¿AUTO-AYUDA O DEPENDENCIA DE DIOS?

Ángel Bea

dependencia-emocionalLa “auto-ayuda” es el esfuerzo del ser humano por usar todos los recursos que tiene a su alcance para “mejorar” y/o “mejorarse a sí mismo”. Pero, ¿cuál sería nuestro punto de referencia o modelo a seguir?. ¿Qué modelo de ser humano tenemos en mente para imitar?. O quizás no tenemos ningún modelo y solo queremos “superarnos”, vencer ciertas debilidades y defectos -¡en incluso pecados que nos dominan!- e ir conformando una imagen diferente y agradable de nosotros mismos, que otros también puedan admirar. Por otra parte, el poder tiene su origen en la persona. El individuo es todo-suficiente. En los libros de auto-ayuda podemos leer del poder no descubierto que hay en todas las personas y que tienen, no solo que descubrir ¡sino usar!

Sin embargo como cristianos, Dios nos pide que renunciemos a esa pretensión y que dependamos en todo de él, usando de todos los recursos que pone a nuestro alcance para conseguir ser hombres y mujeres como él quiere: “Conformes a la imagen de su Hijo…” (Ro.8.29). Jesucristo es nuestro modelo propuesto por Dios; él es nuestro punto de referencia máximo.

Por tanto, desestimamos todo método de “auto-ayuda” en favor de aquella ayuda PLENA que nos presta el Dios que nos es revelado en las Sagradas Escrituras. Se hace necesario renunciar a aquella pretensión de ser todo-suficientes y poner todos nuestros recursos, en favor de una entrega y dependencia absolutas de ese Dios que nos rescató, y a quien debemos todo nuestro amor, adoración y servicio.

El Señor Jesucristo lo dijo de esta manera: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Mt.16.24) Y el apóstol Pablo, siguiendo a su Maestro lo expresó desde su propia experiencia:

“Con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en este mundo, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gál.2.20)

Lo dicho no significa que hemos de suicidarnos intelectualmente, convirtiéndonos en unos fanáticos religiosos. No, sino que nos presentamos delante de nuestro Creador y Salvador, poniendo todo cuanto somos y tenemos ante él, sabiendo que en él y por él, todas nuestras facultades y recursos (que él nos dio) podrán ser desarrollados y usados plenamente y de forma excelente. Para eso contamos con la promesa de la asistencia divina, por su mismo Espíritu Santo. Algo que los cristianos olvidamos con muchísima frecuencia:

“Porque es Dios quien en vosotros produce así el querer (el deseo) como el hacer (el poder) por su buena voluntad” (Fil.2.13)

Lo nuestro para “mejorar” y crecer hacia la madurez como hombres mujeres, no está en ningún método de auto-ayuda, sino en una humilde dependencia de nuestro Dios, por el Espíritu Santo y por medio del conocimiento que nos da a través de su Palabra.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en Ángel Bea, Depender. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s