ESTUDIO DE DISPENSACIONES -XV-

 LOS JUICIOS

En el libro de disciplina de muchos pastores en conexión con los servicios de entierro, encontramos estas palabras: “Esperando hasta la resurrección y el juicio general”. En otras palabras, la idea es que el mundo será convertido por la predicación del evangelio, y que el Milenio será entonces introducido. Después de los mil años, los muertos (justos e injustos) serán llevados ante el trono de Dios, y juzgados para vida eterna. Esta posición es errónea, pues la Palabra habla de tres tronos ó asientos de juicio:

1- El asiento de juicio de Cristo en los ciclos ( 2ª Cor. 5:10 ). Solamente los creyentes estarán allí.

2- El trono de la gloria de la gloria de Cristo en la tierra, donde El se sentará como Rey milenial a juzgar las naciones que viven ( Mat. 25:31, 32 ).

3- El gran trono blanco en el cielo, ante el cual los impíos muertos serán juzgados (Apo.20:11,12).

La Escritura declara siete juicios o aspectos del juicio, los cuales dispondrán de toda inteligencia creada en el universo en cuanto a su responsabilidad a Dios: Los vivos y muertos, ángeles y hombres. Estos juicios son: el juicio de los pecados de los creyentes, el juicio de justificación de los creyentes, el juicio del asiento de Cristo, el juicio de las naciones, el juicio de Israel, el juicio de los muertos y el juicio de los ángeles.

Cada hijo de Dios deberá pasar por un juicio trino:

  • Como un pecador.
  • Como un hijo en la familia, (educado) será juzgado por el fiel Padre Celestial.
  • Como un sirviente, será juzgado en la presencia del Gran Esposo en cuanto a su conducta en  la viña.

                                     JUICIO DEL PECADO DE LOS CREYENTES

En la cruz, los pecados del mundo entero fueron puestos sobre Cristo, quien como el Cordero de Dios, los cargó sobre sí ( 1 Jn. 2:2 ). Su obra allí fue perfecta y completa; “En esa voluntad somos santificados por la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha sólo una vez” ( Heb. 10:10 ). Cristo sufrió la penalidad de que estaba asignada para el pecador, se enfrentó con las reclamaciones de Dios contra el pecador, por haber violado su ley, y así abrió la puerta de la justificación. Dios ahora puede ser el justo, y el que justifica al que pone su fe en Jesús ( Rom. 3:26 ).

Aquí la actitud individual del pecador hacia este perfecto sacrificio nos lleva a  la pregunta de que si su sacrificio será eficaz en cada caso individual. Sin embargo, el pecador que reciba a Cristo como su salvador personal, se encuentra que el juicio por el pecado ha pasado para él ( Rom. 10:4; Gal 3:13; 1ª Ped. 2:24; Rom. 8:1,2 ). “De cierto, de cierto os digo: el que oye mi palabra, y cree al que me ha enviado tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas pasó de muerte a vida” ( Jn. 5:24 ).

                                          JUICIO DEL CREYENTE DE SI MISMO

1ª Cor. 11:31,32 se declara un principio aplicable no sólo a los corintios, en las circunstancias específicas de su caso como una asamblea, pero también aplicable a cada creyente individual, ahora y durante su peregrinación en la tierra. Este es el principio del juicio propio. Este aspecto de juicio relaciona al creyente como a un hijo en casa de su padre. Juicio que ha de venir por falta de obediencia a la Palabra de Dios, por falta de confesión del pecado, o reconocimiento de las faltas ante Dios; y si es necesario ante su hermano (1ª Jn. 1:9; 3:20-22; Stgo. 5:16). El Espíritu Santo aplica la palabra según la leamos, y mientras esperamos en oración delante del Señor; pero la negligencia en medir nuestras vidas por la Palabra, y permitir que la luz del Espíritu alumbre nuestro corazón, trae sobre nosotros la vara del castigo de nuestro Padre Celestial (2ª Sam. 7:14; 1ª Cor. 5:5; Heb. 12:5-11). Estas citas bíblicas nos revelan el principio de acuerdo al cual el Señor trata con aquellos que están en su redil. Castigo (igual a disciplina), pero no rechazo como un hijo, es el resultado si uno voluntariamente no hace juicio de sí.

El propósito de Dios abriéndonos la puerta del juicio propio es para que “crezcamos en gracia“, para que podamos “decrecer” y nuestro Maestro “crecer“. Parte de la batalla contra nosotros mismos es ganada, cuando de todo corazón recibimos la amonestación de Dios, cuando el Espíritu nos convence de haber faltado. Muchas veces progresamos con el juicio propio cuando estamos dispuestos a recibir la corrección de otros. El antiguo dicho escocés, “guíenos Dios y diríjanos a nosotros mismos como otros nos ven”, es aplicable en este reino de juicio propio.

                                            EL ASIENTO DE JUICIO DE CRISTO

“Porque es menester que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo para que cada uno reciba según lo que hubiera hecho por medio del cuerpo, sea bueno o malo” ( 2ª Cor. 5:10 ).

Esto no es un juicio para decir si aquellos que aparecen allí son culpables o inocentes (salvados o perdidos), pues este es un juicio exclusivo para salvados. El asunto de salvación individual debe haber sido previamente arreglado. Pero este juicio es para la distribución de recompensas, de acuerdo a la fidelidad o infidelidad de los creyentes, como mayordomos en la casa de su señor (1ª Cor. 3:11-15).

El apóstol Juan, en su primera epístola (2:28) con las palabras “para que cuando El aparezca tengamos confianza y no seamos confundidos de El en su Venida”, revela la posibilidad de cabezas bajas, ojos enlagrimados, remordimientos por la infidelidad cuando somos llevados a la presencia de nuestro Señor y Maestro. ¿Ante quién es que tenemos que comparecer? (véase Apo. 1:13-17). ¿Qué puede escapar de la mirada penetrante del glorioso Hijo de Dios?, ¿Quién puede esconder alguna cosa de su escrutinio?. ¿Porqué no permitirle a El que ataque aquí y ahora todas las cosas de las que podamos estar avergonzados entonces? Aquí descansa la importancia y privilegio del juicio propio.

El escritor nunca podrá olvidar una visita a la corte suprema de  Estados Unidos, mientras William Howard Taft era juez-presidente. Mientras los miembros de la corte, la gentes más ilustres de todo el país, llenaban la el lugar, y  con solemnidad ocupaban sus asientos, un sentir de profundo respeto y aún de pavor, cayó sobre mí, mientras realizaba su labor, me sentía que estaba en la presencia de los miembros del Tribunal Supremo de Estados Unidos, de cuya decisión no había apelación. Esto me recordaba que un día sería traído a la presencia del Juez de toda la tierra, no para no oír el veredicto rendido en el caso de otro, pero sí para tener su propio caso juzgado; ¿con qué resultado?.

Después de los juegos de Grecia, todos los deportistas vencedores y vencidos; eran reunidos ante el sitio de los jueces, el cual era un lugar elevado, y en el cual se sentaba el árbitro  y los ganadores recibían “una corona corruptible” de hojas de laurel. ¡Qué disgusto debía haber en aquellos que fracasaron, mientras se paraban a un lado para que los otros fueran recompensados en medio de los aplausos de la muchedumbre! ( 1ª Cor. 9:24-27). Lo que envuelve este juicio puede ser ilustrado por la historia del sueño del obrero, el cual es citado aquí.

                                                    “EL SUEÑO DEL OBRERO”

Me sentaba en una butaca, fatigado por mi trabajo. Mi tarea había sido severa y prolongada. Muchos habían buscado a Cristo y muchos lo habían hallado. En cuanto a mí, yo era feliz en mi trabajo. Mis hermanos eran unidos. Mis sermones y exhortaciones eran evidentemente de peso para mis oidores. Mi iglesia era concurrida.

Cansado con mi trabajo, pronto me perdí en medio de un estado de olvida. De pronto un extranjero entró a mi habitación, sin ningún toque preliminar o aviso de entrar. El traía medidas e implementos que le daban una apariencia extraña.  El extranjero llegó hacia mí y extendiéndome su mano dijo: “¿Cómo está su celo?” Me supuse que la pregunta era por mi salud, pero me agradó oír sus palabras finales; pues yo me sentía bien complacido con mi ambición, y no dudaba que el extranjero mostraría una sonrisa cuando supiera mis proposiciones.

Instantáneamente lo tomó como una cantidad física y poniéndome mi mano sobre mi pecho lo traje hacia adelante y lo presenté al él para inspección. El lo tomó y poniéndolo en la balanza, lo pesó cuidadosamente. Yo le oí decir: “Cien libras”.

Apenas pude expresar una nota audible de satisfacción; pero sorprendía su mirada honesta, mientras él hacía anotación del peso: y veía claramente que no había él hecho la conclusión final, sino que iba a continuar su investigación. El rompió la masa en átomos; puso los átomos en su crisol, y puso el crisol en el fuego. Cuando la masa estuvo fundida, él la sacó y la puso a enfriar. Esta se congelo en el frío, y cuando la puso sobre la mesa, exhibió una serie de copas de cristal; todos los cuales al ser tocados por el martillo, fueron preparados y fueron severamente probados y pesados, el extranjero haciendo pequeñas notas mientras el procedimiento continuaba. Cuando terminó, presentó las notas a mí, y me dió una mirada de compasión y pesar, y sin ninguna otra palabra fuera de “permita Dios salvarle”, él abandonó la habitación. Las notas leían como sigue:

                   ANÁLISIS DE LA AMBICÍON DE JUNIOS

( Un candidato para la corona de Gloria )

Peso en masa o peso total: 100 libras.

Esto, en análisis, prueba ser:

Fanatismo…… ………..          11 Partes}

Ambición Personal……….   22   ”   }

Amor a la Vanagloria …… 19   ”   }

Orgullo Denominacional….. 15   ”  } Madera, Heno y Hojarasca.

Orgullo de Talento………     14   ”   }   1 Cor. 13:10-16

Amor de Autoridad……….    12   ” }

Amor de Dios …………..         4   ”  }  Pura Ambición

Amor al Hombre ………….    3  ”   }

100

Me sentí algo molesto con la manera peculiar del extranjero y especialmente con su mirada; pero cuando miré la figuras, mi corazón se hundió como plomo dentro de mi. Hice un esfuerzo mental para disputar lo correcto del registro, pero fuí inspirado a un sentir más honesto, por un suspiro audible del extranjero (que se había parado en el pasillo). Yo grité, “Dios, sálvame” y me arrodillé, con el papel en mi mano, y mis ojos fijos sobre él. Inmediatamente éste se tornó en un espejo y ví mi corazón reflejado en él. El registro era verdadero, yo lo ví, yo lo sentí, yo lo confesé, yo lo detesté y busqué, busqué a Dios con muchas lágrimas para salvarme de mí mismo. Con un agudo grito de angustia me desperté.

Yo había una vez orado para ser salvado del infierno, pero la oración para ser salvado de mí mismo ahora era inmensamente más ferviente; no descansé hasta que el fuego refinado descendió y vino sobre mi corazón, examinando, probando, derritiendo, quemando y llenando todos los rincones con luz y limpiando todo mi corazón para Dios. Cuando las tareas de mi peregrinación hubieran terminado, yo me arrodillaré en el cielo, a los pies del Químico y le bendeciré por la revelación  de aquel día. El creyente es responsable al Maestro como un sirviente en la casa, como un mayordomo administrando los negocios a su cargo; en otras palabras, completa obediencia a los mandamientos del Señor como revelados en su palabra y exigidas.

                                                         EL JUICIO DE ISRAEL

La nación de Israel, o los judíos, mantienen un pacto muy peculiar en su relación con Dios, en vista de la soberana elección de ellos para ser sus testigos entre las naciones de la tierra. Dios ha ordenado que de ellos saldrá la salvación, tanto en el Mesías (Cristo), como en la nación misma, cuando ellos sean restaurados al favor divino y sean otra vez un pueblo de bendición. Por la relación de este pacto, Dios los llama a ellos “mis hijos” (Isa. 43:6) y trata con ellos como tales, castigándoles por su desobediencia. La acusación de Esteban a ellos como un pueblo en su sermón (Hech.7) hacia referencia a que eran “duros de cerviz e incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros resistís siempre al Espíritu Santo: como vuestros padres, así también vosotros” – y esto es la verdad. Consecuentemente la mano de Dios ha estado sobre de ellos en juicio. Jerusalén ha sido invadida y destruida más veces que ninguna otra ciudad de la tierra . Los judíos han sido esparcidos, de acuerdo a la profecía, por todos los contornos de la tierra. Han pagado muy caro en carne propia su desobediencia, pero jamas han sido desechados.

De entre ellos, Dios ha estado reuniendo “un residuo de acuerdo a la elección de gracia”, pero la masa de los judíos ha estado siendo incrédula y apóstata. Ellos rechazaron a Dios, y pidieron un rey, como las otras naciones en los días de Samuel. Cuando Cristo, su propio Mesías y Libertador vino, ellos dijeron: “fuera con El, no permitiremos que este hombre reine sobre nosotros“. Aún después que su obra redentora fue completada, y la puerta de la salvación había sido abierta a ellos, todavía rehusaron la convicción del Espíritu Santo y rechazaron sus mensajeros (por ejemplo, Esteban) y atrajeron sobre sí el juicio de la destrucción de su ciudad por los Romanos  en el año 70 D. C., y otros subsiguientes esparcimientos entre las naciones.

Sin embargo, Dios ha prometido reunirlos nuevamente, pero no sin arrepentimiento de su parte. El moderno movimiento Zionista representa su propio esfuerzo nacional, fuera del reconocimiento de Dios, a realizar su destino nacional y ocupar su lugar, merecido por sus habilidades entre las naciones de la tierra. Esto se encontrará con amargos desacuerdos, porque Dios no está en sus pensamientos, pues ellos serán engañados por el Anticristo, y sufrirán los horrores de “la angustia de Jacob”, el tiempo de la tribulación. Cuando ellos estén al borde de ser tragados por las naciones envidiosas, al final de la tribulación, ellos serán obligados a pasar bajo la vara (Ezeq. 23:38), pero los justos clamarán a Dios en arrepentimiento profundo (Isa. 64), y entonces los rebeldes serán destruidos, y el residuo fiel de aquellos días vendrán a ser el núcleo del renovado y restaurado Israel. (Vea Jer. 23:5-8; Isa. 19:23-25; 60:10-22; Ezeq. 36:8-15; Amós 9:11-15).

                                                 EL JUICIO DE LAS NACIONES

En Mat. 25:31-46, está registrado lo que es designado “el Juicio de las Naciones”. Algunos asocian este juicio con el de Rev. 20:11-15 creyendo que es uno mismo, y los refieren ambos a un juicio general de todos los individuos ante el trono de Dios. Una comparación de estos dos pasajes, y los acontecimientos que ocurrirán, demostrarán que no son uno mismo hecho:

  •          Mat. 25:31-46                           Rev. 20:11-15
  • No hay resurrección                       Hay resurrección
  • Las naciones vivas juzgadas       Los muertos son juzgados
  • En la tierra (Joel 3:2)                      El cielo y la tierra han desaparecido
  • Tres clases: ovejas, cabritos         Una clase: los muertos  y hermanos
  • No se mencionan libros                Los libros abiertos
  • Antes del milenio                            Después del Milenio

Esta comparación demuestra que uno de estos juicios es en la tierra y el otro en los cielos, y que están separados por un período de mil años.

El juicio de Mat. 25 no concierne a la iglesia, pues ésta estará asociada a Cristo en este juicio (1 Cor. 6:2,3); tampoco están los judíos incluidos, pues ellos están esparcidos, en separación, y no son enumerados entre las naciones (Números 23:9).

Este es un juicio individual, pero de naciones. El cuadro presentado en Mateo es una semblanza representativa en miniatura. No podemos imaginarnos a las naciones reunidas ante el trono del Cristo, excepto representativamente, como vistas en este pasaje. Las ovejas representan una clase de naciones, mientras que los cabritos representan otra clase; los hermanos son los judíos, los hermanos de Cristo. La base de la decisión es el trato dado con los judíos por las naciones. Esto es un principio del trato divino con las naciones que en siglos pasado trataron a los judíos ya sea bien o mal, va hacia atrás en el pacto de Dios con Abraham (Gén. 12:1-3), “Yo bendeciré a los que te bendijeron y los que te maldijeron, maldeciré”. La referencia aquí no es solo a Abraham, sino también a su simiente.

El drama de este juicio tendrá lugar en la vecindad de Jerusalén, el valle de Josaphat y el llano de Megiddo, en la batalla de Armagedón (vea Apocalipsis 16:13-16; 19:11-21). En Joel 3.9-17, Dios reta a las naciones a su supremo esfuerzo para vencerle a Él, y sus propósitos para Israel, y ellas son vistas reunidas contra Jerusalén en blasfemo desafío al Todopoderoso (Zac. 14:1-3). En medio de las desplegación de señales terrestres y celestiales, el Señor desciende desde los cielos para libertar al pueblo y establecer su pacto, y las naciones son juzgadas e Israel es libertado de ser tragado por sus enemigos (Mat. 24:29-31). El residuo de Israel será entonces reunido de entre las naciones de la tierra, y el reinado milenial comenzara cuando el pueblo judío como “la cabeza” y no “el rabo” tomará su posición como el pueblo escogido de Dios. El residuo de las naciones, “las ovejas”, conocerán a Dios y estarán con los judíos para rendirle a Él honor (Zac. 14:16).

JUICIO DE LOS MUERTOS IMPÍOS Apocalipsis 20:11-15

Este juicio tomo lugar a la terminación del Milenio, mil años después del juicio de las naciones. Este juicio no ocurre en la tierra, como el juicio de las naciones, pero si en el reino celestial donde Dios mora. Probablemente este juicio toma lugar al mismo tiempo de la renovación de la tierra por fuego (2 Ped. 3:7,12,13). La primera resurrección (Apc. 20:6) ocurre antes de empezar el Milenio, e incluye a los justos muertos en todas las dispensaciones, la iglesia, y todos aquellos salvos en la gran tribulación. Si todos aquellos que tienen parte en la primera resurrección son “bienaventurados y santos“, entonces el resto de los muertos que no vivan asta la terminación del Milenio, necesariamente no lo son. Esto nos guía a creer que solo los muertos impíos aparecen ante el gran trono blanco.

La presencia del libro de la vida puede guiarnos a la conclusión de que algunos justos puedan estar allí. Si es así, ellos deben ser aquellos que murieron durante el Milenio, pero somos inclinados a creer que los justos de la era milenial vivirán hasta la inauguración de los cielos nuevos y la tierra nueva. La presencia del “libro de la vida” ha sido explicado como necesario para condenar a aquellos quienes reclaman sus buenas obras como meritorias de consideración, cuando ellos han debido aceptar a Cristo, a consecuencia de lo cual, sus nombres debieron haber sido registrados en el “libro de la vida”.

Seguramente habrá grados de castigo, así como grados de recompensa. Los muertos impíos serán juzgados de acuerdo a sus obras. Esta gran sesión parece incluir la gran masa de hombres impíos desde el principio de los tiempos, hasta el fin del Milenio. El registro de sus obras estará presente para determinar el grado de su castigo, de manera que no tienen excusa.

El lago de fuego es el lugar final de separación de Dios. La muerte y el infierno (Hades) son para siempre echados en este lugar, el mundo es limpiado de todo mal y la justicia prevalecerá en un cielo y una tierra nueva.

JUICIO DE LOS ÁNGELES  Judas 6

El juicio de los Ángeles, aunque su tiempo no está marcado definidamente en la Escritura, ocurrirá posiblemente al mismo tiempo del gran juicio del trono blanco, al fin del Milenio. Satán, y alguna de sus huestes, a lo mejor tienen libertad de poner en obra sus propios designios, pero algunos de los ángeles (Jud. 6; Gén. 6:1-5) por algún pecado especial, son guardados en cadenas de oscuridad, esperando el juicio del gran Día. Satán, como sabemos, es amarrado al principio del Milenio y entonces, a la terminación de este período, encuentra su última sentencia en el lago de fuego. Pero el tiempo particular para el juicio de los ángeles, como una clase, parece ser el tiempo del juicio del gran trono blanco.

 PREGUNTAS

  •   1. ¿Enseña la Escritura un juicio final general para todos sin distinción? Pruebe su respuesta demostrando que hay 3 tronos mencionados en la Escritura.
  •   2. ¿Cuántos juicios hay? Nómbramelos.
  •   3. ¿En qué 3 relaciones es un hijo de Dios juzgado?
  •   4. Discuta el juicio del pecado de los creyentes.
  •   5. Discuta el juicio propio del creyente.
  •   6. Discuta el asiento del juicio de Cristo en cuanto a quienes aparecerán allí, la base del juicio y el resultado.
  •   7. Diga todo lo que usted sepa del juicio de Israel.
  •   8. Haga distinción clara entre el juicio de las naciones y el juicio del gran trono blanco.
  •   9. Diga todo lo que usted pueda acerca del juicio de los ángeles.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Dispensaciones (Estudios). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .