5 COSAS QUE APRENDÍ CUANDO DEJÉ DE HABLAR COMO CRISTIANO

CINCO COSAS QUE APRENDI AL NO HABLAR COMO cristiano (1)Escrito por:Jose Chacón

Conferencista imperfecto, mis temas favoritos son el emprendimiento, la superación y la espiritualidad. Siete años hace que cambié de idioma. Dejé atrás el cristianés y emprendí un viaje comunicacional que me ha dejado muchas lecciones.

No fue sencillo decodificar los usos del cristianés. Al principio el esfuerzo radicaba en dejar de repetir las palabras y frases más comunes. En el proceso me di cuenta de cuán acrítico es nuestro lenguaje, cualquiera que sea. Normalmente no sabemos realmente qué significan o de dónde vienen las palabras que utilizamos. Es decir, hablamos sin una comprensión etimológica de nuestro lenguaje.

Por ejemplo, en el cristianés es común utilizar frases o palabras en hebreo. La palabra hebrea que quizás más se use es amén. En hebreo simplemente significa “en verdad” o “verdaderamente”. De la misma raíz de emunah, que significa simplemente fe. Aunque normalmente es usada para “sellar” las oraciones de forma liturgica, también es utilizada para dar signos de aprobación durante un sermón o ante alguna expresión específica. La pregunta aquí es ¿por qué deberíamos utilizar la palabra hebrea y no una equivalente en castellano? ¿Será que esto tiene que ver con la religiosidad o la noción espiritualizada de las palabras? ¿Qué pasaría si terminamos nuestras oraciones simplemente con un “hasta luego” o un “así se haga” o un “muchas gracias Señor?

Más problemáticas que la anterior podrían ser las palabras que nada tienen que ver con la fe cristiana. Por ejemplo la palabra culto, referida a la reunión eclesial. No encontramos esa expresión ni en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo. Pero sí aparece repetidamente referida a las practicas religiosas distintas del cristianismo. Actualmente los angloparlantes la utilizan para referirse a una reunión sectárea. Algo similar ocurre con la palabra altar. Otras expresiones simplemente son incomprensibles para los no crisitianos: sangre del cordero, sacrificio expiatorio, o cualquier expresión utilizada en la Biblia y repetida de forma literal. El problema no es lo que significan (aunque muchas veces quien las dice tampoco lo sepa con certeza), el problema es que son incomprensibles para los no “iniciados”.

Lo cierto es que, aunque no lo notemos, los cristianos tenemos un dialecto propio y poco comprensible para los que no pertenecen al circulo de los iniciados. Esto es lo que he aprendido en estos 7 años de haber dejado de hablar ese dialecto:

  1. Profundizaciónde mi ideantidad cristiana. Al procurar intencionalmente examinar mi lenguaje “espiritual”, descubrí que mi madurez cristiana no tiene nada que ver con las palabras “espirituales” que pronuncio cotidianamente. No soy más cristiano por las palabras “cristianas” que pronuncio, sino por la relación personal y profunda que pueda tener con Jesús, el fundador de la fe cristiana.
  2. Comprensión más detallada de mis creencias.Al darme a la tarea de mditar y analizar mis expresiones típicamente “cristianas”, pude ver con mayor nitidez de dónde venían dichas expresiones, pude discriminar entre las que respondían verdaderamente a una fe cristiana y las que no coincidían realmente con ella. Si, soy cristiano protestante y soy católico y no existe contradicción alguna en eso. Soy cristiano porque sigo a Cristo, soy protestante porque me adhiero a los postulados de la Reforma, y soy católico porque esa palabra significacompleta o universal. Soy parte de la Iglesia Universal, conformada por muchas diferentes expresiones y denominaciones alrededor del mundo. Es así como toma profunda relevancia para mí terminar el Credo utilizando todas las palabras sin ningún temor sectáreo: Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica (Universal), la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable. Amén.
  3. Comunicación con los no creyentes.Este es uno de los frutos más emocionantes de esta aventura. El lenguaje que usamos tiene la suficiente fuerza para levantar muros, confirmar prejuicios y profundizar brechas de separación, aunque no lo queramos. Pero el lenguaje también puede destruir muros, derribar prejuicios y construir lazos de unidad. Eso es lo que ha sucedido desde entonces. Dejar atrás elcristianés me ha permitido conocer muchas personas, me ha permitido comunicar mi fe con quienes no hablan ese dialecto evangélico y que, quizás, no hubieran querido escuchar una explicación cristiana en el idioma de los cristianos.
  4. Perspectiva distinta de mi propia gente.También es cierto que cuando un pastor deja de hablar el dialecto de los pastores, es visto por sus colegas como una especie rara, en el mejor de los casos. Los otros cristianos tienden a interpretar el lenguaje no evangélico, como un signo de poca espiritualidad. Por lo tanto, las predicaciones pueden ser vistas comolight o poco consistentes, sin carnita o destinadas a un público inexperto.
  5. Libertad en mi vida devocional.No tengo que orar bonito, ni usar palabras que parezcan muy espirituales, ni repetirle a Dios los versiculos que él ya sabe, ni sermonearlo con definiciones doctrinales o declaraciones de fe forzadas. Ahora puedo hablarle como a un papá cercano que no está analizando mi lenguaje, ni mi conocimiento. Puedo hablarle más libremente y enseñarle a mis hijos cómo converso con Jesús, como un amigo al que amo profundamente, al que admiro, al que adoro, pero con el que converso sencilla y sinceramente, sin disfraces.

“Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a tantos como sea posible.  Entre los judíos me volví judío, a fin de ganarlos a ellos. Entre los que viven bajo la ley me volví como los que están sometidos a ella (aunque yo mismo no vivo bajo la ley), a fin de ganar a éstos. Entre los que no tienen la ley me volví como los que están sin ley (aunque no estoy libre de la ley de Dios sino comprometido con la ley de Cristo), a fin de ganar a los que están sin ley.  Entre los débiles me hice débil, a fin de ganar a los débiles. Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles. Todo esto lo hago por causa del evangelio, para participar de sus frutos.” 1 Corintios 9:19-23

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Palabras. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a 5 COSAS QUE APRENDÍ CUANDO DEJÉ DE HABLAR COMO CRISTIANO

  1. Frank Latimer dijo:

    el vive de venderle la moto de la motivación a otros, es un buen trabajo si no se mezcla con el evangelio , un servidor no habla cristianés casi nunca , a veces sí , no le veo nada malo ni a hablarlo …ni a no hablarlo , lo que no me gusta es que quien tiene su negocio de motivación y autoayuda me quiera vender a mi la la moto , cuando no necesito ánimo …vivo por fe ….
    en el desánimo y en el ánimo , en la depresión y en la euforia y no persigo tener ánimo sino alimentar mi fe con la palabra y la comunión , ademas de oración por supuesto .
    LA PREGUNTA ES ¿ PORQUÉ LE PERJUDICA A SU NEGOCIO EL LENGUAJE CRISTIANO Y EL ARGOT DE IGLESIA ?….PUES ESTÁ CLARO QUE ES POR ESO POR LO QUE ESCRIBE ESTE ARTÍCULO , PERJUDICA SU NEGOCIO ….y eso es todo . Como mi negocio es estar lleno del Espíritu no leo NADA de autoayuda ….NI NADA QUE SE LE PAREZCA PORQUE ME aburre AL EXTREMO .y otras veces llega a paralizarme de risa todo lo relacionado con motivar a otros …si me deprimo prefiero el arte…. o ducharme… o nadar ….solo sigo y me guio por un mensaje y no necesito autoayuda ni motivadores , la depresión me inspira música , y la alegría también …y la palabra me da fe ….sin motivarme con fe camino y vuelo si hace falta …CREO Y BASTA .
    ESTE SEÑOR PIERDE DINERO SI HABLAMOS COMO CRISTIANOS …Y ESO ES TODO,
    podría escribir sin meterse donde no le llaman y es un negocio que no es malo de por si , pero todos estos sujetos terminan siendo estorbados por la palabra y por los que andan en fe ….sin motivarse y creyendo …por eso mejor que deje el escribir vanidades y empiece a hablar como cristiano de nuevo ….
    ….ANTES DE DAR EL PRÓXIMO PASO QUE ES EL OCULTISMO LIGHT…..
    ………………..MUCHOS LO DAN Y NO SE ENTERAN.

  2. Queriendo desmadejar, en madeja mas , y confunde a quienes no conocen, Yo prefiero seguir a Cristo Jesús, La Santa Palabra ya esta escrita y los interpretes ya pasaron, estamos en la Dispensación de la Gracia. TIEMPOS PELIGROSOS. Sigamos a Cristo, porque a quienes creen en El , nos dio potestad de ser Hechos hijos de Dios y por tanto Coherederos, ESO es el lenguaje que Dios nos heredo.

  3. Cartur dijo:

    humm… tenemos un ecuménico colado. Por Dios este sitio es para combatir la apostasía, ¿que hace este articulo aquí?
    En primer lugar las palabras: “emprendimiento” y “superación”, no combinan con “espiritualidad”; no me imagino a Pablo hablando de “emprendimiento”, ni mucho menos a Juan el bautista hablando de “superación”… que incongruencia.

    Segundo, al autor le avergüenza asociarse con la cultura hebrea (pueblo escogido por Dios), me pregunto ¿Qué clase de espiritualidad tiene?

    ja, ni hablar de que es cristiano, protestante y católico.. mmm ¿acaso sabe el significado de estas palabras?, pues, supongo que si se considera intelectual, creo que si… pero aun no entiendo su punto.

    Por ultimo, cuando dice que: “No tengo que orar bonito, ni usar palabras que parezcan muy espirituales, ni repetirle a Dios los versículos que él ya sabe…”,…. bueno pero ¿Qué le pasa a este tipo? precisamente a Dios le gusta que usemos sus palabras al orarle, eso le demuestra que nos identificamos con Él, y también que apreciamos sus palabras, tanto que las usamos (como cuando un niño repite las palabras sanas que oye de sus padres)…
    ¿Cuál es su espiritualidad? ¿la de los espíritus chocarreros o que?
    Ni hablar que saca del contexto el pasaje 1 Corintios 9:19-23…. Oiga señor Chacón ¿acaso no sabe que, “evangelio” se escribe en “cristianés” como ud. lo llama?

    En fin, cada loco con su tema

  4. raulfierro dijo:

    Ay, Ay, Ay …. no entiendo a veces estos temas en este lugar, analicemos, Jose Chacon dice::

    Normalmente no sabemos realmente qué significan o de dónde vienen las palabras que utilizamos. Es decir, hablamos sin una comprensión etimológica de nuestro lenguaje.

    Bueno … él no sabrá, pero no todos somos iguales. Personalmente hablo solo lo que se. Luego Dice:

    Por ejemplo, en el cristianés es común utilizar frases o palabras en hebreo. La palabra hebrea que quizás más se use es amén.

    La palabra amén es una expresión internacional, que al igual que muchas, vienen del hebreo, pues Dios escogió a Abraham … así de simple. Luego dice:

    La pregunta aquí es ¿por qué deberíamos utilizar la palabra hebrea y no una equivalente en castellano? ¿Será que esto tiene que ver con la religiosidad o la noción espiritualizada de las palabras? ¿Qué pasaría si terminamos nuestras oraciones simplemente con un “hasta luego” o un “así se haga” o un “muchas gracias Señor?

    Este hombre quiere cambiar el orden de los siglos, PERO … los cuatro Evangelios terminan con un AMÉN … la epístola a los Romanos y la mayoría …

    Si él no quiere hablar como Cristiano, es su problema, y si se refiere al lenguaje de Cristianos que se dicen pero no son, también es su problema.

    Amén

  5. Hno. Samuel dijo:

    Este artículo cita a 1 Corintios 9:19-23 de forma irresponsable y completamente fuera de contexto. Pablo se está refiriendo a comprender el contexto cultural de los pueblos para poderlos evangelizar de una forma efectiva e inteligible. De ninguna manera está expresando que va a renunciar a sus convicciones o renunciar a su vida cristiana como “nueva criatura” para imitar a los que viven en el error o los paganos. Jeremías 15:19 reza: “Que se vuelvan ellos a ti, pero tú no te vuelvas a ellos.” Santiago 4:4 expone: “! Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” Con todo el respeto, este hombre está tergiversando la esencia del pasaje expuesto por el Apóstol en el pasaje que utiliza para justificar sus desatinados razonamientos.

    Un abrazo;
    Hno. Samuel

  6. txemarmesto dijo:

    Como exreligioso cristianés, me identifico totalmente con el autor.

    • Frank Latimer dijo:

      pero usted no trafica con nada , y habla según le venga el momento el lugar y el objetivo de la reunión …supongo …. osea…. habla normalmente y si está en una reunión de oración donde la presencia de Dios es impresionante supongo que no romperá la armonía con lo que no convenga por superficial , igual que sabe hacer para no romperla entre incrédulos o hermanos raros de tipo muy ” juvenil ” pero salvos y músicos …hablando en “Reina-Valerés “del 1909 ……… cada cosa en su sitio .
      Es que los vendedores de autoayuda y positivismo AMERICANO son otra cosa distinta de un creyente que sepa estar hablando con no creyentes y con todo el mundo .EL TRAFICANTE ATACA SIEMPRE AL CREYENTE CONSAGRADO QUE SUDA ORACIÓN POR SUS POROS Y LO EXTERIORIZA SIN DARSE CUENTA …y me parece que ese no es su caso , usted será versatil y flexible en un mundo que exige prudencia y simpatía ,
      NO UN ENENEMIGO DEL HABLAR COMO SANTOS ENTRE SANTOS QUE HACEN REUNIONES DE SANTOS ….ME PARECE A MÍ …

    • Hno. Samuel dijo:

      Entiendo que es obvio que no es lo mismo usar un tono de voz en una reunión en el trabajo o en un salón de la universidad que en una reunión donde se está albanando a Dios. Pero eso no nos releva de distinguirnos en nuestra forma de comunicarnos en todo tiempo. Colosenses 4:6 dice: “Que vuestra conversación sea SIEMPRE con gracia, SAZONADA COMO CON SAL, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona.” Efesios 4:29 dice: “No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino SÓLO LA QUE SEA BUENA PARA EDIFICACIÓN, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.”

      Mis respetos;

      Hno. Samuel

  7. Noemí dijo:

    Pues yo estoy con Frank, con Cartur, con Raulfierro y con el hno. Samuel. Somos creyentes, y como tales, hasta nuestra forma de hablar y nuestras palabras deben delatarnos. Y si los incrédulos o los nuevos convertidos no entienden expresiones como “expiación” o “la sangre de Cordero que fue inmolado”, pues se le da una explicación o un curso bíblico. Al final va a quedar todo tan diluido y aguado que no se va a distinguir un creyente de un agnóstico o un ateo. Bendiciones.

  8. Noemí dijo:

    Otra cosa: por supuesto que no hemos de usar oraciones y frases forzadas cuando oramos. Debe ser de corazón. Pero en la Biblia vemos ejemplos de que las personas recordaban a Dios sus Atributos y Su Palabra. Ahí tenemos a Abraham intercediendo por Sodoma y diciéndole al Señor que el Juez de toda la tierra tenía que ser justo (Gn. 18:25). O a Daniel recordándole a Dios que visitaría a Su pueblo al cabo de 70 años (Daniel 9). Y qué decir de los Salmos, el libro de alabanzas de las Escrituras está lleno de declaraciones de los atributos de Dios. Por supuesto que Dios es nuestro amigo, cuando nos hemos arrepentido y creído en Él como único Salvador; pero de ninguna manera es nuestro “amigacho”. Él es el Soberano de toda la tierra. Bendiciones.

  9. Armando Armas dijo:

    Creo que el autor tuvo una manera poco feliz de decir algo que quizás estaba llenomde buenas intenciones. En lo personal se que debemos citar La Palabra, hacer La Palabra y creer La Palabra. Pero también creo que los cristianosntendemos a repetir expresiones que son vacías cuando se manejan bien. Un ejemplo: Suele decirse “vamos a estar orando por tal cosa” cuando debiera decirse “vamos a orar por tal cosa”, es decir citar la palabra no tiene que significar violentar nuestro lenguaje. Solemos escuchar: “¿cuántos están gozosos? cuando debiéramos decir ¿quienes están….. Sí creo que en ocasiones los cristianos utilizamos expresiones inútiles e imprecisas, pero no al citar La Palabra (La biblia), sino en otras ocasiones cotidianas en la iglesia. Otro ejemplo es la expresión “yo declaro tal cosa” declaro esto, declaro aquello…

  10. MANU dijo:

    A VECES ALGUNOS DE ESTOS ARTICULOS DE ESTA PAGINA ESTAN TAN SALIDOS COMPLETAMENTE DE EL VERDADERO EVANGELIO DE JESUCRISTO Y LA SANA DOCTRINA. QUE DEJAN MUCHO QUE DESEAR Y PENSAR EN SI ESTE SITIO ESTA VERDADERAMENTE UNIDO CONTRA LA APOSTASIA A CUALQUIER NIVEL O DEJAN PUBLICAR CUALQUIER TONTERIA QUE SE LES OCURRE.

  11. Alex Sifuentes dijo:

    ¡Qué difícil es tratar con algunos cristianos! Le damos pretextos al mundo para no entendernos. ¿Qué diferente es decir “Dios es mi proveedor” que “Jehová Jireh”? ¡Es lo mismo! ¿O decirle a un inconverso: “Jesús dio su vida para rescatarte” a decirle “Jesús se inmoló como cordero para redimirte?”…. La única diferencia es que en el primer caso me entienden y en el segundo no. Las palabras “técnicas-bíblicas” para la clase en la iglesia o el seminario, pero estoy de acuerdo que en el mundo debemos hablar como Jesús habló… en el lenguaje de su tiempo, de manera sencilla, como en sus parábolas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s