DEFINIENDO CONCEPTOS – EL PASTOR Y EL REBAÑO

Mario E. Fumero

          El análisis de lo que es ser un pastor natural (aquel que tiene un hato de ovejas y las apacienta) nos revela la realidad de lo que debe de ser un pastor espiritual de una iglesia dentro de la mente del Señor, y por lo tanto, analicemos primero el aspecto natural.

EL TRABAJO DE UN PASTOR NATURAL

          En los países del medio oriente, principalmente en el territorio de palestina muchos campesinos se dedican al pastoreo de ovejas. En la Biblia vemos como los grandes héroes de la fe fueron pastores. Tenemos el ejemplo de Abraham, cuando por un conflicto de intereses debido al pastoreo le pidió a Lot que se separara (Génesis 13:7). Después vemos como Moisés, cuando huyo de Egipto, se dedicó por muchos años al pastoreo de ovejas de Jetro, su suegro (Éxodo 3:1). De igual forma lo hizo David cuando era pequeño, pues pastoreo las ovejas de su padre (1 Samuel 16:11). En el caso de Moisés, el ser pastor le ayudo a aprender la paciencia, y en el caso de David, aprendió a adorar a Dios y a defender el rebaño practicando la puntería con su honda.

          El pastor es aquel que vive entregado a un rebaño que está vinculado a sí mismo o a su familia. Las ovejas no pueden vivir encerradas en un corral, como los cerdos. Para ser saludables y evitar que se atrofien sus músculos, las ovejas deben vivir sueltas, y aprender a moverse sin restricciones pero bajo cuidado, porque son animales muy indefensos. Por otro lado, necesitan alimentarse con pastos verdes, por lo que, en terrenos áridos, como los de Palestina, se requiere que el pastor las lleve de un sitio a otro en busca de pastos y agua fresca.

          El trabajo del pastor es de 24 horas, porque además de buscar pastos y agua, debe protegerlas de los animales carnívoros y salvajes que abundan en estos lugares, como son el lobo, el león, el oso y los coyotes, dependiendo del lugar en donde radique el pastor. Es ahí de donde Jesús afirma: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas” Juan 10:11.

          La Palabra nos enseña los argumentos de David, por los cuales no le tenía temor al gigante Goliat, dijo: “David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo” 1 Samuel 17:34-37.

          Este pasaje revela la entrega y el sacrificio del pastor a su trabajo, porque el rebaño, o es suyo, o de su padre, por lo cual lo cuida con esmero y dedicación absoluta, las 24 horas del día, sin importarle los riesgos que envuelva tal trabajo.

EL CONCEPTO DE UN PASTOR ESPIRITUAL

          En el mundo de las iglesias evangélicas se le llama «pastor» al que dirige una congregación, lo que anula un esquema jerárquico típico de la Iglesia católica[1].

          En el mundo del pastoreo, la entrega al mismo, además de ser una vocación, es un asunto de familia. Es ahí en donde el pastor produce pastores, mientras que las ovejas producen ovejas, pero de este principio de multiplicación hablaremos en otro capítulo. De manera que, por regla general, y por ser tan dura la tarea del pastorado, los pastores se sienten parte del rebaño, huelen a oveja, y éstas le conocen muy bien, pues a través del tiempo, se forma una profunda relación. Al referirse al pastor espiritual Jesús afirmó: “A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca” Juan 10:3. “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen” Juan 10:14. Esta enseñanza revela que el pastorado es una íntima relación entre el pastor y sus ovejas.

          En una entrevista realizada por Wolfgang Streich al Dr. Alfred Neufeld éste le interrogó sobre el principio del pastor espiritual. Su pregunte fue: «¿Puede explicarnos qué involucra bíblicamente el término Pastor? Respondiendo; La idea del pastor viene de la tradición pastoral de Israel. La cría de animales, especialmente ovejas, su alimentación y cuidado, su protección y corrección, servían de ejemplo para el cuidado espiritual del pueblo de Dios. Dios mismo es identificado muchas veces como el Buen Pastor, tal como lo expresa el Salmo 23. Jesús se identifica como el Buen Pastor que da su vida por sus ovejas, que logra ovejas obedientes, que prestan atención a su voz y lo siguen, y quien protege a sus ovejas de modo que nadie las arrebatará de su mano. Los pastores haríamos bien al tomar en cuenta el carácter pastoral de Dios y la vida pastoral de Jesús como modelo profesional»[2]

LOS PASTORES ¿EMPLEADOS O LLAMADOS?

          Dentro del pastoreo no se acostumbra a contratar a personas para hacer este trabajo, siempre se sustituye al pastor por otro de la misma familia. Es por ello que Jesús afirma “Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas” Juan 10:12-13.

El término “asalariado” establece la contratación de una persona para hacer un trabajo por una paga, lo que evidencia dos cosas:

1º- Que no tenía vocación de pastor.

2º- Que lo que hacía, lo hacía por interés, razón por la cual, no estaría dispuesto al sacrificio, así que en momentos de peligro escaparía, porque no amaba ni su trabajo, ni al rebaño.

Si llevamos estos hechos naturales a la realidad espiritual del pastorado de vidas en una congregación, sacaríamos las siguientes conclusiones:

1°- El pastor debe estar dispuesto al sacrificio para llevar al rebaño por lugares seguros, proveyendo los alimentos necesarios para la salud de sus ovejas, y debe dejarlas libres, para que se desarrollen sanamente, no abusando de la autoridad, ni encerrándolas en un establo, esclavizándolas.

2°-El pastor debe estar dispuesto a servir y cuidar el rebaño las 24 horas y no debe delegarle su rebaño a nadie que no sea de su misma familia.

3°- El pastor debe estar y vivir en medio del rebaño todo el tiempo, para protegerles de los peligros existentes. Estos peligros se representan como la levadura o falsas enseñanzas que contaminan la vida de las personas (Mateo 16:6, Gálatas 5:9), y del ataque del león rugiente, que simboliza a Satanás (1 Pedro 5:8), o de los pastores que actúan como lobos vestidos con piel de oveja.

4°-El pastor, aunque dependa de las ovejas para su manutención, no debe obrar como asalariado. No se debe pastorear una iglesia como que fuese una empresa.

5°-El pastor de una iglesia debe amar su ministerio a tal grado, que esté dispuesto a dar su vida por el rebaño.

          En un rebaño de ovejas, el pastor forma su hato, y las ovejas simplemente le siguen. No son las ovejas que escogen su pastor, sino es el pastor el que cría y forma el rebaño. Sin embargo al aplicar este concepto a la iglesia de hoy nos encontramos que son las ovejas las que buscan al pastor, y lo contratan de acuerdo a una serie de condiciones previo a su elección. Es por ello que los pastores de hoy no sienten carga por el rebaño, porque a la larga, no ha sido fruto de su trabajo, ni está vinculado a su familia. Es por ello que los pastores modernos a la hora de tomar una iglesia lo que más miran son sus derechos salariales, y no las necesidades del rebaño. Por otro lado, el rebaño recibe al pastor como un empleado y muchas veces son las ovejas las que gobiernan y guían al pastor, según sus costumbres.

Esta forma de «pastores profesionales» ha originado que algunos ministros abandonen su grey cuando reciben una mejor oferta de trabajo pastoral en otra congregación, lo que convierte la visión espiritual en un objetivo mercantil. Otras veces el pastor que recibe un rebaño que está viciado, es maltratado y abusado por unas ovejas que más que ovejas, son cabritos, por lo que el ministro decide abandonarlas, y dejarlas a la deriva. Esto es por el fenómeno de la carencia de un principio de discipulado y de paternidad espiritual, en donde el pastor produzca entre el rebaño que él ha ganado, nuevos pastores.


[1] -La terminología de Pastor para designar al líder espiritual, es empleada más frecuentemente en las iglesias reformadas, por ejemplo en las evangélicas, pues en ellas no existe jerarquía, por lo cual no aceptan la autoridad del Papa de Roma, y pueden casarse, a diferencia de los sacerdotes católicos. Tomado de http://deconceptos.com/ciencias-sociales/pastor

[2] -http://www.liderazgopastoral.com/2007/12/cul-es-el-verdadero-rol-de-un-pastor.html

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Articulo, Conceptos, Mario Fumero, Pastor. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.