LA IGLESIA HACIA A LA APOSTASÍA -VI-

musica_cristiana_espaolMario E. Fumero

En los tiempos que vivimos el arte, la música y los espectáculos han inundado la mayoría de las congregaciones evangélicas. Estos medio han servido para atraer a las personas y dar hincapié a las megas iglesias, que con atractivos publicitario llenan sus espacios de una audiencia que busca entretenimientos y motivación, más que experiencia, adaptando el mundo al quehacer del culto, junto a mensajes motivacionales y desposeídos de una confrontación con el pecado, por lo cual el cristianismo se ha convertido en una moda, más que en una experiencia personal, y de eso queremos escribir en este capítulo.

 LA IGLESIA TEATRO O LA BENDICIÓN ELECTRÓNICA

iglesia bautista, gayEl crecimiento y la prosperidad tienden a que la Iglesia, como los pueblos, se apoye en los recursos humanos, talento y recursos tecnológicos. Vivimos en una época digital, de redes sociales, que nos lleva por un lado al entretenimiento y ociosidad, y por el otro lado a una vida mecanizada, queramos o no, estamos dentro de este cause o engranaje tecnológico del cual nos hacemos adicto o esclavo. No puedo decir que  usar los talentos técnicos y musicales de los cristianos sea malo, pues en Honduras los tenemos y lo usamos para la Gloria de Dios. Tampoco condeno el uso de equipos electrónicos como medio de transmitir la música y el mensaje a la multitud, pero si veo el peligro de que hagamos del cántico, los cantantes y los equipos una fórmula de espectáculo para entretener a los cristianos, y  convertir la iglesia en un teatro, y la música en una falsa bendición con fines mercantiles.

Todo talento debe someterse a la disciplina de la PALABRA y al proceso de crecimiento espiritual dentro de un discipulado. Debemos evitar que en nuestro afán de modernizar el mensaje cantado, lleguemos a introducir dentro de la congregación los mismos ritmos del diablo, que  exaltan la carne y despierta las emociones.

Hace tiempo  una Iglesia Católica de Lima, Perú; introdujo una misa con música de Rock para atraer a los jóvenes, también  una Iglesia Episcopal de Texas introdujo en un culto un grupo de músicos y bailarines, quienes durante el devocional bailaban llegando al calmo de hacerlo en trajes de Adán y Eva (desnudos).

La pérdida de la vergüenza y el pudor entre muchos mal llamados cristianos no tiene nombre, se ha perdido la santidad, y en vez de apartarse de iniquidad, como lo ordena la Biblia (2ª Timoteo 2:19), más bien buscan y meten la iniquidad dentro de la misma iglesia. La Biblia es explícita en diferenciar al verdadero cristiano, revestido de la nueva criatura y que busca las cosas de arriba, del falso cristiano que vive con su hombre viejo, que es viciado conforme a este siglo.

-Pero hermano Fumero. Usted exagera; ¿eso nunca ocurrirá en las Iglesias evangélicas de sana doctrina eso es imposible que nos ocurra, pues es incompatible con la doctrina y el Espíritu?. -Querido; no te alarmes si llegas a verlo en nuestras iglesias, porque para mí esto era absurdo hasta que visité New York y escuché ciertas grabaciones y algunas conversaciones de líderes que me contaban los cultos que habían tenido, usando ritmos del mundo, o sea, conjuntos que diciendo ser cristianos, introducen en la iglesia la misma música que antes tocaban en el mundo para fiestas bailables, lo único que hicieron es cambiar la letra en cristiana. De esta forma introdujeron salsa, merengue, bachata y toda clase de ritmos carnales.

Hay muchas cosas raras y cada rato aparecen imitaciones a esquemas de eventos mundanos. Conciertos van y conciertos vienen, con luces, humo y hasta coreografías, en donde se cobra la entrada y se presentan programas musicales que durante muchas horas tienen a los cristianos entretenidos, mientras que por la calle el diablo hace estragos y miles se pierden sin Cristo. Esos hermanos no tienen tiempo para ir a los cultos de oración, o visitar a enfermos, o hacer evangelismo en su barrio; pero sí tienen tiempo de estar horas completas en un concierto, pero cuando escuchan un sermón salen y entran sin respeto y reverencia. Modas, trajes, peinados ostentosos; en fin, un show fabuloso,  parecido al de los casinos o clubes nocturnos, y todo esto dentro de la misma iglesia, entreteniendo a los cristianos con el beneplácito de los pastores.

No creo en el fanatismo ni en ningún extremo. En Honduras tenemos un grupo musical. No hay nada malo en dedicar los instrumentos musicales y talentos al Señor, esa es la meta de todo cristiano, pera hacerlo no para vivir de eso, o entretener a los creyentes, o exhibir y competir unos con otros para demostrar quién es el mejor  ¡NO!. Nuestro deber es usar la música no para imitar el sistema del ritmo mundano y  satisfacer a un puñado de cristianos que no funcionan como parte de un cuerpo, sino para preparar los corazones para recibir la proclamación del Evangelio. Todo es licito, pero no todo conviene (1 Corintios 10:23); El peligro está en la manipulación y exageración de la música dentro del culto.

musicaNosotros tratamos de usar los talentos musicales  la evangelización del mundo perdido, para entrar a las escuelas, e introducir en algunos círculos del mundo el mensaje de Jesucristo a los perdidos. Creo que en estos últimos tiempos, no hay tiempo para perderlo entreteniendo cristianos que lo que necesitan es ayuno y oración para salir a las casas y calles, a hablar de Cristo. Necesitamos que los cultos sean manifestaciones del Espíritu que edifiquen la iglesia para su proyección misionera, y evangelizadora, porque ese debe ser el fin de toda iglesia, conjunto y grupo.

Es triste ver como en muchos cultos empiezan a cantar desde la siete de la noche  y a veces son las nueve de la noche y no han terminado, sin que haya predicación. He visto como los sonidos el ritmo fuerte emocionan a los hermanos que reaccionan aparentemente en bendición; la cual solo dura durante el programa y después, se acabó.

He visto como los equipos electrónicos producen bendición. ¿Y cómo es esto posible? Pues veamos; se canta un coro rápido con volúmenes altísimos en tremendos equipos, de los cuales salen fuertes vibraciones sonoras producidas por las guitarras y la batería, las cuales hacen temblar hasta el piso y los objetos cercanos produciendo tantos decibelios que pueden dañar los oídos[1]. Estas vibraciones entran por el oído al sistema nervioso el cual a su vez estimula ciertas glándulas que nos emocionan y así “todo el mundo siente bendición por vibración” pero al terminar la música y el coro, se acabo todo; volviendo a la normalidad.

Estuve estudiando un artículo científico sobre los experimentos que hizo un psiquiatra con animales, en relación a los efectos que produce la música con sus ritmos y las vibraciones, según la intensidad, en el sistema nervioso y emotivo. Este psiquiatra descubrió que durante el periodo del experimento con diferentes tipos de música y niveles de sonidos, los animales reaccionaban de forma diferente y rara, según el ritmo.

De esa forma la psiquiatría moderna afirma que la música tiene efectos sedantes o estimulantes en el ser humano; pudiendo regularse las reacciones mentales por medio de tratamientos musicales conocida como musicoterapia[2]. Esta técnica se empezó a usar en muchos centros siquiátricas y mentales de los Estados Unidos. Se comprobó con seres humanos, perturbados por  tremenda agresividad y violencia que al aplicarles música lenta, como las sinfonías de Beethoven, directamente en sus oídos y centro nervioso sufrían una fantástica relajación y disminución de la agresividad o vio1encia. Por otro lado, se tomó enfermos retraídos, tímidos y que parecían insensibles a la realidad, inyectándoseles con intensidad progresiva música acelerada y de onda, provocándoles una aceleración en el pulso y excitación en el sistema nervioso que culminaba con reacciones convulsivas e histéricas en muchos casos.

Esto demuestra la posibilidad de que la música crea sensaciones de bendición bajo estímulos de ondas fuertes en cristianos carnales.

Esa es la razón que explica el hecho de que muchos cristianos que no andan bien con el Señor, salten, dancen y muestren una bendición del “Espíritu” durante el cántico de un coro, pero al pasar este, adiós bendición; enseguida vuelven a la normalidad y viven carnalmente.

También encontramos el caso de hermanos que no pueden cantar ni sentir bendición si no hay guitarras o equipo de sonido; limitando la adoración a estas cosas. Es más, a veces es tan fuerte el sonido de los instrumentos que no se escucha nada de la letra del coro, quedando perdido el mensaje del himno. Estos extremos y abusos están llevando a muchas congregaciones a una condición de superficialidad espiritual que expone a las vidas a caer cosas peores. Cuando llenamos los templos con programas y no por experiencia, no estamos aplicando la enseñanza de los Apóstoles, y esto lo podemos comprobar fácilmente, proclame una campaña de oración y adoración entre los hermanos sin música, haber cuantos vienen todos los días, si se llena es porque están bien en la doctrina apostólica. Después proclame una campaña con instrumentos y cantantes, si fueran famosos, mejor. Evalué ambas actividades y sabrá hacia donde soplan los vientos del Espíritu.

Cuando convertimos los himnos de adoración en medio de artes o show, estamos entrando en una etapa de profesionalismo que mata la realidad del Espíritu en la adoración. Cuando movemos a los hermanos con ritmos modernos en los cultos, estamos alentando el carnalismo, y exponiendo a la congregación a una vida fatua por donde puede colarse el diablo.

Cuando restringimos la bendición al uso de sonidos electrónicos ensordecedores, estamos llegando a una falsa manifestación del Espíritu. Cuando la iglesia depende de todas estas cosas para mantenerse avivada o encendida, cuando esto se hacen indispensables y vital para el culto, hemos caído por decirlo así, en una costumbre falsa que nos llevara a otras cosas peores, y créanme: ya muchas iglesias han caído en esta trampa del diablo sin darse cuenta.

He escuchado a hermanos decir “No podemos cantar porque no tenemos músicos”. “Desde que se fue el músico, los cultos están apagados”. Debemos comprender que cantamos para el Señor, es parte de nuestra adoración y el canto tiene que venir del corazón y no de la guitarra, teclado o batería. Cuando Jesús terminaba su última cena con los apóstoles, dice la Biblia que cantó un himno. Allí no habían instrumentos, ni multitudes, pero lo hicieron con el propósito de adorar, alabar al Señor (Mateo 14:26).

Existen congregaciones que para evitar caer en esta dependencia externa, en la adoración, que las vuelve vacías y carnales, han introducido resoluciones que prohíben el uso de instrumentos en los cultos durante el devocional. No creo en ningún extremo, por lo tanto, es factible usarlo todo dentro del orden y la sabiduría del Espíritu. Una vez en Honduras descubrimos que en los cultos de oración se dependía mucho de los instrumentos para empezar a cantar; al notar esta dependencia a las cosas en la adoración, dispusimos suspender por un tiempo el uso de la guitarra y así entramos en una sencillez de adoración y alabanza que edificó la Iglesia y la fortaleció; después levantamos la prohibición y adorábamos al Señor en ambas formas.

No rechazo nada, ni músicos, ni equipos, ni conjuntos, porque la Biblia enseña que “LO QUE RESPIRA ALABE A JEHOVA”, pero condenó y rechazo cualquier abuso o extralimitación en estas cosas, las cuales pueden traernos una tremenda dependencia.

En conclusión, creo que debemos analizar cada punto aquí expuesto. Debemos ceñirnos más a la realidad de la DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES y desechar el abuso o extralimitación en cosas que no nacen de la doctrina apostólica. No somos extremistas, por lo cual debemos ver las cosas a través de cuál sea la VOLUNTAD DEL SEÑOR PARA SU IGLESIA. Porque todo nos es licito, pero no todo conviene, así que pidamos a Dios sabiduría para poder escudriñarlo todo y retener lo bueno (1ª Tesalonicenses 5:21).

Hay un enemigo que nos observa y conoce nuestro lado débil, andemos listos para evitar que se cuele y nos destruya, apartándonos sutilmente de la VERDAD Y REALIDAD DEL ESPÍRITU.

—————————————————————————

Artículo escrito en el 2007 y revisado en diciembre del 2016

[1] – La Organización Mundial de la Salud ha determinado que cuando un volumen sobrepasa los 80 decibelios puede producir daños auditivos. Ver; http://www.fceia.unr.edu.ar/acustica/biblio/omscrit.htm.

Sin embargo, la mayoría de las Iglesias mantienen el sonido en la parte devocional superior a los 80 decibelios y en algunos lugares alcanza los 110 decibelios. Muchos teléfonos móviles tienen programas que pueden medir decibelios que se bajan de app.

[2] – La Musicoterapia como ciencia nacerá hasta el siglo XX cuando se institucionaliza y populariza gracias, sobre todo, a los arduos trabajos de Emile Jacques-Dalcroze, al que se le considera como su precursor. Una investigación realizada por la universidad de California a mediados de los años 90, demostraba que la música clásica brindada al organismo humano efectos beneficiosos; se trataba del denominado “efecto Mozart”, una investigación en la cual se examinó el efecto que produjo a una treintena de estudiantes el escuchar, durante diez minutos diarios, la música del renombrado compositor. Más información en : http://musicamedicina.blogspot.com.es/2011/09/origen-de-la-musicoterapia.html

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Apostasia, Mario Fumero, Música, Música Cristiana. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LA IGLESIA HACIA A LA APOSTASÍA -VI-

  1. German Buitrago dijo:

    Muy buen día Hermano, en esta oportunidad quiero hacer varias observaciones de la cuales no quiero causar polémica o discusión, si no por el contrario crear un tema de debate el cual sirva para aprender de usted y su basto conocimiento.

    Es importante acotar que la música siempre ha sido una forma de adoración a Nuestro Padre Altísimo, como usted mismo lo comenta en su nota, sin embargo no puedo dejar pasar que hace referencia a diferentes ritmos y melodías. Si hacemos un revisión de la historia en la época de David (uno de los adoradores por excelencia), podemos notar como a través de los ritmos de los diferentes instrumentos el pueblo de Israel danzaba y adoraba al Señor, (Salmos 149: 3) y para esa época esa era las melodías de moda, y así como nosotros hemos ido cambiado y superando facetas así mismo lo hace cada elemento que nos acompaña como es el caso de música, estoy de acuerdo con su opinión en que algunos a utilizado este método para lucrarse, pero me parece un poco temerario de su parte, decir, y cito “Es triste ver como en muchos cultos empiezan a cantar desde la siete de la noche y a veces son las nueve de la noche y no han terminado, sin que haya predicación”, considero que ya esto es mas una opinión personal que algo Bíblico y debemos de tener cuidado porque las manifestaciones del Espíritu Santo hay que reconocerlas y si no estamos seguro es mejor callar, por la sencilla razón de que si no estamos en lo correcto cometemos blasfemia contra el Espirito de Dios, la cual es un pecado muy grave. Yo mismo he presenciado servicios en donde solo hay adoración y con cada canción hay una reflexión, como también he sido testigo de personas cambiar su manera de ver a Dios y hasta cambiar su vida a través de bandas de Rock al que muchos llaman la música del Diablo, esta mismas con letra en Exaltación al Padre. usted mismo lo menciono todo lo que hacemos lo debemos hacer para Dios.

    Pongo un ejemplo de lo que quiero decir: si un carpintero seguidor de cristo hace una mesa, y la hace con las misma herramientas que un carpintero mundano. ¿Acaso su mesa hará otra funcion distinta a la que fabrico el mundano?, en utilidad sera misma pero ante los ojos del Padre lo que vale es con que intensiones se hizo. Así considero que también es la música.

    Todavía en ningún lado de la Biblia aparece el con que ritmos debemos adorar a Dios

    Este es mi punto de vista desde la perspectiva en la que la veo, espero no causar molestias ni mucho menos incomodidades. Lo felicito por su pagina y la sigo con mucho interés

    Muchas bendiciones un abrazo.

  2. Pingback: LA IGLESIA HACIA A LA APOSTASÍA -VI- por Mario E. | Luz para las Naciones Internacional

  3. frank latimer dijo:

    cuando se vende un producto comercial ,¿de donde se sacan que es adoración ?
    …o es negocio …o es en espíritu y verdad …
    .el músico es un trabajador y cobra por su trabajo ESO ES JUSTO Y NORMAL
    …………, ahora:
    si adora no cobra por adorar y si dirige adoración menos todavía .
    Cuando vuelve a su trabajo vuelve a cobrar y lo que inspira el Espíritu santo es para glorificar a Cristo, , por tanto no se vende …o ustedes me dirán …. que es vender y que es adorar ….
    …………….¿ lo mismo ?…..
    LAODICEA CIEGA …..PERO DEL TODO .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s