ALGUNOS CONVENCIMIENTOS CRISTIANOS

JESUS Y LOS ANCIANOSAngel Bea.

“Estando convencido de esto, que el comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filp.1.6)

“Estando convencido de esto…”

El estar convencido de algo no es exclusivo de los cristianos. Cualquiera que no lo sea puede tener convencimientos más fuertes y más sinceros que los que pueda tener cualquier cristiano; sea sobre una ideología política, una religión, una filosofía de vida, etc. Entonces, ¿en qué se diferencian los convencimientos de unos y de otros?

Esa es una buena pregunta. Los convencimientos del cristiano, se diferencian de los demás en que dichas certezas se basan en la Revelación de Dios (no voy a pedir disculpas por decir eso), es decir lo que Dios ha dicho y ha hecho. De ahí la importancia de conocer las verdades divinas reveladas y registradas en las Sagradas Escrituras.

En este tiempo, cuando aún en parte del pueblo de Dios se menosprecian las Sagradas Escrituras, aludiendo que la revelación de Dios no se da solamente en ellas, mucho más tenemos que posicionarnos a favor de confesar que las Escrituras son el registro inspirado de todo aquello que Dios quiso revelarnos tocante a la salvación y la conducta que Dios requiere de nosotros (2ªTim.2.15-17).

No dudamos de que Dios no se dejó a sí mismo sin testimonio a lo largo de la historia de la humanidad (Hech. 14.16-17) y que hay una Revelación Natural a través de la cual Dios da a conocer su divinidad y poder (Ro.1.20-22). Pero aún afirmamos que desde Adán y Eva nunca ha faltado cierto grado de Revelación Especial a los seres humanos (Ro.2.14-15) que, junto con la gracia de Dios, (Ro.2.4) ha podido llevar a muchas personas a desear y aun a buscar “gloria, honra e inmortalidad” con las debidas consecuencias (Ro.2.7-10). Sin embargo, las certezas que se derivan de dicha revelación están en directa proporción con las limitaciones propias de ella. Nada comparable con todo cuanto nos ha sido dado a través de las Sagradas Escrituras. Si como dice el salmista “la suma de tu Palabra es verdad”, no vamos a encontrar la suma suficiente para nosotros de dicha verdad fuera de las Escrituras.  ¿Verdades? sí, pero parciales, a las cuales el ser humano guiado por la gracia de Dios (Ro.2.1,4) puede responder con gratitud, glorificando a Dios, lo cual constituye un acto de adoración. Lo contrario la Biblia lo llama ingratitud y rebelión, con sus terribles consecuencias (Ro.1.18-22). Pero no se responde con gratitud y adoración a menos que “se capte” la verdad o verdades reveladas a través de la naturaleza, de la conciencia (Ro.2.14-15) y aun  por algunos otros medios.

Mi querida suegra nos contaba hace años, que su marido, dedicado a la labores de cuidar vacas (era  un hombre sencillo y sin estudios), cuando estaba en plena faena de trabajo, cogía el botijo que solía llenar de agua fresca, del pozo que tenían en la huerta y una vez saciada su sed, dejaba correr el agua por su pecho desnudo y solía exclamar: “¡Y luego dicen que no hay Dios!”. Sin embargo, él siempre decía que no quería saber nada “con la iglesia y con los curas”. ¿Cómo podemos catalogar ese acto desde el conocimiento de las Sagradas Escrituras?. Sencillamente, como un acto de gratitud y adoración a Dios. Lo cual era la consecuencia de las pocas certezas que tenía mi suegro respecto de Dios. Ya de paso, diré que él murió relativamente joven, cuando fue operado de una apendicitis, que por descuido médico cursó con peritonitis. Era el año 1967 y tenía 46 años.

Pero la revelación contenida en las Escrituras, va mucho más allá de aquella que se puede conocer a través de la naturaleza, de la Historia y de la conciencia. La Biblia  nos informa de una forma completa acerca de Dios y sus propósitos para el ser humano (He.1.1-3; 2ªTi.3.15-17). Sin dicha Revelación Especial  que nos viene de afuera de nosotros mismos, lo único que nos quedaría son retazos de la revelación divina, insuficientes en sí y que nos llevarían a  la especulación como medio para suplir lo que nos falta. Sin embargo una Revelación Especial completa, nos lleva mucho más allá en el terreno de las certezas. Notemos lo que dice, por ejemplo, el apóstol Pedro. Él  hace referencia a que Dios “nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, por medio de las cuales nos ha hecho participantes de su naturaleza divina” (2ªP.1.1-4).

De ahí que, consecuentemente, echando mano de dichas promesas divinas, en nuestra conversación podamos manifestar confiadamente nuestras certezas. Eso es lo que hace el apóstol Pablo. Él dice: “Estando convencido de esto…”.

¿De qué? Pues el apóstol hace referencia a una “obra” que se está llevando a cabo en el creyente en Jesucristo.  En este precioso versículo de las Escrituras podemos recoger cinco aspectos de ese convencimiento del apóstol Pablo, que tendríamos que hacer nuestro también. No es la primera vez que el apóstol se expresa de esa manera. En otro lugar, él dice: “Porque yo sé en quién he creído y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” (2ªTi.1.12). Y si le seguimos en sus inspirados escritos (así como a los demás apóstoles) vamos a ver que su forma de hablar es la de alguien que tiene muchas certezas basadas sobre lo que le fue revelado por Jesucristo (Gál.1.9-15) en las cuales basaba sus convicciones.

¿Podemos nosotros hablar con esa seguridad y confianza, respecto de las verdades que nos han sido reveladas en las Sagradas Escrituras? Espero que sí. Ellas constituyen para nosotros una gran fuente de esperanza y consuelo (Ro.15.4-5,13); paz y gozo que perdurarán para siempre (J. 14.1-3; 14.27; 15.11; 16.22)

Al respecto, me acuerdo de un viejo himno que cantábamos hace muchos años que decía así:

GRATA CERTEZA, ¡SOY DE JESÚS!

HECHO HEREDERO, DE ETERNA SALUD

SU SANGRE PUDO MI ALMA LIBRAR

DE PENA ETERNA, Y DARME LA PAZ

SIEMPRE SUMISO A SU VOLUNTAD

GLORIAS CELESTES EMPIEZO A GUSTAR;

CUANTO MÁS CERCA SIGO AL SEÑOR,

MÁS GOZA MI ALMA SU AMPLIO PERDÓN

SIEMPRE CONFIANDO ENCUENTRO EN JESÚS

PAZ. ALEGRÍA, DESCANSO Y SALUD;

DEL CIELO MI ALMA LLEGA A GOZAR

MIENTRAS A CRISTO LOGRA MIRAR

ESTA ES MI HISTORIA Y ES MI CANCIÓN

GLORIA A JESUS POR SU SALVACIÓN.

¡BENDITA HISTORIA, BELLA CANCIÓN!

Ángel Bea

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Convencido. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s