DEFENDER LA JUSTICIA -2

Por Dr. David R. Reagan

(Del libro: Viviendo para Cristo en los Tiempos del Fin – Capítulo 9 parte 2 de 2)

LA IMPORTANCIA DE LAS BUENAS OBRAS

Parte del problema tiene sus raíces en la Reforma. Ese movimiento transformador se peleó por el tema de la salvación. ¿Es por gracia o por obras? La gracia triunfó, como debería haberlo hecho, pero, en el proceso, la comunidad cristiana pareció olvidarse de la importancia de las buenas obras.

Uno de los pasajes fundamentales de la Reforma se encuentra en Efesios 2:8–9, donde Pablo escribió: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe. . . no por obras, para que nadie se gloríe”. Pero el siguiente versículo dice que somos “creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:10). El punto: No somos salvos por las obras, pero somos salvos para hacer buenas obras.

Pablo repitió el punto en Tito 2:14, donde declaró que Dios nos ha redimido y nos está purificando como pueblo “celoso de buenas obras”. Jacobo, el hermano de Jesús, resumió bien el tema cuando escribió: “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta” (Jacobo 2:26).

Las obras son importantes porque manifiestan nuestra salvación. También son importantes porque manifiestan el amor de Dios a través de nosotros. También son importantes porque cada uno de nosotros algún día será juzgado por nuestras obras, no para determinar nuestro destino eterno, sino para determinar nuestros grados de recompensa (2 Corintios 5:10).

La Biblia revela que hay una variedad de buenas obras que estamos llamados a hacer. Se nos exhorta a mostrar santidad en nuestra vida personal (1 Pedro 1:13–16). Estamos llamados a mostrar compasión por los menos afortunados, como las viudas y los huérfanos, los desamparados, los hambrientos y los oprimidos (Salmo 41:1; Isaías 58:6–7; Jacobo 1:27). En muchos otros pasajes, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, se nos ordena defender la justicia.

LA PREOCUPACIÓN DIVINA POR LA JUSTICIA

El Creador de este universo es un Dios que está apasionadamente preocupado por la justicia. Esta preocupación se expresa vívidamente en Amós 5:21–24, donde el profeta habla en contra de la hipocresía religiosa. Afirma que hay algo más importante para Dios que las fiestas religiosas, las asambleas solemnes, los holocaustos y los cánticos de alabanza. ¿Qué es? Amós truena la respuesta: “Que corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo” (Amós 5:24).

Este tema se encuentra en toda la literatura profética de los profetas hebreos. Miqueas lo expresó en forma de pregunta retórica: “Qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios” (Miqueas 6: 8). Hablando en nombre del Señor, Isaías declaró: “Aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda” (Isaías 1:17).

LA PREOCUPACIÓN BÍBLICA POR LA JUSTICIA

De la misma manera, la literatura de sabiduría de la Biblia está llena de amonestaciones para defender la rectitud y la justicia:

¿Quién se levantará por mí contra los malignos? ¿Quién estará por mí contra los que hacen iniquidad? (Salmos 94:16).

“Los que amáis a Jehová, aborreced el mal…” (Salmos 97:10).

“Horror se apoderó de mí a causa de los inicuos que dejan tu ley” (Salmos 119:53).

“Rescata a los injustamente condenados a muerte; no te quedes atrás y los dejes morir” (Proverbios 24:11).6

Abre tu boca por el mudo en el juicio de todos los desvalidos. Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende la causa del pobre y del menesteroso” (Proverbios 31:8–9).

Otra forma en que el Señor nos hace saber acerca de Su pasión por la justicia es a través de las descripciones que nos da de cómo será la vida durante el reinado milenial de Su Hijo. En el pasaje clásico de Isaías 11:3–5, el énfasis está en la justicia, la equidad y la fidelidad. En Isaías 9:7 se nos dice que el reino del Señor abarcará toda la tierra y que se caracterizará por el “juicio y la justicia”. Miqueas enfatiza que no habrá personas sin hogar ni hambrientas, y la tierra será bendecida con paz (Miqueas 4:1–4).

Las enseñanzas de Jesús están llenas de llamados a defender la justicia. En su Sermón del Monte, llamó a Sus seguidores a ser la sal y la luz del mundo (Mateo 5:13–14). Resumió Su amonestación diciendo: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16). También dijo que aquellos que padecieran “persecución por causa de la justicia” serían grandemente bendecidos (Mateo 5:10).

NUESTRA RESPUESTA INCRÉDULA

Muy a menudo respondemos a versículos como éstos diciendo: “¿Quién soy yo? No soy nadie. Nadie me escuchará. El mal es tan grande, y yo soy tan pequeño. ¿De qué me servirá hablar?”.

Tendemos a ver a los personajes bíblicos como personas que tenían una línea directa especial con Dios. Los ponemos en un pedestal y asumimos que las cosas increíbles que hicieron son imposibles para nosotros. Tomemos a Elías, por ejemplo. Se enfrentó a un rey malvado y a su esposa depravada. También estuvo cara a cara con los sacerdotes paganos de Baal. Un hombre contra el sistema. Sin embargo, prevaleció.

Miramos a Elías y sacudimos la cabeza con asombro, sin sospechar nunca que podríamos hacer algo equivalente. Sin embargo, el Nuevo Testamento hace una declaración sorprendente: Elías era un hombre con una naturaleza como la nuestra, y oró fervientemente para que no lloviera; y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses. Y volvió a orar, y el cielo derramó lluvia”” (Jacobo 5:17–18).

Mírelo de nuevo: “Elías era un hombre con una naturaleza como la nuestra”, pero era un hombre de fe, y esa fe marcó la diferencia. También era un hombre justo, y eso era importante, porque la oración inicial de este pasaje es: “La oración eficaz del justo puede lograr mucho” (Jacobo 5:16).

Aquellos de nosotros que hemos nacido de nuevo, somos personas justas, no por nuestra propia justicia, sino porque hemos sido revestidos con la justicia de Jesús (Romanos 4:1–10; Gálatas 3:27).

EL PODER DE UNA PERSONA

La Biblia enseña que nunca debe subestimar el impacto de una persona llamada por Dios y empoderada por Su Espíritu Santo. Se nos dice que “lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo escogió Dios para avergonzar lo fuerte” (1 Corintios 1:27).

Un hombre piadoso en Ft. Worth, Texas, un dentista llamado Richard Neill, logró que el programa de Phil Donahue fuera cancelado de la televisión. Lo hizo en primer lugar poniéndose de pie y hablando en contra de la inmundicia que se exhibía en el programa. Cuando no hubo una respuesta positiva de la estación, lanzó una campaña de envío de cartas a los patrocinadores del programa. Instó a otros a unirse a él para escribirles. Los patrocinadores comenzaron a quedarse a medio camino, hasta que el programa fue cancelado en 1996.7

Un hombre contra una estación. Parecía no tener ninguna posibilidad. Pero tampoco David contra Goliat. Mientras los filisteos se reían, David avanzó sin miedo para enfrentarse al gigante. Gritó a Goliat: “Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos. . .” (1 Samuel 17:45). ¡Un niño pequeño contra un ejército, armado con el nombre de Dios!

EJEMPLOS BÍBLICOS

La Biblia está llena de ejemplos de individuos, como David, que se puso de pie e hizo una diferencia. A lo largo del libro de Jueces hay historias de personas, tanto hombres como mujeres, que se opusieron al mal y trajeron renovación a su nación. Lo mismo es cierto durante el período de los reyes, cuando Natán se enfrentó a David, Elías enfrentó a Acab y Josías (¡de 16 años!) dirigió a su nación hacia Dios, purgando su tierra de falsos sacerdotes y sus ídolos.

A medida que avanzamos hacia el Nuevo Testamento, nos enfrentamos al ejemplo más grande de todos: Jesús de Nazaret. Su impacto en la historia se ha resumido de manera contundente en un ensayo titulado “Una Vida Solitaria”.8

Nació en una aldea desconocida, hijo de una campesina. Creció en otra aldea desconocida, donde trabajó en una carpintería hasta los treinta años. Luego, durante tres años fue un predicador itinerante.

Nunca escribió un libro. Él nunca tuvo una oficina. Nunca tuvo una familia o fue dueño de una casa. Nunca vivió en una gran ciudad. Nunca viajó 200 millas desde el lugar en el que nació. No hizo ninguna de las cosas que suelen acompañar a la grandeza. 

Mientras todavía era un hombre joven, la opinión pública se volvió contra él. Sus amigos lo abandonaron. Fue entregado a sus enemigos, y pasó a través de la parodia de un juicio. Él fue clavado a una cruz entre dos ladrones.

Mientras él moría, sus verdugos sortearon la única propiedad que tenía en la tierra…sus vestiduras, Cuando él murió, fue sepultado en una tumba prestada.

Los siglos han pasado, y hoy en día la suya es la figura central de gran parte de la raza humana. Todos los ejércitos que han marchado,

Todas las armadas que han navegado, todos los parlamentos que alguna vez han legislado,

Todos los reyes que han reinado, puestos juntos, no han afectado tanto la vida del hombre sobre la tierra como esta vida solitaria.

Puede que esté pensando: “Sí, pero Él era Dios encarnado”. Sí, lo era. Pero recuerde, Él se despojó de Su gloria y poderes divinos cuando se hizo carne, y vivió Su vida confiando en el poder del Espíritu Santo (Filipenses 2:6–7; Juan 5:19). Es por eso que pasaba gran parte de Su tiempo en oración (Lucas 11:1). Cuando dejó esta tierra, nos dio ese mismo Espíritu para empoderarnos y guiarnos (Juan 16:7, 13–14).

Fue el empoderamiento del Espíritu Santo lo que permitió a un hombre, Pablo, evangelizar el mundo entonces conocido. El Espíritu Santo lo llamó mientras estaba en una reunión de oración en Antioquía (Hechos 13:2). Lucas dice que, cuando Pablo comenzó su primer viaje misionero, fue “enviado por el Espíritu Santo” y fue “lleno del Espíritu Santo” (Hechos 13:4, 9).

Fuera de la Biblia, la historia está repleta de ejemplos de cristianos individuales que cambiaron el mundo al defender la justicia.

UN HOMBRE CONTRA LA ESCLAVITUD

Uno de los ejemplos clásicos es William Wilberforce, quien nació en Inglaterra en 1759. Heredó una gran riqueza y se convirtió en un playboy. Pero, en 1784, a la edad de 25 años, encontró a Jesús y su vida se transformó. Comenzó a hablar en contra de la trata de esclavos y a exponer sus horrores en la Cámara de los Comunes, donde se desempeñó como representante.9

Wilberforce fue burlado, ridiculizado, castigado y amenazado con su vida, pero nadie pudo silenciarlo. En un momento, cuando se desanimó, John Wesley, que estaba en su lecho de muerte, se enteró. Wesley pidió lápiz y papel, y le escribió a Wilberforce la siguiente nota:10

A menos que Dios te haya levantado para esto mismo, serás agotado por la oposición de los hombres y los demonios. Pero si Dios es por ti, ¿quién puede estar contra ti? ¿Son todos más fuertes que Dios? ¡No te canses de hacer el bien! Continúa, en el nombre de Dios y en el poder de Su poder, hasta que incluso la esclavitud estadounidense desaparezca.

Wesley murió seis días después (1791). Wilberforce tomó en serio sus palabras de aliento y persistió en su cruzada. Dieciséis años más tarde, en 1807, logró que se aboliera la trata de esclavos inglesa. Le tomó otros 26 años lograr la abolición de la esclavitud en Inglaterra. El proyecto de ley se aprobó en 1833, el año en que Wilberforce murió a los 74 años.

UN HOMBRE CONTRA UNA INDUSTRIA

Un ejemplo moderno de un líder cristiano con un espíritu tenaz similar es Don Wildmon, fundador de la American Family Association. A mediados de la década de 1970, era pastor de una pequeña iglesia metodista en Tupelo, Mississippi, cuando el Señor le habló a su corazón, llamándolo a dar un paso de fe y tomar una posición contra la creciente inmoralidad, violencia y blasfemia en las películas estadounidenses y programas de televisión.

El resto es historia. Hoy su ministerio encabeza la lucha contra la degradación que caracteriza a la industria del entretenimiento. La sola mención de su nombre hace temblar las salas de juntas de Hollywood y Nueva York. Sus boicots y campañas de redacción de cartas han puesto de rodillas a una gran corporación tras otra, rogándole que retroceda.

Recuerdo bien cuando lanzó una campaña contra los Holiday Inns. Aquí estaba una corporación que había construido su imperio como un negocio orientado a la familia, y luego comenzó a presentar películas con clasificación X en sus cuartos. Me uní a la protesta y escribí una carta a la sede corporativa expresando mis objeciones y dejando en claro que boicotearía el uso de sus instalaciones.

Normalmente, estas cartas provocan una respuesta de relaciones públicas en forma de palabras endulzadas que le agradecen su contribución, pero que rara vez abordan el problema. Pero mi carta debe haber tocado un punto delicado. ¡Uno de los vicepresidentes de la empresa me envió una diatriba escrita a mano en la que me denunciaba como un “tonto fundamentalista”, que seguía ciegamente el liderazgo de un charlatán! Dijo que habían investigado a fondo a Don Wildmon y habían descubierto que era una “persona poco distinguida”, sin credenciales académicas particulares. Dijo que no podían encontrar ninguna razón para su influencia y poder.

USANDO LO DÉBIL Y LO NECIO

Las palabras del hombre me recordaron lo que Pablo escribió en 1Corintios 1:27: “Llo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte”. Pablo agregó: “El hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” (1 Corintios 2:14).

A menudo me he preguntado a cuántas personas llamó Dios antes de llegar a Don Wildmon. Puedo imaginarlo hablando al corazón de algún pastor de una gran ciudad de una mega-iglesia, y el pastor respondiendo: “Señor, ¿quién me escuchará? Sólo tengo una iglesia de 5,000. No tengo una lista de correo nacional ni un ministerio de televisión”.

Pero Don Wildmon, quien era totalmente desconocido y no tenía recursos en absoluto, ni siquiera una gran iglesia, dijo: “Aquí estoy, Señor, úsame”, y la unción de Dios cayó sobre él. Sucedió porque la Biblia dice: “Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con Él” (2 Crónicas 16:9).

LA IGLESIA BURLONA

En la publicación de su ministerio, The AFA Journal, Don Wildmon a menudo informa que sus críticos más severos son clérigos que le escriben cartas burlonas, ridiculizando su lucha contra la inmundicia en la industria del entretenimiento. Wildmon usa estas cartas para señalar que el mayor problema en Estados Unidos hoy en día es “300,000 púlpitos silenciosos”. Argumenta que guardan silencio sobre cuestiones morales porque demasiados pastores tienen miedo de pisar los dedos de los pies sensibles. En respuesta a sus alegaciones de que sus esfuerzos son “inútiles”, responde que Dios no nos ha llamado a ganar las batallas, sino que nos ha llamado a tomar una posición. La victoria no vendrá hasta que Jesús regrese. Pero mientras tanto, no debemos quedarnos de brazos cruzados y permitir que el mal se multiplique.

De lo contrario, terminaremos con tragedias como el Holocausto. La gente olvida que Alemania estaba llena de iglesias, tanto protestantes como católicas. Pero la actitud predominante fue la de “no ver ni oír el mal”. Por eso, seis millones de judíos fueron llevados a los hornos mientras los cristianos miraban hacia otro lado.

UN LLAMADO A LA ACCIÓN

¿Cómo se aplica todo esto a usted y a mí? Dios nos está llamando a defender la justicia en medio de una sociedad que se ha vuelto tan malvada que ha olvidado cómo sonrojarse. Hay tres cosas que cada uno de nosotros debe hacer para defender la justicia.

Primero, necesita orar para que Dios ponga un problema en su corazón. No puede oponerse activamente a todo el mal, porque es demasiado grande. Debe concentrar su tiempo y energía. Piénselo de esta manera: si vierte agua en el suelo, corre en todas direcciones; pero, si la vierte en un canal que la haga correr sobre una rueda hidráulica, puede generar electricidad.

Entonces, ore para que Dios cargue su corazón con un tema en particular. Puede que se despierte en la noche llorando por aquellos que están esclavizados por la homosexualidad. O, mientras ora, puede comenzar a sentir una gran compasión por las mujeres que están contemplando un aborto.

Una vez que Dios le dé la carga, cambie su oración y comience a preguntar qué quiere Él que haga al respecto. Recuerde, Dios no llama a todos a hacer lo mismo. Tomemos el tema del aborto, por ejemplo. Podría llamar a una persona para que sea un soldado de primera línea que se sienta en la entrada de una clínica y corre el riesgo de ser arrestada. Puede llamar a otro para que se pare al otro lado de la calle y ore o sirva como consejero en la acera. Podría motivar a otro a escribir cartas a periódicos y políticos. A otros podría llamar para que sirvan como contribuyentes financieros. Incluso podría llamarte para adoptar un bebé que alguien quiere abortar.

Finalmente, después de que el Señor haya identificado su problema y le haya dicho lo que debe hacer, siga ese lema popular que dice: “¡Sólo hazlo!”. Él le dará los dones que necesita para hacer el trabajo y le dará las oportunidades. Recuerde, Él está buscando activamente en la tierra a personas que le hayan entregado su corazón para que Él pueda apoyarlos firmemente (2 Crónicas 16:9). “El requisito para la utilidad no es la habilidad, sino la disponibilidad y la confianza en el poder habilitador de Dios”.11

Así lo expresó Pablo: “Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio” (1 Timoteo 1:12).

UN MONJE QUE DESAFIÓ A UN IMPERIO

En el siglo IV, había un monje llamado Telémaco. Vivía solo como un ermitaño en el desierto buscando a Dios. Un día se convenció de que era egoísta en lugar de desinteresado, y decidió que pasaría el resto de su vida sirviendo a la gente, permitiendo que Dios los tocara a través de él.

Se dirigió a Roma. Llegó cuando los romanos celebraban una victoria militar sobre los godos. Los prisioneros de guerra marchaban por las calles. Escuchó que iba a haber una gran celebración de la victoria en el Coliseo y decidió ir.

Se asombró al encontrar 50,000 personas vitoreando mientras los prisioneros de guerra luchaban entre sí hasta la muerte en juegos de gladiadores. (Tenga en cuenta que Roma se había convertido oficialmente en cristiana en ese momento). Telémaco no pudo soportar lo que estaba presenciando. Estaba moralmente indignado y decidió actuar.

Bajó corriendo los escalones, saltó el muro de contención y se interpuso entre dos gladiadores, indicándoles que detuvieran el combate. La multitud se enfureció. Comenzaron a cantar por la vida del monje. Finalmente, el comandante de los juegos se rindió a la sed de sangre de la multitud y dio la señal para que Telémaco fuera masacrado.

De repente, el silencio se apoderó de la multitud cuando la gente comenzó a darse cuenta de que habían alentado la muerte de un hombre santo, un ministro de Cristo. Los juegos terminaron y nunca se reanudaron. Edward Gibbon escribió: “Su muerte fue más útil para la humanidad que su vida”.12

Nunca subestime lo que una persona puede lograr, cuando esa persona es llamada y empoderada por Dios.

Traducido por Donald Dolmus. Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.