5 CONSEJOS BÍBLICOS PARA ABANDONAR EL AFÁN POR LAS RIQUEZAS

 JIM NEWHEISER

*Nota del editor: Este es un fragmento adaptado del libro Dinero, deuda y finanzas: Preguntas comunes; respuestas bíblicas (Poiema Publicaciones, 2022), por Jim Newheiser*.

Aunque es bueno y sabio preocuparse por ganar suficiente dinero para cumplir con las obligaciones financieras, hay muchas tentaciones al perseguir la riqueza de forma pecaminosa o imprudente. «Tesoros mal adquiridos no aprovechan» (Pr 10:2). La búsqueda pecaminosa de la riqueza es causada por los pecados del corazón, incluyendo el orgullo, la codicia, la idolatría y la incredulidad. Las Escrituras dejan claro que la búsqueda pecaminosa de la riqueza nunca será provechosa a largo plazo.

1) NO TENGAS PRISA POR HACERTE RICO

La manera en que Dios quiere que ganemos dinero es trabajando duro y trabajando con inteligencia o destreza (Pr 10:4; cp. 22:29), y que tal enfoque hará crecer nuestra riqueza gradualmente a lo largo del tiempo (13:11). Sin embargo, muchos son impacientes y codiciosos. No están dispuestos a esforzarse por adquirir y aplicar habilidades valiosas en el trabajo. Insisten en que deben adquirir riquezas rápidamente. Las Escrituras dejan claro que la búsqueda pecaminosa de la riqueza nunca será provechosa a largo plazo 

Las Escrituras advierten: «el que se apresura a enriquecerse no quedará sin castigo… El hombre avaro corre tras la riqueza y no sabe que la miseria vendrá sobre él» (28:20b, 22). Estas personas son vulnerables a los esquemas de enriquecimiento rápido que se aprovechan de la impaciencia y el orgullo de quienes no están dispuestos a seguir la sabiduría de Dios para el éxito vocacional.

2) NO CONSTRUYAS TU RIQUEZA MEDIANTE NINGUNA FORMA DE ROBO

Cuando leemos el octavo mandamiento, que prohíbe robar (Éx 20:15), lo primero que se nos viene a la mente puede ser el hurto en tiendas, el robo de carteras, el hurto a mano armada y la malversación de fondos. Pero hay formas más sutiles de robar al prójimo.

Un pecado común en el mundo antiguo era que los mercaderes guardaban dos pares de pesas: una para comprar y otra para vender. El problema era tan grave que los arqueólogos que han desenterrado pesas no están seguros de cuál debería ser el valor exacto. «Pesas desiguales son abominación al Señor, y no está bien usar una balanza falsa» (Pr 20:23). Sería como una gasolinera en la que los surtidores dispensaran solo tres cuartos y cobraran por un galón, o como una tienda de comestibles en la que las balanzas de productos fueran inexactas. Cuando los perezosos se convierten, el poder del evangelio los transforma en trabajadores diligentes que dan y no roban 

Formas similares de robar serían aceptar el pago por ocho horas cuando solo se han trabajado seis, engañar en los impuestos sobre la renta, o facturar a un cliente más materiales y mano de obra de los que realmente se han proporcionado. Los creyentes que son culpables de haber robado deben restituir lo robado (Lc 19:8).

Otra forma de robo tiene lugar cuando los perezosos se niegan a trabajar y luego esperan que otros (la iglesia, los miembros de la familia y los amigos) los mantengan. Cuando los perezosos se convierten, el poder del evangelio los transforma en trabajadores diligentes que dan y no roban (Ef 4:28). 

3) NO ENGAÑES A LOS DEMÁS EN ASUNTOS FINANCIEROS

También podemos caer en la tentación de engañar a los demás para conseguir riquezas. «Conseguir tesoros con lengua mentirosa es un vapor fugaz, es buscar la muerte» (Pr 21:6). Esto ocurre cuando un vendedor engaña a un cliente sobre su producto (o el de su competidor) o cuando un contratista toma atajos utilizando materiales inferiores a los que había prometido.

Otra forma de engañar a los demás es quitarles el valor de sus bienes y servicios. «“Malo, malo”, dice el comprador, pero cuando se marcha, entonces se jacta» (Pr 20:14). Este versículo me hace pensar en la gente que sale en un programa de televisión llamado Espectáculo de antigüedades y se jacta de haber comprado, a sabiendas, un artículo raro y valioso en una venta de garaje por solo una fracción de su valor real, aprovechándose así de la ignorancia del vendedor.

4) NO MALTRATES A LOS DEMÁS PARA OBTENER GANANCIAS

Aunque las Escrituras reconocen que es bueno obtener un beneficio proporcionando bienes y servicios valiosos, no se debe abusar del poder económico para explotar a los débiles: «El que oprime al pobre para engrandecerse, o da al rico, solo llegará a la pobreza» (Pr 22:16).

Jesús dijo que el trabajador merece su salario (Lc 10:7). La ley del Antiguo Testamento exigía que los trabajadores recibieran su salario a tiempo (Dt 24:15). Las Escrituras advierten que Dios juzgará a los empleadores que maltraten a sus trabajadores: «Miren, el jornal de los obreros que han segado sus campos y que ha sido retenido por ustedes, clama contra ustedes. El clamor de los segadores ha llegado a los oídos del Señor de los ejércitos» (Stg 5:4).

Aunque los principios generales de la oferta y la demanda son útiles para fijar salarios y precios razonables, se espera que las personas piadosas traten a los demás con equidad y resistan la tentación de aprovecharse de sus dificultades. Por ejemplo, en épocas de escasez de ciertos productos, «al que retiene el grano, el pueblo lo maldecirá, pero habrá bendición sobre la cabeza del que lo vende» (Pr 11:26).

5) NO PERSIGAS LA RIQUEZA A EXPENSAS DE TU RELACIÓN CON DIOS, TU FAMILIA Y LA IGLESIA

Mientras el perezoso tiene la tentación de ignorar las seis séptimas partes del cuarto mandamiento, «seis días trabajarás y harás toda tu obra», el adicto al trabajo tiene la tentación de descuidar la adoración y el descanso porque ha hecho un ídolo de su vocación (Éx 20:8-11).

Mi primer trabajo después de la universidad fue en una empresa de consultoría. Confiaba en que mi compromiso con una ética de trabajo bíblica contribuiría a mi éxito y me haría destacar por encima de mis compañeros. Sin embargo, me sorprendió descubrir que mis compañeros de trabajo idolatraban tanto sus carreras que no podía seguirles el ritmo. Trabajaban los fines de semana y hasta altas horas de la noche entre semana, incluso cuando esas largas horas no eran necesarias. Aunque yo buscaba trabajar duro y estaba dispuesto a hacer horas extras cuando era necesario, quería pasar tiempo con mi esposa. Estaba muy involucrado en nuestra iglesia y no estaba dispuesto a faltar al servicio de adoración en el día del Señor. Reservar el día del Señor para el servicio de adoración y el descanso requiere fe, lo cual honra a Dios .

 

Observé que algunos de mis compañeros de trabajo parecían sufrir como resultado de su adicción al trabajo. Durante mi primer año en esta empresa, tanto mi jefe como el de ellos estaban en proceso de divorcio. Unos años más tarde, el jefe de nuestra división murió repentinamente de un ataque al corazón a una edad relativamente joven. «Había un hombre solo, sin sucesor, que no tenía hijo ni hermano, sin embargo, no había fin a todo su trabajo. En verdad, sus ojos no se saciaban de las riquezas, y nunca se preguntó: “¿Para quién trabajo yo y privo a mi vida del placer?”. También esto es vanidad y tarea penosa» (Ec 4:8).

Reservar el día del Señor para el servicio de adoración y el descanso requiere fe, lo cual honra a Dios. El regalo de Dios de un día de descanso también es beneficioso para nuestras almas y nuestros cuerpos (Mr 2:27). Así como los israelitas confiaron en que Dios les daría suficiente maná el sexto día para alimentarse el séptimo, nuestra decisión de seguir el patrón de descanso semanal de la creación de Dios expresa nuestra fe en que Él proveerá para nuestras necesidades sin que tengamos que trabajar los siete días de la semana.

Hacer de la adoración una prioridad en lugar de utilizar el domingo como un día más para buscar dinero honra a Dios y demuestra que valoramos el tesoro celestial (Mt 6:24).

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Riquezas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 5 CONSEJOS BÍBLICOS PARA ABANDONAR EL AFÁN POR LAS RIQUEZAS

  1. Yamile Aguilera dijo:

    Buenisimo Pastor, necesitamos estar más despiertos y atravesarnos en su agenda globalista para que sus planes de dominación, fracasen. Gracias Pastor…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.