CON DEMANDA, NO HAY OFERTA

 Mario E. Fumero

ofeerta-y-demanda  Cuando cualquier producto tiene mucha venta, se convierte en un gran negocio. Es entonces cuando los fabricantes tratan de producir más, y si fuera necesario, subir los precios para así controlar el desabastecimiento, debido a las  demandas del mismo. Si por el contrario, un producto no tiene mercadeo,  nadie lo demanda, entonces los precios bajan y las ofertas se proliferan. Esto es lo que vulgarmente conocemos como la ley de la demanda y la oferta.

Si consideramos esta lección, entenderemos que un buen producto no se tiene que anunciar mucho, porque por su calidad o demanda tiene un amplio mercado. Sin embargo, hay sustancias que aunque no se anuncian, contienen en sí misma mecanismos de manipulación física o psíquica, que se convierte en una sustancia demandada por los que en algún momento la consumieron, por lo cual quedaron atados y en dependencia a esa sustancia. Dentro de estas ofertas, que son trampas mortales, están las drogas, incluyendo aquellas legalizadas como son el tabaco y el alcohol.

No podemos negar que en nuestro mundo de hoy la gente vive ansiosa, corriendo de aquí para allá, entregada a un concepto errado de la felicidad, pues quieren llenar el vacío interior con el tener, olvidando el ser. La desintegración familiar, la deshumanización y la falta de amor prepara el terreno para que millones busquen llegar ese vacío usando sustancias que aquieten la frustración y los resentimientos, y es entonces cuando aparecen las drogas. Primero se consumen las legales, después las ilegales, y como cada vez el vacío interior de los seres humanos se hace más grande, la demanda de tales sustancias se convierte en el gran negocio del siglo XXI.

En estudios realizado por las transnacionales de la medicina, princi-palmente en el área de la fabricación de fármacos, se considera que la venta más grande de medicamento obedece al rubro de las sustancias narcóticas. Ocho de cada diez hogares tienen en los botiquines algún medicamento que contiene estas sustancias. La mayoría de las recetas extendidas por los médicos son sustancias narcóticas, esto es causado por el hecho de que muchos seres humanos padecen enfermedades ligadas a estados psicosomáticos. Así que los negocios más rentables en el mundo de hoy son aquellos vinculado a la violencia y el consumo de sustancias narcóticas.

Es por esta razón que el mercado nacional esta inundado de todas estos productos, comenzando por el tabaco, el ron y sus derivados, la marihuana y la cocaína, esta última tan de moda en los últimos cinco años en todos los círculos sociales. ¿Y cómo podemos luchar con una sustancia que tiene mercado? Es ahí donde tenemos que reflexionar. De nada vale perseguir a los narcotraficantes, o establecer medidas restrictivas para el consumo de las drogas legales etc., mientras el hombre apetezca estas sustancias, ni una ley seca podrá evitar su consumo. Entonces ¿qué hacer?.

Razonemos al respecto. Si reducimos la demanda, los productores de estas sustancia aumentaran la propaganda, aunque en el área de las sustancias ilegales la metodología será otra, regalan las primeras dosis de drogas, para que el  cliente pique en anzuelo y quede atrapado. El negocio de las drogas se extiende como una reacción en cadena, que no requiere de mucho esfuerzo para que su efecto destructivo cunda. Cuando se quiere extender las drogas legales, se usan comerciales engañosos, con consignas falsas como por ejemplo: “Tu tienes el control” para promover la cerveza y “Sé alguien, sé un afortunado” para promover el cigarrillo. Cuando se trata de loas drogas ilegales se usa la metodología que siguen los visitadores médicos, se le ofrece al chico  una muestra gratis de la sustancia ilegal, y cuando este cae en las drogas, por inercia, inducirá a  sus amigos a que la prueben. Así que uno arrastra a seis o nueve, y así sigue la cadena. Cuando la demanda aumenta, la droga escasea y sube de precio y los desesperados consumidores  hacen cualquier cosa por conseguirla.

¿Cómo saber si hay mucha droga ilegal en el mercado? Observando los precios. ¿Cómo saber si hay muchos consumidores?  Estudiando la demanda. Entonces ¿cómo detener este diabólico flagelo? Previniendo, concienciando, deteniendo el consumo. Si la sociedad deja de consumir un producto, este termina desapareciendo y buscando otro mercado. Así que nuestra lucha debe ir dirigida a reducir la demanda para detener la oferta. ¿Y como logramos esto? Con políticas coherentes a nuestra realidad. Lo primero es prevenir, denunciar y aislar para ayudar a las víctimas de esta dependencia. Cuando un adicto se rehabilita, el mercado se reduce, y las posibilidades de la multiplicación del problema se de-tiene.

¿Queremos detener el avance de las drogas? Luchemos por concienciar a la población para que no consuma este producto. La persecución y lucha contra el narcotrafico no es suficiente, porque cuando se reduce el contrabando, los enfermos acuden a otras drogas legales y otro mercado alterno se desarrolla, además las mafias obtienen mas beneficio con menos cantidad de droga, porque el desabastecimiento aumenta el costo de la droga, y lo peor que se adultera la droga para que rinda más aunque dañe al consumidor final. Se necesita poner como prioridad la educación y la prevención, junto a la rehabilitación. Si estas dos  acciones funcionan, el contrabando se detendrá, porque al no haber mercado ¿qué van a hacer con las drogas? Si colocamos en primer lugar el prevenir y rehabilitar, para después perseguir y reprimir el contrabando, estaremos realizando una política coherente con la realidad. No solo hay que controlar las drogas ilegales, se necesita mano fuerte para detener la extensión de las drogas legales, como el uso de fármacos, las bebidas alcohólicas y el tabaco.

Hay soluciones sencillas que cuestan poco. Concentremos los esfuerzos en prevenir, orientar, detectar a los enfermos, ayudarles y reducir el consumo, si logramos esto, el contrabando se detendrá porque la demanda disminuirá. Es más barato prevenir que reprimir o rehabilitar. Así que todos unidos podremos detener la crisis de drogadicción que viven nuestra sociedad. Dios tenga misericordia de nosotros.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Mario Fumero, Oferta. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CON DEMANDA, NO HAY OFERTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s