LOS MINISTERIOS DE LA IGLESIA -8-

Mario E. Fumero

EL ORDEN DE AUTORIDAD

Tomado del libro de Mario E. Fumero

Hemos demostrado que la iglesia debe tener un gobierno “TEOCRÁTICO” basado en una paternidad espiritual o discipulado. Hemos delineado algunos aspectos de éste y en este capítulo quiero presentarles el orden y la función del gobierno apostólico dentro de la iglesia local. Nos ceñiremos al libro de los Hechos y Epístolas Apostólicas.

La iglesia primitiva no tenía los medios de comunicación, imprenta, recursos visuales etc. para hacer su trabajo o propaganda, como los tenemos hoy en día y en los cuales nos apoyamos tanto, creándose una dependencia que a veces sustituye la relación personal por la información tecnológica. La comunión se trata de sustituir por el estudio metódico de libros de texto que nos llevan a una deshumanización de los métodos bíblicos de enseñanza y evangelismo, apareciendo tendencias masificadoras, por lo que perdemos calidad de vida, creándose un esfuerzo evangelístico superficial, ya que esperamos que los cassettes, impresos, cursillos o seminarios hagan la obra que nosotros deberíamos hacer por medio de un discipulado directo y personal. Muchas veces los programas evangelisticos llevan más a la manipulación psicológica y persuasiva, que a la confrontación del hombre con su pecado.

Es absurdo imaginarse a los apóstoles entregando folletos o Biblias a los inconversos o convertidos, para que “crezcan y estudien por su cuenta[1]. El elemento personal, de tú a tú, de amor y unidad en el discipular, era la norma común para una relación que formaba las vidas de los nuevos convertidos[2]. Las casas y reuniones familiares eran el modelo para ejecutar el discipulado, básico en la iglesia naciente. Nosotros hemos perdido el concepto de “relación personal” por las influencias modernas de comunicación y la rapidez en que queremos hacer las cosas, debilitándose valores fundamentales como es la comunión y el compartir las necesidades unos con otros. Estudiaremos detenidamente la forma de vivir juntos y unánimes a través del DISCIPU-LADO, el cual da origen a nacimiento de los ministerios y produce una iglesia normal.

BASES DEL DISCIPULADO EN LA FORMACIÓN DE LA IGLESIA

En el A.T. la idea del discipulado era real y existente a través de la estructura de tribus, patriarcas y en la organización de grupos pequeños establecidos por Moisés. Fue Jetro quien le dio esta idea a Moisés, para poder gobernar y juzgar al pueblo en su peregrinar en el desierto[3]. En la época en que Jesús nació, la costumbre del discipulado era común entre los judíos. Juan el Bautista tenía “discípulos” (Lc 7:18, 11:1)[4]. Los fariseos y saduceos también los tenían. Sobre este asunto escribe el pastor Albino Meléndez en su folleto “Discipulado” lo siguiente:

En el judaísmo, si un hebreo quería llegar a ser un (RA-BBI) maestro, lo primero que tenía que hacer era escoger a un maestro, y convertirse en su (TALMID) discípulo. El talmidin (discípulos) se colocaba a nivel de esclavo de su PABBI, el cual no podía tener más de tres Talmidin. La función del Talmidin era aprender el contenido de la ley y su interpretación, oyendo y discutiendo con su PABBI. Toda la enseñanza era oral, transmitida por el PABBI a su Talmi-din. La historia hebrea conoce famosos Pabbis, tales como Hillel, Shamai y Gamaliel, éste último fue el maestro del apóstol Pablo[5].

Dentro de la cultura griega, filósofos como Sócrates, Platón, Homero, etc. usaban el término “discípulo” para referirse a aquéllos que aprendían de ellos y seguían sus enseñanzas, formando así escuelas. El término “DISCÍPULO”, que se escribe en griego MAZETÉS, indicaba que la per-sona se hacía parte de un MAESTRO o sociedad para servirle, conocerle y seguirle, reverenciándolo. Es más, los maestros no escribían sus enseñanzas, sino que, por regla general, eran sus discípulos los que lo hacían. Se cree que todos los escritos de Homero y las fábulas de Esopo fueron escritos por sus discípulos[6]. El hecho de que un maestro tu-viese discípulos, no era sólo una costumbre judía o griega, también los pueblos orientales tenían sus maestros y se-guidores, llamados discípulos, como Confucio en la China o Buda en la India.

El DISCÍPULO “MAZETÉS” es una persona toma-da por un maestro para ser formado. El término que se usa en griego para indicar al maestro es “DIDÁSKALOS”. Este concepto se hereda del A.T. donde el término Hebreo era “RABBI. A la acción de enseñar se le dice “DIDASKALÍA“, estableciéndose no solamente el concepto de maestro al que da una lección, sino de una autoridad a la hora de enseñar. Al respecto escribe el Dr. Meléndez :

En el N.T., el término MAZETÉS se usa solamente en los evangelios y el libro de los Hechos. En los días de Jesús era común ser discípulo de algún maestro o líder. Juan el Bautista tenía sus discípulos, los fariseos tenían los suyos y algunos se llamaban discípulos de Moisés. El discípulo del N.T. aprendía no sólo teoría, sino un estilo de comporta-miento, el cual había que adoptar; por eso, ser discípulo no era asistir a la sinagoga o escuela, sino participar de la vida y destino de su maestro. Jesús, el PABBI que enseñaba con autoridad, tenía sus discípulos y, de entre todos, escogió a doce para formar una comunidad de vida, y participar con ellos de su intimidad diaria. Quería que sus discípulos aprendieran de El mismo su misión y destino” [7].

Partiendo de este concepto, podemos entender el sentido etimológico de “SER UN DISCÍPULO“. La iglesia comenzó a formarse con los doce primeros discípulos de Jesús. Después de tres años de enseñanzas, disciplina, órdenes, contraórdenes, reprensiones y convivencia, terminó la “formación del carácter en sus vidas” y los envió para que “como El hizo con ellos, ellos lo hicieran con otros“, dándoles la gran comisión: “ID Y HACED DISCÍPULOS… enseñándoles que GUARDEN TODAS LAS COSAS QUE OS HE MANDADO” Mateo 28:19-21. En sí, HACED DIS-CÍPULOS, es formar cristianos que giren alrededor de  las demandas de Cristo como SEÑOR, sometiéndose a su reinado total e incondicional. Los doce fueron el inicio de una reproducción de discípulos. La relación era semejante a la de una célula[8], pues el sentido biológico da la idea espiritual de reproducción, y esto fue lo que Jesús pensó y formó.

Actualmente se ha puesto de moda la multiplicación de la iglesia por esfuerzos tecnocráticos, basados en métodos desposeídos de una relación fraternal, como es el discipulado. Christian  A. Schwarz expone que;

el fallo mayor del sistema  tecnocrático es que carece total-mente de automatismo de crecimiento.  Ninguna máquina -ni siquiera los robots más perfectos- se pueden reproducir. Lo que hemos denominado como el principio <por-sí-mismo>, y que se puede observar en todos los procesos de crecimiento orgánico”[9].

Recordemos que la iglesia siempre se compara con un cuerpo vivo, y como todo ser vivo está sujeta a cambios y adaptación según sea su crecimiento, nada es estático.

El trato personal y de relación íntima, produciría en los discípulos la imagen de su maestro “JESÚS“. Los discípulos hicieron discípulos, y mediante esta ley de crecimiento y transmisión, fue formándose el cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. Es como cuando el espermatozoide se une al óvulo, ambos empiezan a formar una vida, que después crece para multiplicarse de la misma manera. Esto ilustra la unidad de Cristo y el discípulo, la misma produce vida, para dar vida.[10]

Todos los padres de la Iglesia presentaron la formación de vidas mediante una relación de ejemplo como el elemento más importante en todo el quehacer de la Iglesia, así lo enseñó por ejemplo Hermes[11], el cual escribió; “El Señor tiene que estar en el corazón del cristiano, no solamente en sus labios[12] por lo que exalto el testimonio personal como básico para la formación de vidas.

En el discipulado se trata de formar la imagen de Cristo, tomando como modelo el ejemplo sus enseñanzas. La imposición de la “Palabra de Dios”, a través de la relación y el testimonio del maestro, son los medios para revelar lo que se enseña. Pablo dice: Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo(1ª Corintios. 11:1).

Se necesita un patrón que sirva de modelo para poder recibir y aceptar las demandas y exigencias del maestro. En la formación del discipulado se establece una relación de ubicación. Se va formando un cuerpo de “unidades en particular”, estableciendo así una identificación íntima entre los hermanos. ¿Cómo es imposible que los tres mil convertidos en el día de Pentecostés, pudieran comer y estar todos juntos? Sencillo, cada cual llevó un grupo a su casa y allí se les formó, y compartieron el pan (Hechos 2:41-46). Sabemos que no había en Jerusalén -salvo el Templo judío- un local tan grande como para dar cabida a 3,000 personas juntas y comiendo de una sola vez. Además, no habían medios visuales, equipo de sonido, ni impresos para una enseñanza masiva. No existía rápida locomoción para movilizar tanta gente de un sitio a otro, y menos dentro de un sistema de persecución, como el que experimentaron los cristianos de esa época. Tampoco tenían seminarios o cursillos de capacitación de líderes. Esto se lograba median-te la relación, de ello escribe David W. Bercot: “Un hombre aprendía lo necesario para servir como anciano en la escuela de la vida. Recibía su preparación de los ancianos con más experiencia. Aprendió como andar con Dios y postorear en la iglesia por observar e imitar su ejemplo[13] y así lo enseñó Lactacio[14].

Los primeros cristianos establecieron un procedimiento de formación y transmisión de acuerdo a la situación histórica, usándose los hogares para establecer “pequeñas comunidades de discípulos“, como actualmente se practica en algunos países cuando se implantan grupos de crecimien-to, o lo que en Cuba se llama “casa-cultos”, y estos los mantiene unidos entre sí por el amor e igualdad, algo que produce solidaridad. Así nace la primera forma de estructura de la iglesia primitiva: La relación íntima de MAESTRO-DISCÍPULO a través de las casas, en donde se formó la iglesia (Hechos 5:42).

LOS MINISTERIOS DENTRO DEL CUERPO

Al tomar Jesús discípulos, los apóstoles constituye-ron la célula base o inicial. Este modelo reprodujo la misma operación, para hacer otros discípulos. Se inicia el proceso de multiplicación. En el aposento alto habían 120, (recuerden que además de los doce, existían otros, pues en la gran comisión Jesús envió a 70), y aunque la obra de Jesús se concentró intensivamente en los 12, es posible que éstos ayudasen a otros. También habían mujeres (Hechos 1:14). Recordemos que en Lucas 10 aparecen 70 discípulos.

Una vez que la multiplicación era inmensa, más de 5.000, los apóstoles, agobiados por gobernar un cuerpo que crecía rápidamente y se extendía a otras regiones, empezaron a establecer “ANCIANOS” en las iglesias locales (Hch 14:23)[15]. Jesús llama a Pablo, y lo convierte en pionero del evangelio entre los pueblos gentiles (Hch 13). En esta etapa es cuando encontramos el surgimiento del gobierno local, apareciendo la figura de los diáconos y ancianos, tanto en Jerusalén como en Antioquía. Este no fue el patrón dejado por Cristo, sino el producto de la necesidad específica del momento. Según el cuerpo iba creciendo, en número y problemas, los apóstoles tomaban decisiones de acuerdo a las circunstancias. Es bueno aclarar que toda estructura es circunstancial, y debe ser establecida bajo la dirección del Espíritu Santo para resolver problemas determinados, y no podemos dogmatizarla a nivel doctrinal.

            LOS ANCIANOS: Establecer ancianos era la forma de descansar el gobierno local en manos de los que formaban el consejo de esa comunidad. Los apóstoles (los doce) fueron los primeros ancianos… los primeros pastores… los primeros maestros…los primeros evangelistas…los primeros discípulos.

Al crecer el cuerpo, se establecen más ministerios o ancianos (Hch. 14:23). Este concepto de “ANCIANOS EN LAS IGLESIAS” emanaba de las enseñanzas dadas en el A.T. Moisés estableció ANCIANOS sobre el pueblo para que gobernaran por tribus o familias. La idea del anciano gobernando dista de muchos siglos atrás. Nació con el sistema patriarcal, siendo Abraham el primer patriarca. Encontramos en Éxodo 3:16 que durante la esclavitud en Egipto, los judíos tenían “ancianos“, los cuales tenían la misión de mantener viva la fe en las promesas divinas (Núm. 11:16), y juzgar los problemas existentes en cada tribu o familia[16].

El término ANCIANO en el N.T. no significa sola-mente vejez física, como era en el A.T., sino madurez y crecimiento espiritual. Denota antigüedad en algo, gran experiencia y la posición de ubicación y autoridad dentro del cuerpo, por ser uno de “los más antiguos en la iglesia” y cuya autoridad es reconocida por toda la comunidad. Si un joven es viejo en la congregación (en su conversión) y un anciano se convierte mañana, por lógica el joven es un anciano “en el Señor”, y no en la carne.

Los apóstoles eran ancianos (1ª Pedro. 5:1), y el término “MINISTERIOS” tiene el mismo significado. Es por ello que se considera a los ancianos, o ministerios, como la autoridad espiritual en la congregación. Los apóstoles eran la autoridad máxima sobre los ancianos de la iglesia local,  éstos, a su vez, eran también ancianos por ubicación. Debemos matizar la similitud y diferencias que hay entre:

MINISTERIO: Se refiere a su función dentro de los diferentes ministerios existentes en la iglesia.
ANCIANOS:Se refiere a su madurez dentro de la iglesia y no tiene que ver con la edad física, sino espiritual. 

 

PRESBÍTEROS[17]:Tiene que ver con el crecimiento de la obra dentro de una localidad o región en donde produce obreros y los supervisa.

 Los ancianos de la iglesia local eran la autoridad sobre esa comunidad, inclusive para los diáconos (Hechos. 15:4, 15:23, 20:17). Los tres términos dicen lo mismo, pero matizan áreas de acción.

Pablo amplía el sentido de los ancianos, o minis-terios locales, al determinar las diferentes funciones que ejercían, por lo que determina la labor específica de cada anciano para la edificación del cuerpo. No es bíblico, ni correcto, suponer que un gobierno local esté en las manos de “un solo pastor o ministerio“, porque “el poder absoluto corrompe totalmente”. 

Jesús jamás envió a un discípulo solo a predicar. Su política era mandarlos de dos en dos –el principio de dos– y ellos lo aprendieron bien, pues cuando Jesús, supuestamente estaba muerto, iban dos discípulos por el camino de Emaus (Lucas 24:13). Cuando se habla de los ancianos en una localidad, se usa el plural para indicar la diversidad de ministerios dentro del cuerpo. Si miramos el ejemplo de Antioquía, encontramos que en ella habían “PROFETAS Y MAESTROS” (notemos el plural), entre los cuales estaban Pablo y Bernabé (Hechos. 13:1) y ésta era una comunidad específica.

El patrón bíblico establece que en “una iglesia local deben existir varios ANCIANOS O MINISTERIOS, que unidos en posición de ubicación y función, gobiernen el cuerpo de Cristo“. Es importante entender que en el pluralismo de ministerios hay diversidad de funciones.

————————————————————————–

    [1]- El N.T. terminó de escribirse en el año 100 D.C. (aunque otros opinan que fue en el 70 D.C.) y no terminó de recopilarse hasta el año 300 D.C. Cuando Atanasio de Alejandría le aplicó el término “CANON”. Se considera que los Padres de la Iglesia recopilaron del año 100 al año 300 d.C. todo el material que hoy forma el N.T., pero durante los primeros años de la Iglesia, la única forma de enseñanza era a través de la relación personal de los discípulos, y algunas epístolas escritas por los apóstoles para dar consejos a los  discípulos.

[2] – En “First Apology”  Tertuliano (140-232 c.D) uno de los padres de la Iglesia describe el amor y la relación existente entre los cristianos nacido de nuevo.

    [3]- Es importante el estudio de Éxodo 18:13-27, para tener una idea primaria de la estructura del discipulado, aunque fue más una estructura funcional para juicio y control.

    [4]-…“enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos”. Este pasaje revela la relación de enseñanza basada en el ejemplo. Noten que antes Jesús los había enviado a predicar (Lucas cap 9 y 10) y no fue hasta el capitulo 11 que les enseñó a orar.

[5]-“El discipulado” Folleto y conferencia dada por Albino Meléndez, Tegucigalpa, Finca Peniel, Diciembre del 1978.

[6] – “La Vida de Grecia” Will Durant, Tomos I-II. Buenos Aires, 1946.

[7] -Idem al anterior.

 [8]- Una CÉLULA es un ser vivo capaz de tener vida propia y al crecer, se reproduce formando un tejido o cuerpo. Dentro de la formación del discípulo, se define como una parte del cuerpo que crece, se multiplica y forma un conjunto al resto del cuerpo, aunque su función es individual. San Pablo presenta la iglesia como un cuerpo (1 Cor 12:12-27) compuesto por miembros y éstos por células. En  término espiritual nos referimos a los pequeños grupos de discípulos con sus maestros en el proceso de crecimiento y multiplicación.

[9] -” Las 8 Caracteristicas Básicas de una Iglesia Saludable”. Christian A. Schwarz. Editorial Clie 1996. Página 63.

    [10]- Un libro que me ayudó mucho a entender lo que debe de ser una Iglesia normal y que revolucionó mi vida en el año 1970, fue “LA IGLESIA NORMAL” de Watchman Nee, publicado por CLIE. España.1985.

[11] -Hermes autor de la obra “El Pastor”. Escribio antes del 150 d de C.

[12] -”The Shepherd” (El pastor) de Hermes. Tomo 2, Cap. 4.

[13] -”Cuando el Cristianismo Era Nuevo”  David W. Bercot. Scroll Publishing, Tyler, Tx. 1994.

[14] -”Institutes”  de Lactacio, tomo 4, capítulo 23. Padre de la Iglesia que vivió del 260 al 330  d.C.

[15] -Muchos comentaristas ven en el griego original una clara manifestación de nombrar ancianos partiendo de la autoridad apostólica y no de una decisión democrática. Ver Comentarios de Henry Matthew Tomo “Hechos, Romanos y 1 de Corintios” página 136, Editorial Clie, Barcelona, 1989.

[16] -”Historia Antigua de Israel” R de Vaux  Vol II.  Ediciones Cristiandad, Madrid, 1975

[17] – Los tres términos indican lo mismo, o sea los ancianos, los ministerios y los presbíteros son los llamados al servicio del Señor, semejante a los levitas del A.T. pero según el término se indica su función. El término griego usado para presbíteros y ancianos muchas veces es el mismo.

Acerca de unidoscontralaapostasia

Este es un espacio para compartir temas relacionados con la apostasia en la cual la Iglesia del Señor esta cayendo estrepitosamente y queremos que los interesados en unirse a este esfuerzo lo manifiesten y asi poder intercambiar por medio de esa pagina temas relación con las tendencias apostatas existentes en nuestro mundo cristiano.
Esta entrada fue publicada en LIBROS DE MARIO FUMERO, Mario Fumero, Ministerio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.