VIVIENDO PARA CRISTO EN LOS TIEMPOS DEL FIN – CAPÍTULO 6 (PARTE 1 DE 2)

PRACTICAR UNA FE FIRME

Por Dr. David R. Reagan

Practicar una Fe Firme

“Gallup dice que Estados Unidos tiene una fe superficial”. Esos eran los titulares de un artículo de un periódico que contenía los resultados de las últimas encuestas de Gallup sobre la fe en Estados Unidos. “Nos hemos convertido en una nación más religiosa, pero no necesariamente más cristiana”, informó Gallup. Añadió que, en los Estados Unidos de hoy “Dios es importante pero no primordial en la vida de las personas”.

A pesar del atractivo continuo y generalizado de la religión, Gallup informó que los estadounidenses ignoran la doctrina, son inconsistentes en sus creencias, son superficialmente fieles y carecen de confianza en Dios. “Muchos estadounidenses dicen que creen en Dios”, dijo Gallup, “pero muchos menos están dispuestos a confiar en Él, a ser obedientes y seguir Su voluntad” 1.

UN CONTRASTE BÍBLICO

En contraste con la fe superficial de los estadounidenses a principios del siglo XXI, echemos un vistazo a la fe del apóstol Pablo en el primer siglo (2 Corintios 11:23–28):2

He trabajado mucho más duro, me han encarcelado con más frecuencia, me han golpeado más veces de las que puedo contar y he estado a las puertas de la muerte una y otra vez. Me han azotado cinco veces con los treinta y nueve latigazos del judío, tres veces con varas romanas y una vez con piedras. He naufragado tres veces y me he sumergido en mar abierto durante una noche y un día. En viajes difíciles año tras año, he tenido que vadear ríos, ahuyentar a los ladrones, luchar con amigos, luchar con enemigos. He estado en riesgo en la ciudad, en riesgo en el campo, en peligro por el sol del desierto y la tormenta del mar, y traicionado por aquellos que pensaba que eran mis hermanos. He conocido la monotonía y el trabajo duro, muchas noches largas y solitarias sin dormir, muchas comidas perdidas, azotado por el frío, desnudo para el clima.

Y eso no es ni la mitad, cuando agregan las presiones y ansiedades diarias de todas las iglesias. Cuando alguien llega al final de su cuerda, siento la desesperación en mis huesos. Cuando alguien es engañado para que peque, un fuego furioso arde en mis entrañas.

Estas notables palabras del apóstol Pablo deben llamar la atención de todos los cristianos en estos tiempos del fin, particularmente los cristianos estadounidenses que tienen una fe superficial, y nunca han experimentado una persecución severa por su fe.

Pablo no esperaba que Dios lo protegiera del sufrimiento simplemente porque había puesto su fe en Jesús. Sufrió mucho por su compromiso con el Señor. Pero su sufrimiento nunca lo impulsó a levantar las manos con disgusto y maldecir a Dios.

Incluso cuando estaba en prisión, enfrentando una sentencia de muerte, escribió: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (Filipenses 4:4). Añadió: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias” (Filipenses 4:6).

LA NECESIDAD DE UNA FE FIRME

Pablo sabía cómo practicar una fe firme. A diferencia de la mayoría de nosotros, la calidad de su fe no dependía de las circunstancias. Es tan fácil caminar en fe cuando las circunstancias de la vida son todas muy positivas. Es cuando las circunstancias se ponen feas cuando nuestra fe se pone a prueba.

Ocurre cuando el médico te mira a los ojos y dice: “Lo siento, pero es cáncer”. O cuando la policía llama para decirle que su hijo o hija ha sido arrestado y está drogado. O tal vez sea una nota de un cónyuge que dice: “Ya no te amo. He decidido irme”. Quizás sea la pérdida de un trabajo, o la muerte de un miembro de la familia.

En estos tiempos del fin, es probable que un nuevo factor sea la persecución por su fe: la pérdida de un trabajo o un ascenso simplemente porque es cristiano. O quizás el ridículo y el acoso en la escuela o en el trabajo debido a sus convicciones cristianas. ¿Está su fe lista para la prueba?

LA EROSIÓN DE LA FE FIRME

Muchos cristianos de hoy son presa fácil esperando a que Satanás los elimine cuando la economía se derrumbe. Eso es porque han sido engañados por el popular “evangelio de la prosperidad”. Éste es el falso evangelio que enseña que Dios quiere que todos sus hijos caminen en perfectas salud y prosperidad financiera. Apela a la codicia en los corazones de las personas. Los defensores de este evangelio se pavonean con una riqueza conspicua, viven en mansiones y conducen automóviles de lujo. Sin vergüenza, señalan su riqueza como “prueba» de que la mano de Dios está sobre su ministerio. Sus discípulos siguen su ejemplo codiciando lo que tienen, dando $100 para que puedan recuperar $1,000, como si Dios estuviera ejecutando algún tipo de esquema Ponzi. 

Cuando la buena salud y la prosperidad no se materializan para los fieles, se les dice que es porque no tienen suficiente fe. Están condenados por su pobreza o mala salud. A su angustia física y mental se suma el sufrimiento espiritual. Es una “doctrina de demonios” engañosa (1 Timoteo 4:1).

LA COMUNIÓN DEL SUFRIMIENTO

Dios no ha prometido a Sus hijos un jardín de rosas, al menos no en esta vida. Jesús dijo que Sus seguidores serían odiados por el mundo (Juan 15:18–19). Pablo escribió que aquellos que son “coherederos con Cristo” sufrirán con Él, así como un día serán glorificados con Él (Romanos 8:17). Pablo pidió a Timoteo que se uniera a él en “sufrir por el evangelio” (2 Timoteo 1:8). Cuando el Concilio Sanedrín de los judíos azotó a los apóstoles por predicar el Evangelio, Lucas dice que siguieron su camino “gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre” (Hechos 5:40–41).

La actitud de los apóstoles estaba de acuerdo con las enseñanzas de su Señor. En Su Sermón del Monte, Jesús les había dicho: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:10). Para ser más específico, agregó: “Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros” (Mateo 5:11–12).

Pablo, por supuesto, no fue el único en la iglesia primitiva que sufrió persecución por el Señor. Todos los apóstoles, excepto Juan, fueron martirizados por su fe.3 Un joven diácono de la iglesia primitiva, Esteban, fue apedreado hasta morir (Hechos 7:59). El Libro de los Mártires de Foxe está lleno de historias de cristianos que fueron asesinados por su fe durante la historia temprana de la Iglesia.4

El martirio cristiano tampoco es cosa del pasado. En 1998, más de 300,000 cristianos murieron por su fe en todo el mundo.5 De hecho, más cristianos fueron martirizados por su fe sólo en el siglo XX que en los diecinueve siglos anteriores juntos.6 En Sudán, durante 1999, miles de cristianos fueron crucificados y miles de otros fueron vendidos como esclavos.7

A los que enseñan la superficial y engañosa doctrina de la prosperidad les encanta hablar de los grandes héroes de la fe: personas como Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas. Les encanta leer en voz alta esa sección de Hebreos 11 que dice que estos santos “conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. . .” (Hebreos 11:32–34).

Pero allí siempre dejan de leer allí, porque detestan los versos que siguen: “otros fueron atormentados…Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados…errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra” (Hebreos 11:35–38).

LA SEDUCCIÓN DE LA PROSPERIDAD

Los Estados Unidos de América es probablemente la única nación del mundo donde se puede predicar la doctrina de la prosperidad sin que el predicador se ría desde el púlpito. Somos un pueblo que ha sido seducido por “profetas de almohada”, que dicen mentiras suaves y cubiertas de azúcar. Los perseguimos, cumpliendo la profecía de que “vendrá tiempo cuando  [los cristianos] no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”(2 Timoteo 4:3–4).

No es de extrañar que los cristianos estadounidenses acudan en masa a la Iglesia de la Prosperidad. Quieren bendiciones sin sacrificio. No tienen ningún interés en la Iglesia del Compromiso o la Iglesia del Sufrimiento. La mayoría no podría identificarse de ninguna manera con la declaración de Pablo: “Aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo” (Filipenses 3:8). Pablo fue aún más lejos. Dijo que, al llegar a conocer mejor a Jesús, quería experimentar “la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte” (Filipenses 3:10). Esas palabras suenan como una locura para el cristiano ostentoso de hoy en día atrapado en el evangelio de la prosperidad, o en el tipo de cristianismo “sensible al buscador” que vende suavemente la necesidad de arrepentimiento y sacrificio.

Pero pronto llegará un día en el que éste ya no será el caso. Los días de Estados Unidos están contados, y cuando caiga el martillo del juicio de Dios, los justos sufrirán junto con los injustos. En muchos casos, los justos sufrirán aún, más porque serán perseguidos por su fe.

UN EJEMPLO DE UNA FE FIRME

Es por eso que debemos pensar en una fe firme como nunca antes. ¿Qué significa y cómo caminamos en ella? Echemos un vistazo a un ejemplo clásico de las Escrituras. Se encuentra en la vida del profeta Habacuc.

Habacuc fue un profeta a quien Dios levantó para hablarle a Judá durante los últimos años que precedieron a la destrucción de esa nación en el 586 a. C. Fue contemporáneo de Jeremías.

Al igual que el resto de los profetas de Dios, su llamado al arrepentimiento y su amenaza de destrucción inminente eran mensajes que el pueblo judío no quería escuchar. Se burlaban de él y decían que eran palabras huecas.

Finalmente, en un momento de autocompasión, Habacuc clamó a Dios y le pidió al Señor que lo vindicara (Habacuc 1:1–4). “Señor, me has dado ojos sensibles para ver la violencia, la inmoralidad y la anarquía; y he predicado con mi corazón contra estas cosas. Pero los impíos han abrumado a los justos, y nadie me hace caso. ¿Cuándo vas a respaldar mi mensaje con alguna acción? ¿Cuándo me vas a validar como profeta enviando algún juicio?” (paráfrasis del autor en todo momento).

La respuesta del Señor no fue la que Habacuc quería escuchar. (¿Cuántas veces les ha pasado eso?) El Señor le dijo que iba a hacer algo tan asombroso que nadie lo creería si se lo dijera de antemano (Habacuc 1:5–11). “Verás, estoy levantando a los guerreros más salvajes del planeta Tierra: los caldeos. Van a barrer a través de tu nación como un viento y destruir a tu pueblo y tu templo. Voy a usar a los caldeos como espada de mi juicio”.

Habacuc quedó asombrado por la respuesta del Señor. Quería juzgar a su gente para llamar su atención. Pero ciertamente no quería verlos destruidos. ¿Y a manos de los caldeos? ¿Cómo podría ser esto? Eran las personas más malvadas y violentas del mundo.

PREGUNTAS DIFÍCILES

Habacuc clamó nuevamente al Señor con un sentimiento de desesperación (Habacuc 1:12–17). “¡Ciertamente, oh Señor, no tienes la intención de nuestra destrucción! Seguramente sólo quieres proporcionarnos alguna corrección. Después de todo, ¿no eres tú el Santo? Si es así, entonces te pregunto, ¿cómo puede un Dios Santo obrar a través de aquellos que son impíos? Déjame explicártelo de otra manera, Señor: ¿Cómo puedes castigar a los que son malos con los que son más malvados?”.

Eran preguntas profundas. Pero se encontraron con un silencio sepulcral, que es siempre el caso cuando el hombre cuestiona a Dios. Porque, como Dios le dijo a Job, “¿Quién eres tú para cuestionar a tu Creador?” (Job 38-41).

El silencio de Dios hizo enojar a Habacuc. Entonces, elevó su terquedad. Subió a la cima de una torre y anunció que se sentaría allí y haría pucheros hasta que el Señor respondiera su pregunta (Habacuc 2: 1).

UNA RESPUESTA DURA

Finalmente, en el tiempo del Señor, llegó la respuesta (Habacuc 2:2–5). El Señor dijo: “La respuesta que te voy a dar es tan importante que quiero que la escribas en letras grandes en una tablilla, para que una persona que pase por ahí pueda leerla de un vistazo”. Entonces el Señor le dio Su respuesta.

Tenga en cuenta la pregunta: “¿Cómo puedes castigar a los que son malos con los que son más malvados?”.

La respuesta del Señor: “El justo por su fe vivirá” (Habacuc 2:4).

Era una respuesta difícil a una pregunta difícil. Era una respuesta que fue difícil de tragar para Habacuc. “El justo por su fe vivirá”. ¿Qué significaba eso?

UN MANDATO DURO

Mientras Habacuc contemplaba la respuesta de Dios, el Señor, en Su misericordia, comenzó a ayudar al profeta a comprender y aceptar Su respuesta. Procedió a señalarle a Habacuc que era plenamente consciente de la codicia, la traición, la crueldad, la inmoralidad y la idolatría de los caldeos (Habacuc 2:6–20). No había nada que Habacuc pudiera decirle a Dios sobre los caldeos que Él no supiera ya.

El Señor prometió una serie de ayes sobre los caldeos, indicando claramente que el día de su juicio por sus pecados llegaría a su debido tiempo (Habacuc 2:6–20). El Señor concluyó este discurso con las palabras: “El Señor está en su santo templo. Calle delante de él toda la tierra” (Habacuc 2:20).

Ésas son palabras que los cristianos cantan todo el tiempo sin conocer su contexto. Fuera de contexto, suenan tan hermosas. En contexto, son muy penetrantes. Porque, vean, lo que Dios realmente le estaba diciendo a Habacuc era: “Estoy en Mi trono y tengo el control. Yo soy soberano. No tienes derecho a cuestionarme sobre Mis motivos y Mis acciones. Tu responsabilidad no es cuestionarme, sino confiar en Mí. ¡Así que cállate y comienza a confiar!”.

JUEGO DE ROL

Era un mandato duro que requería una fe firme. Para mostrarle lo difícil que era, pongámonos en la posición de Habacuc por un momento. Suponga que es un profeta moderno que clama a Dios con respecto a los Estados Unidos.

“Oh Dios, me has dado un corazón sensible para ver la iniquidad y la injusticia. Dondequiera que mire hoy en Estados Unidos, veo que estos dos males se multiplican. ¿Por qué permites que los pecados de nuestra nación queden impunes? Estamos podridos hasta la médula, afirmando ser una nación cristiana mientras nos deleitamos en los pecados del alcoholismo, la adicción a las drogas, el aborto, la anarquía y cualquier otra abominación conocida por el hombre. Peor aún, tenemos la intención de exportar nuestra pecaminosidad a otras naciones a través de nuestras películas y programas de televisión inmorales y violentos”.

“¿Hasta cuándo, oh Señor, vas a cerrar los ojos ante la violencia de la mafia en Nueva York y Nueva Jersey? ¿Cuánto tiempo vas a tolerar el estilo de vida cambiante de California y el materialismo grosero de Texas? ¿Cuándo vas a hacer algo sobre los juegos de azar en Nevada, el tabaco y el whisky en Kentucky, y el vudú de la Nueva Era en el estado de Washington?

“¿Cuándo, oh Señor, vas a derramar juicio sobre nuestra nación por nuestro orgullo insufrible y nuestro deseo imperialista de dirigir los asuntos de otras naciones?

“Y, ¿cuándo, Señor, vas a vengar la sangre de los más de 60 millones de bebés que hemos sacrificado en el vientre de sus madres desde 1973?

“¿Estás ahí, Señor? ¿Estás prestando atención? ¿Sabes lo que está pasando? ¿Te importa?”.

Y el Señor responde: “Cálmate. Relájate. Lo tengo todo bajo control. Verás, vienen los rusos. Los he despertado para invadir Israel, y mientras lo hacen, van a lanzar un ataque nuclear total contra tu país que los dejará devastados”.

Aturdido, respondes: “Pero Señor, ¿cómo podrías hacer tal cosa? ¡Esos rusos son peores que nosotros! No son más que un montón de bárbaros odiadores de Dios. Somos malos, pero no somos tan malvados como ellos. ¿Cómo puedes castigar a una nación malvada con otra más malvada?”.

Y el Señor simplemente dice: “El justo por su fe vivirá”.

Traducido por Donald Dolmus.  Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Crisis, David R. Reagan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.