JESUCRISTO ¿ES SOCIALISTA?

Dr. Thomas Ice

Jesus es socialistaCuando alguien propone la pregunta: “Jesucristo, ¿es socialista?”, la respuesta claramente es: “¡Por supuesto que no!” Aun así, algunos tienen esa idea. Una réplica contra ese argumento:
Hace algún tiempo atrás, Gregory Paul argumentó, en The Washington Post, a favor de la tesis de que Jesucristo hubiera sido socialista. En base a los primeros capítulos de Hechos de los Apóstoles, intentó abogar por un socialismo bíblico. Las afirmaciones de Gregory Paul no son nada nuevo. Posiblemente hayan surgido de los debates en nuestro país (EE.UU) sobre socialismo versus economía de libre mercado. El presidente Obama y sus fieles desean el socialismo, mientras que el resto de EE.UU quiere alejarse del control gubernamental de la economía. Para comenzar, primero debemos encontrar una definición correcta de socialismo. El Diccionario de Inglés de Oxford define el socialismo como “una teoría política y económica para el orden social, que aboga a favor de que la generalidad, como un todo, posea y regule la fabricación, comercialización e intercambio”. Como se trata de una teoría política y económica, en realidad eso siempre significa que es el gobierno quien posee y regula la economía. Y cuando el gobierno regula, pero no posee la producción, se le denomina fascismo, como en la Alemania nazi. Y cuando el gobierno posee y regula, se le llama comunismo, como en la antigua Unión Soviética. Ambas versiones caben bajo el amplio manto del socialismo.
¿Dónde enseña la Biblia una teoría política y económica de ese tipo? Según Gregory Paul, la misma se despliega en los primeros capítulos de Hechos de los Apóstoles. Paul opina que Hechos capítulos 2 y 4 describen el socialismo, como él dice: “Ahora gente, esto es socialismo puro, y es del tipo que Marx describió miles de años más tarde – quien probablemente haya obtenido la idea general de los evangelios.” Paul opina, además, que: “En la Biblia se encuentra la primera descripción de socialismo de la historia.” Pero, eso aún no le satisface. Después de sacrificar la Palabra de Dios en Hechos 2 y 4, Paul se dirige a Hechos 5 y dice: “El capítulo 5, muestra cómo un miembro de la iglesia, por no dar toda su posesión a la iglesia, cayó y murió, y cuando su esposa, más tarde, hizo lo mismo, también ella se cayó y murió.” Paul continúa profundizando sus disparates, con la siguiente afirmación: “Querido lector, ¿no suena esto a una forma de comunismo forzado por medio del terrorismo, impuesto por un Dios que cree que los cristianos que no se unen a la colectividad son reos de muerte? No sólo el socialismo es un invento cristiano, sino también su variante comunista extrema. La afirmación de muchos cristianos de que Cristo odia el socialismo, es errada, porque en la Biblia no existe una descripción explícita del capitalismo – lo que no es sorprendente, ya que éste aún no se había desarrollado.”
No existe siquiera un dejo de socialismo en Hechos de los Apóstoles. Aquí las razones de por qué esto es así. En primer lugar, si hubiera socialismo en Hechos, no hubiera existido la propiedad privada en ese entonces, ya que el corazón del socialismo es la posesión gubernamental de toda propiedad. ¿Dónde, en Hechos de los Apóstoles, habrá participado el gobierno, sin ser en sus intentos de suprimir la predicación del evangelio? Allí no habla de oficiales de gobierno que se hubieran preocupado por la primera iglesia, sino de apóstoles. Como el Dios del Antiguo Testamento es el mismo Dios que el del Nuevo Testamento, tiene que haber una continuidad entre “ambos” para cualquier tipo de tema. Wayne Grudem observa en su libro Politics According to the Bible (Política de acuerdo a la Biblia): “Con regularidad, la Biblia presupone un sistema y lo enfatiza, en el cual la propiedad es individual, no del gobierno ni de la sociedad como un todo.” Grudem, además, sostiene que los mandamientos ocho y diez, y la ley entera dada a través de Moisés, presuponen los derechos de propiedad individuales. Porque, ¿cómo se podría robar o codiciar la posesión de su prójimo, si no existiera la propiedad privada? ¿Y cómo habrían podido vender su posesión personal en Hechos, para dar el dinero a los apóstoles, si se supone que no existía la propiedad privada? Si no hubiera existido la posesión privada, todo le hubiera pertenecido al gobierno, y nadie hubiera tenido una propiedad para poder venderla. Y si los apóstoles, en alguna manera, hubieran sido los líderes de una sociedad comunal, ellos hubieran tenido el control sobre las posesiones de cada individuo, y no las personas mismas que vendieron sus propiedades.
Segundo, Gregory Paul argumenta a favor del socialismo en base a las declaraciones de Hechos 2:44-45; donde dice: “Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.” ¿Cómo podría estar hablando aquí de socialismo, sea cual fuere su forma? El contexto es muy claro. En base a la fe común que tenían estos convertidos a Cristo (vea vs. 41-43), ellos estaban unidos en su objetivo de propagar su nueva fe entre los demás. No obstante, como nos informa el contexto anterior (cap. 2:5-11), muchos de los nuevos creyentes en Jerusalén provenían de otros países; de ahí que, para apoyar a los forasteros en sus necesidades físicas, mientras ellos eran instruidos en su nueva fe, el grupo entero se hacía responsable de sus gastos de alimentos. La afirmación de que los creyentes “tenían todo en común”, significa que ellos daban sus posesiones privadas para apoyar al nuevo grupo que se reunía. Esta afirmación muestra el fruto del Espíritu en sus vidas, porque ellos compartían voluntariamente sus riquezas materiales, tal como muchos creyentes lo hacen en la actualidad.
Tercero, Gregory Paul opina que el Espíritu Santo habría matado a Ananías y Safira, en Hechos 5, porque ellos se habían negado a entregar su propiedad a las autoridades, ya que la comunidad debía poseerlo todo. ¡Un enfoque de ese tipo es absurdo, a la luz del contexto general! Paul ignora el versículo 4, donde Pedro dice: “Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder?” Estas palabras de Pedro no apoyan la idea de Paul, de que Ananías y Safira hayan sido matados por no ser buenos socialistas. En lugar de eso, las declaraciones del apóstol caen bajo la visión de conjunto de la Biblia, según la cual la propiedad de la pareja era su posesión privada, al igual que el dinero que recibieran por la venta de su tierra. El problema de Ananías y Safira, fue que ellos mintieron con respecto al monto que dieron a la iglesia. Ananías y Safira hicieron como si ellos hubieran estado ofreciendo toda la recaudación de la venta, a pesar de que, en realidad, estaban reteniendo una parte para ellos mismos. Un engaño de ese tipo demostraba falta de temor de Dios, y el Señor desde el principio dejó en claro que el Espíritu de Dios estaba en medio de ellos, ya que solamente Ananías y Safira podían haber sabido que le estaban mintiendo a los apóstoles. Que digan que Jesús fue socialista, no es necesariamente la verdad. Ésta, y otras cosas semejantes, ya a menudo han sido expresadas por liberales religiosos en los últimos 150 años. Los liberales religiosos no creen que la Biblia sea la Palabra inspirada e infalible de Dios. Ellos se esfuerzan en manipular el significado de las partes históricas del Nuevo Testamento (Mt.; Mc.; Lc.; Jn.; Hch.), para así cimentar sus ideas preconcebidas. Aparentemente, piensan que este enfoque apelaría a aquellos en la iglesia que, de otro modo, rechazarían sus interpretaciones. Pero, cuando Jesús hace sus declaraciones sobre los pobres y en contra de los ricos, ellos no miran el contexto que el Señor ha determinado. En lugar de eso, contribuyen con sus ideas socialistas de la lucha de clases, como si los pobres y los ricos no fueran igualmente pecadores necesitados de la provisión misericordiosa de Cristo.
En nuestros días, vemos que cada vez más personas de dentro de la cristiandad evangélica adoptan enfoques liberales (es decir, no bíblicos) en todo tipo de áreas, especialmente en las políticas y sociales. Los liberales religiosos, a menudo, sacan palabras y afirmaciones de su contexto (ellos no son los únicos que lo hacen), y las empacan de nuevo dentro de su propio sistema de pensamiento. (Esto lo demuestra el artículo de Gregory Paul). A menudo, ellos utilizan un dicho individual de Jesús y lo enfrenan al resto de la Biblia, dibujando así una imagen de nuestro Señor que la Biblia misma no da. Les encanta utilizar palabras bíblicas, como ser “justicia”,  metiéndolas a la fuerza en sus propios parámetros, en lugar de tener en cuenta las normas de Dios para la justicia, lo cual no les interesa ni un ápice. Independientemente de cómo suenen sus ideas o de dónde provengan, el asunto está más que claro, la Palabra de Dios no es su fuente.

En realidad, la fuente de ese tipo de ideas es claramente satánica. Según la profecía bíblica, el mundo está siendo preparado para un tiempo en el cual el socialismo, de hecho, dominará el mundo, y eso será bajo el dominio del anticristo. De ahí que no es Jesucristo quien es socialista, sino que el anticristo lo será cuando se presente como ángel de luz. Él utilizará el socialismo como vehículo para producir, pasajeramente, un tiempo en que el gobierno en el mundo entero intentará poseer todas las propiedades, incluyendo los corazones humanos. ¡No, Jesucristo no es, nunca fue, y nunca será socialista! La Biblia, más bien, narra cómo el Señor Jesús utilizará la eternidad para derramar Sus inmensas bendiciones y Sus inescrutables riquezas sobre los creyentes.

 

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Politica en la iglesia, Socialismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a JESUCRISTO ¿ES SOCIALISTA?

  1. Walter dijo:

    Buen articulo.Esto es parte de las falsas enseñanzas de los últimos tiempos.incluso existen otros grupos que tuercen descaradamente las escrituras para propia perdición.es grato saber que estamos viendo las señales del fin de los tiempos,pero también es muy duro vivir como cristiano en este tiempo ya que incluso dentro de la misma Iglesia,se levantan cada día mas y mas falsas enseñanzas. Que el Señor Jesús nos guarde.

  2. ignorante dijo:

    Jesus no es socialista ni capitalista, porque el cristianismo no es politica.
    El cristanismo verdadero es oracion, particion del pan o eucaristia y amor al projimo asi como era la verdadera Iglesia de los primeros cristianos y como quedo escrito en la Biblia o la Palabra de Dios.
    El mundo seria casi que un paraiso si se imitara ese modelo de los primitivos cristanos, de que habla Hechos de los Apostoles capitulo 2 y que todos los seres humanos no pasaran necesidades y pudieran disfrutar de vivienda, alimento y vestido que son las necesidades basicas de los seres humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.