EL TIEMPO ESTÁ CERCA (PARTE 1 DE 3)

Por Tim Moore

Las tormentas y los cataclismos naturales se están multiplicando. Los rumores de guerra están aumentando — en Europa, en el Medio Oriente y el Lejano Oriente. El cristianismo está decayendo en Occidente, y expandiéndose en naciones anteriormente hostiles. Israel está cada vez más amenazado y aislado.

Para cualquiera que tenga ojos para ver y oídos para oír, las señales de los tiempos están clamando que el fin está cerca. La cacofonía crece día a día.

Sería fácil preocuparse por las señales mismas. Algunos observan las tendencias políticas y quieren responder políticamente. Otros perciben las amenazas inherentes en las tecnologías emergentes y quieren desconectarse del mundo. Si bien el Señor motiva a diferentes personas a servir en diferentes capacidades (aplicando sus dones para ser sal y luz en diferentes esferas), baste decir que un enfoque equilibrado probablemente sea sabio. Incluso cuando discernimos el significado de las señales, la pregunta sigue siendo: ¿Estoy consumiendo las noticias o las noticias me están consumiendo a mí?

La Urgencia de Nuestro Mensaje Central

La misión principal del Ministerio Cordero y León es proclamar el pronto regreso de Jesucristo. Ése ha sido nuestro propósito rector durante 42 años. En todo caso, la importancia oportuna de nuestro mensaje central sólo se ha vuelto más urgente.

Creemos que Jesús está a las puertas del cielo, esperando que su Padre diga: “Ve y trae a Tu Novia”. Cuando eso suceda, sonará una trompeta y Él irrumpirá para reunir a Sus escogidos de los cuatro ángulos de la tierra. En un abrir y cerrar de ojos, seremos arrebatados para encontrarnos con Él en el aire. Nuestros cuerpos mortales se transformarán instantáneamente en cuerpos glorificados e imperecederos, tal como lo tenía Jesús después de Su resurrección. Y volveremos al cielo con nuestro Novio para disfrutar de las bodas del Cordero.

Una cosa es aceptar intelectualmente la verdad de esas promesas. Pero otra cosa es que la anticipación de su cumplimiento desborde nuestro corazón, mente y espíritu.

Un Linaje de Expectativa Fiel

Las señales en sí mismas son importantes, pero sólo en la medida en que nos advierten de lo que está por venir. Por lo tanto, no queremos fijarnos en las señales en sí mismas en lugar de centrarnos en el evento — o la Persona — a la que apuntan. Alternativamente, podemos quedar tan atrapados en la rutina de la vida diaria, que ni siquiera reconocemos las señales que se multiplican.

Creo que vale la pena mirar hacia atrás en el tiempo para comprender cómo las generaciones anteriores de cristianos percibieron las señales que apuntaban al regreso de Jesús. Sabemos que hace casi 2,000 años, los escritores del Nuevo Testamento compartían la expectativa de que Jesús podría regresar muy pronto. Su anticipación no los distrajo de la comisión de predicar el Evangelio, o de extenderlo a tribus y naciones alejadas de Israel. De hecho, su urgente esperanza en realidad sirvió para motivar su dedicado servicio. Por eso Pablo viajó por Asia Menor y deseaba ir a Roma. Es por eso que el incrédulo Tomás se dirigió hacia el Este, a la India, para proclamar allí las Buenas Nuevas.

Los seguidores de Cristo, que obtuvieron y leyeron las Escrituras por sí mismos a lo largo de la Edad Oscura (cuando la propiedad privada de la Biblia estaba prohibida y la traducción se consideraba un delito capital), se dieron cuenta de que la promesa del regreso de Jesús está intrínsecamente vinculada al mensaje del Evangelio. Cualquiera que crea en el testimonio consistente de la Biblia —“leer y prestar atención” a las palabras de Apocalipsis— entiende que Él viene pronto.

En los últimos años, comencé a coleccionar libros y tratados de principios del siglo pasado. Hace poco más de 100 años, los cristianos fieles estaban entusiasmados con lo que sabían que sucedería relativamente pronto en la historia humana. Antes de la Primera y Segunda Guerra Mundial, los autores cristianos intuían que las señales proféticas se estaban multiplicando.

A principios del siglo pasado, muchos escritores cristianos testificaron de una anticipación cada vez mayor del cumplimiento de las antiguas promesas de Dios. Varios expresaron la creencia de que Dios de alguna manera motivaría al pueblo judío a regresar a su antigua patria. Aunque los judíos estaban dispersos por todo el mundo e integrados en lugares como Francia, Alemania, Polonia y Rusia, previeron un momento en que la diáspora judía clamaría por volver a casa — porque eso es lo que predijo Ezequiel. Su fe no se vio empañada por la inverosimilitud de resucitar un Estado judío en medio de un mundo musulmán hostil — o la posesión de Tierra Santa por parte de un califato basado en Turquía. Simplemente aceptaron la Palabra del Señor y buscaron el cumplimiento final de todas sus promesas.

En su folleto, The Coming Dictator and Is Jesus Coming Back? (El Dictador que ha de Venir y ¿Volverá Jesús?,publicado en 1934), William Edward Biederwolf describió la venida del anticristo y su anticipación del pronto regreso de Jesús. Citó a Henry Alford, renombrado erudito griego de la Universidad de Cambridge y decano de Canterbury, quien escribió: “La mayoría, tanto en número como en aprendizaje e investigación, adopta el advenimiento premilenial, siguiendo, según me parece, el sentido claro e innegable del texto sagrado de la Biblia misma”.

William E. Biederwolf

Russell I. Humberd fue otro escritor prolífico que percibió que estaba viviendo en la cúspide de los eventos proféticos anticipados por mucho tiempo por los cristianos fieles. Su folleto de 1934, God’s Man and Satan’s Man in Final Conflict (El Hombre de Dios y el Hombre de Satanás en el Conflicto Final), contiene esta palabra de testimonio: “Si estamos viviendo en los tiempos postreros (y estoy convencido de que así es), entonces pronto podemos esperar que los judíos regresen a [la Tierra Prometida] y ‘moren seguros todos ellos’”.

Russell I. Humberd

Humberd continuó ofreciendo otra perspectiva: “Los reyes pueden discutir, escribir cartas y enviar notas, pero lo último que hacen, antes de la batalla, es llamar a sus embajadores. Durante muchos siglos, Dios ha tenido Sus embajadores en la Tierra, llamando a los hombres a “Reconciliaos con Dios” (2 Corintios 5:20). Pero justo antes de que la contienda salga a la luz, Dios llamará a sus embajadores a casa”.

¡Qué maravillosa ilustración! Ciertamente estamos llamados a servir como embajadores — los que todavía se llaman ministros en la jerga diplomática — aquí en el mundo. Pero nuestro Rey que pronto regresará vendrá a llevarnos a casa antes de que Su ira se derrame sobre la tierra. Hasta entonces, debemos ocuparnos de Sus asuntos día tras día.

Los últimos años demuestran que la amenaza de un próximo dictador, que Bidderwolf previó en 1934, se avecina nuevamente. Sin seguir el rastro del conejo de los protocolos Covid y el control gubernamental severo, la realidad innegable es que muchos cambiarían sus libertades por la seguridad percibida que ofrece una autoridad central. Ya sea político, científico o médico, hemos aprendido que la benevolencia en autoridades tan exaltadas es rara y efímera, incluso cuando se puede encontrar.

No hay nada nuevo bajo el sol.

En la segunda parte, exploraremos qué ha cambiado.

Original article: The Time is Near

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)Recurso recomendado:

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Ti m Moore. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.