comprender este maravilloso libro.

Creer que Dios Quiere que Comprendas

1 La primera es la clave a la que ya he aludido, pero quiero desarrollarla con más detalle. La primera clave para comprender el libro de Apocalipsis es que crea con todo su corazón que Dios quiere que lo entienda. Pongo esta clave en primer lugar porque debe abordar el libro con la actitud correcta si espera sacar algo de él.

No puedo enfatizar demasiado la importancia de este avance psicológico que debe tener lugar. Debes creer que Dios quiere que comprendas. Tienes que dejar de desestimar el libro como un ejercicio intelectual para los teólogos, o como una fantasía para los fanáticos. No, es para el cristiano promedio. Mejor aún, es para todos los cristianos. Eso significa que es para ti, si eres un hijo de Dios. Y es para que lo comprendas.

Una Revelación de Jesús

¿Has notado alguna vez que el libro de Apocalipsis comienza con una palabra de aliento con respecto a la comprensión del mismo? Considere Apocalipsis 1:1 — “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan”. Éste es un versículo alentador. Afirma que Dios quiere que comprendas lo que contiene el libro.

Note nuevamente las primeras palabras: “La Revelación de Jesucristo”. La palabra “revelación” se traduce de la palabra griega “apocalypse”, que significa desvelamiento. ¿No es interesante? El libro comienza declarando que es el desvelamiento o el descubrimiento o la revelación de Jesucristo. No es de extrañar que Satanás no quiera que nadie lo lea, porque el libro se centra en Jesús desde el principio hasta el final.

Vayamos a Apocalipsis 19 y les mostraré lo que quiero decir. En Apocalipsis 19:10, que es uno de mis versículos favoritos del libro, se nos dice que “el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía”. La profecía se centra en Jesús. El libro de Apocalipsis es literatura profética. De principio a fin, se centra en Jesucristo. Es la revelación de Jesús. Muestra Su gloria presente y revela la gloria mayor que está por venir. Con un mensaje como ése, ¿no crees que Dios quiere que comprendas lo que dice el libro?

Dios Desea Comunicarse

Una vez más, el primer paso es psicológico. Debes creer que Dios quiere que comprendas el libro. Ahora, déjame razonar contigo aquí por un momento. ¿Por qué Dios te escribiría un libro que no quería que entendieras? Cada libro de la Biblia es como una carta personal que Dios nos ha escrito a ti y a mí. Quiere comunicarse con nosotros. Quiere compañerismo. Busca comunión. ¿Cómo tienes compañerismo con alguien? La conclusión es que tienes que comunicarte con ellos.

Dios desea hablar con nosotros. Quiere que nos comuniquemos con Él por medio de la oración y de la lectura de su Palabra. Dios no está jugando con nosotros. Él no escribió la Biblia para los estudiantes de doctorado en los seminarios. No tienes que tener títulos apilados encima de títulos. De hecho, no tienes que tener algún título. El elemento indispensable es el poder interno del Espíritu de Dios.

La Necesidad del Espíritu Santo

2 La segunda clave para comprender el libro de Apocalipsis es apoyarse en la iluminación del Espíritu Santo. Permite que el Espíritu Santo sea tu maestro y entonces lo comprenderás. Dado que sólo los cristianos tienen el Espíritu Santo, el incrédulo simplemente mira el libro de Apocalipsis y lo considera un montón de palabrerías. Está más allá de su alcance.

Desafortunadamente, este punto se aplica a muchos cristianos profesantes. Me refiero a aquellos que dicen ser cristianos pero que no tienen al Espíritu Santo viviendo dentro de ellos, porque en realidad nunca han nacido de nuevo. Están en la lista de miembros de la iglesia. Es posible que hayan pasado por alguna ordenanza como el bautismo. Incluso pueden enseñar en un seminario. Pero en realidad nunca han nacido de nuevo, y no tienen ninguna relación personal con Jesucristo. Tales personas no pueden comprender Apocalipsis.

Pero te estoy diciendo que todas las personas sobre la faz de esta tierra que verdaderamente ha nacido de nuevo y, por lo tanto, tienen el poder del Espíritu Santo, que mora en ellos, puede comprender el libro.

Depender del Espíritu Santo

Confiar en el Espíritu para comprender la Palabra de Dios es una verdad fundamental de la Biblia. Debes confiar en el Espíritu Santo, y no en tus propios poderes intelectuales.

Déjame darte un ejemplo de lo que estoy hablando. En 1 Corintios 2, Pablo enfatiza esto una y otra vez. Dice que los cristianos no hablan la sabiduría del mundo; más bien, hablamos la sabiduría de Dios. Luego se apresura a señalar que la sabiduría de Dios es un misterio. Es una “sabiduría oculta”, que Dios predestinó antes del comienzo del mundo, y Pablo dice que es una sabiduría que viene sólo a aquellos que tienen el Espíritu de Dios. En el versículo 10 del capítulo 2 dice: “Pero Dios nos los reveló [Sus secretos] a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios”. En el versículo 11, agrega, “nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios” (NVI).

Paul luego señala el punto al que me refiero. Se encuentra en 1 Corintios 2:12 — “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido”. Resume el punto en el versículo 16, donde dice que debido a que tenemos el Espíritu, “tenemos la mente de Cristo”. ¿Qué está diciendo Pablo? Nos está enseñando que sólo a través del Espíritu de Dios podemos comprender los misterios de Dios.

El Maestro Más Grande de Dios

El apóstol Juan señala lo mismo en el capítulo 2 de su primera epístola. En el versículo 20 dice que tenemos “la unción del Santo”. En el versículo 27, observa que esta unción es la clave para nuestra comprensión de las Escrituras, porque el Espíritu Santo es nuestro maestro. Así es como lo expresa: “Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él” (1 Juan 2:27).

Lo que Juan está diciendo aquí es que el Espíritu Santo es nuestro maestro supremo de las Escrituras. El Espíritu Santo puede obrar de muchas formas diferentes. Puede obrar directamente sobre el creyente, dándole testimonio a su espíritu (Romanos 8:16). Además, puede trabajar a través de la Palabra de Dios, o un cantante, o un ministro que predique un sermón, o un programa de audio o video. El Espíritu Santo es el maestro de Dios. En consecuencia, si aprendes algo de este libro, es sólo porque me he apartado, y he permitido que el Espíritu me llene hasta el punto de que Dios te puede hablar a través de mí y a tu espíritu, permitiéndole abrir los ojos a algunos de los misterios de Dios.

Piénsalo de esta manera. El Espíritu Santo es quien escribió la Biblia. Cada libro de la Biblia, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, fue escrito por la misma persona — por el Espíritu Santo de Dios. ¿Quién puede enseñarte mejor que el Espíritu que escribió el libro? Así que apóyate en el Espíritu Santo dentro de ti, y confía en Él para que te enseñe lo que significa la Palabra de Dios.

¡Apocalíptico!

Y, por favor, no te dejes engañar por las personas que vienen y dicen: “Pero el libro de Apocalipsis es apocalíptico; por lo tanto, no puedes entenderlo”. Eso es un montón de tonterías, puras tonterías. Escuché eso durante años. “¡Es apocalíptico! ¡Es apocalíptico!”. La palabra me aterraba. Sonaba como una enfermedad.

Todo lo que el término significa es que el libro de Apocalipsis es un tipo de literatura profética que usa muchos símbolos. Debido a que contiene tantos símbolos, algunas personas enseñan el libro como si fuera una especie de historia de Alicia en el País de las Maravillas para adultos. Parte de ese enfoque es desestimar las vívidas imágenes espiritualizándolas para que signifiquen cualquier cosa que el maestro desee. El único límite es la imaginación. Éste es un enfoque poco sólido.

Descifrar los Símbolos

3 La tercera clave para comprender Apocalipsis es tener en cuenta que los símbolos se usan para un propósito específico. Representan algo. Tienen un significado literal detrás de ellos. Ellos no fueron seleccionados desordenadamente por el Espíritu Santo cuando inspiró el libro, y no representan cualquier cosa que podamos desear.

Tomemos a Jesús, por ejemplo. En la Biblia se le conoce como la “Rosa de Sarón” (Cantar de los Cantares 2:1). Ahora bien, Jesús no es una rosa, pero la afirmación de que Él es la “Rosa de Sarón” comunica algo real sobre Él. Nos dice que es hermoso, que es glorioso, que es maravilloso, que es el aroma espiritual de Dios. También se le llama el “Pan de Vida” y la “Fuente de vida”. Cada uno de estos símbolos se usa para enfatizar una faceta diferente de Su carácter. ¡Piense en lo inapropiado que sería referirse a Él como “el cardo ruso de Texas”! Ese símbolo evoca la imagen de algo feo y desarraigado, sujeto a todos los caprichos del viento.

Lo mismo ocurre con los símbolos en toda la Biblia. Cuando se usa un símbolo, busque siempre el significado literal detrás de él. Dios no usa símbolos al azar, simplemente sacándolos del cielo como si no tuvieran significado alguno. Además, cuando intente comprender un símbolo, busque su uso en otros lugares de la Biblia. Como ejemplo, en el Discurso de Jesús en el Monte de los Olivos, que dio a Sus discípulos durante la última semana de Su vida, presentó una parábola sobre una higuera. Al buscar en la Biblia otras ocasiones en las que se usa una higuera como símbolo, queda claro que es un símbolo muy común para la nación de Israel (Oseas 9:10, Joel 1:7 y Jeremías 24:1–10).

Usar las Profecías de la Primera Venida como Guía

4 La cuarta clave para entender Apocalipsis es recordar que las profecías de la Primera Venida contenidas en los libros apocalípticos del Antiguo Testamento, como el libro de Zacarías, significaban exactamente lo que decían. Este es un punto extremadamente importante, porque la forma en que se cumplieron las profecías de la Primera Venida es la mejor pista de cómo se cumplirán las profecías de la Segunda Venida.

Consideremos algunos ejemplos del libro de Zacarías. El profeta dijo que el Mesías vendría en un asno, y que entraría a Jerusalén en ese asno (Zacarías 9:9). Ahora, estoy seguro de que algunos de nuestros teólogos liberales de hoy, si hubieran vivido antes de la venida de Cristo, habrían tomado ese versículo y dicho: “Bueno, por supuesto, este versículo no significa lo que dice. Ésta es literatura apocalíptica. Toda la literatura apocalíptica debe espiritualizarse. El Mesías ciertamente no vendrá en un asno. Eso es absurdo. Todo lo que el versículo significa es que Él será una persona humilde”. Incorrecto. El verso significaba lo que decía. Jesús vino en un asno, exactamente como estaba profetizado en la literatura apocalíptica (Mateo 25:1–9).

Zacarías también profetizó que el Mesías sería traicionado por un amigo (Zacarías 13:6), por 30 piezas de plata (Zacarías 11:12). Dijo que el Mesías sería traspasado (Zacarías 12:10), y que tendría heridas en Sus manos (Zacarías 13: 6). Todas estas profecías resultaron ser más literales que simbólicas.

Con respecto a la Segunda Venida del Mesías, Zacarías dijo que regresará al Monte de los Olivos, y que el monte se partirá por la mitad cuando Su pie toque el suelo (Zacarías 14:4). El Mesías hablará una palabra sobrenatural, que destruirá al Anticristo y sus fuerzas con una plaga (Zacarías 4:12). Y en Zacarías 14: 9 dice: “Y Jehová será rey sobre toda la tierra”. Creo que esas palabras significan exactamente lo que dicen.

Aceptar el Sentido Llano

5 Otra clave para entender el libro de Apocalipsis, una clave muy importante, es aceptar el significado de sentido llano de cada pasaje. Incluso si no lo entiende, la mejor regla general es simplemente aceptar el significado del sentido llano. Mi “Regla de Oro de Interpretación” que utilizo en toda la Biblia, de principio a fin, ya sea profecía o no, es ésta: “Si el sentido llano tiene sentido, no busques ningún otro sentido, o terminarás en un sinsentido”.

Como me doy cuenta de que la literatura profética contiene símbolos, no me gusta usar el término “interpretación literal”. Prefiero el término “interpretación de sentido llano”. Sí, hay símbolos, pero los símbolos tienen significado. Y cuando se usan símbolos, busco su significado. Nuevamente, si el sentido simple tiene sentido, no busque ningún otro sentido, ¡o terminará en un sinsentido!

Recuerda que Dios no escribe en acertijos para confundirnos a propósito. Sabe comunicarse. Normalmente, dice lo que quiere decir y quiere decir lo que dice. Trata siempre de aceptar el significado de sentido llano. Si no lo entiendes, no te preocupes. Deja a un lado lo que te confunde y aférrate a lo que entiendes. No cedas a la tentación de espiritualizar un pasaje o alegorizarlo. Es algo serio tratar a la ligera la Palabra de Dios.

La espiritualización de las Escrituras es en realidad un acto blasfemo. La razón es que cuando comienzas a espiritualizar la Palabra de Dios, comienzas a jugar a ser dios, porque puedes hacer que las Escrituras signifiquen lo que quieras, en lugar de lo que Dios quiso.

Creer Cuando es Difícil

El mejor comentario que he leído sobre el libro de Apocalipsis es uno que se llama The Revelation Record [El Registro del Apocalipsis], por el Dr. Henry Morris.4 Justo al principio hizo una declaración que me motivó a querer gritar “¡Aleluya!”. Dijo: “El libro de Apocalipsis no es difícil de entender. Es difícil de creer. Si lo cree, lo comprenderá”.5 ¡Qué percepción tan profunda! Y es tan cierta. No lo olvides.

Aceptar el significado de sentido llano se aplica incluso cuando no comprendes el pasaje. Déjame darte un ejemplo. En Apocalipsis 9 se dice que en los tiempos del fin un ejército de 200 millones va a marchar desde el este hacia Israel. En el momento en que se escribió eso, ni siquiera había 200 millones de personas en el mundo. ¿Te imaginas a los primeros lectores del libro tratando de averiguar qué significaba eso? Hoy, una nación, China, puede enviar un ejército tan grande contra Israel. ¿Ves lo que quiero decir con aceptar lo que dice incluso si no lo entiendes?

Ésta es una de las razones por las que siempre he tenido los escritos de C. I. Scofield en alta estima. Él es el hombre que en 1909 produjo una de las primeras Biblias de estudio de Estados Unidos: — una Biblia con notas explicativas.6 Dio una interpretación literal a Ezequiel 38 y 39, concluyendo que estos capítulos profetizan que Rusia, junto con aliados específicos, invadirá Israel en los tiempos del fin. Comentando más tarde sobre esta interpretación, declaró: “No lo entiendo. No puedo explicarlo. Pero eso es que dice. Por lo tanto, lo creo”.

Esa declaración requirió mucha fe en el significado literal de la Palabra de Dios. Piénselo — en 1909 Rusia era una nación cristiana ortodoxa e Israel no existía, ¡ni había ninguna posibilidad de que Israel existiera alguna vez!

El Impacto de la Tecnología

La tecnología moderna nos ha ayudado a comprender muchas profecías que anteriormente eran un misterio. Por ejemplo, en Apocalipsis 13 dice que cuando se revele el Anticristo, lo acompañará una persona conocida como el Falso Profeta. Este Falso Profeta hará una imagen del Anticristo, y esa imagen parecerá cobrar vida. La gente adorará la imagen.

Durante miles de años, la gente ha tenido que preguntarse qué significa la referencia a una imagen que parece estar viva. Los eruditos escribieron muchas páginas dando al pasaje todo tipo de explicaciones espiritualizadas. Hoy, con la tecnología que tenemos, no es nada difícil hacer una imagen de holograma que parezca estar viva.

Hace cincuenta años entré en un teatro en Disneyland. Cuando se abrió el telón, vi a una persona que se parecía a Abe Lincoln sentada en el escenario. Se levantó, se acercó al borde del escenario, tomó las solapas de su abrigo y procedió a pronunciar el “Discurso de Gettysburg”. La persona era tan realista. Pensé que era actor. No lo era. La persona era un robot.

La Biblia dice que el Falso Profeta hará una imagen del Anticristo que parecerá cobrar vida. Creo que deberíamos creer que la Biblia significa lo que dice. Las tecnologías modernas como los hologramas hacen que esto sea más posible que nunca.

En el mismo capítulo de Apocalipsis, capítulo 13, se nos dice que toda persona en la tierra durante el período de la Tribulación deberá tener una marca de la bestia (ya sea su nombre o número) en la frente o en la mano derecha para poder comprar y vender.

Durante siglos, ésta fue una profecía cuyo cumplimiento de sentido llano era difícil de comprender. Pero ya no. Hoy, con el tipo de tecnología que tenemos con computadoras y láseres, tal marca es algo que es fácilmente posible. No obstante, hasta hace poco la gente sólo tenía que aceptar por fe que el pasaje significaba lo que decía.

Otro ejemplo se encuentra en Apocalipsis 11, donde dice que durante la Tribulación dos grandes testigos de Dios testificarán durante tres años y medio. Realizarán milagros poderosos y luego serán asesinados por el Anticristo. Sus cuerpos yacerán en las calles de Jerusalén durante tres días, y dice que toda la gente del mundo los contemplará. Entonces, de repente, serán resucitados y llevados al cielo.

No hace falta decir que, antes del Sputnik soviético en 1957, y el lanzamiento de satélites de comunicaciones en la década de 1960, que el pasaje era difícil de explicar. ¿Cómo podría todo el mundo contemplar dos cadáveres tendidos en las calles de Jerusalén?

Hoy, no hay nada que hacer. Todo lo que tiene que hacer es tomar una cámara de televisión, apuntarlos y transferir la transmisión a un satélite. Instantáneamente, el mundo entero puede mirar esos cuerpos sin ninguna dificultad.

Resumiendo

La gente ha pasado siglos desestimando la Palabra de Dios, simplemente porque no necesariamente la entendió. Estoy diciendo que adopte el enfoque del sentido llano. Suponga que Dios quiere comunicarse, que Dios sabe cómo comunicarse y que Dios dice lo que quiere decir y quiere decir lo que dice. Cree que los símbolos representan algo literal, y acéptelos por su significado de sentido simple. Si haces esto, comenzará a comprender el libro de Apocalipsis.

Bien, hemos cubierto cinco claves para entender las profecías de Apocalipsis.

Primero, crea que Dios quiere que lo entiendas.

En segundo lugar, confíe en el Espíritu Santo para que sea su maestro.

En tercer lugar, recuerde que los símbolos representan algo literal.

Cuarto, use el cumplimiento literal de las profecías de la Primera Venida como guía para comprender las profecías de la Segunda Venida.

En quinto lugar, acepte el significado de sentido llano, incluso si no es completamente comprensible para usted.

Traducido por Donald Dolmus. Ministerio En Defensa de la Fe

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Apocalipsis, Articulo, David R. Reagan, Profecia. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.