AGUARDANDO A JESÚS -1-

Libro: Viviendo para Cristo en los Tiempos del Fin – Capítulo 14 (parte 1 de 2)

Por Dr. David R. Reagan

¿Vive aguardando a Jesús? ¿Anhela Su regreso? ¿Ora todos los días, “¡Maranata!”?

Pablo nos dijo en Tito 2:13, que debemos vivir “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”. En 2 Timoteo 4:8, dijo que hay una recompensa especial — “una corona de justicia” — que el Señor le dará a cualquier santo que viva su vida con el amor de la aparición del Señor en su corazón.

¿Alguna vez se ha detenido a preguntarse por qué esta recompensa especial se llama “corona de justicia”? ¿Por qué Pablo asocia la justicia con la devoción al regreso del Señor?

Es porque los dos van de la mano. Éste es un punto que recalco constantemente a los pastores que no comprenden la importancia de predicar y enseñar la profecía bíblica.

La Relevancia Práctica de la Profecía

Cuando me encuentro con un pastor así y le pregunto por qué ha ignorado la profecía, su respuesta suele ser algo como esto: “Bueno, David, no lo entiendes porque eres un evangelista viajero. Si fueras pastor, lo entenderías. Verás, tengo que lidiar a diario con todos los problemas que conoce el hombre. Tengo homosexuales y adúlteros en mi congregación, así como chismosos y calumniadores. Tengo matrimonios a punto de desmoronarse. Tengo padres que exasperan a sus adolescentes. Tengo drogadictos y personas adictas a las tarjetas de crédito. Lo que se te ocurra, y yo estoy lidiando con eso. El resultado es que simplemente no tengo tiempo para lidiar con temas esotéricos y de castillos en el aire como la profecía bíblica. Después de todo, cuando se llega al grano, ¿qué importa lo que una persona sepa acerca de la profecía bíblica?”.

Entiendo de dónde vienen pastores como éste. Simpatizo con ellos y oro por ellos. No hay llamado más alto que el de un pastor, y no hay trabajo más difícil sobre la faz de la tierra.

Pero cualquier pastor que se sienta así simplemente no comprende la profecía bíblica. Como ya he mostrado, el conocimiento de la profecía bíblica es esencial para el desarrollo de una esperanza vibrante — y la esperanza se necesita desesperadamente en estos tiempos oscuros.

La profecía bíblica también está directamente relacionada con todos los problemas que enfrentan los pastores en sus congregaciones. El punto sobre esto, que trato de hacer entender una y otra vez, es que la profecía bíblica puede tener un impacto abrumador en la forma en que la gente vive aquí y ahora. Si se enseña correctamente, no es sólo información de castillos en el aire relevante para un mundo que aún está por venir. Puede transformar la forma en que una persona vive hoy, en este mundo.

LA CALIDAD TRANSFORMADORA DE LA PROFECÍA

Déjenme decirlo de manera sucinta. Si una persona puede estar convencida de dos cosas relacionadas con la profecía bíblica, su vida se transformará. Esas dos cosas son: 1) Jesús regresará; y 2) Su regreso es inminente — puede ocurrir en cualquier momento.

La mayoría de los cristianos responderán a la pregunta: “¿Cree que Jesús regresará?”, respondiendo “Sí”. Pero sus acciones hablan más que sus palabras. No viven como si esperaran que el Señor va a regresar. La mayoría son esquizofrénicos espirituales que caminan con un pie en la iglesia y el otro en el mundo. Creen en el regreso del Señor en sus mentes, pero no en sus corazones. Sólo cuando una creencia pasa de la mente al corazón comienza a afectar el comportamiento.

La mayoría de los cristianos tampoco parecen tener idea de que Jesús podría regresar en cualquier momento. La mayoría está convencida de que aún deben cumplirse muchas profecías antes de que el Señor pueda regresar. Bueno, hay muchas profecías que deben cumplirse antes de que Jesús regrese a esta tierra para reinar — un templo debe ser reconstruido en Jerusalén, el Anticristo debe ser revelado y debe haber siete años de tribulación. Pero no hay una sola profecía que deba cumplirse para que el Señor regrese por Su Iglesia en el Rapto. El Rapto es un evento que puede ocurrir en cualquier momento.

DOS REGRESOS DEL SEÑOR

Asistí fielmente a una iglesia durante 30 años y ni una sola vez escuché la palabra rapto. Desde entonces, descubrí que la mayoría de los cristianos han tenido la misma experiencia. La consecuencia es que la mayoría no es consciente del hecho de que habrá dos venidas futuras del Señor.

Una será una aparición por Su Iglesia, para sacar a la Iglesia del mundo. La otra será un regreso a la tierra con Su Iglesia, para reinar por mil años.

La evidencia de estas dos futuras venidas de Jesús es muy evidente cuando estudia las dos únicas descripciones detalladas del regreso del Señor que se encuentran en el Nuevo Testamento. Una se encuentra en 1 Tesalonicenses 4:13–18; la otra está en Apocalipsis 19:11–16 (ver Tabla 3).

En 1 Tesalonicenses 4, el Señor aparece en los cielos. No regresa a la tierra. Aparece por Su Iglesia. Él es un Novio que viene por Su Novia. Aparece en amor como un Libertador, para rescatar a Su Iglesia de la venidera ira de Dios, que se derramará durante la Tribulación.

En marcado contraste, en Apocalipsis 19 se lo describe como regresando a la tierra con Su Iglesia, y regresa con gran ira como un Guerrero cuyo propósito es juzgar y hacer la guerra contra los enemigos de Dios. También regresa como Rey, para afirmar Su dominio sobre toda la tierra.

TABLA 3

LOS DOS FUTUROS REGRESOS DEL SEÑOR

COMPARACIÓN Y CONTRASTE

El Rapto

1 Tesalonicenses 4:13–18

1) El Señor aparece en los cielos.

2) Aparece por Su Iglesia.

3) Aparece como un Libertador.

4) Aparece enamorado.

5) Aparece como un Novio.

La Segunda Venida
Apocalipsis 19:11–16

1) El Señor regresa a la tierra.

2) Regresa con Su Iglesia.

3) Regresa como guerrero.

4) Vuelve airado.

5) Regresa como Rey.

CÓMO SE RELACIONAN LAS SEÑALES CON EL RAPTO

No hay señales del Rapto porque es un evento que puede ocurrir en cualquier momento. Las señales se relacionan sólo con la Tribulación y la Segunda Venida. Pero, a medida que vemos que las señales se acumulan, podemos estar seguros de que el Rapto está cerca.

Tim LaHaye ha explicado la relación entre el Rapto y las señales de los tiempos con una maravillosa ilustración. Cuenta acerca de un amigo suyo que caminaba por un centro comercial con su esposa. Le señaló a ella el hecho de que los comerciantes estaban colocando sus adornos navideños. Ella respondió con lo que él pensó que era una pregunta curiosa: “¿Sabes qué significan esas decoraciones?”.

“Por supuesto”, dijo, “apuntan a la pronta llegada de la Navidad”.

“Sí”, respondió ella, “¡pero también significan que el Día de Acción de Gracias está a la vuelta de la esquina!”.1

Y lo mismo ocurre con las Señales de los Tiempos. Señalan la Tribulación y la Segunda Venida. Pero, cuando los vemos acumulándose, podemos estar seguros de que el Rapto está muy cerca.

UNA MOTIVACIÓN PARA LA SANTIDAD

Ahora, volvamos a mi punto. La vida de una persona puede transformarse si alguna vez llega a creer dos cosas: 1) Jesús regresará; y 2) Su regreso puede ocurrir en cualquier momento. ¿Cómo pueden esas creencias cambiar radicalmente a una persona? Porque motivarán a esa persona a la santidad.

Sé que esto es cierto por experiencia personal. Yo era un cristiano carnal típico, hasta que comencé a estudiar y a creer en la profecía bíblica. En el momento en que realmente creí con todo mi corazón que Jesús volvería, y que podría hacerlo en cualquier momento, la profecía comenzó a tener un efecto purificador en mi vida. No cambié de la noche a la mañana, pero el cambio fue inevitable a partir de ese momento, cuando el Espíritu Santo comenzó a convencerme de áreas de mi vida que no estaban listas para el regreso del Señor.

Cuando un pastor comienza a predicar la profecía bíblica, enfatizando el inminente regreso del Señor, descubrirá que los miembros de su congregación comenzarán a limpiar sus vidas. Dejarán a un lado el alcohol y las drogas. Los matrimonios comenzarán a sanar. Los adolescentes serán liberados de la rebelión. Habrá un apuro hacia la santidad.

LA PROFECÍA COMO PURIFICADORA

El efecto purificador de la profecía se menciona en todo el Nuevo Testamento. Observe en las siguientes citas de las Escrituras cómo el escritor siempre relaciona el regreso del Señor con la justicia y la santidad:

Romanos 13:12–14

12) La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. 

13) Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, 

14) sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.

Tito 2:11–13 

11) Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 

12) enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 

13) aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo…

1 Pedro 1:13–16 

13) Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; 

14) como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 

15) sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 

16) porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. 

2 Pedro 3:10–11 

10) Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

11) Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir. . .

1 Juan 3:2–3 

2) Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.

3) Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.

En cada uno de estos pasajes, el escritor vincula el regreso de Jesús con un llamado a la santidad.

EL SIGNIFICADO DE LA SANTIDAD

¿Qué es la santidad? Ésta suena muy teológica. Intentemos poner los pies en la tierra. Mi definición práctica es sometimiento al señorío de Jesús. Un compromiso con la santidad significa permitir que Jesús controle todos los aspectos de su vida a través de la presencia de Su Espíritu Santo.

De vez en cuando, debe hacer un inventario de su vida, pidiendo al Espíritu Santo que le ayude a identificar aquellas áreas que no están totalmente sometidas al señorío de Jesús. Pregúntese: “¿Es Jesús el señor de mi música y mi material de lectura? ¿Es el señor de lo que como y bebo? ¿Señor de mis películas y programas de televisión? ¿Es el señor de mi trabajo y de mi recreación? ¿Es realmente el señor de algo en mi vida? Pídale al Espíritu Santo que ilumine su corazón con un foco para revelar las áreas que necesitan ser entregadas. Él lo hará.

El cristiano promedio ha hecho tantos compromisos con el mundo, que a menudo ni siquiera se da cuenta de muchos de ellos. Esto se debe en parte a que el paganismo que nos rodea nos insensibiliza al pecado. También se debe a una escasez de la Palabra en nuestras vidas. Pero incluso cuando hemos sido insensibilizados, la Palabra puede convencernos a través de su poder sobrenatural.

EL PODER DE CONVICCIÓN DE LA PALABRA

Eso es lo que le sucedió al rey Josías de Judá, cuando lanzó el avivamiento más grande en la historia de su nación. A pesar de que era una persona justa que buscaba al Señor con fervor, su pecaminosidad se apoderó de él cuando se le leyó la Palabra de Dios.

La historia es fascinante y muestra claramente el poder de la Palabra de Dios. Josías se sintió guiado a purgar la tierra de ídolos. En el proceso, ordenó que se limpiara y reparara el templo. Mientras los sacerdotes hacían esto, descubrieron “el libro de la ley de Jehova dada por medio de Moisés” (2 Crónicas 34:14). No es de extrañar que la nación estuviera en una situación tan triste. ¡La Palabra de Dios se había perdido!

El libro fue llevado al rey y se le leyó. Mientras era leído, Josías tuvo tanta convicción de sus pecados que “rasgó sus vestidos” en arrepentimiento (2 Crónicas 34:19). Luego ordenó que se leyera la Palabra de Dios a todos los ancianos de Judá y Jerusalén (2 Crónicas 34:29–30). Esta lectura encendió un avivamiento a nivel nacional.

PONIÉNDONOS SERIOS SOBRE LA SANTIDAD

Hay poder en la Palabra, y debemos alimentarnos de ella a diario, si queremos tomar en serio la santidad. Necesitamos ponernos serios acerca de la santidad porque creo que el mensaje del Espíritu Santo para la Iglesia de los últimos tiempos es: “Comprometan sus vidas a la santidad”.

Jesús vendrá pronto por Su Novia, la Iglesia, y quiere una Novia que no esté manchada por el mundo. Nos está llamando a salir del mundo. Como dijo en su oración final con sus discípulos, debemos estar “en el mundo”, » pero no ser “del mundo” (Juan 17:11, 16).

El mensaje del pronto regreso del Señor es como una espada de dos filos. Corta un camino para los creyentes y otro camino para los incrédulos. El mensaje para los incrédulos es: “¡Huid de la ira venidera!”. La paradoja es que Jesús es tanto el amor de Dios (la Cruz), como la ira de Dios (la Segunda Venida). La única forma de huir de la ira de Jesús es correr hacia los brazos amorosos de Jesús, aceptándolo como Señor y Salvador.

Uno de los secretos mejor guardados del universo es que Jesús regresa con gran ira. Incluso la mayoría de los cristianos desconocen este hecho.

Traducido por Donald Dolmus. Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Publicado por Donald Dolmus en 17:56 

Etiquetas: Dr. David ReaganEl RaptoIraLibro: Viviendo para Cristo en los Tiempos del FinLibrosMaterial ExclusivoProfecía BíblicaRecursosSegunda VenidaTiempos del Fin

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, David R. Reagan, Venida de Cristo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.