EL JUICIO DE DIOS CONTRA EL PECADOR

Paul David Washer

Habiendo considerado la disposición de Dios hacia el pecador no penitente, ahora consideraremos los juicios que resultan del pecado. Hay muchos en el día de hoy que pasan por alto la doctrina del juicio divino, y otros que la niegan totalmente. Pero si creemos que las Escrituras son la Palabra inspirada de Dios, tenemos que aceptar esta doctrina con la misma convicción que aceptamos las demás. Dios es el Juez de toda la tierra (Génesis 18:25) quien castigará a los malos según lo que merecen.

SEPARADO DE DIOS

Como la muerte física es la separación del alma del cuerpo, la muerte espiritual es la separación del alma de Dios. Dios es moralmente perfecto y separado de toda maldad. Es imposible que se goce del pecado o tenga compañerismo con los que practican la injusticia. Por esta causa la corrupción moral e injusticia del hombre se levanta como un muro grande entre el y Dios, y hace imposible el compañerismo con Dios. A menos que el pecado se quite, el hombre está destinado a vivir y morir fuera del compañerismo de Dios y cortado de la plenitud de Sus bendiciones.

1. En Su santidad, Dios no es neutral o apático en cuanto al pecado o los que lo practican, sino que aborrece el pecado y aparta la vista de ello como una abominación. ¿Qué nos enseña Habacuc 1:13 acerca de esta verdad?

2. Las Escrituras no solamente nos enseñan que el pecado es repugnante a Dios, sino que resulta en un compañerismo roto entre Dios y el pecador. ¿Qué nos enseñan las siguientes Escrituras acerca de esta verdad?

Proverbios 15:29 Isaías 59:1-2 3. En el libro de Efesios, encontramos varios textos que describen la gran separación que existía entre los gentiles paganos y el único Dios verdadero. Estos textos también ilustran la gran separación que existe entre Dios y el pecador. Según las siguientes Escrituras, ¿Cómo se describe al pecador? a. Está S________ Cristo (Efesios 2:12).

b. Está A_________________ de la C___________________ del pueblo de Dios (Efesios 2:12).

c. Está A________________ a los pactos o promesas de Dios (Efesios 2:12).

 d. Está S_______ E_____________________ (Efesios 2:12).

e. Está S_______ D__________ en el mundo (Efesios 2:12).

f. Es un E_________________________ y A_______________________ (Efesios 2:19).

g. Está A_______________ de la V____________ de D____________ (Efesios 4:18).

 4. Basado en las Escrituras que hemos estudiado en las preguntas 1-3, explica como el pecado del hombre resulta en una ruptura de comunión y separación de Dios:

 ENTREGADOS AL PECADO

Las Escrituras enseñan que todos los hombres nacen espiritualmente muertos y depravados moralmente, y que poseen una capacidad casi sin igual para el mal. Si les fuera permitido seguir su depravidad sin restricciones, el resultado sería la abolición del hombre. Para preservar la sociedad y por Su propia gloria, Dios detiene o restringe la maldad de los hombres para que no sean peores de lo que son. Esta obra de Dios de refrenar la maldad del hombre es la única cosa que separa entre la humanidad y su auto-aniquilación. Es una de las manifestaciones más grandes de la gracia de Dios hacia todos los hombres.

El acto divino de “entregar a los hombres” a su propio pecado ocurre cuando Dios deja de restringir la maldad del hombre o da al hombre más libertad de ejercer su depravidad. Dios retira Su gracia que refrena la maldad del hombre y entrega al hombre a la corrupción moral y depravidad de su propio corazón. Este acto de juicio resulta en la destrucción y es una de las manifestaciones más terribles de la ira de Dios. En lo siguiente, consideraremos uno de los textos más oscuros en toda la Palabra de Dios – Romanos 1:18-32. Lo más aterrador de este pasaje es que el juicio del que habla ha sido manifestado en diferentes grados en cada generación desde la caída del hombre, incluso nuestra propia generación. Lee Romanos 1:18-32 varias veces hasta que te hayas familiarizado con su contenido y luego, contesta las siguientes preguntas:

1. Según el versículo 18, ¿Contra quien se revela la ira de Dios? ¿Por qué se ha revelado?

2. Según los versículos 19-20, ¿Cómo es que las Escrituras pueden declarar que ningún hombre “tiene excusa”, aún los que nunca han tenido el privilegio de la revelación escrita de Dios a través de las Escrituras? 56 .Nota: Esto no significa que todos los hombres saben todo lo que se puede saber acerca de Dios o que todos los hombres reciben el mismo grado de revelación. Significa que todos los hombres, en todos los lugares, y en todos los tiempos, poseen suficiente conocimiento del único Dios verdadero para que no tengan ninguna excusa por su rebeldía y pecado en el Día del Juicio. Aunque limitada, la revelación de Dios a todos los hombres no ha sido ambigua o poco clara. Él ha revelado a todos los hombres que hay un Dios verdadero y que solo Él debe ser adorado. En la versión La Biblia de las Américas, el versículo 19 se traduce en una forma mejor literal del griego: “Porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. La frase “dentro de ellos” demuestra que el conocimiento del único Dios verdadero no solamente se revela a través de las obras de la creación, sino que Dios mismo ha estampado este conocimiento sobre el corazón de cada hombre. El universo que Dios ha hecho y que demuestra Su existencia, simplemente funciona como una confirmación o recuerdo de lo que todos los hombres ya saben – hay un Dios verdadero que es digno de adoración y obediencia.

3. Según los versículos 21-23 y 25, ¿Cuál ha sido la reacción universal de la humanidad a la revelación de Dios?

  1. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias (v.21).
  2. Sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido (v.21).
  3. Profesando ser sabios, se hicieron necios (v.22).
  4. Y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles (v.23).
  5. Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén (v.25).

4. En el versículo 18, aprendimos que la ira de Dios se revela desde el cielo contra los hombres que voluntariamente niegan y detienen la verdad. Según los versículos 24, 26, y 28, ¿Cómo se manifiesta la ira de Dios contra ellos?

ENTREGADOS A LA MISERIA

El pecado al cual todos los hombres se entregan resulta en innumerables e indescriptibles miserias en esta vida. Con la excepción de la realidad de la muerte, las miserias de esta vida actual son posiblemente la evidencia más grande del juicio de Dios sobre el pecado. No solamente somos criaturas caídas, sino que vivimos en un mundo caído. Nuestra existencia no solamente es pasajera, sino que tiene que cargar con grandes dificultades, privaciones y miserias.

En la actualidad, hay una tendencia al explicar estas miserias de la vida como “una consecuencia natural” del pecado y negar cualquier posibilidad de que son el resultado de la soberanía, justicia, e ira de Dios. Muchos buscan quitarle a Dios cualquier responsabilidad y de alguna manera protegerlo de acusaciones de crueldad. Sin embargo, las Escrituras claramente revelan que las miserias de esta vida son, en varios grados, un resultado del juicio de Dios sobre el pecador y el mundo caído donde mora. Romanos 1:18 nos enseña que la ira de Dios “se revela” desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres. Las miserias temporales de este mundo son un aspecto de esta revelación.

Aunque las miserias temporales que hunden cada aspecto de la vida humana son principalmente la revelación de la justicia e ira de Dios, no son vacías de misericordia. Cada miseria y dificultad desde el nacimiento hasta la muerte es un recuerdo al hombre de su estado caído, la corrupción de su alma, y su alienación de Dios. El dolor de parto recuerda al hombre su necesidad. Las calamidades, catástrofes naturales, guerras, pestilencias, y hambrunas recuerdan al hombre de su necesidad. Las disoluciones y frustraciones de esta vida recuerdan al hombre de su necesidad. Las luchas internas de insatisfacción e intranquilidad recuerdan al hombre su necesidad. La constante amenaza de la muerte clama al hombre… “Estás perdido y necesitas ser encontrado; estás alienado y necesitas ser reconciliado; estás caído y necesitas ser levantado; estás dislocado y torcido y necesitas ser encajado; estás desfigurado y necesitas ser transformado.”

1. En Génesis 3:16-19, se encuentra una descripción de la miseria que cayó sobre la humanidad y la creación como resultado del pecado. Explica como cada miseria es una revelación del juicio de Dios y una revelación de Su misericordia.

a. El Juicio sobre la Mujer (v.16).

b. El Juicio sobre el Hombre (v.17-19).

2. Las consecuencias de la maldición que cayó sobre el hombre desde la rebelión de Adán se presentan claramente en la sabiduría de Job, Salmos, y Eclesiastés. ¿Qué nos enseñan los siguientes textos acerca de las inevitables miserias y frustraciones del hombre caído? Job 5:7 Job 7:1-2 Salmo 89:47 Eclesiastés 2:22-

SUJETO A LA MUERTE

Sin dudas, la evidencia más grande de la ira de Dios contra la injusticia del hombre es la muerte física – la separación del alma del cuerpo. Desde Adán hasta la actualidad, todos los hombres se enfrentan con la terrible e innegable realidad que morirán. A pesar de su grandeza, poder, o posición social, la muerte es el inevitable destino que espera a todos los hombres. Las Escrituras nos enseñan que esta realidad aterradora es el resultado del pecado. Es importante notar que la muerte no es aniquilación. Una vez nacido, el hombre no deja de existir, sino que continuará en la comunión eterna con Dios en el cielo o en la separación eterna de Dios en el infierno.

Otra vez, es necesario que encontremos en la muerte, no solamente el juicio divino, sino que también la misericordia divina. La muerte hace que el hombre considere su mortalidad y necesidad de redención. Cada obituario, cada procesión funeraria, cada lápida sobre cada sepulcro clama al hombre que deje las preocupaciones vanas de este mundo y medite en la eternidad, que se prepare a sí mismo para encontrarse con Dios.

UNA DESCRIPCIÓN BÍBLICA DE LA MUERTE

Aunque la muerte es una realidad innegable que se enfrenta sin descanso con el hombre, su naturaleza exacta permanece en un misterio para los vivientes. No podemos confiar en los más sinceros relatos de los que supuestamente han estado en el “otro lado” y han vuelto a contarnos. Si deseamos escuchar una palabra confiable acerca de un misterio tan grande, tenemos que acudir a las Escrituras.

La Santa Escritura habla con frecuencia acerca de la muerte con muchas advertencias y exhortaciones, pero nos ofrece pocas respuestas con respecto a su naturaleza exacta. Lo que se conoce con seguridad debemos espigar de las pocas referencias directas que se encuentran en el texto. Estas nos enseñan dos grandes verdades.

* La muerte no es el fin de la existencia humana.

* Después de la muerte, el cuerpo vuelve a la tierra (hasta la resurrección), y el espíritu vuelve a Dios.

1. En Santiago 2:26, se encuentra una simple, y profunda descripción de la muerte. Medita en este texto y luego escribe tus pensamientos. ¿Qué es la muerte? ¿Cuándo ocurre?

2. De Santiago 2:26, aprendemos que después de la muerte, el espíritu se separa del cuerpo. En Eclesiastés 12:7, descubriremos una de las verdades más profundas que han sido reveladas a los hombres. Según este texto, ¿Qué le sucede al cuerpo y al espíritu en el momento de la separación? (La misma verdad se encuentra en Salmo 146:4).

3. En las Escrituras, varias metáforas importantes se emplean para ayudarnos a entender la naturaleza de la muerte. Identifica cada una de estas metáforas.

a. Los hombres P________________________ y sin mano será quitado el poderoso (Job 34:20).

 b. Los hombres V___________________ a la T_________________ (Génesis 3:19; Salmo 104:29).

 c. Los hombres son C_________________ como C____________________ de espigas (Job 24:24).

d. La muerte es una P__________________________ (II Timoteo 4:6; II Pedro 1:15).

CONTINUARA…

 

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Paul David Washer, Pecado. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL JUICIO DE DIOS CONTRA EL PECADOR

  1. Israel Muñoz dijo:

    Este hombre, Washer, es neocalvinista y muy radical en sus afirmaciones.

    No digo que todo sea malo, pero mi opinión al respecto de él es que hay que tener cuidado con lo que dice, ya que en algunos casos se pasa. Por ejemplo, hablando de la conversión o de la sicología.

  2. Noemi Rodriguez dijo:

    Cada día que el Señor nos da de vida, es una oportunidad al cambio. Dios bendiga su palabra y nos ayude a ponerla por obra.

  3. Jeremiah dijo:

    Gracias por sus artículos, estos de alguna manera nos ayudan a entender las Escrituras.

Responder a Israel Muñoz Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .