UN ANALISIS SOCIOLOGICO DE LA VIOLENCIA JUVENIL -II-

Mario E. Fumero

Hemos visto en el artículo anterior el incremento de la delincuencia juvenil en los últimos 20 años. Actualmente nos enfrentamos a una juventud incontrolable, víctima de una agresividad inducida que esta desencadenando tragedias terribles en todo el planeta.

¿Cuáles son las causas de este descontrol en los adolecentes y jóvenes del siglo XXI? Existen causas regionales, pero hay causas generales. Comenzare analizando en este artículo  las causas generales, aplicable a todos los países del mundo, sean rico o pobres.

El factor detonante en la crisis juvenil se encuentra en dos principios básicos extendido por todo el planeta. El primero es las leyes de liberalidad psicológica que se establecieron en la década del 60, mediante la cual se anuló la disciplina tradicional del menor, sustituyéndose el castigo moral y físico por el dialogo y un sistema de protección jurídica que desarmo a los padres para frenar el libertinaje y la rebeldía de los adolecentes. En segundo lugar existe la fuerte apología a la violencia, hecha por los medios de comunicación y de distracción, en la cual se hace una constante promoción a la violencia como cultura y estereotipo de conducta en el diario vivir. Incluso los dibujos animados están saturados de actos violetos que imitan muchos niños.

Comenzaremos hablando de la tendencia liberal en la educación del menor partiendo de las influencias del humanismo y el relativismo norteamericano. En la década de los 60 la psicología norteamericana comenzó a anular el principio de castigo tradicional de índole físico y moral. La Biblia establece el castigo físico como fórmula de corrección y disciplina, siempre y cuando se aplicara con prudencia y sabiduría. Dice el libro de Proverbio 23:13 “No rehúses corregir al muchacho; Porque si lo castigas con vara, no morirá” y 29:15 “La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzara a su madre” (Vea además Proverbios 26:3), y quizás en la primera etapa de la vida del niño y según el carácter, el castigo físico pueda ayudar a frenar la naturaleza impetuosa de los hijos para domar su conducta, pero debido al abuso que algunos padres hicieron del mismo, con represión y violencia, lentamente se legislo y se elaboró una corriente que prohibió este tipo de acción, anulándose todo castigo físico, aunque fuese moderado.

En cuanto al castigo moral, al implementarse los derechos del niño, se les reconoció ciertas libertades que impidieron a los padres establecer algunas  prohibiciones, quedando el menor a expensas de las influencias externas y del medio. Este liberalismo determino que con los hijos hay que tan solo dialogar, darle derechos, la llave de la casa, y no ponerles limitaciones a sus deseos de realización y amistades. Entre los postulados de los derechos del menor esta una clausula que establece que el niño tiene derechos “A la libertad de pensamiento, conciencia y religión” y en algunos casos, a la libre asociación, lo que entonces anula el criterio de los padres para darle una formación acorde con los principios religiosos tradicionales y los valores familiares. Hay que añadir que desde la década del 60 Dios y la Biblia fue marginada de las escuelas públicas de Norteamérica y convirtieron el estado laico en un estado profano.

Los padres deben regular y formar los criterios del menor, e incluso pueden restringir su “libre asociación” cuando esta puede poner en peligro su integridad física o moral. Este punto, “las influencias de la psicología moderna en cuanto a el concepto de autoridad y familia” a creado leyes permisivas que desarman a los padres, e incluso dejan indefenso al sistema jurídico para controlar la delincuencia y violencia juvenil, de tal forma, que un menor puede cometer varios crímenes, y no se le puede sentenciar como un asesino, sino solo como un “menor infractor”, razón por lo cual, son instrumentalizado por los grupos terrorista, narcotraficantes y delincuenciales para cometer asesinatos por encargo.

Lo correcto es lo que afirman especialistas en la formación infantil cuando establecen que; “Los niños necesitan control y disciplina para fijar unos límites que luego les servirán en su vida como adultos. Los estudios demuestran que los niños que desde pequeños se ciñen a un horario y los padres fijan unos límites claros de comportamiento, se adaptan mejor a la vida de adultos, que está llena de reglas y horarios. La permisibilidad de los padres trae siempre como consecuencia una menor adaptabilidad del niño en su vida adulta”[1].

El segundo factor global de la violencia juvenil es la influencia externa de los medios, que hacen una apología a la violencia. Estamos invadidos de una cultura de muerte, agresión, violencia por medio del cine, televisión y videojuegos. Hay niños que permanecen tan absorbidos por esta violencia externa, que llega un momento en que la asimilan como una forma de conducta normal. Recordemos que los seres humanos, como las plantas y los animales, somos el producto del medio. Recordemos que Jesús dijo que el que mata a espada, a espada muere (26:52), y la violencia desencadena violencia. ¿Cuántos hechos macabros han cometido los jóvenes asumiendo los roles de los videojuegos y películas? Es necesario ahondar este tema, y ver otros factores que unido a estos dos han producido una juventud desenfrenada.

Cuando se pierde el temor a Dios y a las leyes establecidas, y no se respetan a los padres, caemos en una sociedad sin freno. Una sociedad sin freno es una sociedad a la deriva, y por lo tanto, el caos privara como una condición de los últimos tiempos. Entonces ¿Qué podemos hacer para frenar este deterioro social en la juventud? Restaurar el valor de la familia y la autoridad de los padres de forma correcta. Abolir las leyes liberales que protegen extremadamente al menor y establecer el temor como patrón social para que se frene al ser humanos en sus deseos y pasiones desordenadas, porque de otra forma no hay otra salida a la violencia y sobre todo, volvernos a Dios.


Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Violencia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a UN ANALISIS SOCIOLOGICO DE LA VIOLENCIA JUVENIL -II-

  1. Sugel dijo:

    Silvia Cruz / Reynosa, Tamaulipas Más del 50 por ciento de las familias de Río Bravo y Reynosa padece algún tipo de violencia intrafamiliar y las principales víctimas son los infantes. Este fue el caso de dos menores de la región, quienes a su corta edad sufrieron de torturas por parte de sus padres y uno de ellos encontró la muerte.

  2. gold price dijo:

    Silvia Cruz / Reynosa, Tamaulipas Más del 50 por ciento de las familias de Río Bravo y Reynosa padece algún tipo de violencia intrafamiliar y las principales víctimas son los infantes. Este fue el caso de dos menores de la región, quienes a su corta edad sufrieron de torturas por parte de sus padres y uno de ellos encontró la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.