LA INCOMPRENSIBILIDAD DE DIOS

Dios 2Por Robert A. Morey

El Dios que se ha revelado en la Escritura nos dice que él va a ser “incomprensible” a nosotros. Pero ¿significa esto que Dios va a ser irracional o ilógico? No. Significa que Dios está más allá de la capacidad del hombre para comprender o explicar de manera exhaustiva. En este sentido, Dios está más allá de la razón humana y la lógica, porque Él es infinito y nosotros somos finitos.

La doctrina de la incomprensibilidad es lo contrario del “reduccionismo” racionalista que reduce a Dios a categorías humanas con el fin de hacerle “manejable,” “coherente” y “explicable.” La incomprensibilidad permite a Dios ser DIOS. Se revela que Dios es infinitamente mejor y más grande que el hombre. De esta manera podemos construir todos los pequeños moldes teóricos que queremos, y podemos tratar de forzar a Dios a estos moldes, pero al final Dios no va a “ajustarse.” Siempre estará más allá de nuestro alcance. Él es demasiado elevado para nosotros a escala y demasiado profundo para que podamos comprender. No podemos poner a Dios en una caja. El lapso finito de la mente humana nunca será abarcar al infinito Dios de las Escrituras.

Pero ¿significa que Dios es “incognoscible”? Si por “incognoscible” nos referimos a la dicotomía filosófica griega que “el hombre debe saber, ya sea todo o nada,” esto no es lo que quiere decir la teología cristiana, por su doctrina de la incomprensibilidad. Podemos tener un conocimiento verdadero, pero finito de Dios a nivel personal e intelectual, porque Dios se ha revelado. Así, mientras que no podemos comprender plenamente el Dios que se ha revelado, sin embargo, podemos y le conocemos. (Ver Jeremías 9:23, 24; Daniel 11:32; Juan 17:3, Gálatas 4:8-9, 1 Juan 4:4-8; 5:18-21).

La doctrina de la incomprensibilidad significa que sólo podemos ir tan lejos y no más allá de nuestra comprensión de Dios porque estamos limitados en tres maneras.

En primer lugar, estamos limitados por la capacidad finita de nuestras mentes. Se trata de un “problema” que no se puede evitar más de lo que puede ser superado. Por tanto, podríamos tanto como admitir que no somos dioses. Puesto que somos creaciones finitas de un Dios infinito, nunca vamos a entender todo.

En segundo lugar, también estamos limitados por la pecaminosidad de nuestras mentes. Así pues, tenemos un problema moral, así como un problema de capacidad. Por naturaleza, nosotros no queremos la luz de la Verdad. Nosotros preferimos las tinieblas del error (Génesis 6:5; Juan 3:19-21). El pecado y Satanás han oscurecido y cegado nuestras mentes para que no veamos la verdad (Romanos 1:28; 2 Corintios 4:4). Sólo la gracia maravillosa de Dios puede vencer nuestra aversión moral hacia la verdad y la rectitud.

En tercer lugar, estamos limitados por la revelación. Pablo advirtió a los Corintios “no ir más allá de lo que está escrito,” ya que conduciría a la arrogancia (1 Corintios 4:6). Las limitaciones de la revelación se dan con el fin de frenar la lujuria depravada del hombre para hacer dioses para sí mismo. No somos libres para especular y llegar a nuestras propias ideas de Dios. Debemos estudiar la Biblia con el fin de aprender las ideas de Dios acerca de sí mismo, para pensar los pensamientos de Dios buscándole.

¿Cuáles son las consecuencias si rechazamos la doctrina de la incomprensibilidad de Dios? A pesar de que podría “alegrar” al principio porque esto le da una forma barata y fácil de resolver las antinomias y paradojas de la Escritura, en última instancia conduce a la negación racionalista de toda la doctrina cristiana.

Stephen Davis es un buen ejemplo de este proceso. Él exige una “explicación precisa” que sea “coherente”” con él, o él no va a creer. En otras palabras, si no puede entender completamente algunos aspectos del Dios cristiano, va a echarlos fuera porque “el hombre (en este caso Davis) es la medida de todas las cosas.” Este es el supuesto básico del humanismo secular y religioso.

Davis primero aplica su hipótesis humanista a las cuestiones de la soberanía divina y la responsabilidad humana. Entiende que la solución cristiana histórica a partir de los Padres Apostólicos es que tanto la soberanía divina y la responsabilidad humana son verdaderas.

Los cristianos durante dos mil años han creído que nadie es capaz de reconciliar estas dos ideas. Es un misterio bíblico que demanda fe y no explicación. Ya que aquellos que sostienen ambas doctrinas, al mismo tiempo admiten abiertamente que no pueden dar una “explicación exacta” de cómo la divina soberanía y la responsabilidad humana son ambas verdaderas, Davis no tiene más remedio que rechazar la posición cristiana de que ambas son verdaderas. Ahora el tendrá que elegir una y rechazar la otra.

Pero ¿ahora elige a Dios y exalta Su gloria? No, como humanista, Davis siempre exaltará al hombre a costa de Dios. Cuando la elección se reduce a, ya sea Dios siendo “libre” de hacer lo que le plazca con lo que Él creó, o el hombre siendo ”libre” para hacer lo que quiera, un humanista siempre va a hacer al hombre “libre” y Dios “obligado.” De esta manera Davis argumenta:

Lleve a la persona que trata de conciliar la predestinación divina de todos los eventos con la libertad del hombre, diciendo: ‘Bueno, yo estoy hablando de una especie de predestinación que permita la libertad del hombre.’ Hasta que no se explique con precisión lo que este tipo de predestinación es, sospecharemos que la conciliación propuesta es espuria. 1

Si bien esta es una manera rápida y fácil de menospreciar filosóficamente la posición de la Iglesia primitiva y la Reforma, debemos advertir al lector de que habiendo establecido el precedente de que ‘lo que no se puede explicar, con precisión, es espurio,’ Davis continua aplicándolo a doctrinas tales como la morada del Espíritu Santo.

Del mismo modo, deberíamos sospechar de una persona que trata de explicar cómo un ser incorpóreo puede espacialmente ubicarse en algún lugar por el uso de lo que esta persona llama ‘un concepto sin espacio dentro de.’ Una vez más, hasta que se explique con precisión lo que esta tipo de ‘dentro de’ es, vamos a rechazar la reconciliación propuesta. 2

Como nadie puede “explicar con precisión” cómo una “ser incorpóreo, ya sea el Espíritu Santo o un espíritu demoníaco, pueden existir “dentro de” una persona, Davis rechaza la idea. También pone en duda la omnipresencia de Dios, porque ¿Quién puede “explicar con precisión,” cómo Dios está presente en todas partes? Davis 3 concluye: Si queremos ser racionales no tenemos más remedio que rechazar lo que juzgamos ser incoherente 4

Habíamos considerar mejor la forma en que alguien hace la teología, ya que sienta un precedente que será aplicada implacablemente a la enseñanza cada vez más cristiana hasta que no queda nada. Mientras que la negación de la predestinación es exegéticamente temeraria, no es condenable. Pero es condenable negar los atributos esenciales de Dios, como su omnipresencia, o la doctrina de la morada interna del Espíritu Santo. Los cristianos tienen que entender que primero tienen que mirar donde una línea de razonamiento les llevará antes de que, sin saberlo, comiencen por el “camino de rosas” hacia la apostasía.

Examinemos ahora algunas de las Escrituras que enseñan claramente la doctrina de la incomprensibilidad de Dios. Vamos a empezar con el libro de Job, ya que contiene el tratamiento más completo de la doctrina en la Biblia.

El Libro de Job

Este libro es el pasaje de mención plena en la Biblia en relación con el problema del mal. Y también es el pasaje de mención plena sobre el tema de la incomprensibilidad de Dios. Por tanto, cualquier discusión sobre el problema del mal debe implicar una afirmación de la incomprensibilidad de Dios.

En Job el problema del mal está “resuelto” por la doctrina de la incomprensibilidad de Dios. En otras palabras, la solución de Job era aceptar tanto que Dios es soberano y que el hombre es responsable. Él no trató de explicar esto. Él simplemente dejó esos misterios en las manos de Dios.

Es interesante observar que cuando examinamos los libros que pretenden “resolver” el problema del mal mediante la reducción del poder y el conocimiento de Dios, ninguno de ellos siquiera menciona el libro de Job. ¿Por qué se ignora Job? Tal vez no les gusta la respuesta que Dios le dio a Job desde un torbellino, porque esta respuesta es la incomprensibilidad de Dios.

Ahora, debemos señalar que el problema del mal no era una cuestión académica para Job. El dolor y el sufrimiento causado por la muerte de sus hijos, el robo de sus bienes, la pérdida de su salud, la ruina de su matrimonio, y la crítica de sus amigos, todos eran males reales para él.

Pero cuando Job dijo que estaba dispuesto a recibir “el mal, así como el bien de Dios,” el quiso decir lo que dijo (Job 2:10). Estaba incluso dispuesto a adorar al Dios que le “quitó” a sus hijos, la riqueza y la salud, diciendo:

Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. (Job 1:21).

Cuando su esposa le dijo que maldijera a Dios por todo el mal que había enviado a su camino, Job se negó (Job 2:9). Ante un dolor y sufrimiento increíble, exclamó Job,

He aquí, aunque él me matare, en él esperaré (Job 13:15).

Este pasaje es muy importante, porque en su mente, Job ve a Dios como su “Asesino.” Él no dijo que la “casualidad” o la “mala suerte” o incluso “el Diablo,” fue la causa de todos los males que vinieron sobre él. Siempre asume que Dios estaba en control de este mundo. Aunque el agente que causó el mal puede haber sido el diablo, los caldeos, etc, Job hizo una reverencia ante Dios como Aquel que envió a los males de su vida. Sin embargo, él no “culpa” o “maldice” a Dios como si Él fuera el agente o causa de estos males.

Job sostuvo dos doctrinas aparentemente contradictorias. Por un lado, Dios no es el autor del mal en el sentido de ser su agente, y El por tanto no tenía que rendir cuentas por ello. Por lo cual Dios no debe ser maldecido. Por otra parte, Dios es soberano y Él envió todos estos males sobre Job. Por lo tanto, afirma una y otra vez que Dios es el que le “quitó” sus hijos, la riqueza, la salud y la felicidad (Job 12:9). Ninguna otra conclusión exegética es posible. Como veremos, Job podría vivir con dos doctrinas aparentemente contradictorias porque tenía una creencia muy profunda en la incomprensibilidad de Dios.

Pero ¿cómo iba a soportar todas estas cosas y creer en la soberanía de Dios y no maldecir a Dios? ¿Por qué no renunciar a su fe en Dios y convertirse en ateo? ¿Por qué no cambiar su Dios infinito por un dios finito como los dioses de los paganos? Ellos eran “culpables pero perdonados,” ya que estaban limitados en poder y no podían conocer el futuro. ¿Acaso Job nunca limitó a su Dios de esta manera? ¿Cómo lo manejó?

Job manejó todos los males en la vida de la misma manera que los verdaderos creyentes siempre los han manejado. ¡Fe! ¡Una Fe Poderosa! ¡La fe que ve solo a Dios! Este era su secreto.

Job finalmente aceptó el hecho de que su “razón” era incapaz de comprender el ser y la obra de Dios. Por lo tanto, él confiaba simplemente en Dios que Él sabía lo que estaba haciendo. Job no presume instruir al Todopoderoso o ser Su consejero.

Pero Job y sus amigos tuvieron que aprender de una manera difícil a confiar en Dios y no apoyarse en su propio entendimiento. Al principio aun trataron de razonarlo todo por sí mismos. Pero después de todas sus discusiones, nunca resolvieron nada. El libro de Job concluye con la solución que la revelación divina es la única manera de que el hombre encuentre una respuesta. Este es el mensaje que conlleva el Libro de Job y la respuesta eterna de Dios al problema del mal.

Varios pasajes de Job merecen un estudio detallado.

8 Pero yo buscaría a Dios, y delante de Dios presentaría mi causa; 9 El hace cosas grandes e inescrutables, maravillas sin número. (Job 5:8-9).

¿Cómo resolvió Job el hecho de que Dios es bueno y, al mismo tiempo, que “Él inflige dolor” (Job 5:18)? La respuesta dada en Job 5:9 es que cuando tratamos de buscar las causas y los motivos de las acciones de Dios, siempre nos encontramos con que sus caminos son “inescrutables,” es decir, incomprensible. Sus “maravillas son sin número” y no pueden ser contadas y medidas por el hombre.

10 el que hace grandes cosas, inescrutables, y maravillas sin número. 11 Si El pasara junto a mí, no le vería; si me pasara adelante, no le percibiría. 12 Si El arrebatara algo, ¿quién le estorbaría? Quién podrá decirle: “¿Qué haces?” (Job 9:10-12)

A partir de la doctrina de la creación (v. 8), Job procede a la naturaleza incomprensible de Dios y de Sus obras. Lo que Dios hace es tan “grande” que nadie puede “comprender” sus profundidades. Esto hace de sus obras “maravillosas” o “impresionante.”

Job procede ahora al hecho de que no podemos “ver” a Dios. Por lo tanto no podemos “percibir” Sus motivos u objetivos. Tampoco podemos “frenarlo” de hacer lo que Él quiere. Por lo tanto, no tenemos derecho a desafiar a Dios, exigiendo: “¿Qué haces?”

7 ¿Descubrirás tú las profundidades de Dios? ¿Descubrirás los límites del Todopoderoso? 8 Altos son como los cielos; ¿qué harás tú? Más profundos son que el Seol; ¿qué puedes tú saber? 9 Más extensa que la tierra es su dimensión, y más ancha que el mar. 10 Si El pasa, o encierra, o convoca una asamblea, ¿quién podrá estorbarle? 11 Porque El conoce a los hombres falsos, y ve la iniquidad sin investigar. (Job 11:7-11).

El impacto de estas preguntas retóricas no se puede evitar. Nadie puede “descubrir las profundidades de Dios” porque las profundidades no tienen límites. Nadie puede “descubrir los límites del Todopoderoso” porque Él es ilimitado. El texto afirma que incluso si pudiéramos buscar a toda la creación en términos de su altura, profundidad, longitud y anchura, aún podríamos no “descubrir”, es decir, comprender la naturaleza infinita del Todopoderoso.

Esto también se aplica a la soberana voluntad del Todopoderoso. Si Él quiere “pasa o encierra” algo (v. 10), nadie puede detenerlo. Él hará lo que le plazca.

La omnisciencia de Dios es entonces definida en términos de un conocimientoinmediato y perfecto de todas las cosas, incluyendo los pecados del hombre (v. 11). El conocimiento de Dios no “crece,” porque Él no tiene que investigar un asunto a aprender sobre él. No, Dios sabe todas las cosas “sin investigar,” es decir, sin tener que esperar hasta que el evento y su investigación se produce. La incomprensibilidad de Dios es el contexto, tanto para la soberanía de Dios y la omnisciencia de Dios.

1 Entonces el Señor respondió a Job desde el torbellino y dijo: 2 ¿Quién es éste que oscurece el consejo con palabras sin conocimiento? 3 Ciñe ahora tus lomos como un hombre, y yo te preguntaré, y tú me instruirás. 4 ¿Dónde estabas tú cuando yo echaba los cimientos de la tierra? Dímelo, si tienes inteligencia. 5 ¿Quién puso sus medidas?, ya que sabes, ¿o quién extendió sobre ella cordel?” (Job 38:1-5)

Job y sus amigos se habían sentado alrededor discutiendo el problema del mal en términos de lo que se había apoderado de Job. Sobre la base de la razón humana, se dedicaron a la especulación filosófica sin fin y, al final, no lograron resolver nada. Aunque se generó una gran cantidad de calor durante sus discusiones, poca luz provenía de la misma.

Por fin, Dios da una revelación para el problema del mal. La primera cosa que El hace es descartar todas las conclusiones de la “razón” humana como “palabras sin sabiduría” que sólo “oscurecen el consejo.” Pablo hace eco de este pensamiento cuando dice que el mundo, con toda su sabiduría filosófica es “locura” pura (1 Corintios 1:18-21).

Entonces Dios desafía su habilidad y capacidad para entender las preguntas y las respuestas a esas preguntas. De hecho, habían hecho preguntas que eran “demasiado profundas” para ellos. No sólo no entendieron a sus preguntas, sino incluso las respuestas fueron también más allá de su capacidad de entender. ¡Estaban “sobre sus cabezas,” y no lo sabían! Esta es la razón de por qué tantas personas se ahogan en la incredulidad. E incluso cuando echamos a ellos la cuerda de vida de la Escritura, prefieren ahogarse en la incredulidad que aceptar la revelación de Dios por la fe. Durante cuatro capítulos. Dios los desafía,

Entonces, ¿Piensan ustedes que son tan inteligentes que no hay nada “más allá” que ustedes? ¡No duden incluso en decirme cómo manejar el universo que Yo hice! Bueno, tengo algunas preguntas para ustedes. Vamos a ver si ustedes son tan inteligentes como afirman. Puesto que ustedes piensan que pueden comprenderme, vamos a ver lo bien que comprenden el mundo que les rodea. Después de todo, ¡esto debería ser fácil para ustedes ya que ustedes afirman entenderme!

Dios entonces procede a poner Job y sus amigos en el “asiento caliente” y darles “el tercer grado.” Bajo interrogatorio divino, pronto se dieron cuenta de que su “razón” e “intuición” no eran suficientes. La soberanía de Dios era la solución al problema del mal.

1 Entonces Job respondió al Señor, y dijo: 2 Yo sé que tú puedes hacer todas las cosas, y que ningún propósito tuyo puede ser estorbado. 3 “¿Quién es éste que oculta el consejo sin entendimiento?” Por tanto, he declarado lo que no comprendía, cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no sabía. 4 “Escucha ahora, y hablaré; te preguntaré y tú me instruirás….Por eso me retracto, y me arrepiento en polvo y ceniza.(Job 42:1-4, 6).

Bajo la reprensión de Dios por tratar de “razonar” para resolver el problema del mal, Job “se arrepiente” y “retracta” de todas las cosas que él y sus amigos habían dicho. El ahora se inclina ante la revelación y se somete a la gloria Divina. Él admite que Dios puede hacer lo que quiere y nadie puede frustrar o condenar a su soberana voluntad. Él admite que tales preguntas son “demasiado maravilloso,” es decir, misterioso, para él. El dejará esas cosas a Dios.

Otros Pasajes

El resto de la Escritura sigue a Job en la resolución del problema del mal mediante la sumisión a la incomprensibilidad de Dios. Examinemos algunos de estos pasajes.

Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; es muy elevado, no lo puedo alcanzar. (Salmo 139:6).

En este Salmo, David introduce primero el tema de la omnisciencia de Dios en los versículos 1-5, lo que le lleva a la incomprensibilidad de Dios en el versículo 6. Luego pasa a describir la omnipresencia de Dios en los versículos 7-12. David no llegó a ser deprimido por el hecho de que la omnisciencia y la omnipresencia de Dios son conceptos que eran “demasiado elevados” de comprender para él. Lo contrario era cierto. La incomprensibilidad de Dios aumentó su adoración. Él podría adorar a un Dios tal porque Él es tan maravilloso.

Grande es el Señor, y digno de ser alabado en gran manera; y su grandeza es inescrutable. (Salmo 145:3).

En el contexto, David tiene en cuenta no sólo la “grandeza” del ser de Dios, sino también de Sus obras. La palabra “inescrutable” a menudo se traduce como “insondable.” Un término náutico, significaba que la plomada de la razón humana nunca descubrirá a fondo a Dios en su naturaleza o hechos. El verdadero Dios no tiene “fondo” o límite que el hombre descubra. Tal Dios es el único digno de nuestra adoración.

27 ¿Por qué dices, Jacob, y afirmas, Israel: Escondido está mi camino del Señor, y mi derecho pasa inadvertido a mi Dios? 28 ¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el Señor, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable. (Isaías 40:27-28).

El apóstata entre Israel acarició dos esperanzas vanas. En primer lugar, esperaban que Dios fuera limitado en su conocimiento y por lo tanto no conociera nada de su pecado. Si Él no sabía nada de él, no serían castigado por ello.

En segundo lugar, esperaban que si Dios no fuera ignorante, al menos él se distraería con cosas más importantes que la impartición de justicia que se les debía. Si Él habría de castigar a alguien, Él tendría que empezar con la gente que es realmente malo y no con ellos. O, tal vez, Él simplemente no estaba interesado en ellos y no le importaría.

El profeta Isaías lanza al suelo todas esas opiniones finitas de Dios que lo verían como “creciendo” o “aprendiendo.” Dios no es ignorante, distraído, o indiferente, debido a que el eterno Dios es el Creador de todas las cosas, incluyendo al hombre. Su “comprensión” o “conocimiento” no se limita de ninguna manera por lo que Él ha hecho. Por tanto, es “inescrutable,” es decir, sin límites.

33 ¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos! 34 Pues, ¿quien ha conocido la mente del Señor?, ¿o quien llego a ser su consejero?, 35 ¿o quien le ha dado a El primero para que se le tenga que recompensar? 36 Porque de El, por El y para El son todas las cosas. A El sea la gloria para siempre. Amén. (Romanos 11:33-36).

Esta es una de las más bellas declaraciones sobre la incomprensibilidad de Dios en el Nuevo Testamento. Se introducida por el apóstol Pablo en el puto culminante doxológico de su discusión de la elección, la predestinación, la soberanía de Dios y la responsabilidad humana en Romanos 8-11. El apóstol Pablo nos llama a adorar a un Dios que está más allá de nuestra capacidad de comprender, ya sea en su ser o en obras. Este Dios es “inescrutable” e “insondable.” Nadie va a “conocer” todos los “detalles” de la mente del Señor. Si alguien pudiera, el sería “Su consejero,” porque el que puede entender a Dios sería más grande que Dios.

La causa inmediata de esta doxología al Dios incomprensible es su discusión sobre la inclusión de los gentiles en el pacto de gracia y la exclusión de Israel. Pablo afirma que la elección de Dios está basada en Su gracia y no en una condición humana, tales como la raza o filiación (Romanos 11:6-7).

Pero ¿qué pasa con todos los “por qué,” “cómo” y “cuando” que surgen de forma natural? Pablo no pretende tener todas las respuestas. Él sólo sabe lo que ha sido revelado. Así que ahora puede adorar libremente a Dios porque él deja tales misterios en las manos de su Creador:

El amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, (Efesios 3:19).

Pablo ora para que los santos puedan “comprender” y “conocer” el amor de Cristo (vv. 18-19). Pero mientras ellos pueden tener un conocimiento finito pero cierto de esas cosas, no pueden comprender exhaustivamente el Señor Jesucristo, o Su amor. Cristo es Dios y hombre. Él es infinito en Su ser y amor. Nunca vamos a ser capaces de entender el “por qué”, “cómo” y “porqués” de su amor por los pecadores.

Señalemos que si partimos de la suposición racionalista que todo debe ser “explicado con precisión” o tenemos que rechazarlo, entonces debemos rechazar el amor de Cristo, ya que “sobrepasa la comprensión.” La elección y el amor de Dios están tan unidas en Escritura que se mantienen o caen juntos.

La paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:7).

¿Quién puede “explicar con precisión” cómo la paz de Dios puede “habitar” nosotros y darnos consuelo? ¿Quién puede hacer “coherentes” los caminos del Espíritu de Dios? ¿No es la obra de Dios en el alma como el viento que viene y se va sin nuestro permiso o conocimiento (Juan 3:8)?

Si nos limitamos a lo que puede ser “explicado con precisión” y “coherente,” entonces ¡tendremos que rechazar la paz de Dios, así como el amor de Cristo! Pero si aceptamos la incomprensibilidad de Dios, podemos tener tanto Su paz y Su amor. Por esta fe podemos vivir sin temor, confiando en Su amor y poder soberano.

Conclusión

A partir de sólo estos pocos pasajes de la Escritura es abundantemente claro que la doctrina cristiana de la incomprensibilidad de Dios es una verdad revelada. Se desprende naturalmente, de la doctrina de la creación y forma el contexto de todos los demás atributos de Dios.

También está claro que los autores de las Escrituras no fueron avergonzados por la incomprensibilidad de Dios, sino orgullosos de ella. Ellos no pidieron disculpas por ella, sino que se jactaron de ella. No se mortificaron por ella, sino se regocijaron en ella. No les llevo a alejarse ​​de Dios por ella, sino que fueron a traídos a Dios a causa de ella. No maldijeron a Dios sino que cayeron a Sus pies con asombro, admiración y alabanza.

Este es un extracto de Exploring the Attributes of God por Robert Morey

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Dios: nombre y atributo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .