GUERRA SANTA

Paul David Washer  (Tomado del libro ” EL PODER Y EL MENSAJE DEL EVANGELIO”)

GUERRA ESPIRITUAL 3Mas ellos se rebelaron y contristaron su santo Espíritu; por lo cual El se convirtió en su enemigo y peleó contra ellos.

—Isaías 63:10

Dios celoso y vengador es el Señor; vengador es el Señor e irascible. El Señor se venga de sus adversarios, y guarda rencor a sus enemigos.

—Nahúm 1:2

Habiendo examinado la justa indignación de Dios manifiesta en Su ira, enojo, ahora vamos a centrar nuestra atención en un tema relacionado: la hostilidad que existe entre Dios y el pecador no arrepentido. Es obligación del predicador del evangelio advertir a los hombres de la guerra santa que Dios ha declarado en contra de Sus enemigos y rogar a los pecadores que se reconcilien con El antes de que sea demasiado tarde. Promesa de una amnistía a los rebeldes de Dios es verdadera, pero no se debe presumir de ella. Viene el día cuando se retire la hoja de olivo y la oferta de paz será rescindida. En ese momento, todo lo que quedará para el pecador es “sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios ….Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo.”[1]

¿QUIÉN ESTA EN GUERRA CONTRA QUIEN?

El anuncio popular de que “Dios ama al pecador y odia el pecado” a menudo acompaña a un tópico similar: “El hombre está en guerra con Dios, pero Dios no está en guerra con el hombre.” En consecuencia, se habla mucho de la enemistad de los pecadores y la guerra incesante contra Dios, pero poco o nada se dice de la guerra incesante de Dios contra el pecador.

A pesar de esta tendencia actual en el pensamiento evangélico, es muy importante entender que la hostilidad entre Dios y el pecador no es unilateral, es mutua. Cuando los hombres le declaran la guerra a Dios, Dios se vuelve a Sí mismo para convertirse en su enemigo y lucha contra ellos.[2] Aunque es una verdad inquietante, las Escrituras enseñan claramente que Dios considera al pecador no arrepentido como Su enemigo y ha escrito una declaración de guerra contra él. La única esperanza del pecador es dejar caer sus armas y levantar la bandera blanca de rendición antes de que sea demasiado tarde para siempre.[3]

El libro de Nahúm nos dice: “El Señor se venga de sus adversarios, y guarda rencor a sus enemigos.” [4] La primera verdad que este texto enseña es que Dios es el que considera a los malvados como siendo Su adversario. No se lamenta de que el hombre le ha hecho un enemigo, sino que declara Su propia posición en contra del hombre. Dios es el que traza la línea de batalla y reúne las tropas. La segunda verdad que hay que aprender es que Dios está a la ofensiva. Él no se limita a luchar contra los ataques de los malvados, sino que Él es quien da el grito de guerra y va a enfrentarse a ellos con toda la fuerza de Su ira. Como el salmista advierte, Dios ha afilado Su espada para la batalla, ya Su arco está listo y ha preparado armas de muerte contra Sus enemigos. Si el impío no se arrepiente, sin duda perecerá bajo Su ira.[5]

Es imperativo que entendamos y aceptemos que esta verdad de la “guerra santa” no es una reliquia del antiguo pacto o alguna visión primitiva de Dios anulado por la revelación progresiva del Nuevo Testamento. Más bien, es una verdad bíblica y permanente encontrada a lo largo de las Escrituras. En el libro de Romanos, el apóstol Pablo escribe: “Cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo.”[6] Aunque este texto comunica la idea de hostilidad mutua entre Dios y el hombre, el mayor énfasis no es la hostilidad de los pecadores hacia Dios, sino la oposición de Dios hacia el pecador. Al darse cuenta de que este concepto es ajeno a la gran mayoría de los evangélicos contemporáneos, los siguientes investigadores ofrecen una nueva confirmación: Charles Hodge dijo: “No sólo existe una oposición malvada del pecador a Dios, sino una santa oposición de Dios a los pecadores.”[7] Louis Berkhof dijo: “No es que los hombres son hostiles a Dios, sino que son objetos del descontento santo de Dios.”¨[8] Y Robert L. Reymond explicó, “muy probablemente se deben interpretar la palabra ‘enemigos’ en el pasivo (‘odiado por Dios’) en lugar del sentido activo (‘odiando a Dios’). En otras palabras, la palabra “enemigos” no pone de relieve nuestro odio impío a Dios, sino el santo odio de Dios hacia nosotros.[9]

De acuerdo a nuestro texto, el hombre había pecado, y Dios era la parte ofendida. Para que se produzca la reconciliación, la ofensa del hombre tuvo que ser retirada, la justicia de Dios tuvo ser satisfecha, y la ira de Dios contra el hombre tuvo que ser apaciguada. Sabemos que la muerte de Cristo no hizo a todos los hombres favorablemente dispuestos a Dios, porque la mayoría de los hombres siguen en su oposición de odio a Su persona y voluntad. Sin embargo, la muerte de Cristo hizo satisfacer las demandas justas de un Dios santo, a fin de que Él pueda ser dispuesto favorablemente a Sus enemigos y extender una rama de olivo de la paz hacia ellos por medio del evangelio. Los que se arrepienten y creen en Cristo serán salvos, pero aquellos que se niegan están acumulando ira para sí mismos para el día de la ira de Dios cuando finalmente Su justo juicio finalmente sea revelado.[10]

Nunca debemos olvidar que el Cristo que dio Su vida por las naciones es el mismo que va a derribarlos y las regirá con vara de hierro. [11] El Siervo sufriente que recorrió el camino al Calvario, un día pisa el lagar del vino del furor, y de la ira del Dios Todopoderoso.[12] El Salvador, que derramó Su sangre por Sus enemigos y aparecerá por segunda vez con su manto empapado en la sangre de Sus enemigos.[13] El Cordero que soportó la ira de Dios en el árbol es el mismo que se verterá la ira de Dios sobre los que estaban reunidos frente a Él hasta el punto de que van a clamar por las montañas que caigan sobre ellos para esconderlos de Su presencia.[14] El Príncipe de la Paz, que proclamó el año favorable del Señor dará a conocer un día el día de Su venganza.[15] Él es el mismo que ha de juzgar, haciendo guerra, y dirigiendo a los ejércitos de los cielos delante de los enemigos de Dios.[16] Es por esta razón por la que el salmista exhorta a las naciones a rendir homenaje al Hijo, para que no se enoje y perezcáis en el camino, pues Su ira pronto se encenderá.[17]

Como predicadores del evangelio, debemos proclamar el amor de Dios para con los hombres y Su voluntad de salvar, pero no debemos dejar de lado las advertencias que son tan evidentes y frecuentes en las Escrituras. Los hombres deben estar preparados para encontrarse con su Dios.[18] Tienen que “ponerse de acuerdo con [su] adversario pronto,” mientras que se dirigen a El.[19] En efecto, si no se arrepienten, Él afilará Su espada, y ya ha doblado Su arco de ira.[20] Para los que creen, el predicador debe proclamar la promesa de una amnistía total y la certeza de la paz. Sin embargo, para aquellos que se niegan a obedecer el evangelio, el mensajero fiel deben decirles que la ira de Dios permanece sobre ellos todavía.[21]

¡Qué maravillosa y terrible vocación ha sido otorgada al ministro del evangelio! Para algunos es una fragancia de vida, pero para otros es el olor de la muerte ¿Quién es suficiente para estas cosas?[22]

¿LA VENGAZA ES INDIGNA DE DIOS?

La venganza de Dios está estrechamente relacionada con Su ira. El salmista lo llama “Dios, a quien pertenece la venganza,” y el profeta Nahúm le presenta como el Señor vengador y furioso que “se venga de sus adversarios, y guarda enojo para sus enemigos.”[23] El cántico de Moisés, incluso exalta la venganza de Dios. Es una de las representaciones más terroríficas de Dios en todas las Escrituras: ““Ved ahora que yo, yo soy el Señor, y fuera de mí no hay dios. Yo hago morir y hago vivir. Yo hiero y yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano. “Ciertamente, alzo a los cielos mi mano, y digo: Como que vivo yo para siempre, cuando afile mi espada flameante y mi mano empuñe la justicia, me vengaré de mis adversarios y daré el pago a los que me aborrecen. “Embriagaré mis saetas con sangre, y mi espada se hartará de carne, de sangre de muertos y cautivos, de los jefes de larga cabellera del enemigo.”[24]

¿Cómo podemos leer un texto, y no temblar? ¿Cómo podemos creer esa verdad y no proclamarla? El profeta Amos declaró: “Ha rugido un león, ¿quién no temerá? Ha hablado el Señor Dios, ¿quién no profetizará?”[25] El apóstol Pablo escribió: “nosotros también creemos, por lo cual también hablamos.”[26] De la misma manera, si creemos que las Escrituras son infalibles y que Dios es inmutable, ¿cómo no declarar tales cosas? Es la advertencia de Nahúm nada más que poesía que carece de sentido sin aplicación práctica? ¿Es alegoría sin ninguna interpretación concreta? ¿Fue escrita para una cultura más contundente que la nuestra, demasiado fuerte para el alma frágil del hombre moderno? Si en el tiempo de Nahúm, hubo una verdadera palabra de Dios y una palabra necesaria para el hombre, entonces es lo mismo el día de hoy. Es la verdad, -y un elemento esencial en nuestra proclamación del evangelio!

Según las Escrituras, los hombres deben ser advertidos de que Dios es un Dios de venganza. Sin embargo, ¿cómo reconciliamos tal verdad con otros textos de la Escritura que describen claramente la venganza como un vicio de los hombres perversos?[27] ¿Cómo puede un santo y amoroso Dios también ser un Dios de venganza? En primer lugar, debemos entender que la venganza divina es un tema constante de la Escritura y, por tanto innegable. En segundo lugar, tenemos que entender que la venganza de Dios difiere de la venganza del hombre caído, su celo por la santidad, la justicia, y la justicia motivan Su venganza. Dios es clemente y compasivo, lento para la ira y grande en misericordia, pero también es justo. Él castigará al pecador con el propósito de reivindicar Su nombre y administrara justicia entre Sus criaturas. [28] A la luz de la naturaleza terrible del pecado del hombre, Dios tiene derecho en vengarse. Tres veces en el libro de Jeremías, Dios le pregunta: ¿No he de castigar a este pueblo[a]? — declara el Señor. De una nación como ésta, ¿no he de vengarme?”[29] En otras partes de la Ley y los Profetas, encontramos la respuesta a esta pregunta: Moisés afirma que Dios no va a retrasar el pago de los que le odian cara a cara, e Isaías declara que El será relevado de Sus adversarios y vengarse de Sus enemigos [30].

Hoy en día, muchos rechazan la doctrina de la venganza divina o cualquier otra enseñanza que incluso sugiera que un Dios amoroso y misericordioso podría ser vengativo. Incluso los ministros que aceptan la doctrina como la clara enseñanza de la Escritura raramente la proclaman desde el púlpito. Como resultado, el mundo incrédulo, así como el cristiano sincero, no es consciente de la verdadera naturaleza de Dios y su respuesta radical a las acciones pecaminosas de los hombres.

Las Escrituras nos advierten que la ira de Dios viene sobre los hijos de los hombres, y nos exhorta a prepararnos para comparecer ante nuestro Dios.[31] Los hombres pecadores deben considerar estas verdades con temor y temblor, pero en primer lugar, los predicadores deben dar a conocer estas verdades. Con un llamado de atención, es nuestra responsabilidad de advertir a los hombres de la certeza de la ira venidera.[32] Si nos negamos a cumplir con esta ominosa faceta de nuestro ministerio, nos haremos responsables, y la sangre de nuestros oyentes se demandara de nuestras manos. Como Dios advirtió el profeta Ezequiel: “Cuando yo diga al impío: “Impío, ciertamente morirás,” si tú no hablas para advertir al impío de su camino, ese impío morirá por su iniquidad, pero yo demandaré su sangre de tu mano.”[33]

A la luz de los pocos textos que hemos considerado en relación con la venganza de Dios, ¡uno sólo puede llorar al pensar en lo torpe y desequilibrado que nuestra predicación se ha vuelto! Nuestros propios sermones nos traicionan y revelan cuan parcial somos a algunas verdades y cuan tendenciosos estamos en contra de los demás! ¡Estamos llamados a proclamar todo el consejo de Dios, y no debemos retroceder ante ello![34] No se nos da autoridad para elegir lo que debe y no debe ser predicado a la luz de lo que creemos saber acerca de las necesidades del hombre moderno. Aquellos de nosotros que se nos ha concedido el privilegio de instruir a los demás deberíamos preguntarnos cuántas veces proclamamos lo que los hombres más necesitan entender y aún menos desean oír: el juicio de Dios. Debemos entender que la falta de tal predicación expone las inconsistencias en nuestros púlpitos y explica la razón de la ignorancia en nuestras bancas con respecto a algunas de las verdades más fundamentales acerca del carácter de Dios y su trato con los hombres.

Vivimos en una época de gran desequilibrio teológico. Se habla mucho del amor de Dios, y con razón, pero casi nada se dice de Su ira. Si un predicador predicó un sermón entero sobre el amor de Dios sin mencionar una sola vez Su ira, El probablemente no lo llamaría a cuenta. Sin embargo, si él predica sólo una parte de un sermón sobre la ira de Dios, lo más probable es que sería censurado por ser desequilibrado, mezquino y sin amor. Esta es la época en la que vivimos. “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.”[35]

****

REFERENCIA

1 . Hebreos 10:27, 31

2 . Isaías 63:10

3 . El Pastor Charles Leiter primero trajo esta idea a mi atención.

4 . Nahúm 1:2

5 . Salmo 7:12-13

6 . Romanos 5:10

7 . Charles Hodge, A Commentary on the Epistle to the Romans (London: Banner of Truth, 1989), 138.

8 . Louis Berkhof, Systematic Theology (Edinburgh: Banner of Truth, 1993), 374.

9 . Robert L. Reymond, A New Systematic Theology of the Christian Faith (Nashville: Thomas Nelson, 1998), 646.

10 . Romanos 2:5

11 . Apocalipsis 19:15

12 . Apocalipsis 19:15

13 . Apocalipsis 19:13

14 . Apocalipsis 6:16-17

15 . Isaías 9:6, 61:2, Lucas 4:19

16 . Apocalipsis 19:11, 14

17 . Salmo 2:12

18 . Amos 4:12

19 . Mateo 5:25

20 . Salmo 7:12-13

21 . Juan 3:36

22 . 2 Corintios 2:16

23 . Salmo 94:1; Nahum 1:2

24 . Deuteronomio 32:39-42

25 . Amos 3:08

26 . 2 Corintios 4:13

27 . Levítico 19:18, 1 Samuel 25:25, 30-33

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Guerra Santa, Paul David Washer. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .