¿SE PIERDE LA SALVACIÓN, SÍ O NO?

predestinacionMarcos Andrés Nehoda

La misma herejía que tratamos de combatir al escribir acerca de CUIDAR la Salvación, con el fin de evitar un descuido o relajamiento en la vida cristiana, cometemos al enseñar que la Salvación puede PERDERSE.

Al enemigo de nuestras almas no le interesa qué corriente teológica seguimos o defendemos; lo que le interesa es introducir en forma encubierta herejías que destruyen la fe y la confianza en Jesucristo, el único Mediador entre Dios y los hombres, el único Salvador.

¿Qué problemas se suscitan cuando se enseña el ‘salvo, siempre salvo’?

  • 1. El alma se ‘adormece’, creyendo, engañosamente, estar segura.
  • 2. La conducta se relaja, pensando que da lo mismo pecar que no pecar.
  • 3. Se pierde la saludable examinación individual, que debe caracterizar a todo hijo de Dios.
  • 4. Lejos de vivir en un santo temor, crece la confianza en la carne y el orgullo del ego.
  • 5. La conciencia se adormece; de tal manera que pudiera abrir sus ojos en el Infierno, aquel quien toda su vida creyó estar a salvo.

¿Qué problemas se suscitan cuando se enseña que ‘la Salvación puede perderse?

  • 1. El alma se llena de inseguridad; precisamente, lo contrario a lo que el Señor vino a traer: Paz con Dios, Paz en el alma, Paz en el hogar, Paz en la vida de relación con el prójimo.
  • 2. La conducta se rige por el temor y no por el amor.
  • 3. La exanimación habitual del cristiano se torna en una desconfianza sobre su fe, una inseguridad continua.
  • 5. El santo temor es reemplazado por el miedo, lo cual no es saludable y paraliza el crecimiento normal.

Estos problemas señalados NO son el efecto de la Palabra de Dios en el cristiano; son el resultado de un desconocimiento de la misma y una equivocada interpretación de la Saludable Enseñanza. Siempre lo decimos y lo repetimos ahora: la Escritura NO puede contradecirse (Juan 10.35); no puede afirmar algo y más adelante, negarlo. Si fuese así NO sería Palabra de Dios, la cual es inerrante, plenaria y verbal. Es decir, sin errores, toda ella inspirada por Dios y aun cada palabra -no solamente sus ideas- es palabra divina. (Salmo 19.7).

Podríamos citar innumerables pasajes bíblicos que nos enseñan que la Salvación y la Vida que Dios nos proporciona en Cristo Jesús son SEGURAS Y ETERNAS. ¡No puede haber dudas sobre estas dos expresiones! (Hebreos 5.9 y Juan 10.28).

¡No es posible que, luego de haber experimentado el Perdón de Dios, el Nuevo Nacimiento, la Naturaleza Divina, el Sello del Espíritu Santo, las Arras o Garantía en Persona del Santo Espíritu, el Sepultamiento de nuestros Pecados en lo Profundo del Mar, la Justificación o el ser declarados Justos por Dios, el haber sido Elegidos y Predestinados, el haber sido hechos PERFECTOS PARA SIEMPRE… tengamos que abrir nuestros ojos en el Infierno y luego, en el Lago de Fuego! ¡Qué terrible contradicción!

Podríamos citar innumerables pasajes bíblicos que nos enseñan que la Salvación y la Vida Eterna que Dios nos proporciona en Cristo Jesús NO es algo para tomarlo DESCUIDADAMENTE O A LA LIGERA. (Filipenses 2.12 y Hebreos 12.28). ¡No es posible que, luego de haber hecho Profesión de Fe, luego de haber sido supuestamente limpiados de todo pecado por la Sangre de Cristo, Perdonados de todas nuestras culpas, errores y pecados, habiendo sido hechos miembros de una santa congregación local, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo, habiendo sido iluminados por el Espíritu Santo y aspirando a vivir en las mansiones celestiales que Jesucristo ha ido a preparar para nosotros… luego vivamos como queremos, regresemos a los pecados de los cuales nos habíamos apartado, nos volvamos a la idolatría de este mundo, a la vanagloria de esta vida y seamos igual o peor que antes de conocer las Verdades del Evangelio!

¿Acaso Dios, que CASTIGÓ en Su propio Hijo el PECADO de la humanidad PERMITIRÁ que el barro, el lodo, la suciedad, la corrupción del PECADO vengan a manchar la Calle de Oro de la Santa Ciudad, la Nueva Jerusalén? (Apocalipsis 21.21) ¿No se transformaría el Cielo en un lugar semejante al Infierno? ¿De QUÉ NOS SALVÓ Dios, entonces? ¿No dice acaso la Escritura, que Su Nombre se llamará Jesús, porque Él SALVARÁ A SU PUEBLO DE SUS PECADOS? (Mateo 1.21).

Evidentemente, hay aquí UN ERROR; no en la Palabra de Dios, sino en nosotros, humanos e imperfectos como somos. Es nuestra mente y corazón que deben ADECUARSE a la Palabra de Dios y no la Palabra de Dios ‘acomodarse’ a nuestro razonamiento.

La REALIDAD es ésta: Jesucristo vino al mundo a buscar y a salvar a los pecadores. (Mateo 18.11). Cuando un pecador se reconoce como tal, siente dolor por sus pecados (gracias al trabajo en su alma realizado por Las Sagradas Escrituras que han sido oídas y por las cuales le ha venido la Fe salvadora y gracias a la operación del Espíritu Santo que ha producido en el alma verdadera convicción de pecado), se ARREPIENTE de sus pecados, acude al único y suficiente Salvador personal, es decir, A JESUCRISTO y se entrega a Él, recibiéndole en su corazón como su Salvador y como el Señor de su vida, experimentando una genuina CONVERSIÓN y un real NUEVO NACIMIENTO; entonces la tal persona, el tal pecador ES TRANSFORMADO EN UNA NUEVA PERSONA. Y, como dice la Palabra de Dios en 1º Juan 5.18: “… TODO AQUEL que HA NACIDO de Dios NO PRACTICA el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno NO LE TOCA”.

¿Puede un alma ENGENDRADA POR DIOS, cuyo espíritu HA SIDO HECHO UNO CON EL SEÑOR, cuya naturaleza de PERRO, de CERDO, ha sido TRANSFORMADA en una NATURALEZA de CORDERO, de OVEJA, regresar, retornar, volver a los brazos del diablo? ¡JAMÁS! ¡NUNCA! (2º Corintios 5.17). Si una persona, anotada como ‘miembro’ de la iglesia local, bautizada, ‘en comunión’, que cumple una actividad, que tiene responsabilidad en la Obra regresa, retorna, vuelve a los brazos del diablo ES SIGNO INEQUÍVOCO de que NUNCA DEJÓ DE SER PERRO, NUNCA DEJÓ DE SER CERDO, NUNCA FUE TRANSFORMADO EN CORDERO O EN OVEJA DEL BUEN PASTOR. (2º Pedro 2.22). Sólo estuvo ‘soportando’ la santidad, el buen comportamiento, el alejamiento del pecado, el perfume de la conducta limpia. Pero, AL IGUAL QUE UN CERDO LAVADO Y PERFUMADO AL CUAL SE LO DEJA EN LIBERTAD, REGRESARÁ A LO QUE SIEMPRE HA SIDO SU FORMA DE VIVIR: EL BARRO, EL CIENO Y EL VÓMITO DE PERRO.

Por eso es que dice la Palabra de Dios que SIN SANTIDAD NADIE, NADIE, NADIE (¿lo leyó bien?) “SIN SANTIDAD NADIE VERÁ AL SEÑOR”. (Hebreos 12.14). Y aquel que es NACIDO DE DIOS SIGUE LA SANTIDAD, SIN LA CUAL NADIE VERÁ AL SEÑOR. EL QUE ES NACIDO DE DIOS NO PRACTICA EL PECADO, no es su costumbre, su hábito; y, si por error o desobediencia embarra sus patas de cordero o de oveja, CORRE INMEDIATAMENTE A LOS BRAZOS DEL BUEN PASTOR, PARA SER LIMPIADO. PORQUE NO LE GUSTA EL BARRO, NO LE GUSTA LA SUCIEDAD, NO SE DELEITA, NO SE GOZA EN EL PECADO, SINO QUE SE GOZA EN LA VERDAD. (1º Juan 2.1 y 1º Corintios 13.6).

¿Puede perder su Salvación una persona? SI ES UN VERDADERO HIJO DE DIOS, SI HA SIDO TRANSFORMADO DE PERRO O CERDO EN CORDERO U OVEJA, SI SU ESPÍRITU ES UNO CON EL SEÑOR JESUCRISTO, ¡JAMÁS PERDERÁ SU SALVACIÓN, NADA NI NADIE LO APARTARÁ DEL AMOR DE DIOS QUE ES EN CRISTO JESÚS, NUESTRO SEÑOR! (Romanos 8.35-39).

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Predestinación. Guarda el enlace permanente.

55 respuestas a ¿SE PIERDE LA SALVACIÓN, SÍ O NO?

  1. Alejandro Engler dijo:

    De lo mejor que he leido al respecto.

    muchas gracias.

    • jorge r. dijo:

      levanten la mano los q ya han alcanzado la estatura del varon perfecto…como dijo Pablo no pretendo haberlo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo q queda atras, y extendiendome a lo q esta adelante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesus..
      mientras lo consigo tengo q esforzarme y CUIDAR esta salvacion tan grande…. no sea q venga a ser eliminado.

      • Gustavo David dijo:

        Cuando Pablo dice no venga a ser eliminado se refiere a la carrera(galardones,premios como quieras llamarlo) NO A SU SALVACIÓN PORQUE ES ETERNA. 1 Corintios 11:32 mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que NO seamos CONDENADOS con el mundo.Saludos

  2. Dionisio M. dijo:

    “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. He aquí, yo Pablo OS DIGO que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley. De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; DE LA GRACIA HABÉIS CAÍDO.” (Gálatas 5. 1-4)

    “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá ENTRE VOSOTROS FALSOS MAESTROS, que introducirán encubiertamente HEREJÍAS DESTRUCTORAS, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre SÍ MISMOS DESTRUCCIÓN REPENTINA. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado.” (2 Pedro 2. 1-2)

    “Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a MUCHOS ENGAÑARÁN… Y muchos falsos profetas se levantarán, y ENGAÑARÁN A MUCHOS… Y si aquellos días no fuesen acortados, NADIE SERÍA SALVO; mas por causa de los escogidos (LOS CREYENTES), aquellos días serán acortados… Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que ENGAÑARÁN, si fuere posible, aun a los escogidos.” (Mateo 24. v. 4, 5, 11, 22, 24)

    “He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, PARA QUE NINGUNO tome tu corona.” (Apocalipsis 3. 11)

    ¿Si en verdad fuere cierto que la salvación no hay forma alguna en que pueda perderse, entonces por qué se nos exhorta tantas VECES acerca de APOSTASÍA?…

    ¿Si el hombre ya fu salvo para siempre, entonces por qué esta advertencia de parte del SEÑOR a que cuidemos lo que tenemos, para que ningún otro tome nuestra corona?…

    En realidad no es que la salvación se pierda, sino mas bien es hombre quien se rebela contra la Palabra Divina, apostatando o pecando y perdiéndose. Este articulo habla de herejías, pero en realidad el contenido de este en sí mismo es una HEREJÍA.

    Cuando nos conviene ajustarnos a nuestros propios pensamientos o cierto sistema de teología, entonces fácilmente decimo: “Dios nos hizo perfectos para siempre”. Pero cuando se trata acerca de nuestras faltas, ya sean grandes o pequeñas, entonces decimos: “todos fallamos nadie es perfecto”.

    ¿Pero entonces a que se refiere (Hebreos 10.14) cuando dice: …porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados?

    El contexto mas correcto sería, que en cuanto a la JUSTIFICACIÓN del hombre (ser declarado inocente delante de Dios), la justicia Divina demandaba un SACRIFICIO MAS EXELENTE de aquel que se lograba con la sangre de los animales. Y solo en Cristo se cumple dicha demanda.

    Veamos:
    “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que NUNCA PUEDEN QUITAR LOS PECADOS; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.” (Hebreos 10.10-14)

    Solamente si no se “cercena” la Escritura se podrá llegar al verdadero contexto de ELLA.

    ¿Hasta cuándo dejaremos de ser “cristianos híbridos” y afirmarnos SOLO en la verdad?

    __________________________________________________
    Dionisio M. 5/7/2013

    • Fans Luz dijo:

      Exceptuando los pasajes bíblicos, los comentarios de Dionisio no se comprenden, lo digo con respeto.

      • Dionisio M. dijo:

        Para Fans Luz,

        Lo que está diciendo mi comentario anterior es, que está mal dicho decir que “la salvación se pierde”, porque la salvación en si es la gracia eterna de Dios, sino que es el hombre mismo quien se pierde cuando este se REVELA O SE DESVÍA “VOLUNTARIAMENTE” DE LA VERDAD DOCTRINAL.

        Un ejemplo de esto sería, de lo que han estado haciendo aquellos pastores en los encuentros, que se han tenido que “retractar” del ministerio que habían recibido antes de parte del Señor. Satanás es astuto (que el Señor lo reprenda) Para ser un pastor de los “cabros” de Cesar Castellanos y Carlos Lunas, todo ministro deberá “renunciar” abiertamente a su ministerio que Dios le había dado, es decir, implica quedarse solo sin la protección del Espíritu Santo de Dios.

        (nota: para aprender más acerca del tema de los encuentros ver los artículos del Dr. Bolainez http://www.bolainez.org/temas/todostemas.php)

        Espero esto aclare tus dudas,

        Que el Señor continúe bendiciéndonos…
        Dionisio M.

    • nona dijo:

      Muy bien dicho ,me quito las palabras de la boca!!

    • JESUS dijo:

      No te entendí, creo que eres muy contradictorio en lo que escribes….La Palabra de Dios es clara..y veo que tu estas confundido al respecto.

      • JESUS dijo:

        Perdón el confundido era yo ….me retracto….ya pude interpretarte bien….

      • JESUS dijo:

        Ahora si entendí tu concepto mas no lo comparto pero gracias por exponer

      • Bernabé dijo:

        la palabra dice Hebreos 10:26-39 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
        Advertencia al que peca deliberadamente
        26 Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados,
        27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.

  3. Dionisio M. dijo:

    IDENTIFICANDO a los verdaderos y a los falsos hijos de Dios
    A continuación presentamos un pensamiento que ayudará a identificar quienes son los verdaderos hijos de Dios.

    PENSAMIENTO:

    Un creyente es alguien que cree lo que Dios quiere decir con lo que dice y que quiere lo que dice. En este sentido, la responsabilidad del creyente (no el incrédulo) seria “aceptar humildemente” lo dicho por Dios. Ejemplo:

    Veamos con mucha atención lo que dice EL SEÑOR:
    “…El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la CASA que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo? Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; PERO MIRARÉ A AQUEL QUE ES POBRE Y HUMILDE DE ESPÍRITU, Y QUE TIEMBLA A MI PALABRA.” (Isaías 66.1-2)

    Ahora se hará una pregunta, ya que primero es el pensamiento y después viene la pregunta.

    PREGUNTA
    ¿Cuántas veces le has dicho a alguien que lo que está leyendo en la Biblia no es precisamente lo que dice, sino que Dios quiere decir otra cosa?

    Una pista:
    El hijo falso no es aquel que lee una Biblia y no la pude entender, sino que es falso cuando la entiende y la usa para engañar a los demás. (Gen. 3.1-5; Mat. 4.1-11)

    Ahora leeremos una advertencia:
    “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.” (Santiago 3:1)

    Y ahora leemos algunas objeciones generales:
    ¿Pero cómo es esto, no sería que Santiago se equivocó y “quiso decir” otra cosa? ¿Acaso un creyente que a la vez sea un maestro puede perder su salvación, siendo “Salvo Siempre Salvo”? ¿Por qué no mejor leemos el versículo una vez más para ver si encontramos algo “escondido”? ¿No será que tal vez se refería a los falsos maestros? ¿No será que “toda” esta gente de esta Iglesia nunca fueron salvas? ¿No será que Santiago se equivocó desde el saludo de su carta, cuando dijo: “Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud.” ¿No será que Santiago se refería a otros falsos judíos que se decían ser judíos y no lo son, porque (Apocalipsis 2.9) habla de ello? etcétera. etcétera…

    PERO LA CONCIENCIA INTERIOR DICE:
    (me parece que en verdad les está llamando “hermanos míos”, esta gente además de ser judíos (pueblo de la promesa) también han venido a ser creyentes del Mesías)

    ENTONCES:

    ¿Con cuál de los dos hijos nos hemos identificado, con los hijos verdaderos o con los hijos falsos?

    Shalom (paz)
    _________________________________
    Dionisio M.

  4. luis dijo:

    muy buen comentario mi hermano y hace mucha falta en nuestras iglesias hoy

  5. Walter dijo:

    yo estuve en una Iglesia Bautista y me quisieron meter esa teologia calvinista hasta por los poros.yo no creo en eso. Romanos 11: no te jactes.si no permaneces en esa bondad tu tambien podrias ser eliminado. ¿a quien le habla el Señor aqui? a los cristianos.buscando en el Diccionario la palabra eliminado tambien significa expulsado,echado fuera.Dios les bendiga.

    • JESUS dijo:

      1 Corintios 5:1-13

      Un caso de inmoralidad juzgado

      5 Se ha sabido que hay entre vosotros fornicación, y fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; a tal extremo que alguno tiene a la mujer de su padre. 2 Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien lamentarlo y haber quitado de en medio de vosotros al que cometió tal acción? 3 Ciertamente yo, como ausente en cuerpo pero presente en espíritu, como si estuviera presente he juzgado ya al que tal cosa ha hecho. 4 En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, 5 el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.
      En otras palabras Pablo deja claro que este fornicario sea juzgado y expulsado de la iglesia, que sea entregado al mundo y a la carne ya que su espíritu será salvo en el día del señor. la palabra es muy clara al respecto. BENDICIONES

  6. Julian dijo:

    La Biblia dice que TODOS somos pecadores, perdonados….pero seguimos pecando. La Biblia dice que no hay ninguno bueno, solo Dios. Nadie puede cumplir a cabalidad el primer mandamiento de amar a Dios CON TODA LA MENTE, LAS FUERZAS, EL ALMA, ETC. Entonces yo les pregunto: ¿Cuál o cuántos pecados o actos de impiedad o desobediencia es el que quita la salvación? Si el pecado o los pecados pueden disolver la salvación…¿cuáles? Una vida licenciosa puede ocurrir en la vida de un salvo, y Dios puede traerlo una vez más al redil. El ejemplo de hijo pródigo lo demuestra. Un salvo puede vivir atribulado, tener reacciones pecaminosas, y un día arrepentirse…sin haber perdido su salvación. Los que dicen que la salvación puede perderse enseguida piensan que la gente dice: “Ah! Si no se puede perder, voy a vivir una vida llena de pecado, voy a ser peor que los del mundo, voy a ….” Pero eso es inconcebible en la vida de un VERDADERO SALVO. Si se puede perder la salvación entonces andaremos nerviosos, pensando que “Uy! Dios mío! Pensaé mal de alguien, soy un asesino! Uy! Pensé en una mujer, soy un adúltero, perdí mi salvación!” Una persona criistiana es atacada cada día con pensamientos, reacciones, es tentado por su carne, el mundo y el diablo, Dios lo reprenda. Pero eso no significa que “pierde” su salvación. Significa que el Espíritu Santo está trabajando en esa persona, corrigiendo, mejorando, redarguyendo, quitando y poniendo, haciéndolo un seguidor de Cristo cada vez más perfeccionado. Pero, ¿algún día podremos decir: “ya no peco más”? En este cuerpo de muerte, creo que no. La misericordia de Dios es nueva CADA MAÑANA. debe ser por algo….

  7. andrés dijo:

    En mi humilde opinión y después de haber considerado el tema a fondo
    entiendo sin lugar a ninguna duda que:
    La salvación NO SE PIERDE.

    El que es realmente Hijo de Dios, el que por gracia de Dios, por la fe en la obra de la Cruz
    ha recibido el ESPÍRITU SANTO, no irá a condenación, pues ya paso de muerte a vida, y VIDA ETERNA.

    El problema está en que aún siendo Hijos de Dios, y por tanto salvos y salvos eternamente
    debemos comprender que ya no debemos vivir como antes lo hacíamos, sino que tenemos aprender de las Sagradas Escrituras.
    Aprender es la palabra.
    Pues así como aprendimos a pecar, (pues esto es lo que vimos hacer a otros desde que éramos niños y prendimos de ellos), ahora debemos aprender lo que pertenece a Dios y crecer en ello.
    Que seguimos pecando es cierto, pero que la Sangre de Cristo nos limpia de todo pecado es aún más cierto.

    Si pecamos ahora, y pecamos, debemos confesar nuestro pecado a Dios, ya no para guardar nuestra salvación, pues esta se encuentra bien guardada, sino para progresar en nuestra santificación, en nuestra semejanza a Cristo, semejanza que será completa en el día de su venida, y no antes.

  8. Brenda dijo:

    El autor de este artículo debe aplicar sus mismos razonamientos a la falsa doctrina que enseña.
    Como es posible que en ésta página, Unidos contra la apostasía, se publique tan grande herejía?
    Esto no es otra cosa que querer engañarnos utilizando nuevamente la mentira original del diablo, que engañó a Eva diciéndole:
    “Y la serpiente dijo a la mujer: Ciertamente no moriréis.” ( Génesis 3:4)
    El enemigo logró que desobedecieran lo que Dios les había indicado y sito:
    “Pero del fruto del árbol que está en medio del huerto, ha dicho Dios: No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis.”( Génesis 3:3
    Luego Pablo dijo a los Corintios:
    “Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestras mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo.” ( 2 Corintios 11:3)
    Confunde el término salvación que como concepto es eterna, con la posesión de la misma, que sí se puede perder.
    Esta enseñanza lo único que a logrado es que los creyentes se descuiden tornándose indiferentes, fríos o tibios, y a los tales el Señor vomitará de su boca.
    Dios les bendiga!!

    • JESUS dijo:

      No diste ningún argumento bíblico para refutar lo publicado aquí….solo contiendes por gusto sin ningún respaldo. nada tiene que ver la serpiente y Eva con la salvación. Un cristiano no puede hablar por hablar sin fundamento. Estas errada

      • JESUS dijo:

        Como hijo de Dios tengo plena seguridad en mi salvación, por ende sé por fe que estaré en el reino por consecuencia de la obra de Cristo, el murió y pago por mis pecados…y aunque sigo siendo un pecador abogado tenemos ante el Padre a Jesucristo nuestro Señor. Quienes dicen que la salvación se pierde no tienen la certeza de que la obra de Jesús fue suficiente. Dudan de su salvación, o para decir mejor a veces son salvos pero cuando caen en pecado de pronto ya no lo son. Eso entiendo yo que es ser frio o tibio y a los tales como dices el Señor vomitará de su boca.
        Yo predico un evangelio de salvación por fe…esta gente está relacionando las obras (pecados) con la perdida de salvación y algunos incluso se animan a decir que la salvación no se pierde sino que nosotros renunciamos a ella…..por cierto muy antibíblico

  9. JESUS dijo:

    1 Corintios 5:1-13
    Reina-Valera 1995 (RVR1995)
    Un caso de inmoralidad juzgado

    5 Se ha sabido que hay entre vosotros fornicación, y fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; a tal extremo que alguno tiene a la mujer de su padre. 2 Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien lamentarlo y haber quitado de en medio de vosotros al que cometió tal acción? 3 Ciertamente yo, como ausente en cuerpo pero presente en espíritu, como si estuviera presente he juzgado ya al que tal cosa ha hecho. 4 En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, 5 el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.
    En otras palabras Pablo deja claro que este fornicario sea juzgado y expulsado de la iglesia, que sea entregado al mundo y a la carne ya que su espíritu será salvo en el día del señor. la palabra es muy clara al respecto.

    • Dionisio M. dijo:

      LAS COSAS SE ESTÁN PONIENDO CONFUSAS PARA ALGUNOS
      (el enemigo es astuto, que el Señor lo reprenda)

      Veamos a continuación, lo que dice la palabra del Señor:

      “El que VENCIERE (no aquellos confiados que piensan que el hombre nunca puede caer de la gracia pecando) heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” (Apocalipsis 21.7-8)

      Decir que el hombre aun puede continuar pecando y no va a pasar nada, es lo mismo que engañarse así mismo. Esta escritura que citamos arriba es bien clara, hasta para el mas tuerto (espiritualmente hablando). O se es esclavo de Cristo o se es esclavo del pecado y el diablo, pero no se puede pensar que sirviendo a dos señores la persona aun permanecerá salva???????????

      “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, NIÉGUESE A SÍ MISMO, y tome su cruz, y sígame.” (Mateo 16.24)

      Sofisma señores, sofisma el diablo ha ensenado sofisma a los hombres para que conviertan la palabra de Dios en palabra engañadora.

      • JESUS dijo:

        1Juan 1:8-10
        Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.
        Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
        Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

        Yo pregunto Dionisio M…eres tu un pecador? si o no?

        Romanos 7:15-25
        Reina-Valera 1960 (RVR1960)
        15 Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago.

        16 Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.

        17 De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.

        18 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.

        19 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.

        20 Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.

        21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí.

        22 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;

        23 pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.

        24 !!Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?

        25 Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

        Aquellos que no se reconocen pecadores no necesitan de Cristo pues están a su altura quizas….
        Solo hay algo que nos santifica y nos justifica y es CRISTO. No hay ni un ser humano que no peque todos necesitamos de la sangre purificadora de nuestro señor JESUCRISTO.
        Nuestro señor JESUCRISTO a sido el único que ha cumplido la ley. ÉL nos justifica delante del padre.

  10. ericka valle dijo:

    se discute si la salvacion se pierde o no, seria importante saber, quienes son verdaderamente salvos y quienes no, tengo una pregunta, Que nos hace salvos, creer en Jesucristo o arrepentirnos de nuestros pecados?, hay quienes creen en Jesucristo, le han recibido en su corazon como salvador de sus vidas, pero nunca se han arrepentido de sus pecados, y van a la iglesia, pero siguen deleitandose y viviendo conforme a los pecados de este mundo, Seran estas personas verdaderamente salvas?.
    otra pregunta, el arrepentirse es un acto de una sola vez, o un acto que debe ser continuo en nuestras vidas?, aunque no es el estilo de vida de un creyente vivir en pecado, por nuestra naturaleza pecaminosa siempre pecamos, pero el verdadero cristiano siente dolor cuando falla a Dios y siente la necesidad inmediata, urgente de pedir perdon y ser perdonado, no es eso arrepentimiento?, es algo que vivimos a diario, continuo.
    aunque la salvacion es por gracia y no por obras, todo aquel que es salvo lo refleja en sus obras, esos son frutos de arrepentimiento. no podemos hablar de salvacion sin arrepentimiento. No podemos ser cristianos sin buenas obras.

    • Miguel dijo:

      A Brenda mi sugerencia seria que leas bien la enseñanza….y despues lee bien los comentarios, y despues da tu opinion. La salvación No se pierde en aquel que es un verdadero cristiano, y se pierde cuando tu no lo eres, porque el verdadero cristiano, que es lo que busca? las cosas de arriba, y el que no los es solamente esta asolapado, que es lo que busca? las cosas de abajo, gracias

  11. JESUS dijo:

    solo he visto que tu eres una persona que saca de contexto todo….Dionisio M.

    • Dionisio M. dijo:

      Para JESUS,

      Aquí en Norte América (USA) las iglesias Presbiterianas y Episcopales, tienen y continúan ordenando a Pastores y Ancianos “homosexuales” que aprueban el matri-demonio entre parejas del “mismo sexo”. Y lo mas atónito de todo esto es, que todas estas iglesias son de corte calvinistas, es decir, con ello ha quedado demostrado que el error genera más error…

      “eres una persona que saca de contexto todo” ??? Creo que tú también eres uno de ellos, hombres con biblias bajo el brazo, pero que a la vez son GRANDES sinvergüenzas…

      El que saca de contexto la escritura eres tú, si te fijas bien en la siguiente escritura tu mismo te darás cuenta.

      “Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.” (1 Juan 3.6-10)

      • JESUS dijo:

        DIONISIO M Primero, quiero decir que estás en tu dere­cho de sostener tus propias opiniones. No entiendo y de hecho no estoy de acuerdo contigo pero te respeto antes que nada, es mi deber como cristiano hacerlo.
        Percibo que tal vez te incomodó o molestó que te dijera que a mi parecer tu sacas de contexto ciertos pasajes, pero dejame decirte estimado que eso lo que no amerita que me correspondas sin respeto al tratarme de sin verguenza o comparándome con esa gente que mencionaste ya que no me conoces y no solo me acusas, tambien me juzgas y me condenas también.
        Lamento que me acuses, aquí cada uno da su parecer, su opinión y el hecho de que yo diga que soy un pecador alcanzado por la misericordia de Dios y su gracia y tu sostengas que un cristiano no es pecador, no creo sea motivo para enfrentarnos o faltarnos el respeto.
        Es claro que eres pasional y yo tambien lo soy, es por ello que si vamos exponer nuestras diferencias te exhorto e invito cordialmente a hacerlo bajo el marco del Evangelio con la palabra como testigo:
        1Juan 1:8-10
        Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.
        Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
        Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

        Yo pregunto Dionisio M…eres tu un pecador? si o no? no me lo contestes a mí habla con Dios y confiésale a Él tu respuesta.

        Aquellos que no reconocen que pueden pecar después de haber entregado su corazón y su vida a Jesús, prescinden y ya no necesitan depender entonces de Cristo daría la impresión. Yo entiendo que un creyente luego de conocer a Jesús comienza un cambio que lo lleva a mejorar diferentes aspectos de su vida en la búsqueda de la santidad.
        Solo hay algo que nos santifica y nos “justifica” y es CRISTO.
        Nuestro señor JESUCRISTO a sido el único que ha cumplido la ley. ÉL nos justifica delante del padre, sino pecas de que te justifica el Señor? Acaso no le confiesas tus pecados?

        En el versículo que me expusiste anteriormente es claro que se habla de “practicar” el pecado, no debemos como Cristianos “practicar” el pecado pero es evidente que una persona hasta el día de su muerte sigue manteniendo naturaleza humana, la carne y eso nos hace pecar, para lo cual nos arrepentimos y pedimos perdón. Jesús intercede por nosotros.
        Romanos 8:34-39
        Nueva Versión Internacional (NVI)
        34 ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso *resucitó, y está a la *derecha de Dios e intercede por nosotros.
        1 JUAN
        1:7 Pero si andamos en luz, como él esta en luz (Jesús) tenemos comunión unos con otros, y la sangre de JESUCRISTO su Hijo nos limpia de todo
        pecado.
        1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y JUSTO para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad (Con su sangre)
        2:1- Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; si alguno hubiere pecado, ABOGADO TENEMOS PARA CON EL PADRE, A JESUCRISTO
        EL JUSTO.

        Lucas 17:3 dice: “Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, REPRÉNDELE: y si se arrepintiere, perdónale”. examina tu DIONISIO si al tratarme de GRAN SINVERGUENZA o compararme con ellos pecaste.

        Espero entiendas que, sin ánimo de ofender, expongo mis comentarios aquí solo porque considero uno de mis deberes como cristiano es hacer una defensa activa del evangelio de Cristo y como dice la palabra en 2 Timoteo 2:24,25 dice: “Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; QUE CON MANSEDUMBRE CORRIJA a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad”.

        2 Timoteo 4:2 dice: “Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; REDARGUYE. REPRENDE, EXHORTA con toda paciencia y doctrina”.

        DIOS BENDIGA TU VIDA

  12. Lamentablemente el querer entender Las Escrituras con la versión Reina Valera, va a ser difícil, esta versión contiene muchos errores de traducción, algunos antojadizos y otros por un mal entendimiento de las palabras de los autores originales, acordémonos que la mayoría de autores son hebreos y la perspectiva de ellos era diferente a la perspectiva de un occidental, lamentablemente los traductores son personas de mente occidental y al querer traducirlas desde su perspectiva, perdieron mucho de la verdadera intención y peso del mensaje.

    Hay un principio o verdad : “Yahweh no es un Elohim (Dios) de confusión”, se han preguntado por qué hay tantas doctrinas fueras de contexto, tantas denominaciones cada una creyendo cosas diferentes. Acaso esta era la voluntad de Yahweh?, creo que no.

    Entonces hay algo que está mal y el comienzo de todo fue cuando nos alejaron de nuestras raíces de la fe que decimos guardar. El vino para de judíos y gentiles (y entre éstos hebreos que se habían gentilizado), hacer un solo pueblo alimentados de la misma savia (sangre que los mantiene vivos), no nos salvó para seguir siendo gentiles, sino para renovarnos en nuestro entendimiento para poder hacer lo que por ignorancia o necedad (sea el caso de un judío o un gentil), no hacíamos o no queríamos hacer.

    Hay muchas enseñanzas sacadas fuera de un contexto real, para poder entender a cabalidad su Palabra, necesitamos renunciar a toda enseñanza humana, para que pueda su Ruaj HaKodesh (Espíritu Santo) nos pueda enseñar, porque hay un principio: “no pueden haber dos verdades en nuestra vida” respecto a su Palabra, no podemos pretender creer la del hombre y la Yahweh, tenemos que definirnos cual es la que aceptaremos y guardaremos, déjemos que El Ayudador nos guíe a encontrar ese camino que perdimos al no depender de Él.

    Shalom a todos.

    Pr. J.L.Perea

  13. fidel lazo dijo:

    ¿Porqué tanta confusión si todos son tan “bíblicos” y el Espíritu Santo o Ruaj HaKodesh como gusten llamarlo les ilumina para mostrarles la Verdad? ¿no que la Biblia se “autointerpreta” según el “principio protestante”‘? bien lo dijo Nuestro Señor Jesucristo: “por sus frutos los conoceréis” y ahí están: NADIE LO PUEDE NEGAR: TANTAS Y TANTAS DENOMINACIONES Y TODAS Y CADA UNA AUTOPROCLAMÁNDOSE “LOS ILUMINADOS” …. “LOS ÚNICOS QUE ENTIENDEN LA PALABRA DE DIOS” ……..

  14. JESUS dijo:

    “Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí; pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Yo y el Padre uno somos.” (Juan 10:25-30)

  15. jose blanca pastor dijo:

    paz les doy las grasias al esñor jesus en su gran misericordia porque me saco de las tinieblas asu luz almirable y grasias a nuestro señor jesucristo lucho cada dia por mantenerme en cristo y ganarme esa corona de vida eterna que el a prometido alos que le aman paz para todos

  16. RAFAEL DIAZ dijo:

    Hay testimonios reales que Dios a dado a muchos hrns. Solo neccesitan pedirle a Dios que les ayude a entenderlos, si son reales o no, algunos que les recomiendo ver son: Angelica zambrano 1ra,2, y 3 ra, parte. Y Samuel Hernandez, y si todabia no estan conformes vean: Yo bengo mensajes urgentes de Dios Jesus por Susan Davis y Dabrina. Y se ban a dar cuenta que todos los que creian que estaban seguros de su salvacion, empesando desde los pastores, y mas estan terminando en el infierno pongan mucha atencion esto es mui serio de vida o muerte eterna

  17. Por favor, dejen de a”ayudar” a Dios ! Dejen de pelear! Sólo sean Santos ! Salven las almas, predíquenles el Evangelio Santo de Cristo! Dejen de ser “sabios”! No se martiricen entre uds, dejen que el Espiritu Santo los guie, no necesitan demosrtarle nada a nadie! Han sido encontrados peleándose y perdiendo el tiempo entre uds mismos! Satanås ha ganado ventaja en muchos de uds ! Arrepiéntanse ! Que necedad de saber mas que los demás ! Que necedad de contender entre “cristianos” ! Salgamos a las calles ! Prediquemos en las bancas de los parques ! Dejemos las comodidades y los teclados, tras una computadora, muchos se HICIERON SABIOS ! AUN ES TIEMPO ! ARREPIENTANSE ! SE DE LO QUE HABLO ! CRISTO VIENE !

  18. Mari dijo:

    Ciertamente amados ya Cristo viene no hay tiempo para estar discutiendo andemos en santidad y prediquemos la palabra de Dios

  19. Gabriel Colina dijo:

    Siempre tuve terror de la salvación, xq pensé que la perdía, muy buena la explicación.

  20. JESÚS MARÍA dijo:

    siento mucho los que hablan y hablan , pero lo lían mucho más. La Biblia es clara. La salvación es por gracia y es un regalo de Dios. La salvación es por la Fe y por fe hacemos obras para Dios. Somos pecadores puntualmente y debemos pedir perdón al momento, Todo pecado tiene consecuencias.Dios nos perdona y se olvida totalmente del pecado, como si los tirara al fondo del mar… Su sacrificio solo lo realiza una vez y con el se llevo todos los pecados del mundo. Etc..Otra cosa el diablo esta vencido y a tus pies.Solo entra cuando se lo permitimos por su astucia que es el engaño. bendiciones

  21. Marta dijo:

    Si por gracia ya fue salvo aquel que luego de recibir la salvación hoy ha regresado al mundo con maldad, pues ya no hay que preocuparse porque ya un día fue salvo. Como muchos que después de ser salvos andan en adulterios y fornicacion y posiblemente morirán en ese estado de pecado. ! Esto no es real!

    • abenr dijo:

      en realidad esos nunca fueron salvos decian serlo pero en realidad no lo eran a esos si les acontecio lo del verdadero proverbio 2 PEDRO 2:22 Les ha sucedido a ellos según el proverbio verdadero: El perro vuelve a su propio vomito, y: La puerca lavada, vuelve a revolcarse en el cieno. un perro y un cerdo vuelven a lo suyo porque esa es su naturaleza el que anda adulterando y fornicando y dijo ser salvo no lo era su naturaleza no fue cambiada.

  22. Herminio Pagan Jr. dijo:

    La mejor y clara explicación, que he podido leer, teológica o práctica. Buen trabajo.

  23. Juan dijo:

    No pos nadie va a ser salvo entonces dame uno nomas que no peque .No ay ni aún uno

  24. claudio dijo:

    si el creyente se descuidad no vela por su salvacion y se deslisa y cae la pierde hermanos

  25. nilbialuna dijo:

    EN UNA CONVERSACIÓN

    alguien me dijo:
    ¿ Entonces, tú crees que la salvación se puede perder ?

    yo le contesté con otra pregunta:
    Si la salvación no se puede perder ¿Porqué, tú y yo evitamos blasfemar contra el Espíritu Santo? ¿qué piensas tú, de cuál sería la consecuencia si lo hiciéramos?

    Si la salvación no se puede perder ¿por qué nadie se atreve a proferir palabras contra el Espíritu Santo?………

    ¿sabes por qué ninguno se atreve a TENTAR a Dios con semejante locura?

    Porque saben perfectamente que perderían para siempre su salvación; ¿y dónde queda lo de: “salvo siempre salvo?
    Es por eso, que: “salvo siempre salvo” es otra fábula más de maestros conforme a sus propias concupiscencias. (2 Timoteo 4:1-4)

    Ella dijo:
    ¡Dios me libre de hacer eso!, y además el Espíritu Santo no lo va ha permitír.

    Le dije:
    El Espíritu Santo no nos lo impide, tenemos libre albedrío; lo que pasa es que tú y yo sabemos que si lo hacemos no tendremos jamás perdón de Dios y la consecuencia es la condenación eterna;
    Y muchos sin saberlo, ya lo han blasfemado, cuando por soberbia y contumacia, lanzan improperios contra los hermanos que el Espíritu Santo usa, en sanidades, expulsión de demonios, milagros, profecías, hablar en lenguas, etc

    Me dijo:
    La bíblia no dice que tenemos libre albedrío, Dios lo tiene todo predeterminado.

    Le dije:
    Si lo dice, lo que pasa es que tú no te das cuenta, pero lo dice de esta manera:

    “Todas las cosas ME SON LÍCITAS, mas no todas convienen; todas las cosas ME SON LÍCITAS, mas yo NO ME DEJARÉ DOMINAR de ninguna” (1 Corintios 6:12)

    “TODO ME ES LÍCITO, pero no todo conviene;TODO ME ES LÍCITO, pero no todo edifica” (1 Corintios 10:23).

    En lo personal, esta es mi convicción:

    “YO POR EL ESPÍRITU AGUARDO POR FE LA ESPERANZA DE LA JUSTICIA” (Gálatas 5:5)

    YO JAMÁS ME JUSTIFICARÉ A MÍ MISMA, QUIEN ME JUZGA ES EL SEÑOR
    (1Corintios 4:3-5) (Job 9:20)

    ¿¿ SALVO SIEMPRE SALVO ??

    LOS QUE DEFIENDEN la doctrina de que la salvación no se pierde, habrán tenido el testimonio del Espíritu Santo confirmándoles que son de los predestinados desde ántes de la fundación del mundo.
    Porque ciertamente hay versículos en la bíblia que garantizan la salvación de los predestinados por Dios. Pero también sabemos, que hay predestinados para condenación (Judas 1:4) (2Pedro 2:3).
    Y todos sabemos por las Escrituras, (de manera alegórica), que en una casa hay vasos de honra y vasos de deshonra (Romanos 9:19-24).

    PERO LA BÍBLIA REGISTRA QUE:
    DIOS “SUJETÓ A TODOS EN DESOBEDIENCIA”, para ”TENER MISERICORDIA DE TODOS” (Romanos 11:32), esto incluye a los salvos por predestinación.
    Todos necesitamos del arrepentimiento para salvación (Lucas 13:1-5); y todos dependemos de la fe, vivencia y obediencia) (Apocalipsis 7:9, 13-17).

    DIOS DIJO:
    “Porque NO QUIERO LA MUERTE DEL QUE MUERE, dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y viviréis” (Ezequiel 18:32)

    NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO DIJO:
    “ASÍ, NO ES LA VOLUNTAD DE NUESTRO PADRE que está en los cielos, QUE SE PIERDA uno de estos pequeños” (Mateo 18:14)

    EL APÓSTOL PABLO DIJO DE DIOS:
    “el cual QUIERE QUE TODOS LOS HOMBRES SEAN SALVOS y vengan al conocimiento de la verdad” (1Timoteo 2:4).

    Y EL APÓSTOL PEDRO ESCRIBIÓ:
    “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, NO QUERIENDO QUE “NINGUNO” PEREZCA, SINO QUE “TODOS” PROCEDAN AL ARREPENTIMIENTO” (2 Pedro 3:9)

    Fíjese, que dice: “Que Dios Sujetó a todos en desobediencia”, .. y después .. “Para tener misericordia de todos”, .. luego, .. “No quiero la muerte del que muere”, .. y .. “No es la voluntad de mi Padre, que se pierda uno de estos pequeños”, .. también …. “Quiere que todos los hombres sean salvos”. …. y por último, .. “No queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”; .. esto incluye a los predestinados (Romanos 11:32).

    TOMANDO COMO BASE estos versículos anteriores, consideremos el siguiente ejemplo hipotético:

    Supongamos que de veinte (20) personas, solo cinco (5) serán salvas (predestinados), las quince (15) restante se perderán; (acuérdence que estamos haciendo un ejemplo hipotético)
    ¿Cómo puede Dios, decirles a las quince (15) perdidas: “No quiero que ustedes se pierdan, arrepiéntance”? (Ezequiel 18:32) (2Pedro 3:9) (1Timoteo 2:4). etc…..

    ¿No sería considerado esto como una hipocresía por parte de Dios?, puesto que Él sabe que solo cinco (por predestinación) se salvarán; entonces, ¿por qué ínsta a las demás a que se arrepientan, porque Él no quiere que se pierdan, sino, que sean salvas?

    Si la salvación no está condicionada al hombre sino a Dios, … ENTONCES …
    ¿DE QUIÉN DEPENDE LA PERDICIÓN? ¿del hombre? … ¿o de Dios?

    Porque ¿quién ha resistido a su VOLUNTAD? (Romanos 9:11-24);
    porque ¿quién hizo los vasos de ira y de deshonra? (Romanos 9:22);
    porque ¿quién es el que produce el querer como el hacer? (Filipenses 2:13);
    porque ¿quién es el que mata , y el que da vida; que hace descender y que hace subír? (1 Samuel 2:6) (Mateo 10:28);
    porque ¿quién estorbará lo que Él hace? (Isaías 43:13)

    ENTONCES:
    ¿Por qué razón, Dios, siendo soberano, dice: “NO QUIERO QUE “NINGUNO” PEREZCA, SINO QUE “TODOS” “TODOS” “TODOS” PROCEDAN AL ARREPENTIMIENTO”? (2 Pedro 3:9); Y QUE TODOS SEAN SALVOS (1Timoteo 2:4)

    ¡¡ HERMANOS ESTO NO PUEDE SER ASÍ; DIOS NO PUEDE SER TENTADO !!
    (Éxodo 17:2) (Mateo 4:1; 4:7; 22:18) (Santiago 1:13) (Hebreos 3:8-9) (Salmos 95:9) (Marcos 12:15) (Lucas 4:12; 20:23) (Hechos 15:10) (Deuteronomio 6:16).

    EL ALMA QUE PECARE ESA MORIRÁ (Ezequiel 33:13; 18:4,20)
    Cuando yo dijere al (JUSTO): de cierto (VIVIRÁS) y él confiado en (SU JUSTICIA) hiciere iniquidad, todas sus justicias (NO SERÁN) recordadas, sino que (MORIRÁ) por su iniquidad que hizo.

    HE OIDO DECÍR a los que sostienen la doctrina de Salvo Siempre Salvo (SSS), que los que se pierden es porque nunca fueron salvos, porque la salvación no está condicionada al hombre, sino que es un Don de Dios, sellado por el Espíritu Santo. Y USAN como base (sin ellos saberlo) los versículos que precísamente se refieren a los predestinados (Romanos 8:29-39) (Juan 10:27-29) etc. etc.

    PERO VUELVO Y REITERO: Los destinados para salvación no se perderán jamás (aunque estén plagados de tribulaciones: Hechos 20:18-24). Y los destinados para condenación no se salvarán jamás (Judas 1:4). PORQUE LOS DESTINADOS PARA CONDENACIÓN JAMÁS SON PARTÍCIPES DEL ESPÍRITU SANTO (Judas 1:19).

    PERO LOS (NO) DESTINADOS (que son la gran, gran, gran mayoría) aunque sean PARTÍCIPES DEL ESPÍRITU SANTO, tendrán que mantener la fe para preservación del alma; de lo contrario perderían su salvación (Hebreos 6:4-6; 10:39)

    NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO DIJO:
    “No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio (Juan 7:24); Nuestro Señor Jesucristo, nos motiva a escudriñar, meditar y evaluar las cosas para obtener resultados más explícitos y evidentes.
    En la cita bíblica de: Hebreos 6:4-6, haremos un análizis del texto, con la finalidad de mostrar que la doctrina de SSS, (mal canalizada por muchos), tiende a que la libertad que tenemos en Cristo Jesús, sea usada por muchos, como pretexto para hacer lo malo (libertinaje), Y VIENEN A SER TROPEZADERO PARA LOS DÉBILES EN LA FE (1Corintios 8:9-11) (Romanos 14:15) (1Pedro 2:16) (Gálatas 5:13) (Santiago 2:12) etc. etc.

    HEBREOS 6:4-6

    -Porque ES IMPOSIBLE que los que UNA VEZ FUERON ILUMINADOS y gustaron del DON CELESTIAL, Y FUERON HECHOS PARTÍCIPES DEL ESPÍRITU SANTO, y asimismo GUSTARON DE LA BUENA PALABRA DE DIOS y los PODERES DEL SIGLO VENIDERO, Y RECAYERON, SEAN OTRA VEZ RENOVADOS PARA ARREPENTIMIENTO, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.

    DEDUCCIONES QUE SACAMOS DE ESTE VERSÍCULO

    1). Se trata de una advertencia dirigida a todos los creyentes; es una de las tantas amonestaciones que Dios a manifiestado atravez de su palabra; Dios en todas las épocas, siempre a advertido al hombre de las consecuencias que trae el pecado y la desobediencia;
    Ejemplos:
    (Ezequiel 18:24-30) (2 Reyes 17:13) (Zacarías 3:6) (Salmos 125:5) (Mateo 5:29-30; 16:25; 18:14) (Gálatas 5:16-21) (2 Corintios 13:6-8) (1 Tesalonicenses 5:6-11) (Números 16:26) (Josué 6:18) (Isaías 52:11) (Jeremías 17:13) (Sofonías 1:6) (2 Corintios 6:17; 11:29) (1Corintios 6:9-20) (2 Pedro 2:1-22) (2Samuel 12:9) (1 Reyes 16:19) (Romanos 2:4-16; 13:2; 14:15) (1Timoteo 1:9-10) etc. etc.

    2). No se refiere a los destinados para salvación, ni tampoco a los destinados para perdición, porque los destinados para condenación jamás son partícipes del Espíritu Santo (Judas 1:19).

    3). Se observa que FUERON ILUMINADOS por la Luz de Cristo (la Luz verdadera); La Luz de Dios en la faz de Jesucristo (Hebreos 10:32) (Isaías 2:5; 5:20; 60:19) (Salmos 4:6; 36:9; 44:3; 56:13; 89:15; 90:8; 90:17) (Proverbios 4:18) (Daniel 2:22) (Mateo 17:2) (Juan 1:4,7,8,9; 3:19; 8:12; 12:35,36,46) (Hechos 22:9,11; 26:18) (Romanos 13:12) (2 Corintios 4:4,6; 6:14) (Efesios 5:13-14) (1 Juan 2:8-10) etc. etc.

    4). Dice que GUSTARON DEL DON CELESTIAL, osea, participaron del llamamiento celestial, recibieron el Don de la justicia, el Don de la fe, (porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es Don de Dios), el Don inefable de Dios: (Hechos 2:38; 10:45; 11:17) (Romanos 5:15-17) (2 Corintios 9:15) (Efesios 2:8) (Hebreos 3:1) (Santiago 1:17) (1 Pedro 4:10) etc. etc.

    5). Dice que fueron hechos PARTÍCIPES DEL ESPÍRITU SANTO, lo cual demuestra que recibieron el Espíritu Santo de Dios; por lo tanto partíciparon de algun don del Espíritu (1Corintios 12:7-11);
    y a la vez estaban sellados con las arras del Espíritu (2 Corintios 1:22; 5:5).

    6). Sexto: dice que GUSTARON LA BUENA PALABRA DE DIOS, osea, participaban de la predicación del evangelio; la doctrina de Cristo, la comunión, el pan, las oraciones, ayunos y la esperanza en la gloria, los poderes y las bendiciones de la vida eterna en el siglo venidero (Marcos 10:30) (Lucas 18:30) (1 Tesalonicenses 2:13) (Lucas 8:11; 11:28) (Hechos 8:14; 11:1; 13:7; 17:13; 18:11) (Romanos 10:17) (Efesios 6:17) (Colosenses 1:25) (Hebreos 4:12; 13:7) (1 Pedro 1:23) (Hechos 2:41-47). etc. etc.

    CONCLUSIÓN

    SI LA SALVACIÓN no está condicionada al hombre sino a Dios, y su garantía está autenticada por la presencia y llenura del Espíritu Santo en la persona;

    ¿CÓMO ES POSIBLE QUE HEBREOS 6:4-6 CONTRADICE ESTA AFIRMACIÓN?.
    Se supone que no deberían perderse, puesto que fueron hechos partícipes del Espíritu de Dios.

    Si la salvación no está condicionada al hombre sino de Dios, .. ENTONCES …
    ¿DE QUIÉN DEPENDE LA PERDICIÓN? ¿del hombre? … ¿o de Dios?

    ¿Por qué Dios dice?: “NO QUIERO QUE “NINGUNO” PEREZCA, SINO QUE “TODOS” “TODOS” “TODOS” PROCEDAN AL ARREPENTIMIENTO”? (2 Pedro 3:9) y EL CUAL QUIERE QUE TODOS LOS HOMBRES SEAN SALVOS (1Timoteo 2:4)

    ¿ACASO SE EQUIVOCÓ DIOS?
    Porque ciertamente hay versículos en la bíblia que garantizan la salvación de los predestinados pero ellos no se justifican por si mismos, quien da el veredicto final es Dios (porque solo Dios sabe quiénes son (2Timoteo 2:19), y aquellos a quien el Espiritu Santo se lo ha confirmado)

    DIOS DIJO QUE JOB ERA PERFECTO:
    Dice: “No hay otro como él en la tierra, VARÓN PERFECTO Y RECTO, temeroso de Dios y apartado del mal?” (Job 1:8; 2:3)
    ¿Acaso por eso se justificaba Job pregonando?:
    ¡Soy perfecto! ¡No hay otro como yo! ¡Dios lo dijo!; no mas bien dijo: “Si yo me justificare, me condenaría mi boca; Si me dijere PERFECTO, esto me haría inicuo” (Job 9:20)

    EL APÓSTOL PABLO ERA IRREPRENSIBLE
    tanto en la Ley como en la Gracia; pero con todo, nunca se justificó asi mismo; mas bien dijo: “Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo. Porque aunque de nada tengo mala conciencia, NO POR ESO SOY JUSTIFICADO; pero el que me juzga es el Señor. (1 Corintios 4:3-4)

    PERO HOY (en días de apostasia) MUCHOS LÍDERES Y PASTORES CORROMPEN LA SANA DOCTRINA, atribuyéndose para sí mísmos, justificándose ellos mismos (sin la menor confirmación del Espíritu Santo) los versículos referente a los predestinados, TRASTORNANDO la libertad y la Fe de los débiles.

    LA DOCTRINA DE SSS, (mal canalizada por muchos), tiende a que la libertad que tenemos en Cristo Jesús, sea usada como pretexto para hacer lo malo (libertinaje), Y VIENEN A SER TROPEZADERO PARA LOS DÉBILES EN LA FE (1Corintios 8:9) (Romanos 14:15) (1Pedro 2:16) (Gálatas 5:13) (Santiago 2:12) etc. etc.

    NO SE EQUIVOQUEN; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. Velad debidamente, Y NO PEQUÉIS; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo (1Corintios 15:33-34)

    PORQUE ESCRITO ESTÁ: Sed santos, “PORQUE YO SOY SANTO”. (1 Pedro 1:16)

    ASÍ QUE, EL QUE PIENZA ESTAR FIRME, MIRE QUE NO CAIGA (1Corintios 10:12)

    ¡¡¡ A DIOS SEA SIEMPRE TODA LA GLORIA !!!

  26. Emilio Rivera dijo:

    Hermano con mucho respeto a su opinión, usted dice que una alma engendrada por Dios cuyo espíritu es hecho uno con el Señor cuya naturaleza ha sido transformada por el no puede volver a los brazos del diablo, hermano medite en esto, antes de que la humanidad fuera creada, lucifer que haora es Satanás el adversario decidió engañar a angeles que estaban en perfección que su mayor alegría era adorar a Dios. Decidieron darle la espalda a Dios cayendo en los brazos del diablo y en pecado. Adán y Eva seres creados por la misma mano de Dios que estaban en perfección que su mayor alegria era la obediencia a su Creador. Decidieron un día darle la espalda a Dios y fueron engañados por el diablo y cayeron en sus brazos. Salomón el hombre más sabio entre los creados que oró a Dios pidiendo sabiduría y Dios le otorgó eso y mucho más. Un día también le dio la espalda a Dios cayendo en las manos del diablo adorando idolos. Saúl el ungido de Jehová se dejó usar por el diablo después de haber sido el ungido de Jehová y cayó en los brazos del diablo. Porfavor hermano medite en esto si eso seres celestiales, Adán y Eva fueron engañados estando en perfeccion cayeron en los brazos de Satanás, ¿ que será de nosotros que no estamos en esa perfeccion.? Hermano la salvación es condicionada. Si no la cuidamos con temor y temblor si después de haber aceptado esa salvación que es un regalo inmerecido no la cuidamos estando en comunión con Dios podemos perderla nuevamente. Podemos caer y por la gracia de Dios si confesamos sinceramente nuestro pecado Dios nos da la mano para levantarnos nuevamente. Pero si caemos y no confesamos Dios no podrá darnos su brazo poderoso.
    Dios lo cuide .

  27. Abner dijo:

    ya no peleemos mas con lo que publique anteriormente la palabra habla por si misma muchos usan Filipenses 2:12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, pero eso no implica ganarla si no que aplicarla en pocas palabras trabajar con disposicion para formar en nosotros el carater de cristo pero de ahi dice en el versiculo 13porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.
    otros
    Hebreos 2 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
    1 Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.

    2 Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución,

    3 ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,

    4 testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.
    traduccion lenguaje actual
    hebreos 2
    1Por eso debemos poner más interés en el mensaje de salvación que hemos oído, para no apartarnos del camino que Dios nos señala. 2 Si el mensaje que anunciaron los ángeles resultó ser verdad, y quienes no lo obedecieron recibieron el castigo que merecían, 3 con más razón seremos castigados nosotros si no reconocemos el gran valor de la salvación que él nos ofrece. Porque el Señor Jesús mismo fue el primero en comunicar el mensaje de salvación, y después, los que oyeron ese mensaje nos demostraron que era verdad. 4 Dios también nos lo demostró por medio de muchas señales y de acciones maravillosas, y también con milagros. Además, cuando lo hizo, les dio el Espíritu Santo a quienes él se lo quiso dar.
    yo creo que es claro a simple vista se refiere al mensaje de la salvacion .
    Dios les bendiga.

  28. abner dijo:

    por cierto Hebreros 6:4-6Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.
    FUERON ILUMINADOS

    Primero, debemos notar que este pasaje no hace referencia alguna a la salvación.No hay mención de la justificación, santificación, nuevo nacimiento o regeneración. Quienes una vez fueron iluminados no se mencionan nacidos de nuevo, santificados o justificados. Aquí no se usa nada de la terminología neotestamentaria normal para la salvación. De hecho, ninguno de los términos usados aquí se usa en otra parte del Nuevo Testamento para referirse a la salvación, y no debe considerarse que los términos de este pasaje aluden a ella.

    La iluminación aquí mencionada tiene que ver con la percepción intelectual de la verdad bíblica y espiritual. En la lxx, la palabra griega (phōtizō) se traduce varias veces como “dar luz por el conocimiento o la enseñanza”. Significa estar mentalmente consciente de algo, haber recibido instrucción, estar informado.

    No tiene ninguna connotación de respuesta: de aceptación o rechazo, de creer o no creer.

    Cuando Jesús fue por primera vez a Galilea en su ministerio, declaró que había venido a cumplir la profecía de Isaías 9:1-2, que parcialmente dice: “El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz” (Mt. 4:16). Todos los que vieron y oyeron a Jesús vieron esta “gran luz”, pero no todos los que la vieron y la oyeron obtuvieron la salvación. Ver la luz de Dios y aceptarla no son la misma cosa.

    Aquellas personas en Galilea, como cualquier otro que oiga el evangelio, fueron iluminados en una u otra medida; pero, a juzgar por los relatos bíblicos, pocos creyeron en Jesús. Tenían conocimiento natural, información factual. Vieron a Cristo, oyeron el mensaje de sus propios labios, vieron sus milagros con sus propios ojos. Tuvieron la oportunidad de ver directamente la verdad de Dios encarnada, una oportunidad que solo tuvieron unos pocos miles en la historia.

    La Luz del evangelio había irrumpido personalmente en la oscuridad de sus vidas (cp. Jn. 12:35-36). La vida para ellos nunca podría volver a ser la misma.

    Sus vidas se vieron afectadas permanentemente por la impresión indeleble que Jesús debió haber causado en ellos. Sin embargo, muchos, si no la mayoría, no creyeron en Él (cp. Jn. 12:37-40).

    Lo mismo ocurrió con los judíos a quienes estaba dirigido Hebreos 6:1-8. Fueron iluminados, pero no salvos. En consecuencia, estaban en peligro de perder toda oportunidad de obtener la salvación para volverse apóstatas. De estas personas habla Pedro en su segunda carta. “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado” (2 P. 2:20-21). Por la incredulidad, la luz que recibieron para salvarlos se volvió juicio contra ellos.

    GUSTARON DEL DON CELESTIAL

    Este grupo, además de haber visto la luz, había gustado del don celestial. El don celestial podría ser varias cosas. Las Escrituras dicen que el Espíritu Santo es un don celestial, pero como a Él se le menciona en el siguiente versículo, no considero que ese sea el significado aquí. Por supuesto, el don celestial más grande es Cristo (el “don inefable” de Dios, 2 Co. 9:15) y la salvación que brindó (Ef. 2:8). La salvación de Cristo es el don supremo celestial, y sin duda el don al cual se hace aquí referencia.

    Sin embargo, ellos no recibieron este gran don. No lo celebraron, solamente lo degustaron, lo probaron. Ni lo aceptaron ni lo vivieron, solamente lo examinaron.

    Tal cosa contrasta con la obra de Jesús por nosotros: habiendo gustado la muerte por todos los hombres (He. 2:9), la bebió completa.

    Jesús dijo a la mujer en el pozo de Jacob: “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva” (Jn. 4:10). Jesús estaba hablando del don de la salvación, del “agua viva” que lleva a la “vida eterna” (v. 14). Quienes beban de ella —no que la sorban o la degusten, sino que la beban— recibirán la salvación. En Galilea, poco tiempo después, Jesús les dijo a quienes le oían: “Soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre” (Jn. 6:51; cp. v. 35). La vida eterna viene de comer, no solamente de gustar, el don de la salvación de Dios en Cristo. Uno de los ministerios del Espíritu previos a la salvación es dar a quienes no han recibido la salvación una degustación de las bendiciones de esta. Es parte de su ministerio de acercar a las personas a Cristo. Pero degustar no es comer. El Espíritu Santo nos dará una degustación, pero no nos obligará a comer. Dios puso la bendición de la salvación en los labios de estos judíos del Nuevo Testamento, pero aún no la habían comido. La degustación vino de lo que habían visto y oído, como muchos han visto el poder trasformador de Cristo y oído el evangelio.

    FUERON PARTÍCIPES DEL ESPÍRITU SANTO

    La palabra partícipes (metochos en griego) tiene que ver con asociación, no con posesión. Estos judíos no habían poseído nunca el Espíritu Santo, simplemente estaban cerca cuando Él estaba cerca. Es la misma palabra que se usa para los compañeros de los pescadores en Lucas 5:7 y para Cristo en relación con los ángeles en Hebreos 1:9. Tiene que ver con participar en asociaciones y acontecimientos comunes. En el contexto de Hebreos 6:4, se refiere a cualquiera que haya estado donde el Espíritu Santo haya estado ministrando. Es posible tener asociación con el Espíritu Santo, beneficiarse de lo que hace y no haber recibido la salvación. Como vimos (2:4), estos judíos habían oído la Palabra, habían visto y participado de numerosas señales, maravillas, milagros y dones del Espíritu Santo. Incluso participaron en algunas de esas obras.

    La Biblia nunca habla de los cristianos en asociación con el Espíritu Santo. Habla del Espíritu Santo en ellos. Sin embargo, aquí hay algunas personas que tan solo están asociadas con el Espíritu Santo. Quizás, como la mayoría en las multitudes a las cuales Jesús sanó y alimentó milagrosamente, fueron partícipes del poder del Espíritu Santo y de sus bendiciones, pero Él no habitaba en ellos. No poseían al Espíritu Santo ni el Espíritu Santo los poseía a ellos.

    GUSTARON LA PALABRA DE DIOS

    Una vez más, el autor dice que estos lectores gustaron algo de Dios, esta vez es su palabra. El término griego para palabra aquí (rhēma, que enfatiza las partes en lugar del todo) no es (logos) que es el usual para referirse a la Palabra de Dios, pero se ajusta a su significado en este contexto. Como ocurrió con los dones celestiales, habían oído hablar a Dios y habían probado sus palabras, las habían degustado, sin comerlas de verdad. Se les había enseñado sobre Dios. Sin duda, asistían regularmente a la iglesia. Quizás oyeran con atención y pensaran en detalle lo que oían. Lo absorbían todo, posiblemente con entusiasmo y aprecio.

    Pero no podían decir con Jeremías: “Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón” (Jer. 15:16). La degustaron, pero no la probaron, como la nación a la cual habló Jeremías.

    Herodes era así. A pesar del mensaje fuerte del profeta, inclusive acusaciones directas al rey, Herodes disfrutaba la predicación de Juan el Bautista (Mr. 6:20).

    Estaba perplejo y fascinado por este dinámico predicador. Le gustaba probar el mensaje de Dios. Pero cuando estuvo presionado a decidir, se olvidó del hombre de Dios y del mensaje de Dios. De mala gana, pero por su propia voluntad, accedió a decapitar a Juan. Haber degustado la Palabra de Dios, solamente le hizo más culpable.

    Degustar es el primer paso para comer. No está mal degustar la Palabra de Dios. De hecho. David promueve hacerlo: “Prueben y vean que el Señor es bueno” (Sal. 34:8, nvi). Todo el mundo debe probar el evangelio en algún grado antes de aceptarlo. El problema es quedarse solo con probarlo. Como muchos de los que oyen el evangelio por primera vez, estos judíos se sintieron atraídos por su belleza y dulzura. Les supo muy bien. Pero no lo mascaron ni lo tragaron, mucho menos lo digirieron. Se quedaron en la degustación. Antes de que pasara mucho tiempo, su buen sabor ya había pasado y ellos se volvieron indiferentes.

    Sus papilas gustativas se volvieron insensibles y dejaron de responder. Cualquiera que haya oído el evangelio y quizás hasta haya hecho una confesión de Cristo, pero que no esté seguro de su salvación, debe prestar atención al consejo de Pablo: “Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos” (2 Co. 13:5). Una persona así necesita saber si solo probó el evangelio, pero no lo comió.

    GUSTARON LOS PODERES DEL SIGLO VENIDERO

    El siglo venidero es el reino futuro de Dios. Los poderes del reino son los poderes milagrosos. Estos judíos habían visto la misma clase de milagros que ocurrirán cuando Jesús traiga su reino terrenal. Los gustaron. Vieron a los apóstoles hacer señales y prodigios como los que se producirán en el reino milenial de Jesucristo. Vieron milagro tras milagro. Y cuanto más veían y probaban sin recibir, más culpables se hacían. Eran como quienes vieron a Jesús obrar milagros.¡Cuán difícil es explicar el odio y la incredulidad de quienes vieron a Lázaro resucitado, quienes vieron a los ciegos recuperar la visión y quienes vieron hablar a los mudos, y aun así rechazaban a quien realizó estas maravillas delante de sus ojos! ¡Cuán culpables serán ante Dios en el juicio del gran trono blanco! Tales judíos habían tenido la bendición maravillosa de la iluminación divina; de la asociación con el Espíritu Santo; de haber gustado los dones celestiales, su Palabra y su poder. Y sin embargo no creían.
    El Espíritu Santo, todavía hablando a quienes han oído la verdad y la han reconocido, pero han dudado en aceptar a Cristo, les da una cuarta advertencia, el punto crucial de 6:1-8. La advertencia, resumida, es esta: “Mejor acérquense a Cristo ahora, porque si se alejan será imposible que vuelvan al punto de arrepentimiento”.

    Estaban en el mejor punto para arrepentirse: plenos de conocimiento. Retroceder de esa posición sería fatal.

    Muchos intérpretes afirman que el pasaje enseña que la salvación puede perderse porque creen que la advertencia está dirigida a los cristianos. Sin embargo, si esta interpretación fuera cierta, el pasaje también enseñaría que, una vez perdida, la salvación no se puede obtener de nuevo. Si, después de salvo, alguien pierde la salvación, quedaría condenado para siempre. No habría un paso adelante y un paso atrás, dentro y fuera de la gracia. Pero el pasaje no habla a los cristianos, y lo que se puede perder es la oportunidad de recibir la salvación, no la salvación como tal.

    El creyente no necesita asustarse con perder la salvación. No puede perderla. La Biblia es absolutamente clara en esto. Jesús dijo: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre” (Jn. 10:27-29). Pablo es igualmente claro: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?… Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Ro. 8:35, 38-39). “El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Fil. 1:6). Vamos a obtener “una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para [nosotros], que [somos] guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero” (1 P. 1:4-5). Si el poder de Dios no puede retenernos, no hay nada confiable, en lo cual podamos creer o de lo cual podamos depender. El cristiano no tiene ninguna razón en ningún momento de su vida para creer que puede perder su salvación. Si por la muerte de Cristo podemos obtener la salvación, ciertamente por su vida de poder e intercesión podemos mantener esa salvación (Ro. 5:10).

    Los incrédulos sí están en riesgo de perder la salvación, en el sentido de perder la oportunidad de siquiera recibirla. Los judíos incrédulos estaban en grave peligro de retornar al judaísmo y no estar nunca en capacidad de arrepentirse y llegar a Cristo, por su inmadurez y torpeza espiritual. Se perderían para siempre porque habían rechazado, en el momento más vital de conocimiento y convicción, el único evangelio que podía salvarlos. No hay otro mensaje de salvación que pudieran oír, no hay otra evidencia de la verdad del evangelio que no hubieran visto.

    Estos judíos, en particular, habían oído la predicación de los apóstoles y los habían visto realizar señales, prodigios y milagros (He. 2:4). Habían tenido el privilegio de contemplar prácticamente todas las manifestaciones de la Palabra y el poder salvadores que Dios podría dar. Lo habían oído todo, lo habían visto todo. Incluso lo habían aceptado todo intelectualmente. Quien esté así de informado, quien haya atestiguado tantas cosas, quien haya tenido tan grande bendición de conocer el evangelio de Dios en cada oportunidad y quien le dé la espalda —por el judaísmo u otra cosa—, está eternamente perdido. No solo rechazan el evangelio, también están crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio. O pasaban al conocimiento pleno de Dios por medio de la fe en Cristo o le daban la espalda, haciéndose apóstatas y perdiéndose para siempre. No había otra alternativa.

    Algunos han traducido adunatos (imposible) en 6:6 como “difícil”. Pero es claro, aun de otros pasajes en Hebreos, que esa traducción no tiene justificación. Es la misma palabra que aparece en 6:18 (“es imposible que Dios mienta”), en 10:4 (“es imposible que la sangre de los toros y de los machos cabríos quite los pecados”, nvi) y en 11:6 (“sin fe es imposible agradar a Dios”). Todos estos pasajes carecerían de sentido si imposible se cambiara por difícil. No se puede escapar del fin severo de este peligro ni minimizarlo.

    Una vacuna inmuniza porque ofrece una cantidad muy moderada de una enfermedad. Una persona que se expone al evangelio puede obtener lo suficiente para inmunizarla de todo el grueso del asunto. Cuanto más se le resista, con violencia o con decencia, más inmune a él se vuelve la persona. El sistema espiritual se hace cada vez más insensible y responde menos. La única esperanza es rechazar aquello a lo cual se está aferrando y recibir a Cristo sin demora; de otra forma, la persona se endurecerá, a menudo sin saberlo, de tal forma que pierda para siempre su oportunidad.

    La palabra renovados quiere decir restaurar, dejar en la condición inicial. La condición original de estos judíos fue de emoción por el evangelio cuando lo oyeron por primera vez. Era hermoso. Se habían alejado del judaísmo y estaban al borde del cristianismo, aun del arrepentimiento evidentemente. Habían dejado sus malos caminos. Habían intentado dejar su pecado. Habían comenzado a mirar hacia Dios. Habían escalado todo el camino hasta el límite de la salvación. Dios les había dado toda la revelación que tenía. No había nada más que Él pudiera decir o hacer. Si se alejaban, lo harían con un corazón malvado de incredulidad y en contra de la revelación total. Tenían la ventaja de haberse criado bajo el antiguo pacto y habían visto toda la belleza y perfección del nuevo. Si desertaban, si ahora se alejaban del Dios viviente, no había esperanza de que alguna vez pudieran ser restaurados al punto inicial en el que el evangelio estuvo fresco, el sabor del evangelio era dulce y el arrepentimiento era la respuesta apropiada. Tal vez nunca volvieran a ese punto. Cuando alguien rechaza a Cristo en la experiencia cumbre del conocimiento y la convicción, tampoco lo aceptará en un nivel menor. De modo que la salvación se vuelve imposible.

    No podían regresar porque estaban crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio. Aquí para sí mismos simplemente significa que en lo que a ellos les concernía el Hijo de Dios merecía que se le crucificara. Sin importar qué pudieran decir de labios para afuera, ahora se ponían del lado de quienes lo crucificaban. Dijeron en sus corazones: “Ese es el mismo veredicto nuestro”. Habían juzgado a Jesucristo y, con toda la evidencia posible, habían decidido que no era el Mesías verdadero. Se dieron la vuelta y regresaron al judaísmo. Para ellos, Jesús era un impostor y engañador que recibió exactamente lo que merecía. Estaban de acuerdo con quienes mataron a Jesús y lo volvieron a exponer a vituperio. Aquí vituperio connota culpa. Habían declarado abiertamente que Jesús era culpable, tal como se le acusó.

    Cuando alguien ha oído el evangelio y se aleja, hace exactamente lo que estos judíos hicieron. Aunque nunca tome el martillo y los clavos para clavárselos físicamente a Jesús, está de acuerdo con su crucifixión. Está de parte de los que le crucificaron. Si esto pasa en plena luz, la persona se ha convertido en apóstata y la salvación siempre estará fuera de su alcance. Ha rechazado a Jesucristo a plena luz y poder de su evangelio. Está incurablemente en contra de Dios y le espera el infierno más ardiente. Toma su lugar con Judas, quien caminó, habló y comió con el Dios encarnado pero finalmente lo rechazó.

    “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?” (He. 10:29).

    Es engañarse a sí mismo de forma muy peligrosa creer que se está seguro por estar en la orilla, por diferir la decisión, por considerarse tolerante del evangelio solo por no oponérsele externamente. Cuanto más tiempo permanezca alguien en la orilla, más se inclinará a su vida anterior. Quedarse ahí parado por mucho tiempo resulta inevitablemente en desertar del evangelio para siempre. Puede que no sea una decisión consciente contra Cristo. Pero es una decisión y es contra Cristo. Cuando a plena luz alguien se aleja de Él, vuelve a crucificarlo, en su propio corazón, y se ubica por siempre fuera del alcance del Señor. ¡Cuán terrible es rechazar a Jesucristo!

  29. abner dijo:

    Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios; pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada. (6:7-8)

    ¿Ve usted la ilustración? Todos los que oyen el evangelio son como la tierra. La lluvia cae, la persona oyó el evangelio. La semilla del evangelio queda allí plantada, recibe alimento y crece. Algo de lo que crece es hermoso, bueno y productivo. Es la parte que está plantada, arraigada y alimentada por Dios. Pero otra parte del crecimiento es falso, espurio y no es provechoso. Proviene de la misma raíz, se ha alimentado del mismo suelo y de la misma agua, pero se torna espinoso, destructivo y queda reprobada. Ha rechazado la vida que se le ofreció y solo sirve para ser quemada.

  30. Jorge dijo:

    ¿Por qué Dios necesitaría revisar nuestras obras para “avalar” nuestra fe?

    Esta es quizás la pregunta más importante de este estudio y tiene sentido solo si usted oyó de Jesús y creyó en Él. Si usted oyó y no creyó, entonces su juicio será exprés y sus obras no serán tomadas en cuenta.

    21 Habría sido mejor para ellos no haber conocido con exactitud el camino de la justicia que conocerlo y luego apartarse del santo mandamiento que habían recibido. (2 Ped. 2:21)

    Si usted es creyente, podría entonces preguntarse: ¿para qué un Dios omnisciente necesita analizar las obras de los cristianos en el día de su juicio cuando Él puede ver nuestros corazones y saber quién verdaderamente tiene una fe sincera? En realidad, esto es verdad; Jehová mismo NO necesita repasar nuestras obras para poner en una balanza nuestra fe. Pero el punto de la evaluación no es para Dios, sino para otros observadores del juicio (ángeles). “Juzgar”, en la Biblia, no solo significa sentarse como juez y emitir sentencias, sino que también se refiere a discernir, hacer diferencia entre lo bueno y lo malo, sopesar argumentos a favor y en contra.
    El registro Bíblico habla de una corte celestial donde Satanás es el acusador (Rev. 12:10), Jesús actúa en un doble rol, como juez y también declarando a nuestro favor (Lucas 22:31) y lo ángeles son observadores. En Mateo 10:32-33 leemos:

    “Si alguien se declara a mi favor delante de la gente, yo también me declararé a su favor delante de mi Padre que está en los cielos. Pero, si alguien me rechaza delante de la gente, yo también lo rechazaré delante de mi Padre que está en los cielos”.

    El Texto paralelo en Lucas reemplaza “Dios” por “los ángeles de Dios” (“Yo les digo que, si alguien se declara […] el Hijo del Hombre también se declarará a su favor delante de los ángeles de Dios. (Lucas 12:8:9)). El punto parece aún más claro si leemos los siguientes textos bíblico.

    […] Había mil millares que le servían [ángeles] y diez mil veces diez mil que estaban de pie ante él. El Tribunal tomó asiento y se abrieron libros. (Daniel 7:10)

    El que venza irá vestido así, con ropas blancas, y jamás borraré su nombre del libro de la vida, sino que reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles. (Apocalipsis 3:5)

    El Diablo sabe que Dios es justo e imparcial, por lo que usa el pecado y las malas obras de las personas como alegatos acusatorios contra ellos mismos en esta corte. La enseñanza de que Dios puede hacer lo que quiere y cuando quiere es solo una media verdad. Ciertamente, Dios es todopoderoso y quiere bendecir y ayudar a todas las personas, pero debe ser visto como “justo” por todos, así que el mismo se somete a sus propias normas de justicia y equidad. Entonces si alguien peca voluntariamente u obra inicuamente una y otra vez, eventualmente en la “corte celestial”, a la que asisten ángeles, estas malas obras se usarán en su contra resultando en una sentencia desfavorable.

    El relato de Job parece la mejor evidencia de este argumento. Allí, Satanás sostiene que Job le es fiel a Jehová porque este último actúa con favoritismo hacia él (¿Acaso Job ha temido a Dios a cambio de nada? (Job 1:8)). Dios sabía que eso no era cierto, pero además de ser justo, Jehová debió también mostrarse como tal ante las miríadas de criaturas celestiales que observaban. Es así que entonces dejó que la actitud de Job y sus obras actuaran como evidencia en su propia defensa ante las acusaciones de Satanás. (Job 1:6-12; 2:1-6). Esto mismo le sucedió a Jesús cuando fue tentado por el Diablo en el desierto. ¿Necesitaba el Hijo de Dios superar estas pruebas para probar su fidelidad y obediencia? NO Para Jehová, pero la posición de máxima autoridad sobre todos los ángeles en el cielo que ocuparía Jesús glorificado requería que ninguna criatura celestial tuviera la menor duda (1 Pe. 3:22). Proverbios 27:11 parece apuntalar esta tesis: “Sé sabio, hijo mío, y alegra mi corazón para que yo le pueda responder al que me desafía [Satanás]”. Jehová Dios necesita de nuestras buenas obras, no para saber qué es lo que hay en nuestros corazones, sino para poder responderle al que lo desafía, para probar en la corte celestial que es justo en su Juicio. Revisemos también las siguientes palabras de Jesús, el Rey en funciones y Juez durante el día del Juicio Final.

    Yo no puedo hacer ni una sola cosa por mi cuenta. Juzgo de acuerdo con lo que oigo, y mi juicio es justo […] (Juan 5:29)

    ¿Queda más claro? Jesús va a escuchar los argumentos a nuestro favor y en contra, sopesará nuestras obras sean estas buenas o malas y sobre esa base va a juzgar, y su juicio será justo. En este punto es necesario aclarar algo, el testimonio Bíblico apunta a que Satanás no estará presente durante el Juicio Final pues será encadenado y arrojado a un abismo, y la entrada sería sellada (Rev. 20:1-3). De cualquier forma, el registro de nuestras vidas, nuestras obras, y conducta (incluyendo eventualmente las acusaciones de Satanás) ya estarán escrito en los rollos que serán abiertos durante el Juicio Final. (Rev. 20:12). Uno de estos rollos, “el libro de la vida” incluiría el nombre de los que serían recompensados con la vida eterna. Pero tengamos cuidado, porque aún si nuestro nombre estuviera en el libro de la vida, este puede ser borrado según se deduce de Apocalipsis 3:5 (cp. Éxodo 32:32).

    Entonces, la razón del “juicio según las obras” es demostrar ante todos que el juicio de Dios es imparcial, que Él no hace distinción de personas (Hechos 10:34-25; Romanos 2:11; Efesios 6:8-9; Colosenses 3:25; 1 Pedro 1:17). El juicio según las obras, por lo tanto, demostrará a todos los observadores que el juicio de Dios está completamente de acuerdo con Su palabra, sus normas y que Él no está mostrando favoritismo o parcialidad. Podemos concluir que la manera en la que las obras entran al juicio final es que serán presentadas como EVIDENCIA de la presencia de la fe. La justificación verdaderamente es por fe, pero la fe que justifica y que actúa en nuestra defensa es una fe que produce buenas obras (Romanos 1:5; Santiago 2:14-26). Como en cualquier juicio la simple declaración de una persona como no culpable, o en este caso como “salva” por su Fe en Jesús, no será suficiente por si sola cuando la EVIDENCIA (buenas obras) que sea expuesta en su juicio no avale tal afirmación.

  31. julio cesar dijo:

    Considero que lo escrito por el hno Dionisio el 07 de mayo del 2013, si no recuerdo mal, está bien analizado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .