REFLEXIONES PARA HOY, EN PALABRAS: ANCIANOS (1)

Mario E. Fumero

Éxodo 3:16  Ve, y junta los ancianos de Israel, y diles: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac, y de Jacob, me apareció, diciendo: De cierto os he visitado, y visto lo que se os hace en Egipto;

Debemos definir el término “anciano” desde su sentido etimológico. La expresión de  “anciano” se utiliza para referirse a las personas que se encuentra dentro de los parámetros de lo que hoy llamamos la “tercera edad”, o se hace referencia a una población de personas mayores, que cuentan con una edad que oscilará entre los 65 y 70 años para arriba, aunque en Génesis el promedio de vida sobrepasaba los 100 años.

En la Biblia encontramos que Dios trataba a través de las personas mayores, tanto en  el gobierno familiar, como en la tribu, o pueblo  hebreo. En Génesis  se le llamaba a los más viejos “patriarcas”, los cuales eran los más ancianos de una familia. Después, en el libro del Éxodo, los judíos esclavos en Egipto eran gobernados por anciano según las tribus, siendo doce los ancianos, y cuando Moisés organizó al pueblo para liberarlo de Egipto, estableció un consejo de setentas ancianos (Éxodo 24:1,9,14), para ejercer  la justicia y control sobre todos los que fueron liberado de Egipto.

El concepto oriental de ancianos, y la razón de ser tenido en estima para gobernar, era porque por su edad, envuelven madures, sabiduría y conocimiento. La edad y las experiencias enriquecían la vida de los ancianos, que eran respetados y tenidos en grande estima. Cuanto más edad tenía una persona, mayor era el respeto que se le tenía, y era una autoridad dentro de la familia, tribu o gobierno, considerándose en este caso como un patriarca.  CONTINUARA

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Anciano/a, Mario Fumero, Reflexiones en Palabras. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s